Psicóloga presenta ideas para criar niños responsables
02:00 PM / 13/09/2017-Ana Padrón (Pasante) / Mariana Tello (Editora)
Agencias

La responsabilidad, es una cualidad y un valor del ser humano que está estrechamente ligada en la toma de decisiones y en la realización de distintas cosas. Busca resaltar lo positivo de aquellas personas que son capaces de comprometerse y de actuar de forma correcta.

 

 

Desde temprana edad se puede educar al niño, aprovechando situaciones cotidianas para convertirlas en oportunidades de aprendizaje que los harán crear conciencia acerca de las consecuencias de sus actos.

 

La psicóloga Ingrid Urdaneta González presenta una serie de recomendaciones para enseñar la responsabilidad en los pequeños:

    

     ¿Qué se debe hacer para enseñar responsabilidad?

 

  • Establecer una rutina, ya que el niño está en la fase instintiva, esto le ayudará a aprender, a tener orden y a saber qué esperar de los demás.

 

  • Se debe realizar un horario para las distintas cosas, para recibir sus alimentos, hora del baño, hora de dormir. Ya este primer paso, le ayuda al niño a tener una rutina que se convierte posteriormente en hábito.

 

  • Integrar a sus niños en las tareas del hogar desde muy pequeños, pueden realizar tareas tan simples como ordenar sus cosas o colaborar en la casa poniendo la ropa sucia en su lugar, botando basura en la papelera, recogiendo sus juguetes, entre otras tareas.

 

  • Dejar decidir a los niños sobre algunos aspectos, los niños  no necesitan ni  deben controlarlo todo pero si algunos aspectos  como: con qué jugar en el baño, qué ropa quieren ponerse, qué quieren de merienda, qué libro quieren que se les lea, que merienda comer, seleccionar su pijama, entre otras cosas.

 

  • Permitir al niño hablar de sus sentimientos y de los ajenos, expresando cuando se sientan heridos.

 

  • Invite a su hijo a contribuir para resolver las dificultades: “¿qué crees que podríamos hacer para que tu cuarto estuviera limpio?”, así el niño puede dar mejores alternativas para lograr cumplir con lo que se le pide.

 

  • Hacer uso de algún recurso: pizarra, carteles, etc., en el que se escriba las tareas y responsabilidades, están deben estar colocadas en un lugar visible, para que los niños a veces olvidan las cosas que deben hacer.

 

 

     Recomendaciones para los padres:

 

“A medida que el niño crece, es importante establecer claramente los límites de tiempo  razonables para  realizar las tareas, así como también asegurarse que el niño está entendiendo cuales son las reglas que debe seguir, de igual manera  explicar las consecuencias de no  hacer las cosas, ya en esta fase, el niño va empezando a entender la responsabilidad de sus actos”, señaló la especialista.

 

“Los padres deben ser ejemplo de sus hijos, ya que resulta paradójico, que los padres intenten que los hijos sean ordenados, si ellos no lo son”, añadió. En esta etapa el niño aprende por imitación, así que asegúrese de que su comportamiento sea el que espera de sus hijos, para ello es necesario que los padres sean motivadores y positivos a la hora de asignar obligaciones a sus hijos.

 

Para todo lo que se refiere a disciplina, es muy importante tener una comunicación clara y coherente, haciéndoles entender cuáles son las expectativas y exigencias de los adultos. Hacerlos responsables en cuando a afrontar el mal comportamiento de manera directa y razonable.

 

 

     ¡Ten presente!

 

  • Establecer normas claras.

 

  • Ser claro y preciso en lo que se espera.

 

  • Establecer las consecuencias de trasgredir las normas.

 

  • Utilizar tareas y obligaciones para mantener el hogar de manera adecuada. 

 

  • Especificar el Cómo, Cuándo y Quién debe hacer cada tarea. Esto ayuda al niño a desarrollar las habilidades y esquemas mentales para hacer distintas cosas, desarrollando su capacidad de organización y a manejar sus propios recursos.

 

  • El adulto debe ser congruente con su comportamiento y sus exigencias. Si el adulto se compromete a hacer algo o amenaza con seguir ciertos procedimientos y luego no los hace, comunica claramente al niño que no es necesario cumplir los compromisos adquiridos.

 

Publicidad
Publicidad
Pitoquito saluda a sus lectores
0Comentarios