Publicidad

Actualizado hace 17 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
06:31 AM / 18/03/2016
Lágrimas y rabia destila Tumeremo
A. Mendoza / Agencias
0
Panorama
Reuters

Ni el plomo que sonó, el miércoles en la tarde, en Tumeremo, acalló los gritos  que intentaron drenar el dolor de los familiares de las víctimas de la masacre de Nuevo Callao, en Tumeremo, estado Bolívar. A un velorio ‘exprés’, sucedió el sepelio. 

No daba tiempo para más. Los cuerpos estaban en estado de descomposición. Habían sido enterrados en una fosa común. “Les  echaron tierra como para que nunca fueran encontrados”,   ilustró la fiscal general, Luisa Ortega Díaz.

Los féretros estaban cerrados, con fotografías de los fallecidos sobre las tapas. Había  gorras, flores, mensajes de sus familiares, muchas lágrimas  y rabia.

Una al lado de la otra fueron construidas las bóvedas para las urnas. No viajaron en carros fúnebres sino en convoyes del Ejército. La logística del sepelio la dirigió la 512 Brigada de Infantería de la Selva, en cuya sede, el Fuerte Tarabay, se realizaron las autopsias. 

Pese a los disparos que se escucharon, los familiares continuaron en el cementerio, completando el rito de la despedida. De los 14 cuerpos entregados,  11 fueron sepultados en Tumeremo. Dos, fueron trasladados a Monagas y uno a Carúpano, en Sucre. 

Aunque el cerco policial se mantiene en todo el país, en búsque da de Jamilton Ulloa Suárez, alias “El Topo”, el diario Correo del Caroní publicó, en su cuenta en Twitter, que el ecuatoriano —autor intelectual de la masacre— “habría escapado  a Guyana, donde tiene propiedades”, trinó. 

La normalidad vuelve poco a poco a la población, capital del municipio Sifontes del estado Bolívar. Hoy  se cumplen 15 días  de la desaparición dada a conocer el pasado sábado 5 que provocó el cierre de la Troncal 10 por cinco días, y la movilización de todos los poderes Públicos de la nación para esclarecer el caso.

El alcalde del municipio Sinfontes, Carlos Chancellor, informó  —el miércoles— que fueron decretados  dos días de duelo,  (miércoles 16 y jueves 17) en  Tumeremo en solidaridad con los familiares de las víctimas. 

La periodista Pableysa Ostos contó, a través de su cuenta en Twitter, que los comercios estaban trabajando con total normalidad en Tumeremo. 

“Se descarta que haya más cuerpos en la zona de Nuevo Callao”, dijo la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, la encargada de dirigir el proceso de identificación de los cuerpos, y la entrega a sus familiares. También acompañó luego a los deudos al sepelio. 

“Toda Tumeremo está triste”, contó un efectivo de la Policía del estado Bolívar, sin ofrecer su identificación. “La gente anda con la cabeza baja, hay respeto y no se pone música. Poco a poco todo irá fluyendo, pero un hecho así marca un pueblo. Eso es inolvidable”, cuenta. 

Los familiares quedaron concentrados en la organización de los rezos. El portal Efecto Cocuyo reprodujo fragmentos de las conversaciones en el cementerio, al que acudió, buena parte del pueblo. “Vamos a hablar con Griselda para hacerle unos rezos. Es lo que podemos hacer, esa gente murió muy feo y deben estar penando”, decía una mujer, llorosa. 

“La tranquilidad no va a volver rápido, pero si atrapan a ‘El Topo’ será un alivio”, dice el policía. “Te queremos, y siempre te recordaremos como eras, hijo”, se leía en uno de los pendones que llevaba un carro, con las luces encendidas, en el cortejo fúnebre, ese que marcó todo un pueblo, todo un país.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS