Publicidad

Actualizado hace 6 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
06:10 PM / 10/09/2019
¡Alerta! Esos pequeños olvidos pueden ser señales de algo más grave
Agencias

¿Te ha ocurrido que de repente olvidas a qué entraste a una habitación? O bien, ¿dónde dejaste las llaves o una reunión importante? Si esto te suena familiar, esta historia te interesa.

El envejecimiento conlleva a tener un enlentecimiento de todas nuestras funciones, incluyendo las cerebrales, es por ello por lo que ante olvidos constantes es mejor que consultes a un neurólogo ya que podría tratarse de la enfermedad de Alzheimer, la cual es la causa más común de demencia, un término general para la pérdida de memoria y que por su gravedad impacta de manera negativa en quien la padece y sus familiares.

En 2015, El World Alzheimer Report estimó que en México había poco más de 800,000 personas con demencia, de las cuales las mujeres (64%) son las que mayormente sufren este padecimiento ya que, en general, tienen una vida más larga (1).

Se espera que, en el país, para el año 2030, el número de personas con demencia aumente a poco más de 1.5 millones, debido al aumento de la esperanza de vida. “Olvidar cosas de vez en cuando no es causa de pánico y no necesariamente significa que alguien tiene Alzheimer”, explicó el Dr. Randall Wright, neurólogo del Hospital Houston Methodist. Ante episodios de olvidos recurrentes, el especialista recomendó acudir a un profesional de la salud para poder realizar un chequeo médico, a fin de poder tener un diagnóstico certero y oportuno.

“Su médico primero debe descartar todas las posibles causas que puedan provocar problemas de memoria. Ciertos fármacos, fiebre, deshidratación, deficiencia de vitaminas, problemas de tiroides, lesiones menores en la cabeza y otras afecciones médicas podrían ser la causa y en esos casos la pérdida de memoria es temporal y puede mejorarse con el tratamiento adecuado,” comentó el Dr. Wright.

Para ayudar a tener una mente fuerte y en forma, el experto del Hospital Houston Methodist nos comparte las siguientes recomendaciones:

1- Prefiere una dieta balanceada que incluya frutas y verduras crudas, así como grasas buenas (aceite de oliva, pescados). Evita los alimentos procesados.
2- La carne debe ser más una guarnición que el platillo principal.
3- Aprende a cocinar con aceites saludables para que los nutrimentos no se pierdan al momento de la cocción.
4- Haz ejercicio al menos entre 30 y 60 minutos, y de cinco a seis veces por semana. Asegúrate de incluir una combinación de entrenamiento cardiovascular y de fuerza muscular.
5- Duerme lo suficiente. El requerimiento de sueño saludable es de 6 a 8 horas por noche.
6- Reduce el estrés. Prueba a través de la meditación o el yoga.
7- Mantén activo a tu cerebro. Arma rompecabezas, juega Sudoku o intenta con aplicaciones digitales de juegos mentales, al menos 3 veces por semana de 10 a 20 minutos por sesión.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS