Publicidad
Publicidad
Opinion
  • Currently 5.00/5
Puntuación: 5.0/5
El riesgo financiero
miércoles 01 de mayo de 2013 01:00 AM
José Grasso Vecchio / Analista financiero / @josegrasso / jgrasso@soft-line.com

José Grasso Vecchio / Analista financiero  

Cuando se piensa en invertir, lo ideal, es lograr la combinación de seguridad con rentabilidad. El problema comienza, cuando nos percatamos, que generalmente, a mayor rendimiento existen mayores riesgos. En síntesis, el consejo apunta a invertir en lo más seguro sin traspasar la barrera de lo seguro. Muchos factores influyen en el enfoque del riesgo que se puede tomar a la hora de hacer una inversión o un negocio. Factores como la edad o composición del grupo familiar inciden. Por ejemplo, pensamos que una persona más joven y sin cargas familiares puede tomar un mayor riesgo, sin embargo una persona de mayor edad y más responsabilidades familiares, definitivamente debe ser más cuidadoso y conservador a la hora de manejar su dinero.

La aversión al riesgo es uno de los conceptos básicos de las teorías sobre la gestión de carteras así como uno de los principios sobre los que se sustenta la economía. Supone la necesidad de minimizar el riesgo por parte de los inversores, ya que dadas dos inversiones con igual rentabilidad, éste elegirá la que tenga un nivel menor de riesgo. Se asume que esta afirmación es universal y todos los inversores actuarán de esta forma. Uno de los ejemplos de la aversión al riesgo es la existencia de seguros. El asegurado paga una prima para protegerse frente a una pérdida potencial y futura, es decir que decide pagar una cantidad segura y presente ante la posibilidad futura de una pérdida. Este hecho pone de manifiesto una aversión al riesgo ya que se prefiere perder una cantidad pequeña hoy a una posible pérdida muy grande en el futuro.

Riesgo es distinto a incertidumbre, ya que ésta última es la existencia de hechos que no se pueden prevenir ni calcular, son imposibles de objetivar. No existen inversiones sin riesgo, pero existen maneras de proteger su inversión, por ejemplo con la diversificación, el célebre viejo consejo de no colocar todos los huevos en la misma cesta o canasta. Lo cierto, es que la inversión ideal, es la que lograr combinar la seguridad y la rentabilidad, por ejemplo, cuando se trata de colocar las prestaciones sociales de los trabajadores, la ley, habla de que las inversiones deben ser, seguras, rentables y de alta liquidez. Muchos problemas en las finanzas personales y familiares se podrían haber evitado, de no haber seguido un mal consejo o simplemente, no dejarse llevar por rendimientos o ganancias fáciles o rápidas. Suelo desconfiar de aquellas ofertas que prometen milagros y ganancias rápidas. Si una inversión promete una ganancia muy por encima del promedio del mercado, investigue, desconfíe y piense bien antes de tomar una decisión.

Cuando usted invierte, toma ciertos riesgos. En ciertas inversiones seguras como una cuenta de ahorros, enfrenta el riesgo de la inflación, lo que significa, que tendrá una ganancia por debajo de la inflación, algo diferente, en el caso de que usted compre un activo por ejemplo. No existe inversión sin riesgo ni siquiera en las más seguras. Pero algunas inversiones o productos implican más riesgo que otros. La única razón para elegir una inversión con riesgo ante una alternativa de ahorro sin riesgo es la expectativa de lograr de ella una rentabilidad mayor. Para el caso del manejo de sus finanzas personales y familiares, mi recomendación es que evite riesgos mayores y sea muy cuidadoso.

 

Publicidad
Dejanos tus comentarios
Avances de
Opinion
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2013. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso