ECOGRAFO
Publicidad
En safari por Cojedes

09:03 AM 02/12/2017

 En el hato Piñero conviven 340 especies de aves, 49 de mamíferos y 42 de reptiles. Existe variedad de  flores.  Es un lugar muy buscado para el avistamiento de aves.

 

La llanura se crece, sorprende y abraza a la vez. Se respira vida.  El Hato Piñero, ubicado en el estado Cojedes, es un considerado un  paraíso por los amantes de la naturaleza. El hato —que tiene una extensión territorial de 75.538 hectáreas, destinadas para la producción de ganadería extensiva— constituye una estancia ideal para turistas criollos, estudiantes de la flora y fauna y visitantes extranjeros, quienes  pueden apreciar    paisajes de ríos y lagunas, donde se bañan los chigüires.

Además, es un lugar perfecto para el avistamiento de aves.

En el hato Piñero conviven 340 especies de aves, 49 mamíferos y 42 reptiles, 850 tipos de flores y 25 mil cabezas de ganado, señala el Ministerio de Turismo.

Hace más de un año, el ministro Wilmar Castro Soteldo declaró que el Hato Piñero tiene una producción que supera las 11.500 cabezas de ganado de alta genética, producto de las mezclas de varias razas.

Durante su programa semanal Cultivando Patria,  Castro Soteldo comentó que ese ganado de alta genética se generó a partir de una rústica que se adaptaba a las condiciones climáticas de la mencionada unidad de producción.

“El rojo piñereño es una raza que busca la rusticidad del bufalino y tiene la capacidad de vivir en zonas pantanosas, también es capaz de sobrevivir sin muchos inconvenientes desde el punto de vista de enfermedades en terrenos muy duros”, explicó Castro Soteldo.

 También declaró que “los trabajadores de esta UPS siembran en sus propios huertos auyama, pimentón, ají dulce, culantro de monte, lechosa, ñame, maíz, yuca, topocho, y preparan quesos con la leche proveniente del ordeño que realizan diariamente”.

En este hato, describe el Mintur, existe una zona exclusiva de árboles que fueron sembrados, constituyendo una muestra de todas las especies que existen en el hato; así como un túnel de bambú, impregnado de misterio y verdor.

La llanura Piñero, señala Mintur,  puede ser recorrida en camiones tipo safari, donde un guía especializado explica las características de la gran variedad de animales que se pueden divisar en el camino: chigüires, monos, conejos, babas, tortugas, zorros, ardillas, felinos y —si se tiene   suerte—  tener contacto directo con grandes serpientes como las anacondas.

 En 2012, Elizabeth Kline reseñó: En el hato conviven unas 850 especies de flora silvestre, que representan el 28,33% de la flora llanera. Se elaboró un herbario que ha clasificado 88% de la flora del estado Cojedes y 38% de la presente en Venezuela.