Publicidad
Publicidad
Espectáculos
  • Currently 2.00/5
Puntuación: 2.0/5
CAFÉ CON... “Mi esposa cocina y yo lavo los platos”: Juan Carlos García
martes 29 de enero de 2013 06:10 AM
Nayib Canaán / Caracas

A las 6:00 de la mañana comienzan los días de Juan Carlos García acompañados de una taza de café, “con poca leche y mucha espuma”. Para el actor, la bebida bien caliente termina de despertarlo y lo activa para iniciar sus actividades.

“Me compré una maquinita de cápsulas para preparar el café en la casa con varios sabores y antes de llevar a mi hijo al liceo aprovecho para tomarme el primero. Yo no me puedo levantar sin un café, cuando lo tomo me siento despierto, activo. Imagínate, yo siempre tengo que estar así porque soy el que enciende a mis compañeros en la novela, trato de mantenerlos alegres”, confiesa el galán de “Dulce amargo”, desde la comodidad de su camerino en el segundo piso de Televen.

El intérprete de Rubén, en el dramático transmitido a las 9:00 de la noche, recuerda que dio sus primeros pasos en televisión hace 14 años. “Después de ser modelo trabajé en Telcel como distribuidor de ventas indirectas a agentes autorizados, luego fui supervisor y me retiré para comenzar en esto”.


Juan Carlos siempre tuvo la ‘espinita’ de actuar, de trabajar en la pantalla: “Antes de tener a mi hijo, como a los 24 años, me lo ofrecieron, pero no me sentía preparado. Había muchos temores, rumores, por todo lo que se hablaba, por la estabilidad económica, y una serie de cosas que me frenaban. Después entendí que era lo que me gustaba y debía decidirme, aunque te confieso que mi sueño siempre fue ser pelotero, pero tuve una lesión en el brazo y no lo pude cumplir”.

La primera oportunidad del artista en un dramático fue en “ Mariú” (1999), “era un abogado que entró a la trama para sacar a Daniela Alvarado (protagonista) de la cárcel y terminé siendo antagonista de la historia romántica de Crisol Carabal y Vicente Tepedino”.


Aunque la obra de Julio César Mármol representó la prueba de fuego de García, después vendría su gran despegue con “Angélica pecado”.

“En esa novela era el gigoló de Hilda Abrahamz; creo que ahí realmente comenzó mi carrera. Lo más difícil fue quitarme la etiqueta del modelo, ganarme el respeto de mis compañeros, del público, muchos no me veían como un actor. En ‘Angélica pecado’ el cuerpo era lo segundamente primario, era lo que más explotaban de mí, entonces me juzgaban porque salía todo el tiempo sin camisa”.


Juan Carlos también estuvo en “Carissima”, en la que fue contrafigura de Carlos Montilla y Roxana Díaz. Protagonizó La mujer de Judas, La invasora y Besos robados (en Perú). En el cine hizo Habana Eva, con Prakriti Maduro en 2004.


“Al convertirme en artista mi vida cambió bastante porque pasé a ser del público, me quedé sin vida privada. Quizás yo no sé nada de la señora que vende comida en el kiosco, pero resulta que ella sabe todo de mi vida. Eso es un poco raro. A veces tengo que dejar de comer para hacerme una foto. Si me molesta trato de no reflejarlo, tal vez mucha gente no entiende que uno también tiene sus momentos íntimos. No me gusta dar una mala impresión a los fans, porque yo también soy fanático”, revela el actor mientras se sirve otra taza de café antes de salir a escena a grabar el capítulo 78 de la novela.


García admite que también tiene ídolos con los que se ha querido tomar fotos, casi todos son beisbolistas: Bob Abreu, Andrés Galarraga, Miguel Cabrera, Francisco Cervelli.

Un gran cambio profesional tocó las puertas del galán cuando entró al staff de Venevisión. “En 2005 integré el elenco juvenil de ‘El amor las vuelve locas’, con Ana Karina Casanova, pero realmente fue con el Junior de ‘Ciudad bendita’ con el que sentí que me estaba graduando de actor”.


Para el histrión fue muy importante estar en una novela de Leonardo Padrón, y más, tomando en cuenta el peso de su personaje.


“Me lo disfruté, porque aparte él era un pichón de modelo, fue el personaje que más he pegado en mi carrera, tuve que estudiarlo y trabajarlo con el director. Ahí empezó mi ascenso”, dice.


En ‘Arroz con leche’ hizo pareja con Marlene de Andrade y en ‘Los misterios del amor’ con Sabrina Seara. Luego dio vida al eterno enamorado de Mariángel Ruiz en ‘La viuda joven’, novela de Martin Hahn, “quien me dio la oportunidad de protagonizar por primera vez, con ‘La mujer de Judas”.


En ‘Dulce amargo’ es un hombre infiel, adicto al sexo, “no por mujeriego, sino por enfermedad”.


Sobre su vida personal Juan Carlos García cuenta, en esta conversación de media hora, que tiene un hijo de 15 años, llamado Gabriel, producto de su primer matrimonio. El joven vive con él, está en tercer año de bachillerato y no le gusta el medio, “le atrae la cocina, quiere ser chef, le llama la atención los restaurantes, y es que su mamá (vive fuera de Venezuela) anda en eso”.


Ahora disfruta una tercera unión con la actriz Yuvanna Montalvo, una mujer en la que encontró “confianza y mucho respeto”.


“La pasamos muy bien juntos. En la casa cocina ella, y lo hace riquísimo, a mí me toca lavar los platos. Una de las cosas que mejor hace es cocinar, a ella le encanta. Los hijos con ella vendrán cuando Dios mande, por ahora comenzó una novela en Venevisión con un rol protagónico y para mí también es importante que ella viva a plenitud su etapa profesional, ya sabes que siempre la que se sacrifica con un hijo es la mujer. Después de este proyecto lo hablaremos”, recalca García.
 

Noticias Relacionadas
Dejanos tus comentarios
Avances de
Espectáculos
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2014. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso