Publicidad

Actualizado hace 145 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
09:04 AM / 31/07/2017
Mató al marido por prohibirle empeñar un televisor para comprar droga
Marian Chávez Castro
0
Panorama
A. Bracho

La  adicción a las drogas desencadenó una tragedia dentro del rancho de Otoniel José  Coart Acosta, de 38 años. Su pareja lo mató, de dos puñaladas, luego de que  él le negó empeñar un televisor para comprar estupefacientes.


 La mujer,  identificada como Heidy,  le asestó las cuchilladas en el intercostal izquierdo cuando Otoniel le quitó el aparato. Mal herido, el albañil salió de su humilde vivienda y cayó a unos 40 metros, frente a la casa de un vecino. 


  El ataque  se registró el  6 de junio en la invasión Villa Canaán,  de la parroquia El Bajo, en San Francisco. Fue socorrido por los vecinos y  lo trasladado al Hospital General del Sur. Sin embargo, murió el sábado a las 5:00 de la tarde. 


  Allí permaneció en la UCI   dos semanas, tiempo en el que “Heidy aprovechó  para sacar los corotos y empeñarlos para consumir (droga)”, afirmó un vecino del barrio, quien describió a Otoniel como “un hombre serio, noble y servicial”.


 Luego de un mes,  fue dado de alta y se fue a casa de su madre en el sector La Polar, pero su preocupación porque el rancho estaba solo lo obligó a regresar a su hogar. 


Roque Castellanos, jefe de Otoniel, afirmó: “Él quedó  mal porque cuando reaccionó en la UCI se sacó el tubo que tenía en la garganta y se dañó la tráquea. Se ahogaba constantemente, además que sufría por las heridas”.


 Heidy volvió un  mes después del ataque: “Ellos se reconciliaron. Él la aceptó tras hablar  con un pastor evangélico, quien le dijo que la perdonara. Además él la quería. Me decía: ‘No puedo permitir que  se pierda en la droga  y  recaiga en la indigencia”, contó un vecino.
 
Hace 10 años Otoniel conoció a Heidy en el centro de Maracaibo cuando trabajaba como caletero. Y desde hacía dos años vivían en el rancho. 


 El viernes se sentía mal, fue al ‘General del Sur’ y lo hospitalizaron, pero falleció. A las pocas horas de la muerte, la mujer sacó  los pocos artefactos de la casa y pidió dinero a los vecinos para huir.
Su madre, tres hermanos y dos hijos lo velarán  en la casa de materna  en La Polar. 

 

 

 

Heidy atacó a Otoniel en este rancho.Él trató de denunciarla pero recayó. Foto: M. Chávez

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS