Publicidad

Actualizado hace 35 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
03:23 PM / 30/01/2019
Cero excusas: Aprende a comer saludable en el trabajo
Camila Ríos / Agencias
Agencias

El trabajo es el lugar donde pasamos más horas de nuestro día, ahí hacemos al lo menos dos comidas básicas e intentamos hacerlo lo mejor posible. Sin embargo, a veces el estrés laboral es combatido con golosinas y bocadillos entre comidas, alejándonos de nuestro propósito de bajar de peso o mantener una dieta saludable.

 

Científicos del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU encuestaron a más de 5.000 personas, y encontraron que uno de cada cuatro adultos que trabajan recibía comida o bebidas en el trabajo al menos una vez a la semana, muchos de ellos, ricos en calorías, granos procesados, azúcar y sal.

"Las personas probablemente deberían preocuparse sobre todos los alimentos que reciben en el trabajo. Muchos son gratis, pero no se dan cuenta de que todos esos alimentos totalizan muchas calorías a lo largo de la semana. Y esas calorías no necesariamente encajan bien con las directrices de una dieta saludable", advirtió el autor del estudio, Stephen Onufrak, epidemiólogo en la división de nutrición del CDC.

 

Según el portal web En Pareja, el estudio reportó que el trabajador promedio comía unas 1.300 calorías de alimentos obtenidos en la oficina cada semana. Los alimentos consumidos en el trabajo incluyeron los que se compraban en máquinas expendedoras o cafeterías, además de los que se comían de forma gratuita en las áreas comunes, las reuniones o los eventos sociales del trabajo.

 

Entre los 10 artículos principales obtenidos en el trabajo (gratuitamente o comprados) se encontraban el café, el agua, los refrescos, los sándwiches y las papitas, encontró el estudio, además de incluir en ciertas ocasiones pizza, refrescos, sándwiches, papitas, galletas, brownies, donas, pasteles y hamburguesas.

"Los lugares de trabajo pueden adoptar políticas de reuniones saludables que fomenten a los alimentos saludables que estén más en línea con los esfuerzos de bienestar en el lugar de trabajo", planteó Onufrak. Añadió que los programas de bienestar en el lugar de trabajo son efectivos para reducir los costos y el ausentismo laborales.

 

Samantha Heller, dietista, señaló que sin duda las personas subestiman las calorías que consumen en el trabajo. "No lo piensa mucho si se come una bolsa de papitas en la sala de reuniones, pero son 150 calorías. Si hace eso tres o cuatro días por semana durante meses, esas calorías de verdad comienzan a sumarse", advirtió.

 

Si su oficina ofrece comida en las reuniones, la sala de descanso o la cafetería, Heller sugirió solicitar a la persona encargada de hacer los pedidos que incluya algunas opciones saludables. También apuntó que solo porque las galletas y otros dulces en el trabajo sean gratis, eso no significa que usted tenga que comerlos.

"No nos gusta rechazar la comida gratis, pero hay muchos días en que alguien celebrará su aniversario en el trabajo o su cumpleaños. No tiene que comer algo para celebrar con ellos", dijo Heller. Es más fácil prescindir de la comida en la oficina si no tiene hambre, anotó. "Si usted no tiene hambre, tiene más control. Si puede, lleve su propia comida saludable al trabajo", expreso a través de la edición en línea del 22 de enero de la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS