Publicidad

Actualizado hace 466 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
08:55 AM / 08/04/2019
Círculo vicioso: trastornos del sueño y dolor crónico
Agencias
Agencias

El sueño es una parte importante de la calidad de vida. De hecho, los expertos lo consideran como uno de los pilares de la salud, junto al ejercicio físico, una alimentación equilibrada y el bienestar emocional.

“Si es insuficiente o no reparador tiene importantes consecuencias en el bienestar del sujeto, en su rendimiento y a nivel orgánico”, ha explicado Milagros Merino, miembro del comité científico de la Sociedad Española del Sueño (SES). 

Además de con la obesidad y muchas otras patologías, el sueño también está íntimamente ligado con el dolor crónico. Por ello, un estudio piloto que ha puesto en marcha el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (Ciberes) quiere abordar los trastornos de sueño de manera integral en pacientes con dolor musculoesquelético en rehabilitación para observar si la intervención mejora los resultados rehabilitadores y reduce el consumo de fármacos para reducir el dolor, especialmente de opioides, reseñó el portal web especializado Diario Médico.

¿Qué ocurre si el sueño no es reparador?

No dormir adecuadamente puede conllevar a que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas y psicomotoras. “Además, cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgopara determinados trastornos neurológicos, como el ictus, el Parkinson, Alzheimer o diversas patologías neuromusculares. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud”, ha añadido Carles Gaig Ventura, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

“Pero, sin embargo, se tienden a banalizar muchas de las alteraciones o cambios que se pueden producir a lo largo de la vida en los patrones de sueño, catalogándolos como normales o propios de la edad en la que se padecen, cuando la experiencia nos muestra que la gran mayoría de ellos responden a una causa concreta que puede ser tratada con un diagnóstico correcto”.

Según Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirón Salud-Madrid, la propensión al sueño suele encontrarse entre las 10:00 y 12:00 de la noche. No obstante, hay personas que no lo sienten hasta bien entrada la madrugada y que acuden al médico quejándose de insomnio. “Sin embargo, no sufren insomnio, sino una alteración cronobiológica”. Esto significa que no hay problema a la hora de dormir sino a la hora en que duermen “y pueden presentar un problema de retraso de fase (muy común entre jóvenes). Otras, por el contrario, tienden a dormirse por la tarde -sufren un problema de adelanto de fase-. Para ajustar el reloj cronobiológico de estas personas se utilizan dos herramientas: melatonina (un fármaco que amplifica la señal cerebral del sueño) y fototerapia (exponer al sujeto a una luz intensa, favoreciendo su vigilia). Con estas personas no se deben usar ni hipnóticos ni somníferos porque no sirven de nada”.

Consejos para una buena higiene del sueño

  • Establecer un horario regular de sueño.
  • Si existe el hábito de dormir siesta, evitar que exceda de 45 minutos.
  • Evitar la ingesta excesiva de alcohol al menos cuatro horas antes de acostarse y no fumar.
  • Evitar el consumo de cafeína, té, chocolate o bebidas energéticas al menos seis horas antes de dormir.
  • Evitar las comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir. Es recomendable hacer una comida ligera antes de acostarse.
  • Hacer ejercicio regularmente, pero no inmediatamente antes de acostarse.
  • Utilizar ropa de cama cómoda y agradable.
  • Reservar el dormitorio para dormir. Evitar utilizarlo para trabajar y para actividades lúdicas en general (como ver la TV).

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS