Publicidad

Actualizado hace 3 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
09:11 AM / 01/05/2017
Le presentamos la historia del “Señor del Papagayo”
Sabrina Machado/samachado@panodi.com
0
Archivo
Archivo

El creador del papagayo protesta llega puntual a la cita en Chacaíto, Caracas. Es el primero, de hecho. A su espalda trae el protagonista de las manifestaciones que va  cuidadosamente cubierto con papel periódico. Es la octava marcha en tres semanas e intentará llegar a la Defensoría del Pueblo, ubicada en el municipio Libertador, de Caracas.

El mensaje de un nuevo día de protesta es claro y recuerda dos hechos importantes, ocurridos recientemente: “Dictador donde quiera que vayas tendrás tu Sta. Rosa y tu Sn. Félix”. A los pocos minutos se percata que tiene un error ortográfico en su texto. Admite con cierto rubor que “tiene muchos” y, por ello, acude a su hermana, secretaria, para que lo asesore en ciertas ocasiones.

Rafael Araujo solo tiene tercer año de bachillerato, el cual sacó de adulto en las escuelas de Fe  y Alegría. Sin embargo, el detalle de su denuncia lo consterna y en cuestiones de segundo busca una librería, y corrige el error, se siente aliviado. Vuelve a exhibir su obra con orgullo, alto para que todos puedan leerlo. Ese es el fin de la protesta, es el principal protagonista de la crítica “pacífica”, recalca el natural de Timotes, estado Mérida.

“El propósito del papagayo es culturizar a la gente para que vea las cosas de una manera más inteligente, que entienda lo que está ocurriendo en el país. Que sirva para el futuro de referencia histórica. Con una sola mirada basta para que se compranda lo que pasó justo en ese instante”, afirma Araujo.

Desde el momento que devela el cometa, éste cobra vida. No hay quien pase por el lado, por el frente, que quede indiferente, incluso hay quienes se devuelven para leer completo el texto, desde ese instante Araujo queda en segundo plano, quizás para recibir las felicitaciones por su ingenio, creatividad y hasta valentía.

 

Araujo se ha convertido en un símbolo de la oposición.

 

De inmediato salen los teléfonos, comienza el desfile de fotos. Hasta que comienzan a aparecer los principales dirigentes políticos responsables de la movilización, él es la única vedette.  “A mí solo me falta la plata de Brad Pitt porque ya tengo su físico”, dice con excelente humor en una mañana soleada. 

A todas estas el papagayo es cuidado como un niño mimado. Ya su creador no tiene ni la más mínima idea de cuántos ha hecho- “Hace unos años ya iban seis mil”, asegura. Araujo solo está claro que tiene 10 años confeccionándolo.  Hoy son rollitos cuidados con celo en su casa. A su parecer estas imágenes tienen un récord de fotografías. No tiene ni idea cuántas le tiran en cada manifestación, cree que mínimo 50. Al observar el frenesí a su alrededor pudieran ser más.

El primer papagayo apareció en una protesta convocada por Oscar Pérez y Antonio Ledezma en la avenida Libertador, de Caracas. La frase inaugural era: “Abajo Cadenas”. No recuerda el motivo de la concentración, pero sí el caluroso recibimiento a su creación. 

Desde el momento en que lo sacó sabía que iba a llamar la atención y que sería arte. Buscó la imagen de la cometa por lo tradicional, por las raíces, porque era uno de sus juegos de niño y porque todavía persiste en las zonas populares, donde hay más espacio para este tipo de esparcimiento. 

Se admite radical —“no se puede ser medias tintas en estos momentos”— y asegura que jamás creyó en el proceso revolucionario emprendido por el fallecido presidente Hugo Chávez. Vive en La Candelaria y estudió artes y dibujo, su obra está enmarcada en el arte figurativo, le llama la atención las figuras humanas. 

 

Su presencia es constante en cada marcha.

 

A pesar de que pinta regularmente nunca ha pensado en vender sus obras, al igual que el papagayo son una manera de drenar sus sentimientos. Hace alrededor de cuatro a la semana, ya en una década tiene el patrón aprendido. Mantiene el arco y solo cambia el lienzo. Cada letra es dibujada y recortada por su creador, manteniendo un tamaño estándar de 11 centímetros “para que se pueda leer cómodamente”. 

Con respecto a los mensajes inscritos en el lienzo de papel de seda explica que no le cuesta crearlos, va en función de “las metidas de pata del gobierno”, aunque reconoce que los textos con dobble sentido, humorísticos, llaman más la atención que los formales. 

Como buen dibujante conoce el manejo de los colores y busca la manera de que su obra sea llamativa y su mensaje concreto, preciso. “Una vez estaba en una marcha en la universidad y escuché a dos profesores hablar de mi capacidad de síntesis. Yo creo que esa es una buena nota”, dice con picardía. 

A medida que avanza la caminata no cesan los saludos, las palmadas en la espalda, los elogios. “El genio del papagayo”, “Tú eres mi álbum de todos los días”, “Usted es más famoso que Maduro” son algunas de los comentarios que se escuchan a su paso. A cada instante se detiene para mostrar una sonrisa y el papagayo, al lado posará alguien para guardar el recuerdo en una instantánea. Ya hay quienes lo reconocen por su nombre.

Incluso hay quienes le ofrecen una colaboración para el material. Papel de seda, verada y papel bond constituyen los elementos principales de la obra. Es una manera de ayudarse económicamente, la gente le da con gusto. “Los materiales cada vez están más costosos”, dice una de las manifestantes después de obtener la fotografía del día.

 

Los mensajes van directamente relacionados con el acontecer diario.

 

A lo largo del recorrido siempre busca la sombrita y nunca se sitúa a la vanguardia, prefiere resguardarse. Con 63 años ya no se corre tan ágilmente y evita caer en confrontaciones, por ello no pasa más allá de la plaza La Candelaria, donde vive en el municipio Libertador. 

Admite que en este tiempo ha sufrido muy pocas agresiones, solo tres de sus obras han sido destrozadas. Asegura que se mantendrá al frente como hasta ahora, en cada protesta en busca de un cambio, porque “hemos llegado a lo más negativo que se puede llegar”. 

Actualmente maquina su nueva creación. Dos figuras públicas, dos autoridades se disputan el próximo cometa: Tarek William Saab y Luisa Ortega Díaz, Defensor del Pueblo y Fiscal General de la República, quienes —a su parecer— tienen gran responsabilidad en estos momentos. 

“Luisa, es chicha o es limonada” o Luisa te subes o te encaramas” podrían ser uno de los mensajes de la próxima marcha, según reflexiona. Transcurrida una hora ya la concentración iniciada en Chacaíto se encuentra en la Plaza Altamira, en camino al distribuidor Metropolitano. 

En medio de la gente ya solo se observan los vistosos colores morados, azules y amarillos, además del manchón de las letras en blanco. Araujo camina con paso lento y seguro, precavido de las bombas lacrimógenas y perdigones. Siempre anda solo. “Yo decido cuando llego y cuando me voy”, explica el merideño con acento caraqueño. Llegará a su casa a preparar la próxima cometa, la nueva denuncia y a esperar la nueva convocatoria de la Mesa de la Unidad. 
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS