Estudiar matemáticas en grupo es gran idea
08:00 AM / 17/02/2017-Mariana Tello (Editor) / Eylimar Villalobos (Pasante)
Agencias

Entre un sinfín de signos y números la mente tiende a colapsar. Más aún, cuando se trata de una materia de contenido complejo como la matemática. Solo imagina poder resolver ejercicios en compañía de tus compañeros de clases, al mismo tiempo que disfrutas de una tarde diferente combinando el estudio y la diversión. Suena entretenido, ¿verdad?

Durante el proceso de aprendizaje, el compañerismo se convierte en una disciplina que se vincula al fortalecimiento del niño en el área psicosocial. El grado de certeza de este argumento se materializa en lo mencionado por Yolisber Villalobos, durante una conversación con Pitoquito. La docente afirmó “la ventaja de trabajar en equipo radica no solo en la creación de ambientes armónicos durante el proceso de aprendizaje, sino que permite sensibilizar al estudiante para que el conocimiento sea entendido de manera efectiva”.

 

Una tarde de batidos refrescantes, una tarde de helados o simplemente un espacio al aire libre para disfrutar del sol criollo puede ser ideal para encontrarle lógica a problemas matemáticos, entablar diálogos, reconocer virtudes entre amigos, comparar resultados y afianzar el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Los niños aprenden a través del juego ─dice Y. Villalobos─. Estudiar matemáticas favorece la adquisición de nociones espaciales, de conocimiento y orientación en los alumnos. De esta manera, la recreación conlleva al aprendizaje significativo. Estudiar con amigos implica la organización planificada del espacio físico; en ella se maneja el tiempo, los recursos y las relaciones humanas.

El trabajo en equipo adormece la complejidad del asunto. Por ello, te invitamos  a  descubrir algunos consejos que te conducirán a una tarde de cuentas y amigos:

1 Escucha la clase de “matemáticas” con mucha atención.

2 Pregúntale a mamá y papá si puedes invitar a tus compañeros a casa o al lugar de encuentro. Planifica el día y la hora. Recuerda consultar la disponibilidad de mamá, papá y compañeros. Por último, asegúrate de que tus compañeros también tengan el permiso de sus papas.

3 En compañía de tus amigos, resuelve todos los ejercicios que puedas. Comparte las soluciones encontradas. Formula nuevos problemas matemáticos, y busca diferentes vías para resolverlo. Si te equivocas no importa, consulta con tus compañeros y hazlo de nuevo.

4 Luego de horas de estudios, toma un descanso y comparte con tus amigos. Pasado los treinta minutos, retoma la lección.

5 Si tienes alguna duda, recuerda consultar con tu profesor al día siguiente.

¡Inténtalo! Revive el popular refrán, “dos cabezas piensan más que una”.

Conoce las ventajas del coaching desta la etapa infantil
Publicidad
Publicidad
0Comentarios