ECOGRAFO
Publicidad
Tesoros de los Andes

01:07 AM 01/12/2017

Selva nublada y bosques montañosos estacionales y húmedos, junto al páramo, uno de sus ecosistemas más emblemáticos, caracterizan el parque nacional Sierra Nevada, en el núcleo central de la cordillera andina, entre los estados Mérida y Barinas.

Con temperaturas promedio de 0,6 grados centígrados por cada 100 metros  que se asciende, oscilando entre 0  y 26 grados centígrados, se trata del principal reservorio de biodiversidad en la región andina.

Allí habitan el representativo y robusto oso frontino y el estilizado venado caramerudo de la especie paramera, ambos en extinción, al igual que el puercoespín, el conejo de páramo y  el cuchicuchi, según informa el Sistema Venezolano de Información sobre Diversidad Biológica (Svidb) del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea).

Oso frontino

También  el rapilado, la musaraña, el coatí y la lapa andinos. Igualmente,  el endémico sapito andino, la salamandra y la típica trucha andina.

 
Vuelan el emblemático cóndor, el águila real, lechuzas, perico cabecirrojo, el colibrí llamado chivito de los páramos, pava andina, pájaro de agua y el pico de frasco garganti blanco. 

Condor


En cuanto a la vegetación, hay 1.400 especies de angioespermas o plantas con flores y unas 718 de plantas no vasculares, así como colonias de más de 65 especies del frailejón, propio de los Andes de Suramérica, con sus hojas aterciopeladas y flores amarillas.

Es, además, natural de la zona el árbol coloradito, de entre 5 y 15 metros de alto. Se suman  helechos arborescentes  y  el pino laso, única conífera autóctona de la selva nublada.  Hay también  mijao, corozo, charo y pardillo.

Frailejón