Publicidad

Actualizado hace 4 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
06:00 AM / 16/06/2017
Más de la mitad de los asesinados en protestas de 2017 no eran manifestantes: Minci
Ruth Uzcátegui
0
Archivo

Entre la lista de asesinatos reportados dentro del informe periodístico “Víctimas fatales de la violencia política abril - junio 2017”, consignado este miércoles 14 de junio, por el Ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, hacia las distintas instituciones del Estado venezolano, se contabilizan 80 personas fallecidas durante los meses de protesta que van desde abril, hasta el 6 de junio del presente año.

El informe expone que 15 de los 80 crímenes no fueron reconocidos por el Ministerio Público, solo fueron reportados por medios de comunicación, aunque ocurrieron dentro del contexto de las manifestaciones. 

El nombre de Oliver Villa Camargo no reposa en ninguna base de datos de los organismos judiciales del Estado. Camargo fue asesinado el 11 de abril, cuando intentó evadir una barricada, ubicada en la avenida Páez, y fue seguido por una moto desde la cual le dispararon.

Uno de los puntos abordados en el texto, es el alto número de personas que murieron como consecuencia de un hecho vinculante a las manifestaciones, mas no hacían parte activa de las protestas. Lo que despierta una alerta en cuanto a la seguridad pública y ciudadana que vive el país.

“De las ochenta (80) víctimas fatales, 54 (67,5%) no eran parte activa de una manifestación contra el Gobierno al momento de su fallecimiento o del hecho que lo causó, según el balance del Ministerio Público y/o testimonios de familiares o testigos, publicados en medios de comunicación social”, reseña el documento.

En la mayoría de los casos presentados, los pobladores solo intentaban evadir los lugares donde se realizaba una concentración, otros solo iban pasando y recibieron disparos, golpes contundentes, o fueron arrollados. De acuerdo con la evaluación, más de la mitad de los muertos que hoy hacen parte de la lista roja de asesinatos, no eran manifestantes.

Un ejemplo es la muerte de Amelina Camarillo Vírgüez, quien fue víctima de un impacto con un objeto contundente. La mujer iba pasando por la esquina La Esmeralda, en Caracas, y desde uno de los edificios adyacentes a las manifestaciones, le fue lanzada una botella de agua congelada. Días después falleció a causa de la lesión causada.

En otros entornos, algunos de los fallecidos no manifestaban, sin embargo murieron a causa de su propios actos vandálicos. Como es el caso de las 8 personas muertas, producto de una descarga eléctrica que se originó dentro de una panadería que intentaban saquear en la calle 11 de los Jardines de El Valle.

 

Gráfico extraído del informe del Minci

 

La violencia enmarcada en las manifestaciones

Otro dato que resulta importante, y que salta a la vista, es la manera como fueron ejecutados los delitos. Los crímenes van desde “quemado vivo”, hasta “sicariatos”, las clasificaciones se hacen cada vez más amplias para describir los niveles de violencia adoptados por los delincuentes para asesinar.

Dentro de los 80 crímenes transcurridos hasta el 6 de junio, reposan los nombres de estudiantes, amas de casa, periodistas, obreros (en su gran mayoría), funcionarios de seguridad, jueces…  Los hechos violentos registrados no tienen distinción social.

Un caso que causó conmoción a nivel nacional fue el del estudiante de medicina Paúl René Moreno Camacho, de 24 años. El Zulia fue testigo de una de las muertes más lamentables y que tuvo un sello de violencia abrumante.

Paúl fue arrollado el pasado 18 de mayo por Omar Andrés Barrios Rojas, quien conducía una camioneta Hilux. El estudiante estaba sentado en una isla de la avenida Fuerzas Armadas, cuando Rojas lo embistió con el vehículo. La avenida hoy día lleva el nombre del exintegrante de la Cruz Verde. Este caso en particular aparece reseñado en el informe como” Víctimas que hacían parte activa de manifestaciones contra el Gobierno”.

Sin embargo, familiares y amigos del joven declararon a PANORAMA que “Paúl no estaba participando como marchista, sino haciendo su trabajo como socorrista de quienes estaban afectados con gases lacrimógenos o heridas por perdigones en la marcha convocada por la oposición el jueves 18 de mayo”.

Cuarenta de las víctimas de las protestas eran jóvenes que no pasaban de 25 años.  “Ocho (8) eran menores de edad, treinta y dos (32) tenían entre 18 y 25 años”, información extraída de la investigación realizada por el Minci.

 

 

Once estados del país han sido sacudidos por asesinatos que responden a pronunciaciones en contra y a favor del Gobierno. Hasta el momento, de los 65 casos reconocidos por el organismo del Ministerio Público, solo 11 tienen órdenes de aprehensión contra algún funcionario público.

La agencia de noticias Reuters, tiene como saldo  69 personas muertas hasta la fecha, desde que comenzaron las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, a inicios del mes de abril. Este jueves 15 de junio se sumaron a la lista de muertes por manifestación, dos jóvenes más Luis Enrique Vera (21) murió arrollado en una manifestación adyacente a la Universidad Rafael Belloso Chacín (Urbe), al norte de Maracaibo, y José Gregorio Pérez, estudiante de la Upel,  asesinado durante protestas en Táchira, así lo informó el diputado por la MUD, Juan Requesens.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS