¡Acelere el paso! Caminar rápido reduce el riesgo cardiovascular

Investigadores españoles han demostrado que el ejercicio físico moderado y vigoroso modifica las estructuras del ADN.

Por:  Agencias

La marcha rápida  se ha erigido en uno de los mejores deportes para combatir el riesgo cardiovascular.

Investigadores del Hospital del Mar de Barcelona, España, han demostrado que el ejercicio físico moderado y vigoroso modifica las estructuras del ADN. En concreto, actúa sobre la función de un gen que está vinculado a la regulación de los triglicéridos. En grandes cantidades, estos ácidos grasos son amigos íntimos de las dolencias cardiovasculares.

De sobra conocidas son las bonanzas del ejercicio físico para la salud. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, previene contra el cáncer y juega un papel crucial en la lucha contra la diabetes o la obesidad, las grandes epidemias del siglo XXI.

La comunidad científica hace tiempo que lo da por sentado, pero sigue buscando los mecanismos que explican esos beneficios.

Por eso --destaca el diario español El País--  un grupo de investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim) se ha centrado en estudiar cómo responden los genes a la práctica de ejercicio físico.

“Ya sabíamos que el deporte reduce el riesgo de enfermedades. Sabemos que impacta en cómo se expresa la información de nuestros genes. Lo que nosotros intentamos aportar son los mecanismos que explican por qué”, sintetiza el doctor Roberto Elosua, del Grupo de Epidemiología y Genética Cardiovascular del Imim.

Los investigadores de ese centro de investigación tomaron los datos de actividad física de 2.544 personas de dos cohortes poblacionales y, a partir de muestras de sangre de los voluntarios, analizaron más de 400.000 marcas de metilación repartidas en el ADN de cada uno de los individuos.

“Encontramos que la actividad física ligera (como dar un paseo) no se asociaba a ningún cambio de metilación. La única que se relacionaba con cambios era la actividad moderada-vigorosa”, resume Alba Fernández Sanlés, una de las firmantes del estudio, que se ha publicado en la revista científica Medicine and Sicence in Sports and Exercise.

"Las personas que hacen más actividad física, tienen menos metilación. Y tener este gen poco metilado es bueno porque hace que el metabolismo de los triglicéridos esté más activado”, concluye Elosua. En altas concentraciones, este tipo de ácidos grasos incrementa el riesgo de desarrollar dolencias cardiovasculares.

Los investigadores sostienen que la actividad moderada (bailar o caminar rápido) o vigorosa (salir a correr o practicar algún deporte durante, al menos, 30 minutos) es la mejor para la salud cardiovascular. “No hace falta ser un atleta de élite  para obtener efectos beneficiosos para la salud. Con practicar la marcha rápida ya obtienes beneficios”, agrega el facultativo.

Más Noticias