Publicidad

Actualizado hace 60 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
01:15 PM / 18/06/2017
Los 4 frentes de ataque de ‘piratas’ del Lago
A. Mendoza / J. Rivero
0
Archivo

Sigilosamente, en las costas de al menos catorce municipios de  tres estados, amparados por la oscuridad de la noche y el muy escaso patrullaje que vigila el Lago de Maracaibo, bandas de piratas  esparcen el terror sobre las aguas. Pescadores, visitantes de balnearios e instalaciones petroleras, los más afectados. 

  El asedio a los pescadores es una de las actividades más “lucrativas” de las organizaciones criminales que operan en las aguas. “De la misma forma como hay ladrones de vehículos que cobran rescate, pasa lo mismo con motores y lanchas”, aseguran fuentes policiales en el Zulia. 

La operación ilícita abarca tres estados: Zulia, Trujillo y Mérida. “Están pendientes, por ejemplo, de cuando hay visitantes a los balnearios para perpetrar atracos masivos”, dice un efectivo consultado. 

De todos los municipios La Cañada, Baralt y Santa Rita son los que más reportes registran. 

 Los dos pescadores que el pasado jueves fueron rescatados en el municipio Baralt de la Costa Oriental del Lago corrieron con suerte. Ese día, funcionarios de la Mancomunidad Policial dispararon contra los tres piratas que los interceptaron en las riberas del municipio Colón, a cuatro horas de viaje en lancha.

“Los Chompiras”, responsables del robo frustrado, operan desde Santa Bárbara del Zulia a lo largo del tramo sur de la cuenca del Lago de Maracaibo: “Desde allí sale a robar todo lo que se encuentran a su paso, desde pescadores a lanchas petroleras y gabarras”, afirma el comisario jefe Omar Torres, subdirector de la Mancomunidad Policial del Eje COL.

 Los reportes más recientes de las incursiones de los piratas en las playas son, uno en abril, cuando mataron a un niño en un asalto masivo a una playa en Bobures, municipio Sucre; y otro el 28 de mayo, en la playa La Guacoa, en el municipio Miranda. 

De los cuadrantes de seguridad del Lago, de ocho que están demarcados, nada se sabe. “Hay muy poca dotación, por no decir ninguna, de equipos y lanchas para atender por vía lacustre”, afirma un efectivo del Cpbez. En ocasiones se ha requerido la utilización de embarcaciones de pesca artesanal para hacer persecuciones”, dice.

 Pero, fuentes del Destacamento de Vigilancia Costera (DVC) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) manejan otros números. Ellos sí cuentan con la dotación de embarcaciones para vigilar el Lago. 

En el mes de mayo y hasta el 9 de junio, funcionarios de la misión A Toda Vida Venezuela en el Zulia precisan que “se han retenido 296 embarcaciones, y han sido recuperadas seis: cuatro, solicitadas por robo y dos, abandonadas en el agua”.

 En ese lapso, “cuatro personas —entre ellas una mujer— han quedado a la orden del Ministerio Público (MP), así como también se ha recuperado un cargamento de 305 kilogramos de combustible”, sostienen funcionarios policiales.  

“Las labores de investigación han permitido identificar las bandas que surcan los 13.210 kilómetros cuadrados de superficie acuática entre las jurisdicciones costeras, entre ellas destacan: ‘Los Chómpiras’ y la banda de ‘El Niño Troconis”, explican efectivos policiales. 

“Desde La Cañada de Urdaneta, Francisco Javier Pulgar y Colón vienes a la COL a robar a pescadores y desmantelar instalaciones petroleras, usan las boyas de marcación de la industria para fijar su ruta de escape”, afirma Torres.

A la semana los sindicatos petroleros reportan hasta cinco incursiones armadas en gabarras y taladros anclados en los 13 bloques de trabajo de Pdvsa, afirma Ramón Gil, del Soep de Tía Juana: “Los trabajadores son atados y abandonados hasta que llegue el relevo. Los piratas usan armas largas con trajes oscuros e incluso pasamontañas…”

En el caso del sector petrolero los asaltos tienen otras características, de acuerdo a Guillermo Fonseca, del municipio La Ceiba, en Trujillo: “Algunos vienen desde Sucre, otros de Valmore Rodríguez o La Cañada. Al menos 30 compañeros han perdido sus botes o motores en lo que va de año sin que exista un verdadero control sobre quienes surcan el Lago”.

El ataque de las autoridades no para, el patrullaje tampoco. “Aún con las dificultades, seguimos trabajando”, señala un efectivo de la PNB de la Costa Oriental. A esa zona se le reforzó la dotación. A Santa Rita enviaron 150 oficiales, a principios de año, y otros 100 a Cabimas. 

Como resultado, destaca el desmantelamiento, en enero, de una banda que azotaba a pescadores. Fueron detenidos 16 hampones. Seis días antes habían caído abatidos otros cuatro, en el norte de Maracaibo.

 “La operación de los piratas incluye, ahora, la modalidad de sicariato perpetrado desde lanchas, o usándolas como modo de transporte para los gatilleros”, refiere un supervisor del Cpbez. “Se han registrado casos así en Santa Rita y La Cañada”, refiere. 

El miedo se convierte entonces en implemento de trabajo y recreación. Pescadores, trabajadores petroleros y usuarios de balnearios ruegan por un poco más de seguridad en el Lago.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS