Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2015 Tue, 25 Jul 2017 06:45:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Ese desgraciado instante, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ese-desgraciado-instante-por-Carola-Chavez-20170725-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ese-desgraciado-instante-por-Carola-Chavez-20170725-0016.html  Las calles de sus urbanizaciones lindas convertidas en campos de batalla. Cien días de autoencierro y neurosis musicalizadas con audios en cadenas de Whatsapp; que debieron ser 15, porque dos semanas uno puede resistir, pero cien días son muchos días.

Lo llamaron Paro Cívico Activo pero el civismo desertó apenas comenzaron. Tempranito, algunos vecinos descubrieron que alguien había puesto candados en todas las salidas del edificio, dejando a todos los vecinos en una peligrosa situación de secuestro. Calle abajo, basura, guayas, ramas, escombros, barriles y cinco señoras, con sus tradicionales koalas y sus gorras tricolor. Con ellas, un gordo que se las tira de Rambo, con pantalones de camuflaje y pistola en el cinto. Tres urbanizaciones más allá, una barricada de sacos de arena y basura, ocho señoras más y un tipo con una camisa que decía “Yo soy libertador”. ¡Que empiece el show!

“Voy a pasar, no joda” -le gritó un vecino al Rambo gordo que, instintivamente, sobó la cacha de su pistola. “¡No vas a pasar, animal, respeta el derecho de protesta, coño de tu madre!” -le gritó amablemente una señora. Harto, el vecino aceleró su camioneta atropellando unos barriles que le impedían el paso. Con dos barriles atorados debajo del vehículo, se dio a la fuga. Una mujer desgañitada: “¡Destrócenle esa mieeeeeerda!” y una decena de hombres corriendo detrás del fugitivo que osó pretender ejercer su derecho al libre tránsito y que terminó atrapado entre los barriles que se llevó bajo el chasis y un carrito que lo interceptó, bajo una lluvia de piedras vidrios rotos y mentadas de madre, y un “no te meto un tiro porque no vale la pena desperdiciar mis balas en un mamagüebo como tú”…

Tres urbanizaciones más allá, el tipo de la franela de “Yo soy libertador” abolló del un puñetazo el carro de una mujer que necesitaba pasar. “Maldito, coño de tu madre” – se bajó furiosa y más furiosa se puso cuando el agresor la llamo chavista. “¡Maldito, maldito!” -se le lanzó indignada y el libertador huyó valientemente.

Las calles de sus urbanizaciones lindas convertidas en campos de batalla. Cien días de autoencierro y neurosis musicalizadas con audios en cadenas de Whatsapp; que debieron ser 15, porque dos semanas uno puede resistir, pero cien días son muchos días… Y esos, esos vecinos que tendrán que seguirse viendo las caras todos los días, arrastrados por la locura de una dirigencia criminal, en un desgraciado instante, destruyeron para siempre la sana convivencia, la paz de su calle.

Y Nicolás sigue ahí… Y nosotros con él, en pie de paz.
 

]]>
<![CDATA[Posibilidades económicas de nuestros nietos, por Rodrigo Cabezas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Posibilidades-economicas--de-nuestros-nietos-por-Rodrigo-Cabezas-20170725-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Posibilidades-economicas--de-nuestros-nietos-por-Rodrigo-Cabezas-20170725-0014.html Cualquier persona, ostentando o no la condición de abuelo, colocará la atención en el futuro posible, particularmente, en la juventud estudiosa y profesional ocupa un espacio en sus preocupaciones  existenciales.

Para la ciencia económica el tema no es  despachable como una cuestión individual de expectativas o inquietudes, es un tema societario, específicamente de las políticas públicas que se implementen. En la visión del tipo de sociedad y sus transformaciones necesarias estará implícito el horizonte temporal, el futuro.
Para esta reflexión tomo prestado el título de una magnifica conferencia dictada por el economista John Maynard Keynes, año 1930, Madrid.  
Más allá del intento de presagiar lo que sería la economía 100 años después, fundamentado en el progreso de la eficiencia técnica y la acelerada acumulación de capital que, en su opinión, llevaría a la especie humana a la sociedad del ocio y la abundancia, importa el método que permite extender la mirada de la ciencia hacia el porvenir, lo que nos es común llamar el largo plazo. 


Es posible que la coyuntura, dominada por una delicada estanflación de cuatro años, reducción de las operaciones petroleras, caída del valor de exportación del crudo y la agudización de la polarización y violencia política, genere tal pesimismo que parezca extemporáneo referirse al futuro de los venezolanos,  incluidos mis amados nietos Miranda y Gilberto.


El horizonte es inevitable en términos históricos, la experiencia planetaria de las sociedades industrializadas se explican, en buena parte, en las crisis que cerraron y desencadenaron ciclos. Venezuela vive un quiebre, tiempo de mengua ya anunciado en la rigurosa investigación del capitalismo rentístico petrolero  del insigne economista Asdrúbal Baptista. 
El flujo de renta petrolera que captura el Estado ya no es suficiente para sostener los viejos equilibrios referidos a la inversión y el consumo, la acumulación de capital se estrecha impactando a la baja el producto y acelerando la concentración de éste en torno al capital  y, por tanto, forjando desigualdad y pobreza, desandando la inclusión social lograda entre 2004 y 2013. 
Este es el punto de partida para nuestro despegue económico, quizás el único consenso que tenemos como sociedad política: El modelo rentístico petrolero se agotó, el crecimiento económico sostenible no es posible bajo sus parámetros estructurales. Veamos unos números: con la actual estructura económica, crecer a una tasa PIB del 3%, de 2017 a 2030, requeriría un precio del barril petrolero no inferior a 130 dólares. En economía no hay milagros. Se ha cerrado un ciclo.
Imposible resolver en este espacio los horizontes económicos de Venezuela, solo que al pensar sobre principios de la estrategia de desarrollo productivo y las experiencias exitosas en el siglo XX y XXI,  visualizo tres estrategias de largo plazo y una reforma de corto plazo.
I. Requerimos construir un Estado fuerte, con gobernantes altamente capacitados y radicalmente honestos, que establezca políticas de amplio consenso a través del diálogo, convirtiéndose en el generador del crecimiento económico como base de la estabilidad política y social, capaz de reconocer y regular el poder del mercado sin sustituirle y, con ello, ejercer el liderazgo-gasto social- en la batalla contra la desigualdad, la exclusión y la pobreza, mediante políticas sociales-educación, salud, vivienda- y tributarias de distribución justa del excedente. 
Estado guiado por una política económica que reconoce la naturaleza sistémica de la economía real y circulatoria, con reglas fiscales claras y esquemas anticíclicos eficaces  de resguardo de la inversión que enfrente la volatilidad macroeconómica. Solo así será garante de soberanía e independencia.
II. La insuficiencia dinamizadora y extrema dependencia de la renta petrolera obliga a una apertura económica que permita establecer una política industrial de especialización para las exportaciones que promueva la innovación tecnológica y el incremento de la productividad. Ello requiere una deliberada promoción gubernamental de la Inversión Extranjera Directa con transferencia de tecnología y procesos gerenciales.  
Para alcanzar el desarrollo productivo la industrialización exportadora es el corazón de la estrategia, el desafío mayor de cualquier transformación. Japón, Hong Kong, Corea de Sur, Singapur, Malasia, Tailandia, Indonesia, Taiwán, Vietnam, Brasil, India y China lo ensayaron con éxito desde economías intermedias. La experiencia histórica es insuperable.
III.  Uno de los cambios tectónicos que vive nuestra civilización se registra en la innovación científica tecnológica creciente e indetenible; los avances espectaculares en la robótica, la informática y las telecomunicaciones son el mejor ejemplo. Venezuela esta urgida de una revolución en esta materia, la brecha con los países desarrollados se mide en décadas. El consenso requerido es darle a la educación la prioridad principal para que forme excelentes científicos, tecnólogos y profesionales capaces de hacer ciencia, innovación, técnica y operar tecnologías avanzadas. Destinar el 6% del PIB a la educación y apoyar la investigación en las universidades deben ser los primeros pasos.
 IV. Finalmente, La economía requiere una reforma petrolera. Todos los países que producen petróleo en los últimos quince años han incrementado su extracción menos Venezuela y México. Los dos planes de “siembra petrolera” aprobados entre 2006 y 2013 se incumplieron. El esfuerzo operacional será muy exigente, la actual Pdvsa puede, con arreglos jurídicos y económicos, arribar a los 6 millones de b/d hacia 2025. 
El discurso de las mayores reservas mundiales que no se explotan es una afrenta a las dificultades que padecen miles de venezolanos. La renta no desaparece, no debe confundirse con el colapso del modelo rentístico. Las posibilidades económicas de nuestros nietos no serán las que vaticinó Keynes, pero merecen vivir una Venezuela con más inclusión, equidad, igualdad, ciencia, industria y empleo, mejor ambiente, menor pobreza y superior bienestar.

]]>
<![CDATA[En opinión: ¡Hay que votar ya!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Hay-que-votar-ya-20170725-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Hay-que-votar-ya-20170725-0018.html La violencia es el arma de quienes no tienen la razón. La frase original es del Marqués de Sade, de cuyo apellido surgió la palabra sadismo, y quien además agregó que “es el recurso común de la ignorancia y de la estupidez; hace prosélitos, inflama el celo y no convence jamás” ¿No le parece que hay mucho del Marqués y al mismo tiempo mucho de Juliette, su eterna víctima, en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD)?


Fíjese. La MUD dice que vivimos en dictadura pero el primer derecho que pretende arrebatarles a los venezolanos es el supremo derecho a votar el domingo próximo. Para ello está recurriendo al terror. Sí abres tu negocio te lo saqueamos o te lo quemamos, si intentas ir a trabajar te bloqueamos las calles, te destruimos el carro o te quemamos vivo con una bomba molotov por parecer chavista. Es el uso del terror con fines políticos y es a eso a lo que se llama terrorismo.


La MUD dice que en Venezuela no hay libertad y la solución según ellos es rendirse genuflexos ante Donald Trump cuya única propuesta para América Latina es construir un muro en la frontera con México, deportar a los latinos que viven en su territorio y reducir a sus gobiernos a mansos “perritos de alfombra” según reveló el Presidente del Perú.


Es un comportamiento recurrente y en todos los ámbitos. La MUD dice, por ejemplo, que el control de cambio le ha hecho un daño terrible a la economía del país y su solución fue imponer con la ayuda de sus aliados nacionales y extranjeros el Dólar Today. La MUD dice que ama a Venezuela –lo mismo le decía Sade a Juliette- pero el efecto más evidente de ese “cariño” es promover con su discurso de fin de mundo y sus fracasos recurrentes que miles de venezolanos se vayan del país o piensen muy mal de su país, es decir, de ellos mismos, mientras otros se dedican a destruirlo a fuerza de trancazos y guarimbas.


Pero Venezuela no es Juliette y el 30 de julio va a salir a votar aunque Donald Trump y sus adláteres de la MUD la amenacen de todas las formas posibles e imaginables. Va a salir a votar mayoritariamente no sólo porque rechaza la violencia y la grosera injerencia extranjera sino porque sabe que si le arrebatan el derecho a votar el domingo próximo no será el único derecho que le van a quitar.


A veces la gente dice que no le gusta la política o que es apolítica, en ocasiones confundiendo política con partidos políticos, pero este es un buen momento para demostrar que la política como proyecto de convivencia pacífica es lo que nos garantiza los derechos que tenemos y a los que aspiramos. El primer derecho que hay que defender ahora mismo es el derecho al voto directo, secreto y en paz, pero si es bajo amenaza de una intervención extranjera o de sanciones económicas entonces es aún más apremiante ir a votar.


Desde el 16 de julio pasado la primera prioridad de la MUD dejo de ser el derrocamiento del presiente Nicolás Maduro y ha pasado a ser impedir que el pueblo soberano elija con plenas libertades una Asamblea Nacional Constituyente. Fíjese que ya no amenazan con sancionar a funcionarios del Gobierno, la amenaza clara y directa es contra todos los venezolanos: bloqueo económico. Desde su mentalidad lacaya y pusilánime Henrique Capriles, por ejemplo, ha salido a decir que lo “sensato” es rendirse ante Donald Trump.


Es lo más parecido que he escuchado a aquella vieja excusa de policías que justifican la muerte de una víctima porque se resistió al atraco. Lo “sensato” es dejarse atracar. En política no existe eso.


La dirigencia de oposición ha dicho que esta semana echara el resto, que el último punto de retorno quedó unos trancazos atrás ¡bien! El domingo 30 de julio tendrán una demostración más de por qué el Himno Nacional de nuestro país se llama ¡Gloria al Bravo Pueblo! y qué es eso de la ley respetando, la virtud y el honor.

]]>
<![CDATA[En opinión: La patria hecha jirones]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-patria-hecha-jirones-20170725-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-patria-hecha-jirones-20170725-0017.html El pronunciamiento de la cúpula de la MUD que siguió al plebiscito del 16-J, denominado “compromiso político para la gobernabilidad”, muestra que el verdadero propósito de esa manifestación política era “legitimar” ... 

la formación de un Estado y un gobierno de “transición” paralelo bajo su dirección, al margen de la Constitución, encabezado por un presidente designado en elecciones primarias de esa agrupación política.
Con ello, le están dando impulso a una fragmentación político-institucional del Estado que podría dar lugar a una segmentación territorial del país, dando un paso decisivo hacia una guerra civil, en la que las víctimas serán el pueblo llano que pondrá los muertos y la República que podría perder su integridad territorial. 
El gobierno-Psuv respondió con un simulacro electoral en el cual se hizo más ostensible y repugnante la coerción sobre los trabajadores que dependen del Estado y los beneficiarios de las misiones, para que sigan sus directrices o de lo contrario podrían perder el empleo o el disfrute de sus beneficios. Avanzan con su “constituyente” monopartidista con el propósito de darle “legitimidad” a un gobierno autoritario con poderes supraconstitucionales, en contra de la mayoría. Ambos polos nos están arrastrando hacia una guerra fratricida que profundizará la crisis y penurias que sufrimos los venezolanos y dejará la Patria hecha jirones. De ahí la responsabilidad histórica que en esta hora aciaga tienen los miembros del CNE, para evitar que Venezuela ruede cuesta abajo hacia su destrucción. 
 

]]>
<![CDATA[La hora loca, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hora-loca-por-Jose-Vicente-Rangel-20170724-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hora-loca-por-Jose-Vicente-Rangel-20170724-0035.html 1) Luis Vicente León declaró a los medios de comunicación —la misma noche del domingo 16—, cuando las redes difundían resultados estrambóticos y los dirigentes de la oposición no sabían qué cifras dar, lo siguiente: “Empezó la hora loca.Las cifras que circulan son inciertas y crean expectativas falsas”.

2) Los dirigentes de la oposición se equivocaron patéticamente una vez más. Como lo vienen haciendo desde que el chavismo arribó al poder. Sus fracasos son incontables, graves unos, y no tan graves otros. Pero, en todo caso, reveladores de que siempre marchan en sentido contrario a la realidad. Cuando Chávez aún  no había tomado posesión del cargo de Presidente de la República, ya la oposición derrotada, el puntofijismo, comenzó a conspirar y tocó a algunos jefes militares. Unos intentaron un golpe (fallido) y otros se negaron rotundamente a participar en la aventura.


       3) Luego se producirían acciones desestabilizadoras de diversa índole, todas destinadas a desconocer el mandato del pueblo: cuestionamiento de la nueva Constitución, satanizada de manera estridente; paros patronales auspiciados por Fedecámaras, campañas mediáticas feroces hasta rematar con el golpe del 11 de abril de 2002 y el paro-sabotaje de la industria petrolera. En los años siguientes, la oposición continuó en esa misma línea. Perfeccionando algunos aspectos que la conducirían a practicar un método conspirativo en el que la conexión con el exterior, particularmente los grupos ultraconservadores de los Estados Unidos, y la adopción del terrorismo, marca el proceso de conversión definitiva de la oposición en un sector desnacionalizado y definitivamente antidemocrático.


     4) La oposición venezolana dejó de ser una fuerza confiable y útil para el debate democrático. Irresponsablemente se abrazó a una política de fuerza montada sobre la provocación sistemática. Con  una característica muy marcada: el desprecio por el adversario, el desconocimiento del ordenamiento constitucional y legal de la República y la adopción de formas de lucha política reñidas con la tradición del país. 


     5) Esa característica de quienes dirigen la oposición ha sido determinante en su actuación pública: logran éxitos circunstanciales que luego echan por la borda; consiguen incrementar su presencia en la actividad electoral, pero dramáticamente despilfarran los logros alcanzados; asumen las victorias electorales con arrogancia, y extreman el odio que los mueve a niveles inimaginables. Cuando consiguen el control de una rama de los Poderes públicos, asumen la victoria como la conquista de una barricada para disparar contra otros Poderes del Estado.


     6) De manera irracional arremeten contra la constitucionalidad democrática y desconocen normas y principios de obligatorio cumplimiento en una sociedad democrática. Resulta insólito, por ejemplo, que para una oposición que tiene obligaciones con el país y tareas que cumplir en su relación con la comunidad, se planteé como único objetivo programático defenestrar al Presidente electo por el pueblo. Tal obsesión la conduce a incurrir en gruesos errores, es decir, a optar por la violencia y a dejar de lado las luchas cívicas. Precisamente lo que ha ocurrido en los últimos tres meses, en que la oposición no percibió el inmenso daño que le ocasionaban las formas de violencia que empleaba: saqueos, bloqueo de calles y avenidas, asesinatos, incineración de seres humanos, ataques a instalaciones públicas y privadas, así como a bases militares.


     7) También subestimó al chavismo. Se creyó el cuento de que era una fuerza mayoritaria estable y consolidada y que el chavismo no tenía capacidad para recuperarse. La sorpresa del domingo 16, cuando los centros de votación del CNE se vieron desbordados por muchedumbres que permanecieron eufóricas en las colas hasta altas horas de la madrugada del lunes, no se la esperaban ni remotamente. Estupefactos se dieron a la tarea de manejar, caprichosamente, cifras contradictorias. Y para rematar la frustante jornada acordaron lanzarse a la aventura final: más violencia, un paro nacional, guarimbas y trancazos. O sea, la demencia llevada a la política. O “la hora loca”, según la calificación de alguien que no es chavista, pero si un buen analista: Luis Vicente León.

Claves secretas
• Jorge Rodriguez ha sido implacable en su análisis del hecho electoral del pasado domingo 16. Con una severa capacidad de análisis, una fina ironía y un amplio conocimiento de los procesos comiciales, desnudó la farsa que montó la dirección de la oposición ese día. Puso de relieve las contradicciones en que incurrieron los lideres de la derecha y la manera desvergonzada como le mintieron al país…
• ¿Cómo es posible que esos dirigentes pretendan —montados sobre tan grotesca comedia— justificar una política destinada a crear un gobierno paralelo y a reiterar lo que constituye factor determinante en el fiasco en el episodio, la violencia, con la realización de lo que inicialmente llamaron plebiscito —figura no consagrada en la Constitución— y que luego calificaron de consulta? Es una temeridad pretender que semejante engendro genere derechos y sirva para alterar la constitucionalidad. Que un hecho sin sustento legal, sin auditoría,  con resultados que sus promotores cambiaban a capricho, sirva de soporte para derrocar a un Jefe de Estado electo por el pueblo en limpios comicios…
•El liderazgo opositor subestimó una vez más la realidad, y la consulta demostró que perdió fuerza. Que entre la que consiguió acumular para obtener la victoria que le dio el control de la Asamblea Nacional, y lo que acaba de demostrar en la consulta del pasado 16 de este mes, media una distancia considerable. ¿A qué atribuir la decepcionante derrota? A algo que ellos jamás admitirán y que tratan de disimular apelando a variados recursos, entre otros, los de tipo mediático. Me refiero a la violencia. Fue éste un factor determinante, que el chavismo supo tratar a fondo. La identificación ante la colectividad nacional de la oposición con la violencia no requirió de mucho esfuerzo: las penurias a que la MUD sometió a los ciudadanos colmó la paciencia de miles de personas, buena parte de ellas opositoras…
•Además, jugó papel decisivo la manera como el chavismo asumió temas  como el diálogo y la paz. En el debate de las ideas, de aportes conceptuales, la oposición no hizo ninguno, en tanto que el chavismo potenció la importancia para los venezolanos del diálogo y la paz, escarnecidos con arrogancia por los dirigentes opositores…
•Ahora la MUD y sus acompañantes, sin reflexionar sobre lo sucedido el domingo 16, y recurriendo a un triunfalismo forzado, típico de aquellos sectores que actúan siempre con prepotencia, ratifica su línea de violencia y se juega a fondo su destino en una apuesta suicida, de todo o nada, sin  importarle el daño que le hacen a Venezuela…
•El papel de los expresidentes que la MUD invitó en calidad de observadores para la jornada del domingo 16 fue deprimente. Chinchilla (Costa Rica) Fox (México), Quiroga (Bolivia), Pastrana (Colombia), todos ellos con prontuarios en sus respetivos países, operaron como voceros de la oposición, se metieron en los asuntos internos del país e, incluso, insultaron al presidente Maduro. En ningún otro país podrían hacer lo mismo. Aquí vinieron a justificar la gruesa paga que recibieron.-
 

]]>
<![CDATA[En opinión: No quedará títere con cabeza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-No-quedara-titere-con-cabeza-20170724-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-No-quedara-titere-con-cabeza-20170724-0036.html Estamos metidos en un gran vaporón. No hay manera que se pongan de acuerdo. Que conversen e intercambien ideas acerca de la crisis de la nación. El país está enfermo. Necesita una junta médica con especialistas en todas las ramas del conocimiento humano. Estamos graves  en el área cognitiva. Sin darnos cuenta nos llenamos de odios, prejuicios y antagonismos. En nuestra mente se encubó  implacable, como siembra en tierra fértil, la intemperancia de la lucha por el poder y la tenacidad competitiva de dos modelos de gobierno enfrentados por la supremacía de la popularidad. ¡Aunque el gobierno ya perdió esta batalla!


        El país político sigue en pleno siglo XXI jugando fatalmente con candela. Se desafía el destino y se toman de rehén las grandes posibilidades de desarrollo. Vivimos sin lugar a dudas tiempos aciagos de desventura y calamidad. Guardadas en la alacena nuestras riquezas naturales y las grandes perspectivas de progreso. Los jóvenes, el futuro del país, son el termómetro de lo que pasa. La lucha política secciona los caminos y una buena porción de nuestros jóvenes sino están en la calle protestando, se han ido del país o hacen diligencias para irse. La mayoría en medio de cíclopes vicisitudes llenan las aulas de las escuelas, liceos y universidades y a trocha y moche terminan el año escolar. La angustia constante por la grave situación económica oscurece la alegría de los promovidos a los años superiores y graduandos. 
       Una dirigencia política incapaz de conciliar ni vivir en coexistencia. De espalda a la historia universal y a la experiencia regional. ¡Van con todo unos contra los otros!  Inhábiles para sopesar con precisión los valores relativos al triunfo o derrota de cada batalla y mucho menos para medir su influencia cuantitativa y cualitativa en la victoria o derrota final de la guerra.  Ambos creen que el curso de su propia estrategia política es irreversible.

 ¡Llueva, truene o relampagueé nada ni nadie la hará modificar!  Se sugestionan en demasía con los resultados provisionales o transitorios. Actúan ambos como los eslabones modulares de los tractores de orugas aplastando a todo el que se encuentra en su camino.  En cada acto creen que es el final de la guerra y la realidad les desnuda la verdad sin compasión.  Confunden batalla con guerra. Desconocen quizás la diferencia entre ganar una batalla y ganar una guerra. 


       Los llamados a la conciliación lucen como clarines de guerra en medio de una lucha política que se pudiera saber cuándo comienza pero nunca cuándo termina. El diálogo destella hipocresía porque nunca fue una palabra franca producto de la voluntad y la tenacidad. Y para el país se impuso la matriz que es sinónimo de engaño. En la guerra que se vislumbra “No quedará títere con cabeza”, tal como lo leímos en Don  Quijote de la Mancha, cuando  confunde una escena teatral con la realidad…  


 

]]>
<![CDATA[La ceguera selectiva que impide la paz]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-ceguera-selectiva-que-impide-la-paz-20170724-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-ceguera-selectiva-que-impide-la-paz-20170724-0028.html El pasado Domingo pudimos apreciar, de manera contundente, cómo es posible que en la misma Venezuela existan dos inmensos grupos de personas, que hacen vida política de manera apasionada, pero que son incapaces de reconocerse los unos a los otros.

Siempre se habla de que Venezuela es un país sumamente polarizado. Inclusive, en los últimos tiempos, los analistas coinciden en señalar que la política está dominada por los extremistas. Pero este domingo, la evidencia fue todavía más significativa. Pudimos ver a miles y miles de personas haciendo cola, con la intención de expresarse políticamente de la manera que mejor les parecía, pero con posiciones diametralmente opuestas.

 Cada grupo se atribuye una victoria contundente. Los voceros de cada uno de los sectores dicen que los resultados superaron ampliamente las expectativas que tenían, pero lo cierto es que, seguramente, nunca sabremos las cifras reales.

En el caso de la oposición, se debe a que el plebiscito que convocaron no tenía ningún tipo de rigor, ni control de ninguna clase en cuanto a la contabilidad de los votos, por eso rueda un video en las redes en el que quedó en evidencia que era muy fácil que alguien votara varias veces, puesto que una persona se grabó a sí misma haciéndolo para demostrarlo. Por si fuera poco, los voceros oficiales de esta actividad opositora tampoco han logrado ponerse de acuerdo en cuanto a las cifras, y unos dicen una cosa y otros otra. Y los propios rectores de las Universidades, que fueron nombrados por la oposición como una especie de CNE paralelo, públicamente y ante la mirada de desconcierto de los periodistas, se desmentían entre sí, mostrando desacuerdo en este punto.

Por el lado del gobierno, tampoco se dieron cifras oficiales porque, por tratarse de un simulacro, no se consideró necesario.

 

Lo cierto es que, en este caso, cuántas personas hayan ido a votar por un lado o por el otro realmente no es lo más importante. Lo que sí es significativo es que fueron cientos de miles de personas las que dijeron, con su presencia, que quieren soluciones democráticas y pacíficas para nuestro país. Los violentos, quedaron de lado, y lo que la gran mayoría de las encuestas han señalado, quedó demostrado en esas dos jornadas de este domingo 16: que la gente quiere paz.

El problema, es que no existe ningún tipo de paz posible si cada uno de los sectores no reconoce y respeta al otro. Y eso también, lamentablemente, quedó evidenciado el domingo. Cuando los medios de comunicación entrevistaban a cualquier persona, independientemente del sector por el cual estuviera participando, se mostraban sumamente emocionados por estar en su actividad, pero desconocían por completo que, del otro lado de la acera, también estaba otra parte del país, en actitud democrática, expresando su opinión.

Esto es lo lamentable. Pareciera que sólo somos capaces de vernos el ombligo. Que todos sufrimos de una gran miopía y que no somos capaces de ver más allá de nuestra nariz. Que sólo vemos a lo que están a nuestro lado, que sólo somos capaces de reconocer a los que están de acuerdo con nuestra posición, pero que existe algo inmenso, colosal, que nos impide ver a los contrarios, que nos imposibilita reconocerlos, y peor todavía, respetarlos, aceptarlos como venezolanos, con derechos igual que los nuestros.

 
Y mis peores temores se hicieron realidad, cuando este Lunes los voceros de la MUD declararon al país que esta semana montarían un gobierno paralelo y que convocarían a un paro "que cada quien haría como mejor le pareciera: quedándose en su casa, con trancazo, plantón, protesta de calle (entiéndase guarimba) o como quisieran".

Creo que a estas alturas no hay que explicar que esto es una declaración de guerra. Es decir, hicieron el famoso plebiscito para justificar, ante la opinión pública internacional, que tienen permiso de su gente para dar un golpe de Estado y derrocar a Maduro. Frente a esto, no se puede esperar que la otra parte del país espere pasivamente a que los miembros de ese supuesto "gobierno paralelo", vayan a Miraflores a sacar al Presidente.

Es triste, pero es cierto. La ceguera de los dirigentes nos está llevando a una guerra. Y parece que los seguidores, de cada lado, no somos capaces de darnos cuenta que solo con el reconocimiento, el respeto y el diálogo, pudiéramos tener la posibilidad de resolver nuestras diferencias en paz. Ojalá me equivoque. Le pido a Dios, con toda mi alma, estar equivocada.

]]>
<![CDATA[Lo que se dice y lo que se hace, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lo-que-se-dice-y-lo-que-se-hace-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170721-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lo-que-se-dice-y-lo-que-se-hace-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170721-0080.html En política, claro hablamos de la política con P mayúscula, la palabra tiene un valor excepcional. Cuando esta tiene su propio y definitivo peso, entonces se es consecuente con un principio muy arraigado en el pueblo venezolano, donde la palabra de una persona es lo más importante.

Por supuesto, lo que le da fuerza al valor de la palabra, es decir, del discurso, es la práctica que la acompaña. La acción y conducta deben ser coherentes con la misma, más aun cuando se trata de un dirigente o alguien imbuido de esa responsabilidad, o cualquier otra autoridad sobre grupos humanos. La coherencia en política es fundamental y el pueblo o la sociedad toda, perciben casi de manera instintiva, cuando ella está presente o no en un proceso político o en el accionar de sus dirigentes.

La palabra para ser cierta o coherente, no tiene que ser altisonante o agresiva, no hay una relación entre su tono o intención, con la posibilidad de que sea coherente con la práctica que la acompaña. Muchas veces el discurso es amenazante o alterado, justamente, porque no tiene una actuación que la respalde y, en consecuencia, no tiene credibilidad. El “por ahora” del Comandante Chávez fue firme, calmado y preciso, percibido por el Pueblo, como valiente y sincero, luego, sus acciones y conducta, le dieron coherencia y credibilidad. Allí Chávez se instaló en el imaginario popular.

Nuestro país sigue sacudido por un creciente proceso de desestabilización agravado por la abierta y descarada injerencia norteamericana en nuestros asuntos internos. El último comunicado del gobierno estadounidense, no solo es muy grave porque se inmiscuye abiertamente en nuestras decisiones, ya sin ni siquiera cuidar las formas, sino porque pasan a la amenaza directa contra nuestro país. Todo esto antecedido de las declaraciones, videos y mensajes, de los voceros de la derecha norteamericana, quienes por cierto, son los más descalificados por sus posiciones extremistas. Algo sin precedentes. En este tema, el campo Bolivariano debe desechar la ilusión de que esa amenaza fue un exceso de alguien dentro del gobierno norteamericano, dejando entrever que existen diferencias en su seno respecto a nuestro país. No, la posición de ellos es claramente de injerencia y ofensiva contra nuestra integridad y soberanía, y lo único que detendrá esta amenaza real es la unidad del pueblo y las Fuerzas Armadas Bolivarianas con la movilización permanente y el apresto al combate, que desestimule claramente cualquier agresión extranjera. Tenemos los medios para la defensa del país.

Para enfrentar con éxito este peligro, hay que ser coherente con el discurso y la acción, porque si no, el pueblo o el soldado que esté dispuesto a morir por la Patria, podría pensar que no vamos en serio, generándose un proceso de desmovilización.  Incluso, el agresor estaría actuando bajo la convicción de que no se llegaría al escenario de defensa que se proclama. Debe quedar clara nuestra determinación de defender la Patria hasta sus últimas consecuencias. El agresor debe respetar nuestra palabra, como el imperio español aprendió a respetar la de Bolívar.

La derecha venezolana, ya no podemos diferenciar entre una derecha violenta y una no violenta, la oposición, por decir algo, pasará a los anales de la historia política de nuestro país, o más concretamente, al basurero de la historia, como el sector político-social responsable de que nuestra Patria y nuestro pueblo sean agredidos por una potencia extranjera. Es inaceptable el llamado a gritos que hace la oposición para que los Estados Unidos, o cualquiera que quiera o crea que puede hacerlo: paramilitares, delincuentes, golpistas,  gobiernos de derecha de América o de Europa, el que sea que esté dispuesto a la aventura, agreda o intervenga en nuestro país.

Por otra parte, la violencia, las guarimbas y los llamados “trancazos”, que no son más que secuestros masivos, definitivamente están arruinando la vida de todos los ciudadanos, sin importar la posición política que apoyen. Estos permanentes focos de intolerancia retan la autoridad del Estado Venezolano y la capacidad del gobierno de garantizar la seguridad e integridad física de todos. Estos pequeños infiernos, que han sido estimulados y glorificados por cabecillas de la oposición venezolana y por medios de comunicación y redes sociales, no tienen nada de gloriosos. Son delincuentes, cobran peaje, asaltan a los vecinos, actúan con violencia, ejecutan personas, queman seres humanos, utilizan niños, armamento sofisticado, además de dispositivos explosivos, incluyendo lo que se denomina en las Naciones Unidas, hablando del terrorismo, como “dispositivos explosivos improvisados”. Ellos hacen lo que les da la gana. Ahora, ni siquiera hacen caso a sus patrocinadores, los cabecillas de la oposición y sus partidos de extrema derecha, quienes los han provisto de propaganda, logística, dinero, equipos y apoyo político en sus respectivos municipios con todas las posibilidades y recursos que poseen como autoridades locales.

¿Qué le pasa a la oposición, sus partidos, sus voceros y los sectores que los apoyan como la Conferencia Episcopal y gobiernos extranjeros, que no dicen nada, que ocultan y minimizan los hechos de violencia inusitados que ensaya y estimula la oposición desde las guarimbas? ¿Por qué no dicen nada condenando la práctica extendida de quemar seres humanos vivos o linchar personas por ser sospechosos de Chavistas, o parecer de extracción humilde, distintos a las élites sociales de la oligarquía venezolana? Van 23 seres humanos quemados vivos o linchados por las hordas fascistas y ninguno de los voceros de la oposición, nacional o internacional, han condenado estas acciones.

Luego de meses de violencia, donde se han producido episodios de brutalidad fascista, intolerancia y crímenes de todo tipo que deberían estremecer la conciencia nacional, luego de más de 90 muertos en distintas circunstancias, todas condenables, luego de 100 días de bloqueos de vías, “trancazos” y llamados abiertos a la intervención extranjera, la oposición ahora llama a la conformación de un gobierno de “unidad nacional”, por cierto, sin los chavistas. ¿Quién carajo puede creerles? Son los mismos actores, responsables de la violencia y la desestabilización, no solo en estos últimos años, sino desde los mismos eventos violentos de 2002, Golpe de Estado, Sabotaje Petrolero, Plaza Altamira, etc. Han destrozado el país, promovido la muerte, llamado a una intervención extranjera y son los creadores y difusores del discurso de la intolerancia y el odio. ¿Quién les puede creer? ¿Es que acaso han sido coherentes con su palabra? ¿Es que acaso tienen algo de seriedad, ética o límites para actuar en función de sus intereses personales? Pues no, no los tienen y por eso nadie les cree. Antes de llegar a esa propuesta oportunista y falsa, que resulta vacía a la luz de lo que ha sido su propio comportamiento, deben pasar por el camino de reconocer sus crímenes, errores, repudio a la intervención extranjera, expresar su pesar por la cantidad de seres humanos asesinados y su renuncia a todo tipo de ejercicio de la violencia basada en el odio, la revancha, la persecución. Deben rendir cuentas a la justicia los responsables y autores de los crímenes de odio cometidos contra tantos venezolanos. No puede haber paz con impunidad.

El llamado “Plebiscito” convocado por la oposición evidentemente no arrojó  los resultados  políticos por ellos esperados. No solo están claras las irregularidades y trampas en su desarrollo, sino, y tal vez lo más grave para ellos, es que los números no les dan, se contradicen todo tipo de voceros y “expertos”, que saben que la cantidad de personas que dicen haber movilizado, son por un lado fraudulentas, por el otro irreales y, en todo caso, mucho menos que lo que han obtenido en el pasado. Sin embargo, su realización, se usa como una “razón” para derrocar al gobierno o nombrar nuevas autoridades del Estado, basados en una supuesta legitimidad que han obtenido tras la farsa.

El Estado venezolano tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de sus ciudadanos, nadie más lo hará por nosotros, lo hemos mencionado anteriormente, su disfuncionalidad solo conviene a la oposición desestabilizadora, quien incluso, la promueve, tanto en la calle, con la violencia fascista, como a nivel del Estado con la crisis evidente que existe entre algunos de sus Poderes.

Nuestro proceso ha tenido como estrategia la conducción de una revolución por la vía pacífica, pero hasta esta  tiene sus límites. El Estado, el gobierno y sus instituciones, están obligados a tomar todas las acciones necesarias para garantizar el funcionamiento del país, evitar la impunidad y la comisión de crímenes de odio. El Estado, a través de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, tiene de acuerdo a nuestra Constitución la responsabilidad de proteger al país y de acuerdo a nuestras leyes se le autoriza el uso de la fuerza para garantizar la paz y la seguridad ante agresiones internas y externas.

Cuando este principio se soslaya por el cálculo político, por una negociación en curso, o por la “táctica” de dejar hacer para no molestar o irritar a grupos de presión, sobre todo internacionales, se está siendo incoherente con el discurso y se permite una situación de ausencia de ley y del Estado que es intolerable.

Se ha otorgado el beneficio de casa por cárcel a Leopoldo López, procesado por tribunales venezolanos por la comisión de numerosos crímenes, se han anunciado otras medidas de gracia para individuos estrechamente vinculados a los episodios de violencia en el país, sería importante evaluar cuál ha sido la actitud y cuál es el compromiso con la paz de los sectores de la violencia, en respuesta a estas medidas. Cada paso que se dé en el terreno movedizo de la negociación o  acuerdos políticos debe traducirse en un avance en la funcionalidad de la política, sin sacrificar de ninguna manera los principios de justicia y cese de la impunidad. Reitero mi solidaridad y reconocimiento a las víctimas de las guarimbas.

Lo que está sucediendo en las calles con la violencia e impunidad de las guarimbas, es tan disfuncional como cuando los pranes entran y salen de las cárceles o gozan de privilegios; o como cuando las bandas criminales ejercen control del territorio e instalan la cultura de la muerte; o como cuando los sectores económicos imponen precios arbitrarios a los productos, manipulan el paralelo condenando a todos a la escasez, el desabastecimiento y la especulación, que afectan las condiciones de vida, y que tiene consecuencias profundas, cuando se trata de medicamentos.

En tiempos de crisis y confrontación, el liderazgo de la Revolución, tiene que convertir la palabra y la acción en un elemento creíble para el pueblo y mostrar sin ambigüedades, que solo el bloque chavista y el Socialismo serán capaces de resolver nuestros asuntos y preservar la paz.

La economía sigue siendo el factor fundamental de la crisis, subyace en el fondo de la confrontación, no se habla de ella, pero los intereses antinacionales y antipopulares avanzan en la inconsistencia entre el discurso y la acción, nos agrede el imperialismo norteamericano pero algunos consideran que la Exxon-Mobil u otras trasnacionales podrán ayudarnos.

La oposición no da tregua en la violencia pero se insiste en que el sector privado, dependiente y parasitario del modelo rentista petrolero, nos llevará a una nueva fase de una economía post petrolera, que no se ha dicho, si será socialista o no.

La Constituyente será un espacio para este debate y un espacio para blindar el legado del Comandante Chávez, sin traspasar su línea roja.

En estos tiempos, definitivos para la Patria y el legado que nos dejara el Comandante Chávez, se observan con claridad las definiciones y las posturas éticas y morales en el ejercicio de la política, desde los incomprensibles fenómenos del sectarismo, grupismo, dogmatismo y arrogancia, que liquidan la posibilidad de un ejercicio pleno y coherente del quehacer político y la dirección del pueblo, pasando por la miseria humana de la larga y triste estela de traidores, desleales y oportunistas que entregan su palabra y honor a los enemigos del pueblo, en efímeros momentos de estelar audiencia, para luego pasar el resto de sus vida rumiando sus inconsistencias, hasta nuestro pueblo noble, que hace un ejercicio ético de la política, con humildad, combatividad, honestidad y firmeza, atributos que mantienen la llama sagrada, las razones supremas para la lucha, la inspiración Bolivariana en el corazón de nuestro pueblo. Con los pobres de la tierra, con los que están dispuestos a vivir o a morir por la Revolución Bolivariana, nos jugamos el resto de la vida y nuestra lealtad al Comandante Chávez  ¡Venceremos!

 

]]>
<![CDATA[Gracias al plebiscito, por Earle Herrera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gracias-al-plebiscito-por-Earle-Herrera--20170723-0003.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gracias-al-plebiscito-por-Earle-Herrera--20170723-0003.html Un rutinario simulacro electoral se convirtió en un extraordinario fenómeno político porque la derecha le antepuso un plebiscito en términos de ultimátum, de todo o nada, de juicio final y tarde de Rosalinda. “Lo malo no es el lanzazo sino el que no lo retruca”, canta un Florentino rojito.


 La avalancha participativa del chavismo el domingo 16 de julio también la dispararon la grosera campaña mediática nacional e internacional; la herejía eclesiástica de poner a guarimbear a la Divina Pastora, la Virgen del Valle y a La Chinita; la ventajista “honorabilidad” de los rectores universitarios de la derecha, más la reacción anticonstituyente de la OEA, la Unión Europea, el imperio y sus cachorros. Alguien ironizó que el chavismo come casquillo. Será.

 

Antes de que se elija la Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio, la derecha saboreó por adelantado su derrota frente a un simple simulacro. Su plebiscito le resultó amargo, no solo porque “no logramos los objetivos”, sino por sacar a los chavistas a votar hasta debajo de las piedras. La propaganda que le han hecho a la ANC, desde Donald Trump hasta Urosa Savino, es insuperable. “Gracias medios de comunicación”, dijeron en 2002 los antichavistas, y la historia vuelve a repetirse, pero al revés.

 

La Iglesia olvidó hasta las formas y prestó templos y casas parroquiales a la derecha, en un hecho inédito e insólito, grotesco. No le funcionó. Fue la gran derrotada del domingo, milagro inverso que le debe a la CEV. Los alienados que creyeron el cuento de un “dictador” solitario, se sorprendieron al ver al pueblo chavista en las calles. “¿Ese es el tal Rondón?”, se preguntaban con pánico. Entendieron que no se trata solo de “tumbar” a Maduro, sino de derrotar a ese pueblo que salió de todos los rincones de la patria.

 

Si el proceso constituyente es hoy un fenómeno arrollador y victorioso, ello se ha de agradecer al fallido plebiscito de la derecha. ¡Ah, y a Donald Trump!

]]>
<![CDATA[Fiesta cívica, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Fiesta-civica-por--Eduardo-Fernandez---20170723-0002.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Fiesta-civica-por--Eduardo-Fernandez---20170723-0002.html La jornada del domingo 16 de julio fue una contundente manifestación de la voluntad democrática del pueblo venezolano. Millones de personas participamos en el evento. Un dato digno de destacarse fue el ambiente festivo, alegre, unitario que se respiraba por todas partes.

 

Fue un despertar del verdadero modo de ser venezolano. Así somos los hijos de esta tierra, alegres, entusiastas, solidarios. Al mismo tiempo, defendemos con fiereza nuestros derechos, y particularmente el derecho a vivir en democracia.

 

Los venezolanos tenemos millones de razones para protestar: el hambre, el desabastecimiento, la falta de medicinas, la inseguridad, el deterioro de la calidad de la vida; pero el proceso que está en marcha y que tuvo como momento estelar la consulta del domingo pasado fue la defensa de la democracia, la defensa de la Constitución, la defensa de la República y de los derechos humanos.

 

El Gobierno cometió un gravísimo error al intentar una maniobra para perpetuarse en el poder violando abiertamente el espíritu, propósito y razón de la Constitución Nacional. Esa maniobra provocó la inmediata reacción de todos los ciudadanos y de la opinión pública tanto nacional como internacional.

 

Los venezolanos nos pronunciamos categóricamente en contra de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente al margen y en contra de la voluntad ciudadana. El artículo 347 constitucional es clarísimo. Arístides Calvani decía: “Solo el pueblo salva al pueblo”. Nosotros podríamos decir: solo el pueblo puede convocar una Asamblea Constituyente. El 347 no admite interpretaciones. Lo que está claro no necesita explicaciones.

 

El domingo 16, el pueblo venezolano, en una demostración clamorosa, se pronunció también a favor de las elecciones democráticas como fuente de legitimación de sus gobernantes. El Gobierno no puede gobernar en contra de la voluntad del pueblo. Los gobernadores y los alcaldes tienen que ser elegidos en elecciones libres, transparentes, directas, universales y secretas. Nada ni nadie puede usurpar la voluntad popular como fuente de legitimación del poder público, desde el Presidente de la República hasta el más modesto concejal.

 

El domingo 16, con entusiasmo y alegría, sin violencia, sin ofensas, sin insultos, los venezolanos dejamos claro ante propios y extraños que queremos un gobierno de unidad nacional y que queremos recuperar nuestra democracia, reconstruir nuestra economía y atender la crisis humanitaria. ¡Eso es todo!

]]>
<![CDATA[Problemas de la Cultura en el Zulia, por Nemesio Montiel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Problemas-de-la-Cultura-en-el-Zulia-por-Nemesio-Montiel--20170722-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Problemas-de-la-Cultura-en-el-Zulia-por-Nemesio-Montiel--20170722-0013.html Durante los últimos días, las agresiones y saqueos a la cultura y el arte han sido continuados. 


Los espacios culturales como El Maczul, Dirección de Cultura de LUZ,  Casas de Cultura, Aula Magna y Estatuas de nuestros héroes independentistas han sido víctimas del hampa llevándose equipos y materiales que tanto ha sido difícil conseguirlos en tiempos  críticos para el país. Los entes culturales hacen esfuerzos para cumplir su programación. Pero están en permanente amenaza.

 Sobre la cultura en todas sus expresiones, podemos decir que  desempeña un papel  condicionante y de primer orden en la realización y autenticidad del ser humano en el marco de su diversidad y orígenes múltiples. En tiempos difíciles para la humanidad, la cultura en su manifestación material o inmaterial se presenta como una alternativa  válida para  fortalecer la seguridad interior de los hombres y mujeres. Y, superar anímicamente las circunstancias adversas en sociedad.

La cultura, es creación humana como producto de la inventiva, talento e ingenio. No hay nada más  efectivo para llevar la solidaridad, fraternidad y paz entre los pueblos que respetar y compartir sus múltiples dimensiones culturales. A través de la cultura, los seres humanos manejan un mismo código de solidaridad, entendimiento y amor.

La identidad y la diferencialidad cultural, es lo que les permite sentirse orgullosos de donde vienen y que pueden compartir con otros lo suyo y lo de aquellos. La unidad en la diversidad que conduce a la interculturalidad solidaria.

Cada día comprendemos más que hay que respetar las formas de ser y el modo de vida de cada grupo humano por muy pequeño que sea. Considerar al otro y su cultura, es ir contra el racismo, él odio y la discriminación.

Hoy, más que nunca, en un mundo globalizado, la comprensión mutua y la solidaridad son denominadores comunes para una diversidad cultural planetaria que valorice a todos por igual. La alteridad u otredad. Los gobiernos y sus instituciones, no pueden mediatizar a los hacedores de cultura, pero, sí contribuir con facilitarles su trabajo que al final es su propia forma de realización, autonomía y libertad.

La incesante búsqueda de la unidad y solidaridad humana a través de la cultura y paz fraterna será siempre la repuesta a la globalización, abuso de poder,  transculturación y unidimensionalidad.

]]>
<![CDATA[No temer a las sombras, por Hildegard Rondón de Sansó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-temer-a-las-sombras-por-Hildegard-Rondon-de-Sanso-20170722-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-temer-a-las-sombras-por-Hildegard-Rondon-de-Sanso-20170722-0011.html Temer a las sombras te llevará necesariamente a obstaculizar a los demás con la aparente justa excusa del derecho de defensa, porque te dirás a ti mismo que con tal medio te estarás simplemente protegiendo.

Un conocido personaje de la vida pública venezolana decía en un reciente discurso que su lema era “no temer a las sombras”.

 Esa frase es la que inspira este artículo, porque ella está impregnada de significados que tienen mucho que ver con la situación de nuestro país y con sus posibilidades de progreso.

 Temer a las sombras significa abrigar el miedo de que alguien pueda opacarte, desplazarte, colocarte en un plano inferior.

 Temer a las sombras equivale, por los mismos hechos antes mencionados, a abrigar la permanente sospecha de que los que están a tu lado serán tus rivales y que, quienes te ofrecen su amistad lo hacen con aviesas intenciones.

 Temer a las sombras te lleva a utilizar todos los medios para impedir que cuantos te rodean crezcan y superen tus propias alturas.

 Temer a las sombras te llevará necesariamente a obstaculizar a los demás con la aparente justa excusa del derecho de defensa, porque te dirás a ti mismo que con tal medio te estarás simplemente protegiendo.

 Temer a las sombras significa no percibir el momento en que se produce la necesidad del relevo generacional.

 Temer a las sombras es no tener hermanos; no tener discípulos; no tener relaciones estables y admitir exclusivamente vínculos de dependencia o de jerarquía, porque todo lo que es permanente y cercano puede ser una proyección que deteriore tu propia imagen.

 La frase, como puede apreciarse, me hizo cavilar por mucho tiempo y me permitió comprender tantas cosas cuyo sentido se me escapaba, para lo cual buscaba explicación y no la hallaba.

 En efecto, siempre me he preguntado sobre el por qué no se produce en nuestras instituciones fundamentales un verdadero y real cambio de guardia cuando están presentes las inexorables consecuencias del paso del tiempo.

 Si buscamos el ejemplo en la más conocida de todas las figuras que es la de los partidos políticos, podremos apreciar que ninguno de los líderes tradicionales de magnitud histórica, ha tenido una sucesión natural, lo cual puede ser debido a múltiples razones, pero una de las posibles es, sin lugar a dudas, la del miedo a las sombras. En las cátedras de nuestro medio universitario, la espera muchas veces infructuosa de los concursos, revela que no habrá entregas voluntarias de las posiciones logradas, esto es, de los contactos internos y externos en el plano intelectual; de las posibilidades de proyectarse hacia el exterior y de acceder a las publicaciones de alto prestigio. 

 En la medida en que el miedo a las sombras sea de naturaleza exclusivamente personal, el problema no reviste otro daño que el detrimento que tal conducta produce sobre la imagen de quien la manifiesta. Diferente es la situación cuando se traslada al ámbito institucional y se inhibe la creación, dotación o mantenimiento de un organismo por el temor que los que poseen los titulares de otro, es el sentido de que tal incremento pueda reducir sus propios poderes.

 Es así como, a duras penas sobreviven organizaciones sobrecargadas de competencias e incapaces de delegar o de permitir su desconcentración.

 El temor a las sombras ha sido el motivo recóndito pero real y efectivo de la lucha contra la descentralización: Cuando se dice “no quiero caciques regionales”, a sabiendas de que nuestro sistema político-territorial tiene los mecanismos para impedirlo, lo que se está es atentando contra el fortalecimiento y eficacia de las entidades locales.

]]>
<![CDATA[El gato se subió a la mesa, por Eduardo Labrador]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-gato-se-subio-a-la-mesa-por-Eduardo-Labrador-20170722-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-gato-se-subio-a-la-mesa-por-Eduardo-Labrador-20170722-0010.html Tras la consulta  interna de la  oposición mal llamado  plebiscito, cosa que no aparece en nuestra Constitución,  ni es vinculante  para nada, se desprenden tres lógica axiomáticas  directas:  la  primera,  toda la actividad fue  un fraude para ellos  mismos,  irrespetaron  la  esencia misma y  naturaleza de todo acto de votación,  donde  no existió  un registro, un  padrón o cuaderno, y las planillas u  hojitas pegadas a  una carpeta donde  la  gente  firmó,  fueron quemadas.

Ese fraudulento proceso de consulta  donde votaron australianos, brasileños y  gringos, menores de edad y otros que  lo hicieron 18  veces,   no  refleja  más  que  la miseria  política de sus creadores. 

Otra de  las lógicas es que  la  totalización y redondeo de la cifras  no se llevó como consecuencia de una sumatoria  de todas las mesas, sino  más  bien al gusto  o  al dente, de  los  dirigentes,  como lo  revelan  las conversaciones telefónicas presentadas por Jorge Rodríguez en su  programa,   entre  Filiberto Colmenares, secretario del partido de derecha Primero Justicia en Aragua, y José Gregorio Hernández, subsecretario de la MUD en esa entidad, manipulando los resultados  obtenidos en el proceso.   De ahí  que,   ellos  no  respetan ni a su  militancia. Y es  que  el gato se subió a  la mesa y se lo comió  todo, así son ellos de falso.

La oposición cree que  puede decirle a país  que contabilizó siete millones de votos en 2000 centro y en miles de  mesas en 6  horas, de paso  dieron un 95% de los votos, eso sí,  ya habían quemados  las actas  y los cuadernos al dar el boletín.                                              

Finalmente,  la lógica del  proceso  para  qué y  por qué, es obvio  que  la oposición venezolana tiene impuesto  un guion desde el Imperio  por  los  laboratorios de guerras. Desde  allí coordinan la declaraciones de  presidentes  y expresidentes, así como la  triangulación mediática en Bogotá, Miami y Madrid.  Con el plebiscito intentan generar una matriz de opinión que  llegue al activismo y desencadene  en un golpe de Estado. El otro paso será abrogarse de una supuesta  legitimidad para crear  un  Estado  paralelo.

Todo les ha salido mal, en tanto  que subestiman la capacidad crítica del pueblo, el conocimiento real de la situación  por   parte de los ciudadanos  que saben que  la crisis  en Venezuela  es  impuesta mayoritariamente  a  través del financiamiento y la compra de voluntades desde el  exterior. La solidez institucional de las Fuerzas Armadas y  la unión cívico militar, son aspectos que frenan todo  intento de usurpación del poder  por  las facciones de  la derecha.

La intromisión de Washington  por  el residente de turno, nos advierte  de la total implicación de ese país en el  boicot contra  Venezuela. Ya  que  temen una constituyente  que, entre  otras cosas, pueda reconfigurar el Estado,  las funciones de los ministerio y  en especial crear  nuevas  barreras a las  apetencias de las empresas minero extractivas . 

La única razón de la oposición de destruir el país, no querer el diálogo, no  ir a  la constituyente, no aceptar el proceso electoral establecido, es porque  en el fondo buscan destruir  el Estado nación, crear una zona especial administrada desde el exterior, mientras que  retorne  la paz  política, cosa que ellos, junto a lo extranjeros se encargaran de  que nunca  vuelva.  Pero no ocurrirá porque  la Constituyente va.

]]>
<![CDATA[Trump, en medio año la balanza se inclina en contra, por Martha Andrés Romá]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-en-medio-ano-la-balanza-se-inclina-en-contra-por-Martha-Andres-Roma-20170722-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-en-medio-ano-la-balanza-se-inclina-en-contra-por-Martha-Andres-Roma-20170722-0009.html Cuando el 20 de enero Donald Trump asumió como presidente estadounidense, quizás estaba lejos de pensar que medio año después enfrentaría el nivel de aprobación más bajo en siete décadas, varias derrotas legislativas y una interminable polémica.

Pocos días antes de su llegada al poder el republicano indicó que la derogación y el reemplazo de la ley sanitaria conocida como Obamacare vendría muy rápido, y pasadas varias semanas de su administración, en marzo, lo repitió ante miembros del Congreso.

Sin embargo, un fracaso tras otro han marcado los intentos republicanos en el Senado por avalar una normativa que sustituya la Ley de Cuidado de Salud Asequible, y esa promesa, por el momento, parece que continuará incumplida.

Varias prioridades de su agenda, como la reforma fiscal, aún no están próximas a entrar en el centro de atención de representantes y senadores; y otras, como el presupuesto para 2018, tienen por delante obstáculos complicados.
 

Trump responsabiliza de estos y otros problemas, entre ellos que no se hayan podido llenar varios cargos de su administración, a la postura de los demócratas, fuerza que se opone a la gran mayoría de las iniciativas y propuestas del partido rojo.

Pero el hecho de que los republicanos, poseedores de superioridad numérica en las dos cámaras del Capitolio, hayan fallado incluso en temas en los cuales requerían una mayoría simple, evidencia problemas internos de esa fuerza política que afectan al ejecutivo.

Durante los primeros 100 días de Gobierno, fecha que suele marcar el primer balance del desempeño de un mandatario, Trump debió enfrentar escándalos relacionados con la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016 y una presunta complicidad con su equipo de campaña.

Sin embargo, desde mayo ese tema se ubicó en el foco de atención mediática del país y se ha mantenido ahí con gran fuerza, hasta llegar a relegar a segundos planos otras importantes aristas de la administración, incluidos algunos logros del jefe de Estado.

La decisión del presidente de destituir el 9 de mayo al entonces director del Buró Federal de Investigaciones James Comey, quien era la figura más visible de las pesquisas sobre los comicios del pasado año, llevó el debate a un nuevo nivel.

Tal coyuntura, unida a otros factores, ha lastrado el deseo expresado por el republicano de reparar las relaciones con Rusia, y pese a reunirse recientemente con su homólogo Vladimir Putin y decirse interesado en cooperar en diversos temas, es muy fuerte la presión interna que le exige mayor confrontación con el país euroasiático.

La cuestión migratoria fue medular en su discurso como candidato presidencial y se mantuvo como tal tras la llegada al cargo, y desde entonces se han sucedido las polémicas medidas contra la inmigración ilegal o la entrada de refugiados y musulmanes. El aumento del número de deportados sin antecedentes penales, constantes amenazas a las llamadas ciudades santuario, solicitud de mayores fondos para la frontera y para construir su anunciado muro en los límites con México son algunos ejemplos de esas políticas.

Numerosas manifestaciones en todo el país se han opuesto a esas reglas que, según consideran organizaciones de derechos civiles, criminalizan la inmigración y separan a las familias.

También multitudinarias fueron las protestas contra su veto de viajes para impedir la entrada a Estados Unidos de nacionales de Irán, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen, y de refugiados de cualquier origen.

Fuera de los resultados en casa, su mensaje nacionalista y proteccionista no ha sido bien acogido en el exterior, donde enfrenta críticas de socios tradicionales como Alemania y otras naciones europeas que suelen defender una agenda de libre comercio.

Mucho más rechazo global generó su decisión de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático, lo cual dejó a su país aislado en ese tema en la reciente Cumbre del Grupo de los 20.

En la guerra con los medios, en la que CNN es la principal diana, el mandatario constantemente critica las "noticias falsas", rechaza sondeos y llega a enrolarse en arremetidas personales contra presentadores de televisión, en tonos que han llegado a ser calificados como no presidenciales.

En medio de ese escenario, Trump expresó en una reciente entrevista con la agencia Reuters que no hay nada que no estén haciendo bien. "La Casa Blanca está funcionando muy bien, a pesar del engaño creado por los demócratas".

Con ese criterio parece discrepar la mayoría de los estadounidenses, pues un sondeo difundido el 16 de julio por la cadena ABC y el diario The Washington Post arrojó que tiene el nivel de aprobación más bajo registrado por cualquier dignatario en sus primeros seis meses en el cargo. Según la encuesta, solo un 36% de los entrevistados aprueba su desempeño, una baja cifra a la que solo se acercó Gerald Ford (1974-1977), con un 39% en febrero de 1975, mientras que su índice de desaprobación es del 58%.
 

]]>
<![CDATA[Acuerdo, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-por--Roberto-Malaver-20170720-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-por--Roberto-Malaver-20170720-0087.html ¡Ahora sí la pusimos de oro! Espoleta Allup se lanzó con una vaina que llaman acuerdo de gobernabilidad que, mírenlo por donde lo miren, no tiene ni pies ni cabeza.

Sobre todo nosotros, que en lo único que estamos de acuerdo es en que todos somos antichavistas –aunque hay sus sospechas-, en lo demás todavía no nos hemos puesto de acuerdo un carajo. Unos apoyan que quemen, destrocen y tranquen. Otros que no. Otros que eso no fue lo que nos dijo Almagro. Otros: sí, pero eso lo apoya Trump. Otros: ok, pero la Unión Europea. Y otros: no se olviden que el diario El País de España quiere noticias fuertes. Y otros: paren esta vaina, que me estoy volviendo loco.

Es decir, nunca hemos estado de acuerdo, y ahora Espoleta Allup lee un acuerdo, y por cierto, le dijeron de todo en el twitter, que si qué carajo hacía en la foto Manuel –Reloj- Rosales, que dónde está Capriles, que no lo veo. En fin, que gracias a Dios en este país todavía hay gente loca de bola que cree en nosotros que nos odiamos tanto. Así vamos evolucionando vulgarmente del Carmonazo al Ramalazo

Y lo peor es que Espoleta Allup no estuvo en la foto de la tristeza, es decir, en la foto de la amargura de sabernos fracasados en esa vaina que inventamos del plebiscito. Allí Julio –Matemático- Borges fue el encargado de decir unas cuantas pendejadas, pero las caras, las caras nuestras, eran todo un poema que decía yo tenía una luz.  Espoleta Allup no fue a esa vaina pero sí estuvo listo para leer el acuerdo del desacuerdo un día antes del llamado al paro cívico-activo-soberano-nacional y no supimos que nombre le poníamos a esa vaina. Lo mismo nos pasó con el plebiscito, que después era consulta y después fracaso.

Y ese mismo día el CNE organizó un simulacro y carajo, eso no se hace, aquello era una fiesta nacional, ese montón de chavistas cantando y bailando y votando, y nosotros arrechísimos, y después vimos un video de un carajo que nos vaciló votando 7 veces 7. Una vaina vergonzosa. Y lo peor fueron los 5 rectores 5, qué clase de moral y cívica nos dieron esos tipos, no sabían ni qué decir ante las preguntas. Los rasparon en el examen. Nunca se había pasado tanta vergüenza en este país como ese día en que los rectores y rectora dieron la cara por Ramos Allup en el plebiscito. La cátedra de la sinverguenzura fue nacional e internacional.

El papá de Margot se quedó con la boca abierta cuando los 5 rectores 5 anunciaron los 7 millones 7. “¿Y no les da vergüenza?” Preguntó el señor, y se puso de pie y fue al cuarto, y aquella puerta por poco se vino abajo del coñazo que le dio. Y los vecinos gritaron: “Sale, que te quemamos, desgraciao”.

- Siempre que te pregunto.- Me canta Margot

 

]]>
<![CDATA[Escuchar al pueblo, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Escuchar-al-pueblo-por--Antonio-Perez-Esclarin-20170720-0083.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Escuchar-al-pueblo-por--Antonio-Perez-Esclarin-20170720-0083.html En las democracias genuinas, gobiernan las mayorías y se respetan los derechos de las  minorías. En Venezuela, gobierna una minoría cada vez  más escuálida y se irrespetan los derechos de las mayorías.

El pasado domingo, 16 de julio, fue una verdadera fiesta democrática donde el pueblo masivamente y sin miedo, expresó su rechazo a una constituyente anticonstitucional e inoportuna, y optó por la libertad,  la verdadera  democracia y la independencia. A pesar de todos los obstáculos, del reducido número de mesas,  de la utilización de los claps,    de  las amenazas,   la censura, la prohibición a los medios de promover la Consulta Popular, e incluso a pesar de  las balas y la siembra de terror como sucedió en Catia y Boconó, el pueblo soberano, en  una  extraordinaria muestra de civismo,  dio un multitudinario  grito en favor de la libertad.  ¿Será capaz  de escucharlo el Gobierno? ¿Lo escucharán los militares a los que se les ordenó que deben permanecer fieles a esa constitución que juraron defender? ¿Lo escucharán los poderes públicos cuyo poder viene de ese pueblo que levantó su voz  el 16? ¿Serán capaces  los dirigentes de la oposición de interpretar acertadamente ese grito multitudinario de un pueblo que anhela cambios profundos por medios democráticos y electorales y rechaza la violencia?

 

Son tiempos para Políticos con mayúscula, capaces de anteponer  los intereses de Venezuela sobre sus aspiraciones. No son tiempos para ganar tiempo,  aparecer en la foto, para imponer su visión sin importar las consecuencias,  ni  para destruir al oponente. Son tiempos  para enfocarse en  resolver los problemas de la escasez, la inseguridad, la inflación,  el hambre y la falta de medicinas, y evitar que entremos en un desbarrancamiento todavía peor. Son tiempos  para buscar, sin ingenuidad pero sin titubeos y sin complejos,  caminos para el entendimiento y la negociación.  . Porque, ¿cuál es la alternativa al diálogo y la negociación? ¿La guerra? ¿Habrá alguien en su sano juicio que opte por esta salida que sólo agigantaría nuestros problemas?

 

Una vez más, el Presidente invita al diálogo  y hasta repite cansonamente que la constituyente es una oportunidad (¿la única?) para conseguir la paz,  pero es hora de que acompañe sus palabras con verdaderos gestos que demuestren que en verdad desea la paz. Sería terrible si no escucha el clamor de más de siete millones y medio de venezolanos que le hemos pedido pacíficamente pero con firmeza  que retire su Constituyente, y emprenda importantes cambios de rumbo. Sería irresponsable y muy peligroso seguir utilizando la  estrategia de desligitimar y minimizar ese triunfo extraordinario. ¿Cómo va a ser posible dialogar si no se escucha siquiera ese grito masivo  de tres SI  contundentes que fueron también tres NO rotundos  a sus políticas?

 

Si al Gobierno le importa el país y el presente y futuro de sus ciudadanos,  debe  dar una  muestra de conducta democrática y escuchar al pueblo que masivamente le hemos pedido que abandone el camino emprendido y regrese a la senda  de  la Constitución. Para escuchar, debe comenzar por escuchar su conciencia y analizar si en verdad  está convencido de que lo que está haciendo es lo que debe hacer  y si quiere para ellos, sus hijos y nietos la situación que vivimos las mayorías.

 

]]>
<![CDATA[En opinión: Viaje al optimismo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Viaje-al-optimismo-20170720-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Viaje-al-optimismo-20170720-0082.html ... En el pasado, en el mundo clásico cuando se generaban las crisis, se acudía a la sabiduría de las personas mayores, de los sabios o notables, sin embargo en este nuevo siglo, se mira hacia a los jóvenes, porque son los que saben asumir los retos inesperados...

Durante esta semana reflexionaba sobre la necesidad de reingeniar mis líneas y escribir una nota distinta a las noticias negativas que nos vienen explosionando desde los diferentes medios de comunicación y redes sociales, contentivas de un lenguaje de guerra, agresivo, cuando lo que realmente se requiere es una oda al optimismo y aunque el escenario es incierto en esta dinámica silenciosa, siempre se impondrá la vida.

Ante este contexto, dentro de mi reflexión me consigo con una obra del escritor español Eduardo Punset, en la cual da motivos para creer que el futuro será mejor, considerando el autor que ante cualquier situación de crisis es necesario inicialmente realizar un diagnóstico, aunado que la maximización de la palabra “crisis”, tiende siempre a ser exagerada y a buscar culpables, para eximir responsabilidades de los gobernantes de ahora y del pasado, sin darse cuenta que el verdadero problema no radica en una crisis planetaria, sino una crisis de países específicos que cometieron errores notables, como vivir durante años por encima de sus posibilidades, como es el caso de Venezuela.

El autor plantea, que los países atraviesan crisis política y económicas, considerando que son parte de su crecimiento, durante el siglo pasado los gobiernos se preocupaban como distribuir las riquezas, durante este siglo deben ocuparse de cómo van redistribuir el trabajo, donde la gente debería tener más tiempo para dedicarlos a sus familias, para intercambiar conocimiento, aprovechando la tecnología y las ventajas de las redes sociales, dicho intercambio supera los atajos del pasado donde se requerían más de dos mil años para generar una ciudad o una civilización y ahora con las redes sociales, se hace de la noche a la mañana.

Dentro de este orden ideas planteadas por Punset, me genera mucho optimismo saber que en el pasado, en el mundo clásico cuando se generaban las crisis, se acudía a la sabiduría de las personas mayores, de los sabios o notables, sin embargo en este nuevo siglo, se mira hacia a los jóvenes, porque son los que saben asumir los retos inesperados, los que asumen los desafíos, los que están conectados con las exigencias de la manada, que ven ellos las posibilidades de cambio, por lo tanto los gobiernos, empresas, instituciones, fundaciones, están llamados a permitirles el protagonismo a las nuevas generaciones.

Punset, cree que cualquier tiempo pasado fue peor, cuando nos anclamos en el pasado, no podemos avanzar, siempre el futuro traerá mejores posibilidades, solo requiere que cada ser humano sea consciente del lugar que asume en este universo y aprovechar las posibilidades de crecer que nos brinda las ciencias.

Plantea el autor que hay muchos temas que mantienen embriagada a la gente y no les permiten desarrollar su creatividad, viéndose estancada, sin conseguir trabajo, a pesar de tener las competencias académicas aprendidas en años de estudios, por lo tanto de cara al futuro será necesario adquirir competencias distintas al coeficiente intelectual (IQ), aunado también al poder de concentración, al enfoque en aquellas cosas que realmente les gusta hacer y que la intuición es una fuente de conocimiento tan válida como la razón.

En esta sintonía atribuye Punset, que vivimos unos momentos donde están cambiando las cosas, donde realmente puede cambiarse el mundo, y puede hacerse por este descubrimiento de la cantidad ingente  de conocimiento, que no es racional, sino que es instintivo y que está en el inconsciente; seguidamente lo atribuye al esfuerzo individual, superando el mito que estamos hechos para una cosa, que no podemos cambiar de trabajo, de opinión, asunto totalmente incierto ya que los estudios científicos han comprobado que tanto los primates como los seres humanos tenemos la capacidad de aprender y desaprender, de saber olvidar la experiencia, y de representar mentalmente aquello que estamos pensando, permitiéndonos predecir y comprender los cambios.

Finalmente, afirma Punset, “hay una vida antes de la muerte”, por lo tanto nos invita a construir nuestras propias experiencias y trabajar en nuestras propias vidas, que puedan influir en nuestro entorno y ante la negatividad es de suma importancia abrir nuestras mentes y corazones e iniciar desde ahora un viaje al optimismo.

]]>
<![CDATA[Casa x cárcel: una semilla, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Casa-x-carcel-una-semilla-por-Leopoldo-Puchi-20170719-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Casa-x-carcel-una-semilla-por-Leopoldo-Puchi-20170719-0102.html De acuerdo con Lilian Tintori, la medida de casa por cárcel para Leopoldo López fue un acto unilateral del sector gubernamental tomado sin contrapartida a cambio, en cuanto a lineamientos políticos. 


De ser así, no se puede pensar que habrá en lo inmediato una modificación de la estrategia que se ha venido adelanto desde el campo opositor, que se encuadra en los lineamientos de las llamadas “primaveras” que han tenido lugar en otros países, y que consiste en una insurgencia que combina protestas pacíficas con acciones violentas de calle de baja y mediana intensidad, con el fin de resquebrajar la coherencia de los centros poder y precipitar una intervención militar que produzca un derrocamiento y abra un proceso de “transición”.


Sin embargo, estas circunstancias no le pueden restar significación al paso que se ha dado, ni se debe circunscribir su consideración y análisis a la ausencia de un impacto inmediato sobre una coyuntura de los días más cercanos. No hubo negociación, pero sí algún tipo de diálogo, unas manos que se estrecharon, por lo que el gesto realizado es como un germen, una semilla que encierra potencialidades ciertas que pueden expresarse en un momento propicio, tal vez luego de que las tensiones lleguen tan alto que se haga evidente para todos la necesidad de negociar. De manera que el destino de la semilla puede ser el de hibernar o brotar, y ojalá no se consuma en el fuego de la contienda.


El clima de violencia crónica que se ha instalado en el país a lo largo de las últimas semanas tal vez se prolongue un tiempo más, pero tarde o temprano  los sentimientos involucrados, frustración y rabia, de lado y lado, le tendrán que dar paso a la aceptación de la realidad, caracterizada por el equilibrio de fuerzas de los sectores en pugna, en la que ninguno está en condiciones de imponerse completamente. 


En ese momento, la semilla comenzará a germinar y el brote facilitará las ineludibles conversaciones que tendrán lugar.
 Al ser Leopoldo López una figura determinante en el campo opositor, los acuerdos a los que habrá de llegarse quizás podrán contar con la visión que solo el tiempo enseña y que la semilla alberga.


En lugar de una capitulación o de una “transición”, ahora será más fácil entender el sentido de un tratado de paz y el valor de las soluciones “intermedias”. Todo indica que ni uno ni otro sector pueden proponerse como meta a corto o mediano plazo la aplicación de un programa de gobierno que exprese sus ideales máximos, como tampoco se podrá alcanzar estabilidad sobre la base de la exclusión de las instituciones del Estado  de uno u otro factor.   


En fin, un escenario de coexistencia, en el que la vida política y social transcurra  al interior de parámetros establecidos en una negociación y al dentro de los cuales pueda tener lugar una alternancia sin que signifique ruptura con los lineamientos esenciales del sistema acordado. Esto es superior a un golpe de Estado o a una “primavera” crónica.

]]>
<![CDATA[Falso plebiscito: lectura a primera vista]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Falso-plebiscito-lectura-a-primera-vista-20170719-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Falso-plebiscito-lectura-a-primera-vista-20170719-0100.html Los números del falso plebiscito de la MUD no los cree nadie. Según anunciaron sus organizadores pasadas las doce de la noche, la participación se ubicaría en 7.186.170 personas que hicieron su “manifestación” en 14.300 mesas. Tomando en cuenta el carácter manual, la precaria logística e improvisación del evento, y asumiendo que cada participante tardara dos minutos en identificarse, responder las tres preguntas, depositar la boleta en la caja (con la respectiva pose para la
foto de las redes) y registrar firma y huellas en los cuadernos, –lo que sería un verdadero récord mundial- eso da un total superior a 16 horas; es decir, el doble del tiempo que duró la actividad.


Para ser un acto con tantas pretensiones, el ”plebischimbo” se deslegitimó a sí mismo. La cantidad de impurezas ocurridas contaminaron la seriedad política de lo que los líderes opositores habían precalificado como el inicio (la loca "Hora 0" que anuncian semanalmente) de la historia.


A los vicios de inconstitucionalidad e ilegalidad, se le sumaron un sin fin de irregularidades procedimentales como: 1) ausencia de un registro único referencial, pudiendo participar menores de edad, extranjeros, inhabilitados, etc...2) carencia absoluta de imparcialidad de todos los involucrados, desde los supuestos "rectores" y "garantes", hasta los "observadores" venidos de fuera, 3) violación abierta del carácter universal y secreto del sufragio, 4) evidencias de doble y múltiple votación por un número indeterminado de participantes, 5) inexistencia de escrutinio público, 6) eliminación física de las pruebas materiales de que el acto haya sido realizado correctamente, 7) contradicciones sobre cifras finales, y 8) imposibilidad de auditar resultados.
II
Pero hubo algo que si funcionó perfecto en el parapeto plebiscitario: la sincronía de la transnacional antibolivariana que tutela a la MUD.
El diario El Tiempo de Bogotá publicó su editorial a las 12:17 comenzando la madrugada del lunes, casi en simultáneo con el anuncio de los "resultados", por supuesto avalando de frente al bando derechista.
Toda la gran prensa de España, Argentina, Chile, Perú, Brasil, EEUU, tituló en primeras páginas el mismo discurso, magnificando el impacto de la acción simbólica y otorgándole una legitimidad de efectos instantáneos para un cambio de gobierno.
El club de expresidentes indignos, reos facturados de la CIA, que vinieron a convalidar la trama, llevan años anunciando el fin del bolivarismo.
La OEA, a través del secretario innombrable, está ansiosa por reconocer al "gobierno de transición" que emergerá mágicamente del sainete dominguero.
La vocera diplomática europea hizo lo suyo, y la guinda la puso el mismo que llamó ladrones y violadores a los mexicanos.
Trump nos amenaza duramente si hacemos la Constituyente. No nos conoce. Ahora la apoyaremos con mas ganas.
III
La pregunta que cabe hacerles a todos estos roedores insanos es: ¿la cidadanía venezolana que va a votar en la elección legal y constitucional del 30 de julio, organizado por el CNE, con un Registro Electoral Permanente institucionalizado por décadas y un sistema automatizado, personalizado biométricamente, sujeto a auditorias y con presencia oficial de acompañantes internacionales, no cuenta?
Es una negación criminal de nuestra existencia, de nuestros derechos políticos, de nuestra libertad de expresión. Es el preámbulo de un intento de genocidio virtual contra el chavismo.


 

]]>
<![CDATA[El diálogo necesario, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-necesario-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20170719-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-necesario-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20170719-0099.html El anticipó de elecciones Generales no tiene cabida constitucionalmente, a menos que renuncie el Presidente de la Republica o se presente una causa de inhabilitación en su contra. Pareciera que ninguna de esas premisas estarían presentes. Entonces que toca. Habrá elecciones de Gobernadires en el mes de diciembre de este año. Se realizarán las elecciones de Alcaldes  y Consejales, en el mes de junio del 2018 y las elecciones tocaran realizarlas en diciembre del 2018. De manera, que las elecciones  presidenciales serán en diciembre del 2018. No queda de otra, a menos que se transgreda el orden constitucional
Crear expectativas infundadas sobre elecciones generales no dará los resultados esperados. Partamos de las premisas siguiente: la oposición ha manifestado que votaron 7.5 millones de personas ( sin control de ningún m). Ello representa la mitad del electorado habilitado para votar. La otra mitad a quién representan? El país sigue dividido en dos mitades, con objetivos y creencias políticas distintas, pero al fin y al cabo, ambas venezolanos.
La presión internacional sobre Venezuela, es despiadada, es injerencista e intervencionista. El deber ser corresponde a los venezolanos.
Con la violencia, el vandalismo  y la destruction no se ha logrado los cambios esperados. Tiene que ser el entendimiento, la discusion de las ideas y los acuerdos necesarios para lograr la estabilidad y la paz de Venezuela.
Si cada una de las partes mantiene sus posiciones, sin haber logrado los acuerdos, inevitablemente vendrá la confrontación y la destruction del país
La consulta popular se realizó en paz. La iniciativa  a la Constituyente, debe realizarse en paz y tranquilidad. Será el pueblo quien decida  que camino tomar. Venezuela es un país libre que debe tomar sus propias decisiones, sin injerencia extranjera, de ningún tipo..
No se pueden repetir los mismos actos del 2002. Son circunstancias, que aunque con idénticos actores, existen dos elementos distintos. La Fuerza Armada y PDVSA , están en manos del gobierno. Son los brazos actuantes en la vida diaria de los venezolanos.
Tumbar al gobierno no es una tarea fácil. Lo más sensato sería llevar a cabo las elecciones previstas, esperar al 2018 para las elecciones presidenciales. Los atajos han  demostrado un resultado muy dañino para el país.
La situación económica  del país es delicada. Hay dos visiones de país diferentes. Es necesario encausar la discusión de que hacer en Venezuela. Solo el diálogo y la coincidencia de intereses hará posible la reconciliación y la hermandad entre los venezolanos. La vida continua y el país no se perderá.]]>
<![CDATA[En opinión: Un gerente de crisis para la MUD]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Un-gerente-de-crisis-para-la-MUD-20170719-0059.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Un-gerente-de-crisis-para-la-MUD-20170719-0059.html Es aquí donde radica la razón por la cual a la MUD le hace falta nombrar a un “Gerente de Crisis” que sea la persona que pueda coordinar, junto a un equipo de alto nivel político, a la par de elegir representantes por regiones, los cuales abarquen miembros de la sociedad civil así como voceros de los partidos políticos, para coordinar acciones, definiendo los voceros por áreas de acción quienes sean los encargados de informar la agenda definida previamente en consenso por el gerente de crisis y aliados. 
El perfil que debe tener el gerente de crisis es: 1. Una amplia experiencia política en manejo de crisis; 2. Capacidad de interactuar con todos los sectores aliados y el gobierno; 3. Talente para lidiar con situaciones de conflictos y negociación; 4. Con liderazgo, capaz de delegar y entender que el protagonismo es de todos; 5. Tener disponibilidad de tiempo para el cumplimiento de sus tareas y visitar los equipos de trabajo de los diferentes estados del país; 6. Asistir a foros, conversatorios, programas, que permitan informar sobre la agenda de trabajo; 7. Ser incluyente; 8. Si el seleccionado es un hombre debe tener una mujer que junto a él para ser los voceros principales y viceversa; 9. Trabajar en función de los intereses colectivos y no personales; 10. Que junto al equipo diseñen estrategias y tácticas ganadoras. 
El gerente de crisis logrará darle orden a las ideas y sobre todo entender que para alcanzar la estabilidad política y transición se debe construir viabilidad con todos los actores involucrados, teniendo como premisas fundamentales la sabiduría y el respeto. Es urgente logar visualizar todos los escenarios futuros tales como: 1. ¿Qué hacer si eligen la Constituyente?; 2. Decidir si se participará o no en la inscripción de candidatos entre el 8 al 12 de agosto para las elecciones a gobernador convocadas para el 10 de diciembre del año 2017; 3. Definir en un equipo de transición; 4. Realizar puentes con sectores de la Fuerza Armada Nacional; 5. Innovar en la agenda de calle. 6. Retomar la agenda de propuestas en el tema económico, inseguridad, servicios públicos. 7. Estudiar la posibilidad de convocar a que el 30 de julio de 2017 nadie salga a la calle para desnudar la poca participación a la ANC.
Ambos sectores políticos deben tener mucho cuidado con la clase de ciudadanos indignados que se está gestando en el país, los cuales abarcan un 25% de la población y va tras la búsqueda de soluciones mágicas a la aguda crisis de hambre y miseria que enfrentan. Ellos podrían conducir a eventos fuera de control debido a que no obedecen a mandatos ni de la MUD ni del gobierno.   
 ]]>
<![CDATA[Los límites del diálogo y la negociación en Venezuela, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-limites-del-dialogo-y-la--negociacion-en-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20170719-0043.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-limites-del-dialogo-y-la--negociacion-en-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20170719-0043.html Siempre se afirma, con razón, que en democracia lo que no es debatible no es democrático. De donde podría colegirse, por un intérprete de mala fe, que es democrático debatir, sobre todo concluir en alternativas que, fundadas en un consenso de los liderazgos y en el voto de las mayorías, lleven la democracia hacia el patíbulo, hacia el territorio de las dictaduras.
El principio, entonces, cabe ajustarlo, a saber, que es pertinente debatir sobre todo y acerca de todo, dialogar, ajustar consensos y señalar caminos que no impliquen prosternar la experiencia que hace posible el diálogo, de suyo a la misma democracia. De admitirse lo contrario sería el final de la democracia o su desfiguración.
¿A qué viene esta premisa?
Acaba de declarar el Secretario General de la ONU, António Guterres, a propósito del quiebre institucional en Venezuela y el escenario de violencia que ya suma 94 víctimas mortales por la represión sistemática de la dictadura de Nicolás Maduro, que “es urgente una concertación nacional entre gobierno y oposición con dos grandes objetivos: erradicar la violencia, los abusos, el fanatismo”, y al efecto “preservar un camino constitucional concertado”.
Habla, al efecto, de “un acuerdo político entre gobierno y oposición”, pero el desiderátum es claro, preciso y dicho sin ambages por el máximo representante de Naciones Unidas: “Preservar un camino constitucional concertado”.
De modo que, puestas en paralelo las dos iniciativas en marcha, la de una asamblea constituyente espuria y hecha a la medida del dictador, que lo salve de cualquier pronunciamiento de la soberanía popular, y la de la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional, a objeto de que opine sobre la anterior, es evidente que Guterres no se refiere a la primera; que no la cita expresamente, pues como veterano diplomático prefiere mantener la cuerda sin mucha tensión hasta lograr su objetivo: que el gobierno negocie con la oposición su salida constitucional antes de que la vorágine se trague a la nación.
No se trata de un análisis parcial – admitiendo la parcialidad democrática de quien escribe esta crónica – pues, es evidente que el gobierno de Maduro pretende fracturar a la soberanía popular, dividirla en sectores a imagen de su partido y con la participación de sus militantes, modelar las jurisdicciones y representaciones electorales para escapar del voto universal, directo y secreto que lo castigaría y es inherente como propio de toda democracia que se respete. 


Antes bien, la consulta popular a la que ha invitado la Asamblea Nacional al pueblo, para que opine – llámesele plebiscito, encuesta, o como quiera denominársele según lo señala con demoledor argumento Leonardo Padrón – es un ejercicio abierto de libre expresión democrática; vinculante o no, no es lo planteado. Se trata de que el pueblo, mediante una manifestación clara y sin cortapisas, opine a favor o en contra de su arrastre, como res que va al matadero, hacia el totalitarismo que promete la constituyente constitucionalmente prostituida.
Y si acaso a los leguleyos les preocupa todavía el debate sobre la cuestión, les bastará leer, sin más y sin mayores devaneos, cuando reza al respecto en la Constitución, en lo particular su artículos 5, que fija la residencia de la soberanía en el pueblo, no en el Palacio de Miraflores; su artículo 70, que cita a la consulta popular como medio de participación democrática del pueblo; en fin, el artículo 187,4, que le da competencia a la Asamblea Nacional para organizar – ella misma, no otro poder del Estado – y promover “la participación ciudadana en los asuntos de su competencia”.
“La salida – lo señala el Secretario de la ONU en línea coincidente con el Vaticano – es el acuerdo, con elecciones – léase devolviéndosele a la soberanía popular sus poderes y fuerza decisoria; respeto a los derechos fundamentales – en otras palabras el cese de la represión de Estado que casi alcanza al centenar de asesinados por militares y paramilitares al servicio de la narco-dictadura; y el igual respeto a los poderes constitucionales, en suma, restituirle sus competencias a los poderes que han sido castrados en su autoridad y competencias: el parlamento y el Ministerio Público.

La justicia transicional luego dirá cómo habrán de establecerse las responsabilidades del conflicto que deja como saldo casi una centena de muertos, y heridos y presos políticos por miles. Zapatero y los suyos, cuando menos, habrán de pedirle perdón a los venezolanos.
correoaustral@gmail.com

]]>
<![CDATA[En opinión: Venezuela quiere Democracia y Libertad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Venezuela-quiere-Democracia-y-Libertad-20170718-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Venezuela-quiere-Democracia-y-Libertad-20170718-0094.html La demostración que dio el pueblo venezolano en la jornada de consulta popular del domingo pasado, entrará en la historia de nuestra patria y del mundo como una de las más contundentes manifestaciones de desobediencia civil y resistencia pacífica que se hayan desarrollado. Ante la negativa de este gobierno convertido en dictadura a realizar elecciones universales, directas, convencionales, la Unidad Democrática, con el aval de la Asamblea Nacional, decidió hacer esta convocatoria que se convirtió en un ejemplo de masiva participación pacífica a favor del cambio.


Fue impresionante no solo la cantidad de ciudadanos que fuimos a emitir nuestra opinión, sino la actitud de decenas de miles de integrantes de partidos políticos y de la sociedad civil, de la resistencia, de los grupos de plantones y, especialmente, de los Comités para el Rescate de la Democracia, que se encargaron de toda la organización y apoyo logístico para la realización de esta jornada memorable. Mis felicitaciones y agradecimiento a estos valiosos ciudadanos.
El domingo pasado, casi 8 millones de venezolanos nos pronunciamos en contra de una constituyente convocada por Maduro y no por el pueblo, a quien corresponde esa convocatoria; exigimos a la Fuerza Armada Nacional el respeto a la Constitución y a la Asamblea Nacional, poder público con mayor legitimidad en este país; aprobamos la designación constitucional de los poderes públicos, el llamado a elecciones y la conformación de un gobierno de unión nacional que restituya el orden constitucional en Venezuela. El proceso fue totalmente auditado por una Comisión de Garantes integrada por rectores de universidades y por diversas personalidades del país.


Esa masiva respuesta nos ubica en una agenda que se va a ejecutar en tres áreas: En lo interno, se profundiza la protesta legítima y pacífica, se intensifica la acción de calle. En lo institucional, la Asamblea Nacional culmina los procesos de selección de los poderes públicos y las demás decisiones impulsadas por el pueblo con su participación. En lo externo, se agudiza la política internacional de la Unidad Democrática para seguir canalizando apoyos provenientes de organismos internacionales y de diversos gobiernos en todo el orbe. Estas acciones van a permitir que ejerzamos la presión necesaria hasta que podamos dilucidar este conflicto por la vía que indica la democracia y la Constitución.
En contraste con nuestra consulta popular, el PSUV, el gobierno dictatorial y el Consejo Nacional Electoral, que son lo mismo, organizaron, el mismo día y a la misma hora, un simulacro del fraude constituyente que quieren adelantar con la elección de constituyentistas fijada para el 30 de julio. Lo hicieron con la intención de generar miedo en nuestros ciudadanos y de obligar a quienes trabajan para el estado a participar en su actividad. Al contrario, nadie se amilanó y ambas jornadas sirvieron para mostrar las dos realidades de este país: Por un lado, un poder disminuido, vacío de apoyo popular, agresivo y que ejerce presión a quienes alguna vez lo siguieron. Por el otro lado, una inmensa mayoría de venezolanos que nos resistimos a ser arrastrados por la dictadura y que hemos decidido salir a la calle a luchar por esta patria de la que hemos recibido oportunidades y a la que no estamos dispuestos a abandonar.


Venezuela quiere democracia. Venezuela quiere libertad. Nuestra patria repudia la violencia y el irrespeto a su soberanía. El sufrimiento que hoy padece nuestro pueblo, con una crisis profunda en todos los órdenes, tiene que servirnos de incentivo para producir un urgente cambio a través del cual podamos recuperar el tiempo perdido y convertir a la nuestra en un patria de progreso y bienestar, donde estado y gobierno sean instrumento para el desarrollo y no un problema mayúsculo como lo son hoy. Para tener futuro tenemos que actuar ahora. ¡Adelante Venezuela!

]]>
<![CDATA[Otro julio constituyente, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Otro-julio-constituyente-por-Elias-Jaua-20170718-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Otro-julio-constituyente-por-Elias-Jaua-20170718-0095.html El mes de julio de 1811, en Caracas y en otras ciudades de Venezuela, el pueblo ejercía por primera vez su poder originario frente a los poderes fácticos de la monarquía española y de la alta Curia. El debate era encendido en las calles, en las casas, en el Congreso Constituyente.

El 3 de julio de aquel año, en la sede de la Sociedad Patriótica, en la esquina de Gradillas, se escuchó la voz del joven Bolívar !Es que trescientos años de calma no bastan!, respondiendo a los vacilantes y acomodaticios de todas las horas. El 5 de julio entró Sebastián Francisco Miranda, con los jóvenes revolucionarios a la Capilla de Santa Rosa, donde sesionaba el Congreso, gritando ¡Independencia, Independencia! y lo lograron, se declaró la Independencia absoluta de la corona española y fundaron la República de Venezuela.

El 9 de julio se aprobaba la Bandera de la Republica, la tricolor diseñada por Miranda, y el 14 de julio ondeaba en el cielo de la Caracas libre e independiente. Apenas comenzaba la lucha, pero fueron horas vibrantes y definitorias para lo que hoy somos los venezolanos y las venezolanas. Gracias Miranda, Gracias Bolívar, gracias por esta historia, por esta Patria que nos pertenece.

Retomando ese hilo histórico, en julio de 1999, uno de los más auténticos bolivarianos que ha pasado por esta tierra, nuestro Comandante Chávez lideraba otro proceso constituyente para refundar la República que habíamos perdido en los vericuetos de la corrupción, la entrega de nuestras riquezas, de nuestra soberanía y en el desconocimiento cultural y social a las grandes mayoría nacionales, marginadas de los derechos humanos fundamentales. Hace 18 años la Patria paría de nuevo y renacía con el nombre de República Bolivariana de Venezuela, para abrirse horizonte hacia el siglo XXI, sustentada en el valor de la igualdad.

Y llegó julio de este convulsionado año 2017, y como hace 206 años, el poder constituyente ha sido convocado por nuestro compañero Presidente Nicolás Maduro, para que decida seguir el camino de la Independencia absoluta declarada en 1811, el camino de la igualdad social y cultural abierto en el proceso popular constituyente de 1999 y debatir cómo lograr, a partir de lo conquistado, la paz y la prosperidad nacional, para ahora y para siempre.

El Chavismo es la continuidad de esa profunda corriente histórica bolivariana y zamorista, nacionalista, popular, democrática y socialista que ha empujado siempre la lucha por una unidad nacional, sustentada en la igualdad, el reconocimiento de nuestra diversidad cultural y el ejercicio pleno de nuestra soberanía.

Argimiro Gabaldón es uno los referentes de esa larga y profunda corriente popular, llegó al Panteón como símbolo de las luchas que hemos librado y estamos dispuesto a librar. En palabras del Comandante Carache, ¨Somos la vida y la alegría en tremenda lucha contra la tristeza y la muerte". Somos Venezuela y el 30 de julio ¡Vamos a Vencer!
 

]]>
<![CDATA[Efímeros líderes pop, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Efimeros-lideres-pop-por-Carola-Chavez-20170718-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Efimeros-lideres-pop-por-Carola-Chavez-20170718-0037.html La orfandad de liderazgo del antichavismo se evidencia en la fugacidad de sus líderes. Pasan del fervoroso “Flaco bello, te amo” al desprecio y, finalmente, al olvido.

Líderes prefabricados por la mediática, como cantantes pop de Emilio Estefan, una pose, una foto, una frase hecha, mucha producción para llenar un evidente vacío de talento, saturando los medios para que la cosa cuaje, como cuajan esos reguetones insoportables que uno nunca escuchó voluntariamente pero que terminó cantando, sin querer, porque des-pa-ci-to, te lo metieron hasta en la sopa.

Uno de los casos más dramáticos es el de Capriles, el otrora flaco bello. El gafo del salón que quisieron vendernos como la brillante alternativa a Chávez. Y hubo quien se lo tragó, pero nadie se lo tragó tanto como el mismísimo Flaco, que hasta el día de hoy no ha entendido por qué termino así, descargando su arrechera, tirándole puyas a Leopoldo desde una solitaria transmisión por Periscope.

Leopoldo es otro: “El Mandela venezolano” lo bautizaron los hacedores de liderazgos de papel, barriendo bajo la alfombra la afinidad de Mandela con el comunismo, con Fidel, con Gadafi… con todo lo que tanto odian. Tranquilos, que la gente pensante no se da cuenta de esas cositas.

Iba cuajando la cosa: el líder, la esperanza blanca tras las rejas, mientras su esposa, la imagen perfecta, así como sacada de un comercial de Corn Flakes: rubia, linda, joven, con cara de inocencia salpicada de sex appeal; esa frágil mujer que sacó una fuerza inspiradora ante una dictadura sanguinaria y cruel que, para disimular, le permite a esta nueva heroína hacer todos los shows, todas las pataletas que le da la gana.

Y el show es un hit en los medios. Las cámaras la aman. Su marido encarcelado es una marca impresa en camisas y pancartas. “Liberen a Leopoldo” es el slogan. “Leopoldo dijo” es el abracadabra que convirtió a un cero a la izquierda en súbito líder usurpador. ¡Coño, salió Leopoldo! Tiembla el entramado. Se evapora la ilusión.

En este vacío, el “outsider” que necesita el antichavismo, ese que hace poco, desde un helicóptero atacó el TSJ con granadas, ese que cuando no pudo derrocar a Maduro llamaron “pote de humo chavista”; ese terrorista reapareció, teatral y sobreactuado, y los medios salivan con su nuevo hit reguetonero.

]]>
<![CDATA[El 30 de Julio no será simulacro, por Ylich Carvajal Centeno]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-30-de-Julio-no-sera-simulacro-por-Ylich-Carvajal-Centeno-20170718-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-30-de-Julio-no-sera-simulacro-por-Ylich-Carvajal-Centeno-20170718-0036.html La política nunca renuncia a lo imposible. Ante la adversidad más alta, la amenaza más fuerte y la desesperanza más rápida ella se hace una atleta olímpica. Si le cierran los caminos conocidos ella abrirá otros nuevos, si intentan acorralarla se escabulle inesperadamente. La política la hace el pueblo y no sólo los políticos.

La prueba madre de esto es que el pueblo convirtió el rutinario y aburrido simulacro electoral de siempre en un extraordinario y alegre escenario para mostrar masivamente su talante democrático y su calidad política. Que el chavismo se volcara a los centros electorales dos semanas antes de las elecciones pero el mismo día que la oposición realizaba su pretendido plebiscito es una hermosa forma de decir que está resuelto a construir una salida política al conflicto como se lo ha propuesto el presidente Nicolás Maduro.

No es la primera vez que algo así pasa en Venezuela. El 11 y 12 de abril de 2002 la oposición asestó el más fuerte golpe que había recibido la democracia bolivariana. La dirigencia estaba desconcertada cuando no desmoralizada o por lo menos dispersa, pero el pueblo supo qué hacer y en qué momento manifestarse y la democracia fue restaurada más rápido, más alto y más fuerte de lo que se esperaba. Habrá quien prefiera ver que son escenarios distintos, circunstancias diferentes e intentará sacar cuentas sobre el número de personas involucradas, todo desde esa racionalidad que cree que la razón y la verdad siempre se haya en unas cifras, pero el 16 de julio de 2017 es un 13 de abril con mayor claridad política y calidad revolucionaria.

Entre el pueblo que en 1999 votó por la Constituyente porque creyó en Hugo Chávez, sin quizás comprender del todo de que se trataba la cuestión, y este pueblo que va a votar mayoritariamente a la Constituyente de 2017 con plena soberanía, con profunda conciencia y que actúa en consecuencia, no apegado al guion previsto sino improvisando como Florentino ante el Diablo, cambiándole además la consonante, hay una transmutación de forma y de fondo.

Eso fue lo que pasó el domingo. La oposición venía jugando con fuego, un juego que el pueblo no quiere ni va a jugar. Resistiendo con paciencia que es también una forma de valentía. Pero cuando a la MUD se le ocurrió llamar a algo así como unas elecciones el pueblo aceptó el reto y salió a medirse, a manifestarse, a dar la pelea en el terreno en el que ha librado sus mejores y más brillantes batallas desde 1998: ejerciendo su soberanía.

¿Cuándo usted ve a dos personas peleándose que le dice su moral y su conciencia qué hay que hacer? Seguramente, si usted no lo hace personalmente por lo menos espera que una autoridad, la policía por ejemplo, intervenga. ¡Bueno! Ese era el plan. Llevar a nuestro país a una espiral de violencia, a una confrontación en las calles de todos contra todos, que obligará a una intervención extranjera, probablemente del gobierno de los EE UU con la complicidad de los gobiernos que en la OEA han promovido este crimen en grado de frustración contra el pueblo de Simón Bolívar, El Libertador.

¡Qué bella forma de taparles la jeta a todos! ¿Cómo los enemigos extranjeros del pueblo venezolano van a responder a éste simulacro en tiempo real si es que ellos no saben contrapuntear, ni reconocen un estribillo por lo redondo? Cuando el pueblo habla así como lo hizo el domingo, como en coplas, en décimas o glosas, hay que ser muy venezolano para poderle entender y responder acertadamente.

¿Y qué van a hacer los opositores que sí son venezolanos y venezolanas? Para cuando escribo esto debe estar empezando la “hora cero” anunciada por la dirigencia de la MUD, pero si les queda un poco de sensatez en el fondo del pote, si les alcanza para por lo menos prepararse una tasa de sentido común, deberían entender que el pueblo puso el reloj a correr en su propio tiempo y no hay quien le imponga hora alguna. Es la hora del pueblo.

Como ensayo general el simulacro fue un tremendo estreno lo que garantiza que el 30 de julio próximo habrá una soberana fiesta democrática. Será un día histórico por diferentes razones, pero la umbilical de todas ellas será la resuelta decisión de los venezolanos y las venezolanas a votar y mantener el sistema de democracia participativa por la que, a conciencia, ha optado. Vamos todos.

]]>
<![CDATA[Un gerente de crisis para la MUD, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-gerente-de-crisis-para-la-MUD-por-Jesus-Castillo-Molleda-20170718-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-gerente-de-crisis-para-la-MUD-por-Jesus-Castillo-Molleda-20170718-0032.html Después de 14 semanas de conflicto y a solo 15 días de efectuarse la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) se hace necesario que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) rediseñe sus acciones y se quede con lo bueno, rectificando las acciones poco favorables para poder avanzar y evitando  desanimar a sus seguidores luego del gran apoyo demostrado por la sociedad civil en la jornada de convocatoria de la consulta popular del pasado domingo 16 de julio de 2017 en la que quedó claro que los venezolanos quieren participar en los cambios políticos que necesita el país, en democracia y no en conflictos.

Es aquí donde radica la razón por la cual a la MUD le hace falta nombrar a un “Gerente de Crisis” que sea la persona que pueda coordinar, junto a un equipo de alto nivel político, a la par de elegir representantes por regiones, los cuales abarquen miembros de la sociedad civil así como voceros de los partidos políticos, para coordinar acciones, definiendo los voceros por áreas de acción quienes sean los encargados de informar la agenda definida previamente en consenso por el gerente de crisis y aliados.

El perfil que debe tener el gerente de crisis es: 1. Una amplia experiencia política en manejo de crisis; 2. Capacidad de interactuar con todos los sectores aliados y el gobierno; 3. Talente para lidiar con situaciones de conflictos y negociación; 4. Con liderazgo, capaz de delegar y entender que el protagonismo es de todos; 5. Tener disponibilidad de tiempo para el cumplimiento de sus tareas y visitar los equipos de trabajo de los diferentes estados del país; 6. Asistir a foros, conversatorios, programas, que permitan informar sobre la agenda de trabajo; 7. Ser incluyente; 8. Si el seleccionado es un hombre debe tener una mujer que junto a él para ser los voceros principales y viceversa; 9. Trabajar en función de los intereses colectivos y no personales; 10. Que junto al equipo diseñen estrategias y tácticas ganadoras.

El gerente de crisis logrará darle orden a las ideas y sobre todo entender que para alcanzar la estabilidad política y transición se debe construir viabilidad con todos los actores involucrados, teniendo como premisas fundamentales la sabiduría y el respeto. Es urgente logar visualizar todos los escenarios futuros tales como: 1. ¿Qué hacer si eligen la Constituyente?; 2. Decidir si se participará o no en la inscripción de candidatos entre el 8 al 12 de agosto para las elecciones a gobernador convocadas para el 10 de diciembre del año 2017; 3. Definir en un equipo de transición; 4. Realizar puentes con sectores de la Fuerza Armada Nacional; 5. Innovar en la agenda de calle. 6. Retomar la agenda de propuestas en el tema económico, inseguridad, servicios públicos. 7. Estudiar la posibilidad de convocar a que el 30 de julio de 2017 nadie salga a la calle para desnudar la poca participación a la ANC.

Ambos sectores políticos deben tener mucho cuidado con la clase de ciudadanos indignados que se está gestando en el país, los cuales abarcan un 25% de la población y va tras la búsqueda de soluciones mágicas a la aguda crisis de hambre y miseria que enfrentan. Ellos podrían conducir a eventos fuera de control debido a que no obedecen a mandatos ni de la MUD ni del gobierno. 

]]>
<![CDATA[Los límites del diálogo y la negociación en Venezuela, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-limites-del-dialogo-y-la--negociacion-en-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20170718-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-limites-del-dialogo-y-la--negociacion-en-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20170718-0031.html De donde podría colegirse, por un intérprete de mala fe, que es democrático debatir, sobre todo concluir en alternativas que, fundadas en un consenso de los liderazgos y en el voto de las mayorías, lleven la democracia hacia el patíbulo, hacia el territorio de las dictaduras.

El principio, entonces, cabe ajustarlo, a saber, que es pertinente debatir sobre todo y acerca de todo, dialogar, ajustar consensos y señalar caminos que no impliquen prosternar la experiencia que hace posible el diálogo, de suyo a la misma democracia. De admitirse lo contrario sería el final de la democracia o su desfiguración.

¿A qué viene esta premisa?

Acaba de declarar el Secretario General de la ONU, António Guterres, a propósito del quiebre institucional en Venezuela y el escenario de violencia que ya suma 94 víctimas mortales por la represión sistemática de la dictadura de Nicolás Maduro, que “es urgente una concertación nacional entre gobierno y oposición con dos grandes objetivos: erradicar la violencia, los abusos, el fanatismo”, y al efecto “preservar un camino constitucional concertado”.

Habla, al efecto, de “un acuerdo político entre gobierno y oposición”, pero el desiderátum es claro, preciso y dicho sin ambages por el máximo representante de Naciones Unidas: “Preservar un camino constitucional concertado”.

De modo que, puestas en paralelo las dos iniciativas en marcha, la de una asamblea constituyente espuria y hecha a la medida del dictador, que lo salve de cualquier pronunciamiento de la soberanía popular, y la de la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional, a objeto de que opine sobre la anterior, es evidente que Guterres no se refiere a la primera; que no la cita expresamente, pues como veterano diplomático prefiere mantener la cuerda sin mucha tensión hasta lograr su objetivo: que el gobierno negocie con la oposición su salida constitucional antes de que la vorágine se trague a la nación.

No se trata de un análisis parcial – admitiendo la parcialidad democrática de quien escribe esta crónica – pues, es evidente que el gobierno de Maduro pretende fracturar a la soberanía popular, dividirla en sectores a imagen de su partido y con la participación de sus militantes, modelar las jurisdicciones y representaciones electorales para escapar del voto universal, directo y secreto que lo castigaría y es inherente como propio de toda democracia que se respete.

Antes bien, la consulta popular a la que ha invitado la Asamblea Nacional al pueblo, para que opine – llámesele plebiscito, encuesta, o como quiera denominársele según lo señala con demoledor argumento Leonardo Padrón – es un ejercicio abierto de libre expresión democrática; vinculante o no, no es lo planteado. Se trata de que el pueblo, mediante una manifestación clara y sin cortapisas, opine a favor o en contra de su arrastre, como res que va al matadero, hacia el totalitarismo que promete la constituyente constitucionalmente prostituida.

Y si acaso a los leguleyos les preocupa todavía el debate sobre la cuestión, les bastará leer, sin más y sin mayores devaneos, cuando reza al respecto en la Constitución, en lo particular su artículos 5, que fija la residencia de la soberanía en el pueblo, no en el Palacio de Miraflores; su artículo 70, que cita a la consulta popular como medio de participación democrática del pueblo; en fin, el artículo 187,4, que le da competencia a la Asamblea Nacional para organizar – ella misma, no otro poder del Estado – y promover “la participación ciudadana en los asuntos de su competencia”.

“La salida – lo señala el Secretario de la ONU en línea coincidente con el Vaticano – es el acuerdo, con elecciones – léase devolviéndosele a la soberanía popular sus poderes y fuerza decisoria; respeto a los derechos fundamentales – en otras palabras el cese de la represión de Estado que casi alcanza al centenar de asesinados por militares y paramilitares al servicio de la narco-dictadura; y el igual respeto a los poderes constitucionales, en suma, restituirle sus competencias a los poderes que han sido castrados en su autoridad y competencias: el parlamento y el Ministerio Público.

La justicia transicional luego dirá cómo habrán de establecerse las responsabilidades del conflicto que deja como saldo casi una centena de muertos, y heridos y presos políticos por miles. Zapatero y los suyos, cuando menos, habrán de pedirle perdón a los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Retiro de la Constituyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Retiro-de-la-Constituyente-20170717-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Retiro-de-la-Constituyente-20170717-0007.html En días pasados la Conferencia Episcopal Venezolana le solicitó al Presidente Maduro el retiro del proyecto constituyente, y agregaron en la comunicación: “Estamos convencidos de que esto es urgente si usted quiere resolver la grave crisis alimentaria, de medicinas y de inseguridad, que está causando incontables víctimas, así como devolverle a Venezuela su plena institucionalidad democrática, contemplada en la Constitución”.

Coincidiendo  con ese planteamiento, un grupo de 60 reconocidas personalidades venezolanas encabezadas por el jurista Pedro Nikken, expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos suscribieron un documento hecho público denominado “Llamado al entendimiento nacional”, donde señalan como necesario para evitar la escalada del conflicto político, el pleno funcionamiento de las instituciones y el Estado de Derecho.

Y concluyen con tres propuestas para superar la crisis política: en primer lugar, suspender el acto electoral fijado para el 30 de julio (La Constituyente) y abrir un compás de oportunidad para el entendimiento. Segundo, mantener a la Santa Sede como mediadora en el proceso, como instancia capaz de ayudar a construir confianza, acercar posiciones y promover acuerdos. Y tercero, proponen la creación de un grupo de cuatro países amigos invitados de mutuo acuerdo que acompañen la mediación, y sirvan de garantes para el cumplimiento de lo acordado. Y que la vocería se reserve a la Santa Sede.

El pasado 10 de julio, el Presidente colombiano Juan Manuel Santos, con seguridad representando la opinión de muchos Presidentes y líderes del mundo, además de su conocimiento directo de la situación venezolana, hizo público en su twiter  que el “considera que para una solución en Venezuela, es necesario que Nicolás Maduro desmonte la Constituyente”.

Si a eso le agregamos el contundente pronunciamiento mayoritario del pueblo venezolano en contra de lo que significa esa Constituyente, no hay lugar a dudas de que el retiro de ese proyecto es un clamor y una necesidad nacional urgente para restablecer la efectiva vigencia de la Carta Magna, y para que el pueblo decida en las elecciones libres previstas en la Constitución sobre el destino del país y la manera de superar esta crisis.

Cuando un Presidente de la República, quien como tal representa a un poder constituido , pretende usurpar el derecho que la Constitución le otorga al pueblo de Venezuela de ser el convocante de una Asamblea Nacional Constituyente y eso lo hace valiéndose del apoyo sumiso de un TSJ y de un CNE que están al servicio del Ejecutivo Nacional y no de la Constitución ni del pueblo de Venezuela; y  pretende imponer bases comiciales que desconocen la universalidad del voto así como la igualdad del valor del sufragio en cualquier parte del país donde se emita, está incumpliendo con su principal deber constitucional que es cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes.

Ante esta conducta del gobierno nacional, estamos frente a la pretensión de imponer por la vía de la fuerza una maniobra que intenta una usurpación golpista para mantenerse en el poder, y prolongar los efectos negativos de esta gestión de gobierno sobre la calidad de vida de los venezolanos, El colmo de esta pretensión es que intenta venderle al pueblo esa usurpación como una propuesta para la paz, cuando realmente quiere prolongar la represión y el crimen en contra de los que piensan distinto al gobierno. La inmensa mayoría sabemos que esta Constituyente no resolverá ninguno de los problemas principales que afectan a la población, sino que busca prolongar en el poder las causas que los provocaron.

Parece que Maduro y quienes lo acompañan leyeron mal o no entendieron a Don Benito Juárez cuando dijo que el respeto al derecho ajeno es la paz. El único camino hacia la paz es el respeto a la Constitución, a los derechos de todos, y no la imposición arbitraria de un proyecto por parte de una minoría para prolongar en el ejercicio del poder a quienes son los responsables de la crisis que hoy afecta gravemente los derechos humanos y el ejercicio de todas las libertades en Venezuela.

El Presidente Maduro, si de verdad quiere la paz y contribuir de alguna manera a evitar la tragedia que vive el país, debe responsablemente, retirar este proyecto de Constituyente para que se pueda abrir la posibilidad de un acuerdo serio que enrumbe la conducción de la crisis hacia soluciones previstas en la Constitución referidas al derecho y la necesidad que tiene la sociedad venezolana de vivir en forma civilizada.

El pueblo venezolano ya tomó la decisión con fundamento en la Constitución de hacer valer sus derechos, y tiene la esperanza todavía, de no tener que seguir entregando vidas, especialmente de nuestros jóvenes, para hacerlos respetar.

]]>
<![CDATA[Se acaba el tiempo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-acaba-el-tiempo-20170717-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-acaba-el-tiempo-20170717-0006.html ¿Cuándo comenzó todo? ¿En qué momento el odio se expandió y ocupó los espacios donde antes las personas convivían? Preguntas de este género me las hago muchas veces. Y en un libro que acabo de leer, El Monarca de las Sombras —el último del escritor Javier Cercas, autor de Soldados de Salamina y Anatomía de un Instante—, creo hallar explicación. En un pasaje de la obra, Cercas escribe: “No es verdad que el futuro modifique el pasado, pero sí es verdad que modifica el sentido y la percepción del pasado”. Luego agrega: “Por eso el recuerdo que conservan de la II República muchos ancianos de Ibahermando es un recuerdo emponzoñado de enfrentamiento, división y violencia. Se trata de un falso recuerdo, un recuerdo distorsionado o contaminado retrospectivamente por el recuerdo de la guerra civil que arrasó con la II República. La violencia, la división y el enfrentamiento existieron, pero existieron sobre todo al final de la II República. De entrada todo fue distinto”. La respuesta obvia  de porqué la situación de España, previa al estallido de la guerra civil, la desarrolla Cercas a lo largo de su novela testimonio. Ese proceso de acumulación de odio, de motivos ciertos o falsos para acabar con el otro, de mineralizadas verdades que no permitían racionalizar nada y abrieron las puertas a la tragedia, explica que los españoles terminaran matándose en una cruel contienda cuya consecuencia fue una dictadura oprobiosa de más de cuatro décadas.

2) No pretendo —con la mención del libro— trasladar, mecánicamente, la experiencia española a lo que sucede en Venezuela, pero sí destacar que el odio que hoy inunda la vida nacional, que está presente en las calles y en los hogares, no es consecuencia de los cambios sociales, políticos y económicos que el país ha vivido durante los últimos 18 años, sino de un proceso que se remonta  a etapas del pasado, caracterizadas por la injusticia, la segregación y el desprecio al ser humano por factores de poder.

3) La reacción frente a ese estado de cosas, el submundo en el cual vivía la mayoría de la población, fue similar a la que se ha dado en otros procesos en la historia. Reacción con aciertos notables y también con errores. Con una participación mayoritaria de la colectividad y con un sector minoritario afincado en obscenos privilegios, resistente a cualquier política de cambio, incluso a la que se realiza en el marco democrático y del Estado de derecho, como es el caso del proceso bolivariano.

4) Lo cierto es que Venezuela se ahoga en el odio y que, de una u otra manera, el fenómeno nos afecta a todos. Mantengo una clara posición que no oculto en este conflicto. Considero que la mayor responsabilidad recae en el líderazgo de la oposición, por su obsesión de acabar con el chavismo, de negarse al diálogo, de desatar la violencia  irresponsablemente; pero también admito que en el chavismo ha habido excesos, arrogancia y adopción de equivocadas de medidas políticas y económicas. Sin embargo, nada logro asumiendo el papel de distribuidor de responsabilidades porque nadie reconoce nada y la polarización se disparó con insólita agresividad. ¿Qué hacer? ¿Cómo revertir este proceso antes de que sea tarde? Cuando instituciones como la Iglesia católica en vez de servir de puente para el dialogo y secundar la posición de Francisco, se suma al coro de los más violentos y repite la actitud de los Cardenales, Obispos y Sacerdotes que estimularon la confrontación en España, bendijeron las armas de los alzados contra la República y consagraron a Franco como “Caudillo de España por la gracia de Dios”, se confirma el grado de deterioro de valores en el país. Por tanto, urge una toma de conciencia para impedir el desastre de la contienda entre hermanos que parece inevitable. Sólo con la política podemos evitarla y el tiempo se acaba.

Claves secretas

•Los obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) hicieron una increíble declaración pública el pasado 8 de este mes. Además, vergonzosa por su artero contenido que constituye un llamado a desconocer a un Presidente constitucional, a echar más leña al fuego de la violencia desatada durante los últimos 3 meses y a caracterizar como una dictadura al gobierno legítimo de la nación. De acuerdo a la versión de El Nacional de la fecha, el presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, manifestó que “como en 1958 los hombres de Dios (por supuesto, él entre otros) no pueden callar ante un gobierno que no respeta la vida, que muestra hipocresía y trabaja para imponer una dictadura militarista, marxista, socialista y comunista”…

•Despues de estas palabras, sin duda que el Arzobispo de Cumaná quedó livianito. No sé si con su conciencia, porque el común de los mortales nunca había escuchado semejante cúmulo de mentiras en boca de un alto prelado de la Iglesia católica…

•Con semejante posición la CEV confirma que es un partido político de oposición. De los más rabiosos. Los obispos que la integran se quitaron la careta que suelen utilizar para captar incautos y mostraron su verdadero rostro. Ejemplo: los textos que circulan, los mensajes dominicales desde los púlpitos de las Iglesias, y el cura que bendijo las armas “artesanales” de los encapuchados que asediaban la base militar de La Carlota…

•Aquellos que han esperado que la cúpula de la Iglesia católica se adapte a las directrices vaticanas y responda al pluralismo de su feligresía, donde hay opositores y chavistas, con este pronunciamiento del 8 de julio tenemos que aceptar —me incluyo— que un importante sector de ciudadanos no tiene Iglesia, porque la que existe a nivel de jerarquía, es otra cosa. Es un aparato que no orienta sino que desorienta. Que en lugar de trabajar por la paz lo hace a favor de la violencia. Que en vez de servir a todos, sirve a un sector; y que esta Iglesia de la CEV no está con la Constitución, los Evangelios, con el discurso de Francisco, sino con los terroristas, con los que están alistados en el golpe de Estado. Lo cual no es nuevo, porque esa misma jerarquía ya lo estuvo —a nivel de Cardenal y Obispos—, en el golpe de 11/A de 2002…

•Leopoldo Lopez fue beneficiado con una medida cautelar del Tribunal Supremo de Justicia y ahora, en vez de estar preso en Ramo Verde, está en su casa. Pero él declaró: “Hoy estoy preso en mi casa”, dando a entender que la situación es la misma. Acoto lo siguiente: ¿cuántos prisioneros políticos durante la IV República no hubieran querido disfrutar de una medida similar? Hablo de dirigentes de la talla de los hermanos Machado, Jesús Farías, Pompeyo Márquez, Guillermo García Ponce, Domingo Alberto Rangel, Simón Sáez Mérida, Eloy Torres, Diego Salazar y miles más, recluidos en el Cuartel San Carlos y otras cárceles, en la Isla del Burro, en los distintos Teatros de Operaciones (TO)…

•Pero lo que importa en este caso no es que con la medida se pretenda legitimar el Tribunal Supremo —que no está deslegitimado—, ni que la decisión judicial sea producto de la presión de la calle, como lo declara torpemente el liderazgo opositor, por contraste con la opinión sensata en el exterior de que ella abre las puertas al diálogo, que en realidad es lo que cuenta. Por eso que ahora se verá si López es dirigente de verdad. Si aprendió la  lección de no auspiciar la violencia, y emerge como un interlocutor confiable. Como un dirigente capaz de  asumir el papel que le corresponde en bien del país y de su propio liderazgo político, por encima de los que hasta ahora no han dado la talla en la conducción de la oposición. Amanecerá y veremos…

]]>
<![CDATA[Plebiscito y Constituyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-Constituyente-20170717-0005.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-Constituyente-20170717-0005.html El trapiche de la historia sigue moliendo sin parar y las tendencias de la situación política se acrecientan de manera incontrolada. No hay señales de cambio y la esperanza y anhelos (diálogo y convivencia) de los venezolanos se esfuman como las corrientes de río cuando caen en los océanos.  El dado ha sido lanzado y no se ven en el horizonte cercano dispositivos ni contingencias que hagan suponer una modificación de las estrategias trazadas tanto por la oposición como por el gobierno. Ambos campos afinan desesperados sus ejecutorias y tácticas. Vamos derecho a  un inequívoco territorio de guerra y violencia. 

Cada quien hilvanando su propio camino. No habrá fuerza humana ni natural que les haga ahorcar hábitos. Está en juego la sobrevivencia de uno y de otro. Ambas metas  son vitales para las respectivas visiones y desempeños. ¡Pero además en los dos puertos se juegan a Rosalinda! Hasta ahora no hay señales ni intención de recoger a la gente, que obstinada por el mal gobierno, marcha, protesta y tranca con vehemencia pidiendo democracia, alimentos, medicinas y seguridad ciudadana. Una oposición que progresivamente conquista importantes factores de poder (Legislativo y Ministerio Público) y capitaliza el descontento generalizado. Para el gobierno la Constituyente es la joya de la corona. Puede ser su barniz democrático o su omnímodo poder. 

A mi entender solo tres sucesos modificarían los objetivos del gobierno: una intervención militar extranjera,  un levantamiento militar interno o una insurrección popular. La pregunta es entonces ¿hay condiciones objetivas y subjetivas para que se produzca una o varias de estas posibilidades? Veamos. Mi lectura en lo referente a la intervención militar extranjera tiene que ver con la poca probabilidad que tiene. No hay que olvidar que los grandes socios de Venezuela son China y Rusia, con los cuales mantiene grandes y fabulosas deudas. Y extraordinarias inversiones en petróleo, hierro, ferrocarriles y otros más. La geopolítica Norteamericana prioriza el medio oriente, países árabes y la papa caliente de Corea del Norte. En cuanto al levantamiento o intento de golpe de Estado, de acuerdo a lo que vemos pareciera que la unidad de las FFAA, con los objetivos y estrategias del gobierno es monolítica. Mientras, la insurrección popular, después de cien días de protestas de calle, es la que a mi entender posee mayor probabilidad. 

En mi lectura, no habrá presión de imperio o gobierno alguno, púlpito religioso o manifiesto de personalidades que pueda echar para atrás  la convocatoria ni la instalación de la Constituyente. En este aspecto la suerte está echada.  Por otro lado, la consulta popular o plebiscito tendrá valor estratégico para la oposición. En primer lugar podrá medir cuantitativamente el rechazo de la población al gobierno y a la constituyente. Informar internacionalmente los niveles de repudio  Aprobará realización de elecciones generales y un gobierno de transición. Poner el ojo internacional en la problemática de la nación, entre otros. ¡Amanecerá y veremos! 

]]>
<![CDATA[¿Plebiscito y Constituyente?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-Constituyente-20170715-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-Constituyente-20170715-0039.html El gobierno cree que está muerto si no logra pasar su constituyente. Pero a la misma vez, la oposición siente que esa constituyente represente su muerte y también la de la democracia, la república,  los derechos humanos y económicos y las posibilidades de rescatar la paz. 

El gobierno avanza entonces hacia su constituyente a trocha y mocha. Sus esfuerzos  se focalizan en evitar los bloqueadores por parte de la oposición (amenazando, apresando y reprimiendo) y preparándose para mover la mayor cantidad de empleados públicos y beneficiarios de subsidios para que voten en un evento, que de otra manera estaría más sólo que la una.

Es obvio que la movilización le será dificil. Ni siquiera la base del chavismo se entusiasma con esto, pero no les quepa la menor duda de que la presión y la amenaza será brutal y al gobierno le tiene sin cuidado por quien vote la gente o si le da la gana de marcar nulo. 

El triunfo de sus candidatos claves está garantizado y blindado con un solo voto, el objetivo es poner más masa a la mazamorra. Para eso lo que hay que hacer es llevar gente como sea.

 Y  queda el tema de cómo se desplegará la información de participación. Despues de todo, siempre habrá una excusa de “Interés Nacional” para preservar en secreto algunos datos que “no vale la pena compartir”, como por ejemplo cuanta gente votó o, más interesante aún, ¿cuánta no lo hizo?

Por su parte, la oposición esta haciendo todo lo posible por parar esa constituyente. El problema es que esto parece atado a un evento mayor. A estas alturas, parar la constituyente es igual a parar al gobierno, que en estas condiciones sería igual a sacarlo del poder. Las marchas, los plantones, la lucha de calle y el plebiscito en contra del presidente Maduro intentan ese objetivo. 

Se ha discutido sobre este evento en particular y algunos de mis más respetados analistas, abogados y amigos le han dado un nivel de legalidad y vínculo al plebiscito, atada al derecho a la consulta y derivada de la ilegalidad en la que se encuentra el país. Creo entender que estos expertos indican que algunas cosas que usualmente no parecerían legales, ahora podría serlo, porque nada es totalmente legal ni totalmente ilegal ya en Venezuela, o ¿debo decir mejor que algunos indican que todo es legal contra un gobierno que no lo es?  

Bueno, dejando de lado este trabalenguas que me estresa, en mi opinión (y no es una opinión legal), la legalidad o no del plebiscito no es lo importante ni lo que lo motiva, pues lo que realmente clave es si el plebiscito es capaz de movilizar a la gente de manera contundente y además dejarla ahí plantada, pacíficamente, en la defensa de sus derechos, en todo el país y en todas los espacios. Y así, convertir el plebiscito en el disparador de la masificación real de la protesta y lograr fracturar al adversario, lo que podría  presionar una negociación política que lleve a una oportunidad pacífica de cambio. Ese creo que es el objetivo real del plebiscito. 

Lo de la legalidad, claro que es importante, pero ese debate me imagino que no fue lo que privó en la independencia. Después de todo, supongo que a Napoleón y a Fernando VII, aunque en diferentes momentos,  les pereció ilegal, de toda ilegalidad.

]]>
<![CDATA[Guerreros de la paz, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guerreros-de-la-paz-por-Maryclen-Stelling--20170715-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guerreros-de-la-paz-por-Maryclen-Stelling--20170715-0038.html La gravísima escalada de violencia en el país  parece anunciar una guerra fratricida, advertida y denunciada desde diversos espacios, a la vez que  impulsada y deseada desde otros ámbitos.

A los enceguecidos propulsores  de la guerra se enfrentan los promotores de la paz, quienes  -en el corto plazo- promueven y procuran algún acuerdo entre los contendientes.  Voces que, ante la agudización de la crisis, luchan por  un proceso de negociación y     la construcción de un ambiente social de tolerancia y respeto al otro.  Guerreros de la paz  que combaten por la creación de condiciones de convivencia y favorecer una cultura crítica que permita analizar los problemas con distancia y equilibrio.

Se libra entonces otra batalla minimizada y descalificada,   la cruzada por promover una cultura de paz en todas las esferas de la vida social.  Campaña que se enfrenta a la incitación y legitimación del recurso a la violencia y a una concepción  de paz en tanto derrota y eliminación del adversario.   

Cruzados por la paz, que se enfrentan a un contexto caracterizado por la incitación a la rebelión,  la exaltación del pueblo en la calle, la furia exterminadora y la  legitimación de la violencia en aras de la paz y la democracia. Supuesta gesta heroica que,  en nombre del pueblo y ante 
”el deber” de salvar a la patria, se le concede  la indulgencia por la muerte y la destrucción.   Desde el plano simbólico  se erige una construcción liberadora impregnada de contenidos religiosos, metáforas  del derrumbe de un mundo podrido;  redención por la muerte y la promesa de un nuevo amanecer, estrategia purificadora  en el camino a la “resurrección” democrática.  

Se confrontan entonces, una cruzada por el diálogo y la paz con una cruzada bélica planteada bajo la convicción de  que la convivencia pasa por la derrota de uno de los bandos;    sustentada en  la creencia de  una necesaria confrontación,   en la  certeza de la victoria total,  en el convencimiento del triunfo frente al enemigo y su destrucción o rendición incondicional. 

Cualquier intento para negociar la paz se enfrenta  con la posición de ciertos sectores radicales afianzados  en la negación a  concesiones, opuestos al olvido y la reconciliación y promotores  del grito de guerra: “ni mediación ni perdón”. 

]]>
<![CDATA[Plebiscito y desestabilización, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-desestabilizacion-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170715-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-desestabilizacion-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170715-0019.html La convocatoria que ha hecho la oposición venezolana, con apoyo de la extrema derecha norteamericana, a la realización de un Plebiscito no solamente es ilegal, sino que es un paso más al desconocimiento de la Constitución y de las Instituciones del Estado Venezolano.

La extrema derecha venezolana juega a propiciar la disfuncionalidad del Estado, en el marco de la agresión permanente contra la Revolución Venezolana para buscar desde un golpe de Estado, una intervención extranjera o el colapso del país y la negociación que los lleve a concretar, por cualquier vía, la toma del poder.

De eso se trata para la derecha, tomar el poder y a partir de allí, arrasar con la revolución Bolivariana, sus líderes, las conquistas populares, las instituciones, saquear el petróleo, retrogradarnos nuevamente a un país tutorado y subordinado a los Estados Unidos y todo el andamiaje político de las grandes corporaciones que gobiernan el mundo. 

Para alcanzar su objetivo a la extrema derecha no le importa nada, no hay ningún sentido ético de la política. No les importa destruir el país, entregarlo a las transnacionales, el daño que le infrinjan a la economía, a nuestras instituciones, no les importan los muertos, de hecho necesitan más muertos y más caos. Esa es su naturaleza. Para lograr su objetivo no necesitan argumentar nada, no hay ideas, ni propuestas, es el todo o nada, es la ambición personal, el interés económico, el saqueo, la revancha, el odio a todo lo que esté relacionado al Comandante Chávez y a la Revolución Bolivariana, el odio y el desprecio al Pueblo.

Esto, por cierto, no es nada nuevo. Se inició desde el gobierno del Comandante Chávez, desde que percibieron con claridad que el Comandante cumpliría su palabra al Pueblo y avanzaría en el programa de la Revolución Bolivariana. Desde las 43 leyes habilitantes hasta nuestros días, no ha habido tregua.

Son los mismos personajes, los mismos actores, no les ha pasado nada. Allí están envalentonados por la impunidad. Todos estos sectores han abusado de la magnanimidad de la Revolución Venezolana, de nuestra estrategia de paz, del sentido profundamente humano del Comandante Chávez, del comportamiento noble de nuestro Pueblo, de nuestros militares.

La desestabilización de la derecha y los episodios de violencia que propiciaron, necesitaban un elemento que la alimentara y mantuviese en el tiempo: el odio. Creo que ante el fenómeno de relación espiritual y amorosa que el pueblo más pobre estableció con el Comandante Chávez, frente a esa expresión poderosa de amor de un pueblo hacia su líder, la extrema derecha recurrió al odio como elemento que, trabajando en la psiquis, pudiera dar paso al fascismo.

Dado el hecho de que nuestra revolución es pacífica y el poder se obtuvo por la vía electoral, la estrategia del odio y el fascismo se pudo desplegar desde los mismos inicios de la revolución y ahora lo que vemos es la expresión de estos elementos, madurados y profundamente arraigados en la conducta y la ética de la oposición violenta.

La estrategia del odio, ha sido permanentemente sostenida y propagada por los grandes medios de comunicación tanto nacionales como internacionales, quienes han tenido una gran responsabilidad en el discurso de la intolerancia y la violencia. A esto hay que sumar una estrategia bien definida del uso de las redes sociales, el abuso que se hace de ellas, y la gran capacidad operativa que tienen.

Estas campañas y mensajes de intolerancia tienen su asiento psicológico en el miedo, en el racismo y lo que el Comandante Fidel siempre advertía: los reflejos condicionados del anti comunismo que propagaron en Venezuela durante años y que están instalados en la psiquis de la extrema derecha, de las élites económicas-sociales, el desprecio hacia el pueblo humilde, al campesinado, a los habitantes de nuestros barrios y un sentido profundamente anti nacional y anti bolivariano de la derecha venezolana, una elite estrechamente vinculada a los Estados Unidos, no solo en sus propios negocios e intereses, sino, en sus valores y visión del mundo.

No pretendo dármelas de psiquiatra, pero algo está muy podrido, muy mal, en la psiquis de la oposición violenta, donde no hay ningún tipo de límite ético o moral a su accionar, donde se estimula de manera cobarde, la violencia desenfrenada y la muerte, sin asumir responsabilidad por sus actos. Es una conducta política que instiga, desde el anonimato de las redes sociales, el odio y la comisión de crímenes de todo tipo amparados en la impunidad.

Los voceros e instigadores de la violencia glorifican las guarimbas, se justifica que se queme a un ser humano, porque es sospechoso de ser chavista, se linchan jóvenes con las mismas características y se les sigue golpeando con bates y apuñaleando aunque ya la víctima está muerta, se aplaude y glorifica el uso de armas o explosivos para atentar de manera criminal contra los efectivos del orden público, se apoya que en las guarimbas se detengan y asesinen personas por el solo hecho de trabajar o haber servido al Estado.

Estamos hablando de crímenes que en ningún sitio se tolerarían y la incitación a cometerlos es un delito. Cuando alguien declara que hay que lanzar objetos desde los edificios a los manifestantes del Chavismo y sucede que algún tarado o criminal le hace caso, lo hace y mata a una señora, los dos son culpables. Cuando se instruye cómo colocar guayas asesinas para decapitar chavistas porque suelen estar en motos y algún criminal o tarado lo hace y muere un joven venezolano por el único delito de ser motorizado, los dos son culpables.

Cuando los líderes de la oposición y los medios internacionales no dicen nada de estos crímenes, son culpables y corresponsables de lo que está pasando. Tal vez a ellos no les importe nada, pero a nosotros y a nuestro pueblo sí.

Dadas las circunstancias actuales, esta extrema derecha no es merecedora de tantas consideraciones, son agentes de potencias e intereses extranjeros, de pasiones subalternas y mezquinas, de actitudes violentas y extremistas, son tan intolerantes e irresponsables que merecen una respuesta contundente del Estado Venezolano, de sus Instituciones y de todas las Fuerzas de La Revolución Bolivariana, del Pueblo.

El pasado domingo fuimos objeto de una agresión. Estaba recibiendo la visita de mi familia, un hermoso grupo familiar compuesto mayoritariamente por niños entre 7 meses y 15 años. Estábamos en las afueras de Nueva York (la jauría de la oposición como que no se ha enterado que estoy desde hace dos años y medio asignado a Nueva York como Embajador Representante Permanente de nuestro país ante las Naciones Unidas) en un restaurant familiar y popular.

Estando allí con mi grupo familiar fuimos víctimas de una agresión por parte de dos disociados: Gabriel Manzano (venezolano) y Tatiana Low Ardiles (colombiana). Este señor pretendió asaltarme tal vez con la creencia de que cualquiera de nosotros iba a salir “espantado” frente a su agresión. No nos conocen, ni en lo personal, ni en lo político. Me puse de pie para impedir la agresión y este individuo se dio cuenta inmediatamente que se había equivocado. El cobarde andaba con un niño en brazos, yo que estaba pendiente de mis niños y de su niño, le decía que era un cobarde y un irresponsable, que no se escudará en el niño, que lo pusiera a un lado y discutíamos lo que él quisiera, mientras lo sacaba del sitio.

Por supuesto, él estaba actuando para el video, que la mujer que lo acompañaba insistía, de manera histérica, en tomar para continuar la agresión en las redes. La acción decidida de mi esposa lo impidió, por lo menos de la manera que ellos pretendían, esta disociada mordió y golpeo a mi esposa, a pesar de que ella les indicaba que estaban cometiendo un delito. Quiero agradecer la actitud valiente de toda mi familia, somos personas de paz e ideas, pero no nos vamos a dejar agredir ni ofender por nadie.

De inmediato comenzó a actuar la policía de Nueva York y autoridades que trabajan en la protección del personal diplomático de todo el mundo en la ciudad. Existen los acuerdos de reciprocidad entre los países (imaginen que eso pasara a diplomáticos extranjeros en nuestro país), pero además estamos amparados por la convención de Viena. En todo caso, los agresores y otros disociados que se organizan para delinquir y andan por allí en una operación de amenazas y agresiones contra diplomáticos, niños o familiares de funcionarios del Estado Venezolano, como que creen que están en un municipio sin ley, como Chacao, para solo mencionar alguno. No, acá esa agresión tiene sus consecuencias. Ya actuó anteriormente la policía cuando un agresor intentó asaltar nuestra misión y lo repelieron nuestros diplomáticos, el día lunes siguiente ese individuo estaba detenido. Acá es un delito y nosotros vamos a actuar en el marco de la Ley, porque no puede haber impunidad.

Traigo este incidente a este artículo, no como una denuncia personal de una agresión de la que fuimos víctimas, no, yo procederé como corresponde. Quiero aprovechar para agradecer todos los mensajes privados y públicos (esos son más valiosos porque demuestran valor) que hemos recibido de solidaridad así como el comunicado emanado por nuestra Cancillería de repudio a la agresión así como exigiendo a las autoridades norteamericanas que actúen efectivamente en la   protección de todo nuestro personal diplomático. Esto no es un problema personal. No, me atacan, nos atacan, nos acusan de cualquier cosa justo porque hemos estado en la primera línea del frente leales a Chávez y la Revolución, porque representamos al país ante las Naciones Unidas, porque somos dirigentes de la Revolución, porque no negociamos nuestra dignidad.

En todo caso quería mencionar algo que no es casual, ¿quiénes son los agresores? eso nos ilustra muchas cosas que suceden en el país. Resulta que ambos son empleados del Citibank, conocida institución financiera norteamericana, ambos residentes en Perú, él con un alto cargo, gerente de tesorería y responsable de la cartera de inversiones en Venezuela. Además, este individuo es hijo de un oficial retirado de la Armada Venezolana, Cesar Augusto Manzano Zabala, conocido por sus posiciones de derecha y miembro activo de una conocida organización desestabilizadora que opera en el país, el Frente Institucional Militar.

Así, cuando hablamos del fascismo, estamos hablando de gente como esta, que instigan la violencia pero están a buen resguardo, en el exterior, en instituciones extranjeras, pero instigando a que los jóvenes pongan los muertos en una guarimba desarrollando acciones temerarias como atacar una base militar, poner un explosivo o manipular un dispositivo improvisado; cuando se habla de guerra económica y de que tal o cual institución financiera se retira del país, o cierra las cuentas o no recomienda los bonos venezolanos o de PDVSA, es porque la gente que toma las decisiones o hace las recomendaciones del país, está políticamente motivada contra el gobierno, contra el Estado, apostando a una confrontación o una guerra, sin importar el costo que tengamos que pagar los venezolanos. Estas instituciones, tienen sus carteras de inversión en manos de extremistas de derecha, entonces,  ¿que esperar?, ¿cómo darles un tratamiento equilibrado en nuestro país si sabemos que están políticamente motivados?

El Comandante Chávez ya no está entre nosotros, al frente de la conducción del país y de la Revolución. Chávez era Chávez. El hombre de las dificultades, para aproximarse a su estatura, debemos aproximarnos todos juntos para poder resistir y vencer en esta coyuntura de la revolución.

La diferencia entre la violencia que sufrimos durante el Gobierno del Comandante Chávez y la que sufrimos ahora sin él, es que el enemigo le asestó un duro golpe a nuestra revolución, es como haber perdido al Libertador en la batalla de Carabobo, o en Araure en plena segunda República. Esta dolorosa y difícil circunstancia nos obliga a ser más rigurosos que nunca, a trabajar con todos los compañeros, a no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie solo, a ser un poquitín mejores, más humildes, más solidarios, más responsables. El Comandante Chávez hizo todo lo que tenía que hacer hasta que perdió la vida, se sacrificó por este pueblo y por esta revolución.

El Comandante Chávez nos dejó un importante capital político, una acumulación de fuerzas extraordinaria, el amor en el corazón del Pueblo. Que no se pierda, no se pueden cometer errores. Debemos conquistar la paz y salir de esta crisis, caminando con nuestros propios pies, caminando hacia el socialismo ¡Viva Chávez! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Plebiscito y desestabilización, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-desestabilizacion-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170714-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-y-desestabilizacion-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170714-0088.html La convocatoria que ha hecho la oposición venezolana, con apoyo de la extrema derecha norteamericana, a la realización de un Plebiscito no solamente es ilegal, sino que es un paso más al desconocimiento de la Constitución y de las Instituciones del Estado Venezolano.

La extrema derecha venezolana juega a propiciar la disfuncionalidad del Estado, en el marco de la agresión permanente contra la Revolución Venezolana para buscar desde un golpe de Estado, una intervención extranjera o el colapso del país y la negociación que los lleve a concretar, por cualquier vía, la toma del poder.

De eso se trata para la derecha, tomar el poder y a partir de allí, arrasar con la revolución Bolivariana, sus líderes, las conquistas populares, las instituciones, saquear el petróleo, retrogradarnos nuevamente a un país tutorado y subordinado a los Estados Unidos y todo el andamiaje político de las grandes corporaciones que gobiernan el mundo. 

Para alcanzar su objetivo a la extrema derecha no le importa nada, no hay ningún sentido ético de la política. No les importa destruir el país, entregarlo a las transnacionales, el daño que le infrinjan a la economía, a nuestras instituciones, no les importan los muertos, de hecho necesitan más muertos y más caos. Esa es su naturaleza. Para lograr su objetivo no necesitan argumentar nada, no hay ideas, ni propuestas, es el todo o nada, es la ambición personal, el interés económico, el saqueo, la revancha, el odio a todo lo que esté relacionado al Comandante Chávez y a la Revolución Bolivariana, el odio y el desprecio al Pueblo.

Esto, por cierto, no es nada nuevo. Se inició desde el gobierno del Comandante Chávez, desde que percibieron con claridad que el Comandante cumpliría su palabra al Pueblo y avanzaría en el programa de la Revolución Bolivariana. Desde las 43 leyes habilitantes hasta nuestros días, no ha habido tregua.

Son los mismos personajes, los mismos actores, no les ha pasado nada. Allí están envalentonados por la impunidad. Todos estos sectores han abusado de la magnanimidad de la Revolución Venezolana, de nuestra estrategia de paz, del sentido profundamente humano del Comandante Chávez, del comportamiento noble de nuestro Pueblo, de nuestros militares.

La desestabilización de la derecha y los episodios de violencia que propiciaron, necesitaban un elemento que la alimentara y mantuviese en el tiempo: el odio. Creo que ante el fenómeno de relación espiritual y amorosa que el pueblo más pobre estableció con el Comandante Chávez, frente a esa expresión poderosa de amor de un pueblo hacia su líder, la extrema derecha recurrió al odio como elemento que, trabajando en la psiquis, pudiera dar paso al fascismo.

Dado el hecho de que nuestra revolución es pacífica y el poder se obtuvo por la vía electoral, la estrategia del odio y el fascismo se pudo desplegar desde los mismos inicios de la revolución y ahora lo que vemos es la expresión de estos elementos, madurados y profundamente arraigados en la conducta y la ética de la oposición violenta.

La estrategia del odio, ha sido permanentemente sostenida y propagada por los grandes medios de comunicación tanto nacionales como internacionales, quienes han tenido una gran responsabilidad en el discurso de la intolerancia y la violencia. A esto hay que sumar una estrategia bien definida del uso de las redes sociales, el abuso que se hace de ellas, y la gran capacidad operativa que tienen.

Estas campañas y mensajes de intolerancia tienen su asiento psicológico en el miedo, en el racismo y lo que el Comandante Fidel siempre advertía: los reflejos condicionados del anti comunismo que propagaron en Venezuela durante años y que están instalados en la psiquis de la extrema derecha, de las élites económicas-sociales, el desprecio hacia el pueblo humilde, al campesinado, a los habitantes de nuestros barrios y un sentido profundamente anti nacional y anti bolivariano de la derecha venezolana, una elite estrechamente vinculada a los Estados Unidos, no solo en sus propios negocios e intereses, sino, en sus valores y visión del mundo.

No pretendo dármelas de psiquiatra, pero algo está muy podrido, muy mal, en la psiquis de la oposición violenta, donde no hay ningún tipo de límite ético o moral a su accionar, donde se estimula de manera cobarde, la violencia desenfrenada y la muerte, sin asumir responsabilidad por sus actos. Es una conducta política que instiga, desde el anonimato de las redes sociales, el odio y la comisión de crímenes de todo tipo amparados en la impunidad.

Los voceros e instigadores de la violencia glorifican las guarimbas, se justifica que se queme a un ser humano, porque es sospechoso de ser chavista, se linchan jóvenes con las mismas características y se les sigue golpeando con bates y apuñaleando aunque ya la víctima está muerta, se aplaude y glorifica el uso de armas o explosivos para atentar de manera criminal contra los efectivos del orden público, se apoya que en las guarimbas se detengan y asesinen personas por el solo hecho de trabajar o haber servido al Estado.

Estamos hablando de crímenes que en ningún sitio se tolerarían y la incitación a cometerlos es un delito. Cuando alguien declara que hay que lanzar objetos desde los edificios a los manifestantes del Chavismo y sucede que algún tarado o criminal le hace caso, lo hace y mata a una señora, los dos son culpables. Cuando se instruye cómo colocar guayas asesinas para decapitar chavistas porque suelen estar en motos y algún criminal o tarado lo hace y muere un joven venezolano por el único delito de ser motorizado, los dos son culpables.

Cuando los líderes de la oposición y los medios internacionales no dicen nada de estos crímenes, son culpables y corresponsables de lo que está pasando. Tal vez a ellos no les importe nada, pero a nosotros y a nuestro pueblo sí.

Dadas las circunstancias actuales, esta extrema derecha no es merecedora de tantas consideraciones, son agentes de potencias e intereses extranjeros, de pasiones subalternas y mezquinas, de actitudes violentas y extremistas, son tan intolerantes e irresponsables que merecen una respuesta contundente del Estado Venezolano, de sus Instituciones y de todas las Fuerzas de La Revolución Bolivariana, del Pueblo.

El pasado domingo fuimos objeto de una agresión. Estaba recibiendo la visita de mi familia, un hermoso grupo familiar compuesto mayoritariamente por niños entre 7 meses y 15 años. Estábamos en las afueras de Nueva York (la jauría de la oposición como que no se ha enterado que estoy desde hace dos años y medio asignado a Nueva York como Embajador Representante Permanente de nuestro país ante las Naciones Unidas) en un restaurant familiar y popular.

Estando allí con mi grupo familiar fuimos víctimas de una agresión por parte de dos disociados: Gabriel Manzano (venezolano) y Tatiana Low Ardiles (colombiana). Este señor pretendió asaltarme tal vez con la creencia de que cualquiera de nosotros iba a salir “espantado” frente a su agresión. No nos conocen, ni en lo personal, ni en lo político. Me puse de pie para impedir la agresión y este individuo se dio cuenta inmediatamente que se había equivocado. El cobarde andaba con un niño en brazos, yo que estaba pendiente de mis niños y de su niño, le decía que era un cobarde y un irresponsable, que no se escudará en el niño, que lo pusiera a un lado y discutíamos lo que él quisiera, mientras lo sacaba del sitio.

Por supuesto, él estaba actuando para el video, que la mujer que lo acompañaba insistía, de manera histérica, en tomar para continuar la agresión en las redes. La acción decidida de mi esposa lo impidió, por lo menos de la manera que ellos pretendían, esta disociada mordió y golpeo a mi esposa, a pesar de que ella les indicaba que estaban cometiendo un delito. Quiero agradecer la actitud valiente de toda mi familia, somos personas de paz e ideas, pero no nos vamos a dejar agredir ni ofender por nadie.

De inmediato comenzó a actuar la policía de Nueva York y autoridades que trabajan en la protección del personal diplomático de todo el mundo en la ciudad. Existen los acuerdos de reciprocidad entre los países (imaginen que eso pasara a diplomáticos extranjeros en nuestro país), pero además estamos amparados por la convención de Viena. En todo caso, los agresores y otros disociados que se organizan para delinquir y andan por allí en una operación de amenazas y agresiones contra diplomáticos, niños o familiares de funcionarios del Estado Venezolano, como que creen que están en un municipio sin ley, como Chacao, para solo mencionar alguno. No, acá esa agresión tiene sus consecuencias. Ya actuó anteriormente la policía cuando un agresor intentó asaltar nuestra misión y lo repelieron nuestros diplomáticos, el día lunes siguiente ese individuo estaba detenido. Acá es un delito y nosotros vamos a actuar en el marco de la Ley, porque no puede haber impunidad.

Traigo este incidente a este artículo, no como una denuncia personal de una agresión de la que fuimos víctimas, no, yo procederé como corresponde. Quiero aprovechar para agradecer todos los mensajes privados y públicos (esos son más valiosos porque demuestran valor) que hemos recibido de solidaridad así como el comunicado emanado por nuestra Cancillería de repudio a la agresión así como exigiendo a las autoridades norteamericanas que actúen efectivamente en la   protección de todo nuestro personal diplomático. Esto no es un problema personal. No, me atacan, nos atacan, nos acusan de cualquier cosa justo porque hemos estado en la primera línea del frente leales a Chávez y la Revolución, porque representamos al país ante las Naciones Unidas, porque somos dirigentes de la Revolución, porque no negociamos nuestra dignidad.

En todo caso quería mencionar algo que no es casual, ¿quiénes son los agresores? eso nos ilustra muchas cosas que suceden en el país. Resulta que ambos son empleados del Citibank, conocida institución financiera norteamericana, ambos residentes en Perú, él con un alto cargo, gerente de tesorería y responsable de la cartera de inversiones en Venezuela. Además, este individuo es hijo de un oficial retirado de la Armada Venezolana, Cesar Augusto Manzano Zabala, conocido por sus posiciones de derecha y miembro activo de una conocida organización desestabilizadora que opera en el país, el Frente Institucional Militar.

Así, cuando hablamos del fascismo, estamos hablando de gente como esta, que instigan la violencia pero están a buen resguardo, en el exterior, en instituciones extranjeras, pero instigando a que los jóvenes pongan los muertos en una guarimba desarrollando acciones temerarias como atacar una base militar, poner un explosivo o manipular un dispositivo improvisado; cuando se habla de guerra económica y de que tal o cual institución financiera se retira del país, o cierra las cuentas o no recomienda los bonos venezolanos o de PDVSA, es porque la gente que toma las decisiones o hace las recomendaciones del país, está políticamente motivada contra el gobierno, contra el Estado, apostando a una confrontación o una guerra, sin importar el costo que tengamos que pagar los venezolanos. Estas instituciones, tienen sus carteras de inversión en manos de extremistas de derecha, entonces,  ¿que esperar?, ¿cómo darles un tratamiento equilibrado en nuestro país si sabemos que están políticamente motivados?

El Comandante Chávez ya no está entre nosotros, al frente de la conducción del país y de la Revolución. Chávez era Chávez. El hombre de las dificultades, para aproximarse a su estatura, debemos aproximarnos todos juntos para poder resistir y vencer en esta coyuntura de la revolución.

La diferencia entre la violencia que sufrimos durante el Gobierno del Comandante Chávez y la que sufrimos ahora sin él, es que el enemigo le asestó un duro golpe a nuestra revolución, es como haber perdido al Libertador en la batalla de Carabobo, o en Araure en plena segunda República. Esta dolorosa y difícil circunstancia nos obliga a ser más rigurosos que nunca, a trabajar con todos los compañeros, a no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie solo, a ser un poquitín mejores, más humildes, más solidarios, más responsables. El Comandante Chávez hizo todo lo que tenía que hacer hasta que perdió la vida, se sacrificó por este pueblo y por esta revolución.

El Comandante Chávez nos dejó un importante capital político, una acumulación de fuerzas extraordinaria, el amor en el corazón del Pueblo. Que no se pierda, no se pueden cometer errores. Debemos conquistar la paz y salir de esta crisis, caminando con nuestros propios pies, caminando hacia el socialismo ¡Viva Chávez! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Sin paz, no hay nación, por el economista Rodrigo Cabezas Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-paz-no-hay-nacion-por-el-economista-Rodrigo-Cabezas-Morales-20170715-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-paz-no-hay-nacion-por-el-economista-Rodrigo-Cabezas-Morales-20170715-0014.html  Se ha estimado que al término de la guerra civil española, año 1939, 200 mil de sus habitantes fueron asesinados y 40 mil desaparecidos; en El Salvador, la guerra interna entre 1979 y 1992, dejó un saldo de 75 mil muertos y 8 mil desaparecidos; en Guatemala, el conflicto armado entre 1980 y 1996 se tradujo en 24 mil 900 muertos y cientos de desaparecidos y, en la vecina Colombia culminó este año la guerra iniciada en 1958 con números conmovedores, 250 mil muertes, 6 millones de desplazados, violaciones, torturas.

 Las guerras civiles latinoamericanas culminaron con acuerdos de paz e intentos de reconciliación, búsqueda de la verdad y compromisos por más democracia y justicia social.  Las firmas se estamparon después del derramamiento de sangre, de cientos de miles de cadáveres, violación de derechos humanos, sufrimiento de inocentes frente al tronar de los fusiles, el odio y la venganza; economías destruidas, condenando a sus pobladores a la pobreza, naciones lastimadas. Incluso con dos premios nobeles de la paz, uno justo, otro indigno.

Esas confrontaciones armadas destruyen el sentido de nación, aquel que por fuerza de procesos históricos construye una comunidad humana con espacios y características  culturales, tradición y lenguaje, e históricas comunes que les identifica y da sentido ético-político. La existencia de una nación lleva implícito el compromiso humano superior de convivir civilizadamente y ser regidos por las instituciones, normas y valores que se den sus habitantes.

La nación venezolana está en riesgo. Las trompetas y tambores de la confrontación violenta suenan cerca, la crisis política y económica amenaza con desbordar la polarización política normal para convertirla en un enfrentamiento a muerte entre sus hijos e hijas, unos para preservar el poder, otros para tomarlo. Ya el saldo ha comenzado a contabilizarse en muertes, heridos, quemados, incendios de instituciones, atrocidades, amenazas, persecuciones y discriminaciones. 

La división abre brechas en nuestra obligada coexistencia fraterna. Es el comienzo de lo que debemos parar ahora, no esperar acuerdos de paz luego de la desolación de la guerra y, mucho menos, la intervención o injerencia de poderes o intereses extranjeros. 

Eleanor Roosevelt, participante en la declaración universal de los derechos humanos, 1948, reclamo que “No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla”. Es el momento para darle una oportunidad a la paz en nuestra nación. El Presidente de la República Nicolás Maduro la hace suya y la convoca, el liderazgo opositor democrático la adhiere en su discurso, el alma profunda venezolana conformada antropológicamente en el capitalismo rentístico rechaza la violencia, por formación religiosa y tradición somos  solidarios y generosos.                            Al pueblo, uno, identificado con el ideal socialista y chavista del que formo parte y, el otro, democrático y opositor al actual gobierno, le está negado abrir las compuertas de la guerra civil, somos una nación y como tal debemos preservarnos y mostrarnos al mundo que nos observa.

El liderazgo de la sociedad debe imponer el diálogo, la negociación y el acuerdo sumario; estamos obligados a derrotar cualquier socialización del odio, el rencor, la intolerancia y la amenaza que lacere la convivencia democrática, civilizada y pacífica de la nación. 

Hay que evitar el  riesgo que el actual conflicto se escape de las manos del liderazgo político de una y otra opción y tengamos en los próximos días una gravísima escalada de más violencia y muerte. Las ocurridas ya son una tragedia como sociedad y ausencias irreparables para sus familiares, no más.

No soy iluso al escribir esto, lo hago de buena fe, pensando en el porvenir de nuestros jóvenes, en un destino superior para todos; “Hay que ganar la paz” era el título de un documento redactado por Albert Einstein en 1945,  en ese texto el científico apelo al espíritu de solidaridad y confianza, de generosidad y fraternidad entre los hombres para que prevaleciera en la mente de quienes toman las decisiones que determinan el destino de la civilización planetaria, lo hacía intentando evitar el ataque nuclear contra Hiroshima y Nagasaki.

Es apremiante ganar la paz de la nación, apelamos a los valores que referenciaba Einstein para que respetándose los poderes legítimos emanados de la voluntad sagrada del pueblo, esto es, El Presidente de la República y la Asamblea Nacional, dialoguen, negocien y acuerden sin injerencia externa una salida civilizada, democrática, responsable e histórica al actual conflicto. 

Nadie podrá sustituir o aplastar al otro y, de cara a los desafíos del crecimiento económico y social, la superación del modelo rentístico petrolero, el cierre de la brecha científica tecnológica y la educación de excelencia, la derrota de la pobreza y la desigualdad, nos necesitamos todos y todas.

Respetando la Constitución, cuidando la vida de todos, rechazando y condenando la violencia, comprendiéndonos y tolerándonos en la multiplicidad de ideas y voces, promoviendo la justicia y la no impunidad, siendo adversarios en proyectos políticos de sociedad y no enemigos ansiosos de poder, es la manera de ser consecuente con la paz en esta hora. 

La muerte que trae la guerra hiere profundo las comunidades humanas, con la PAZ es posible construir una gran nación, la nuestra, Venezuela.

]]>
<![CDATA[Déjenme liderar…, por Pedro Pablo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dejenme-liderar-por-Pedro-Pablo-Fernandez-20170715-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dejenme-liderar-por-Pedro-Pablo-Fernandez-20170715-0015.html Qué difícil fue para Mandela convencer a sus partidarios de que lo acompañaran en la política de entendimiento. Ante el reclamo airado de sus partidarios, les contestaba con carácter: “Ustedes me escogieron su líder. Déjenme liderar”.

Mandela luchó contra un régimen en el que una minoría blanca de 20% sometía a la esclavitud al 80% de la población negra.

En Suráfrica, las mejores urbanizaciones, playas, hospitales, escuelas, parques públicos eran “solo para blancos”. Las áreas asignadas a los negros raramente tenían electricidad o agua, las escuelas eran de mala calidad y los hospitales insalubres.

Los negros no podían votar ni ocupar posiciones en el Gobierno.

Por presión internacional, el gobierno de Klerk liberó a Mandela luego de 27 años de prisión.

La extrema derecha blanca hizo una alianza con un líder negro, Buthelezi, y le cedió un territorio rural para que él gobernara según principios tribales. A cambio, Buthelezi inició una guerra contra los partidarios de Mandela con armas, estrategia y organización proporcionada por la policía y los servicios de inteligencia militar. Este grupo se dedicó a asesinar a los partidarios de Mandela y a exhibir las cabezas, manos y pies mutilados de sus víctimas como trofeos de guerra.

Para Mandela, la lucha pacífica no era una cuestión moral, no se trataba de poner la otra mejilla. La reconciliación era una estrategia basada en la convicción de que ninguno de los dos podía vencer al otro.

Richard Stengel, escritor detrás de su autobiografía, sostiene: “Mandela fue el más pragmático de los idealistas. Si hubiera considerado que el camino más efectivo para acabar con el apartheid era la violencia, no habría dudado en tomarlo.”

Qué difícil fue para Mandela convencer a sus partidarios de que lo acompañaran en la política de entendimiento. Ante el reclamo airado de sus partidarios, les contestaba con carácter: “Ustedes me escogieron su líder. Déjenme liderar”.

El viernes, el TSJ le otorgó el beneficio de casa por cárcel a Leopoldo López. Su esposa Lilian, en compañía de Freddy Guevara, pronunció unas palabras muy valientes y anunciaron que la tranca de 10 horas convocada para lunes se reduciría a dos. Celebré las palabras de Lilian y la reducción del tiempo del trancazo porque estoy convencido de que las trancas largas nos afectan más a nosotros mismos que al Gobierno.

El anuncio provocó la ira de algunos sectores de la oposición. La respuesta fue un tuit de Guevara que decía: “Escuchamos al pueblo y asumimos su llamado: ¡mañana tranca nacional 10x10x10! ¡De 10 am a 8 pm!” ¿Escuchamos al pueblo?
 

]]>
<![CDATA[La voz del pueblo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-voz-del-pueblo-20170715-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-voz-del-pueblo-20170715-0016.html Quiero aludir nuevamente al Derecho al Olvido, a pesar de que, en fecha reciente, abordé el tema, pero al no haber recibido ningún comentario sobre una materia tan novedosa, pienso que no transmití fielmente lo que quería hacerles conocer. 

Por Derecho al Olvido se entiende el reconocimiento de la facultad de las personas de obtener la eliminación, en cualquier escrito, documento o mención -y, sobre todo, en los que aparecen en los medios de comunicación impresos,- (enciclopedias, diccionarios, compilaciones biográficas, periódicos, revistas, estudios, etc.) de la imputación de hechos que, puedan dañar sus valores morales fundamentales, como lo son, su prestigio y su reputación.

La existencia de buscadores electrónicos permite a cualquiera obtener informaciones, sobre todo lo referente a sujetos o circunstancias, en un tiempo muy breve y sin control alguno. Justamente, es eso lo que facilita que alguien se encuentre de pronto con que episodios pasados de su vida, vinculados a su nombre o identificación, estén siendo divulgados sin su autorización. Aún peor, es posible que no se trate de hechos que se verificaron en la realidad, sino de los que son el producto de la imaginación morbosa del divulgador.

 El problema fundamental para las víctimas de tales circunstancias está en el poderío de las organizaciones que manejan a los aludidos buscadores electrónicos que, una vez que utilizan los datos de un sujeto, se aferran a su mantenimiento en las redes, negándose a cancelarlos, aun cuando sean falsos, o bien, estén desactualizados.

 Una sentencia reciente del Tribunal de la Comunidad Europea ordenó a uno de los mayores buscadores del sistema informático, como lo es “Google”, a eliminar la versión que daba sobre un sujeto, escudándose en que la misma había sido recogida de los periódicos locales. La sentencia aludida, pasó por encima de las excusas y débiles defensas del buscador electrónico, y ordenó la eliminación de la noticia dañina a la reputación del solicitante.

 Queremos hacer notar que esta tendencia contralora del contenido de las informaciones mediáticas, tiene que ser un primer paso de la tutela que el Estado debe otorgar a un derecho fundamental como lo es el de la intimidad, cuya estructura es tan frágil que cualquier pequeño impacto puede dañarlo irremediablemente.

 Consideramos que tiene que existir un control sobre las redes que, casi siempre, en forma anónima, divulgan hechos verdaderos o falsos, solo con el objetivo de manchar la reputación de los en ellos designados. Consideramos necesario por ello que se actualice la Ley Especial contra los Delitos Informáticos (del 30/10/2001) para cubrir las nuevas modalidades de violación que han surgido en la materia. 

Al efecto deben dictarse normas que establezcan un brevísimo procedimiento en contra de la permanencia de las expresiones injuriosas, constante de una medida cautelar inmediata, destinada a obtener la declaración del imputado con su pedido público de excusas a los afectados.

 Con ello el daño podrá ser parcialmente mitigado, porque el hecho de que exista tal procedimiento, constituiría un obstáculo al juego maléfico de quien divulga falsedades. Bien sabemos que la identificación de los operadores en las redes, con las tecnologías existentes puede ser verificada, destruyendo su anonimato, entre otras cosas, porque aún cuando la persona como tal resulte irreconocible, no así los instrumentos que se utilizaron para transmitir la información.
 

]]>
<![CDATA[Virgen del Carmen por Venezuela, por Nemesio Montiel Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Virgen-del-Carmen-por-Venezuela-por-Nemesio-Montiel-Fernandez-20170715-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Virgen-del-Carmen-por-Venezuela-por-Nemesio-Montiel-Fernandez-20170715-0017.html Ante las difíciles circunstancias que vivimos en Venezuela, desde una perspectiva antropológica,  visibilizo  que en términos del mundo de las creencias y de la espiritualidad los hermanos del mundo y de Venezuela en particular evocan  a Dios, Jesucristo, a los Santos,  al Espíritu Santo y a las diversas advocaciones de la Virgen María para ayudarnos a superar la actual situación...

... y encaminarnos por el sendero  de la reconciliación, paz, dialogo, tolerancia mutua, amor y fraternidad. Pudiera decir que el Papa Francisco encabeza las oraciones y la real esperanza de un nuevo amanecer de hermandad para la patria de Bolívar.

En el marco de estas ideas sentidas, precisamente mañana es el día de la Virgen del Carmen, figura mariana universal  quien según la tradición Carmelita tuvo su aparición  en Israel el 16 de julio del año  1261. 

En Nuestro país la veneración por nuestra señora del Carmelo data de unos cuantos años atrás y sus bendiciones, sanaciones  y milagros son siempre esperados con fe como hoy más que nunca lo  anhelan los venezolanos de todos los sectores sociales frente al actual  estado crítico  de conflictividad, graves problemas económicos, políticos  y sociales. 

Para mañana domingo que se espera la Consulta Popular de la MUD con todo el  pueblo y el Simulacro de la Constituyente del gobierno, se concentra la atención en estos dos eventos y los comentarios son múltiples, pero hay  tensión y preocupación.

 En términos dialecticos se plantea con firmeza la racionalidad de los seres humanos para sacar cada sector de manera exitosa su propuesta, pero también se recurre a las oraciones y voluntad divina de la religiosidad cuando tales actividades políticas coinciden con el Día del Carmen. El pueblo, quien es hoy protagonista de las luchas, espera también de su patrona Chinita y la Virgen de Coromoto.

Quienes somos católicos, creyentes y hasta politeístas como el caso wayuu que  creen en varios dioses, nos sumamos a este ruego y novenas por el futuro de Venezuela que hoy está herida en su humanidad y espera la bendición, salvación celestial y disposición de sus hijos para su reunificación en función de esta tierra de gracia. 
¡Salve Virgen del Carmen!

]]>
<![CDATA[Escenarios pre-Constituyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-pre-Constituyente-20170714-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-pre-Constituyente-20170714-0009.html Alfonso Hernández Ortiz / Politólogo – Abogado / @AlfonsoZulia  

(...) El plebiscito fue una decisión acertada de la MUD, ya que se convierte en un instrumento de participación y protesta pacífico, voluntario y representativo y aunque no tenga validez oficial, podrá lograr un impacto contundente en la opinión pública.

El ambiente se torna turbio a solo dos semanas de las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente, muchas cosas han pasado durante los últimos días y otros eventos de trascendencia mayor marcarán la pauta del destino del país. 

Las elucubraciones e informaciones no oficiales abundan en el entorno, ninguna puede desestimarse, sin embargo es preciso analizar las variables políticas evidentes e interpretar los discursos de los actores políticos para poder construir escenarios posibles, aunque sean desesperanzadores para algunos y  agradables para o otros, pero ese es el trabajo del Politólogo, describir la realidad desde la mayor objetividad posible, actuando como un  artesano intelectual.

Inicialmente, debo comenzar con el Plebiscito que convocó la oposición nucleada en la MUD, como instrumento de consulta al pueblo para que decida si quiere la Constituyente o activar el artículo 350 constitucional para lograr elecciones libres y un gobierno de unión nacional en el país. Este evento debe realizarse el domingo 16 de julio, en distintos centros de votación improvisados a nivel nacional e internacional, ya que los acostumbrados centros de votación, no fueron autorizados para el desarrollo de este evento, debido a que el mismo no cuenta con el aval del Consejo Nacional Electoral. 

Desde mi óptica, el Plebiscito fue una decisión acertada de la MUD, ya que se convierte en un instrumento de participación y protesta pacífico, voluntario y representativo y aunque no tenga validez oficial, podrá lograr un impacto contundente en la opinión pública, siempre y cuando la asistencia ciudadana sea masiva, así mismo su propio efecto pasivo, puede generar mayor presión de los radicales en la calle.

Seguidamente, debo referirme a los llamados trancazos, a la fecha aunque algunos colegas no coincidan con mi apreciación, no han logrado ningún efecto directo ante las pretensiones del régimen de declinar su intención en pro de la Constituyente, al contrario los trancazos han generado molestias e indignación en los ciudadanos de a pie, quienes por el efecto colateral han sido víctimas del hampa al verse desamparados sin transporte público y por necesidad han tenido que trasladarse caminando a sus hogares y sitios de trabajo. 

Asimismo la delincuencia ha aprovechado para instalar peajes, donde exigen dinero a los conductores, les quitan sus pertenencias, embisten sus vehículos con piedras, convirtiéndose esta forma de protesta, en una guerra de ciudadanos contra hipnociudadanos.

La liberación de Leopoldo López de Ramo Verde, otorgándole el tribunal casa por cárcel, ha sido otro evento de lectura importante previo a la Constituyente, ya que cambia el juego de ajedrez político en el país y aunque muchas interpretaciones se han dado sobre este beneficio, primero debe decirse que sobre cualquier estrategia política ha sido una estrategia humana, ya que la lucha que dio su esposa Lilian para lograr la liberación de su marido fue incansable y apasionada, logró hablar con diversos Presidentes, Jefes de Estado, personalidades a nivel mundial para que mediaran por la libertad de Leopoldo y de los presos políticos, realmente debo reconocer que se convirtió en una Embajadora por la Libertad. 

El papel que cumplirá la pareja López – Tintori en el futuro del país será determinante si asumen una posición de Reconciliación Nacional, siguiendo el ejemplo que diera Mandela en Sudáfrica. 

Finalmente, considero oportuno pronunciarme ante la ola de rumores que se tejen en entornos académicos, periodísticos y político, sobre una negociación a puertas que provocará la salida de Maduro, antes de celebrarse la Constituyente, algunos especialistas hasta han precisado su fecha de partida, el 27 de julio, ante estos pronósticos reservados, me permito responsablemente indicar lo siguiente: durante el acto en conmemoración del 5 de julio en el Paseo Monumental de los Próceres se pudo evidenciar la obediencia, disciplina y subordinación del Alto Militar ante su Comandante en Jefe el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, y si hay algo cierto en este país es que el soporte de lo que han llamado “revolución”, son los militares, hasta el día de hoy no percibo, insubordinación alguna, sin embargo amanecerá y veremos, por lo pronto lamento afirmar que la Constituyente se sigue convirtiendo en un escenario posible.

]]>
<![CDATA[En defensa de la democracia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-defensa-de-la-democracia-20170714-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-defensa-de-la-democracia-20170714-0008.html Antonio Pérez Esclarín / Articulista / @pesclarin  

Como militante de la Educación Popular llevo más de  46 años trabajando con pasión  junto a los pobres y excluidos para dotarlos de un pensamiento  crítico alternativo, que les confiera el poder para  transformar sus propias vidas y contribuir, como sujetos autónomos y éticos,  a transformar el país y el mundo. 

La miseria y la exclusión están ligadas, en definitiva, a la falta de voz y de poder de los grupos populares. Un pueblo ignorante, ideologizado  o superficialmente educado, convertido en cliente y no en ciudadano,  será siempre víctima de liderazgos enfermizos y vivirá a la espera de mesianismos salvadores y bajo la amenaza de fanatismos que proliferarán en mil formas de intolerancia. 

Por ello, si siempre trabajé por superar las democracias meramente electoreras, que vivieron de espaldas a las mayorías populares y olvidaron la búsqueda de la equidad y la inclusión;   me opongo con mucho más vigor   al actual  autoritarismo dictatorial del grupito de iluminados que, por creerse poseedores de la razón y la verdad, tratan de imponer por la fuerza su proyecto.

De ahí la falacia que considera  sólo  pueblo verdadero al que  aplaude y sigue  las ocurrencias del jefe. Todos los que se atreven a criticarlas, sin importar que hayan entregado su vida a combatir todo tipo de exclusión y pueden exhibir una conducta ética intachable,  dejan de ser pueblo y entran automáticamente  en la categoría de  traidores, agentes del imperio,  o en el mejor de los casos,  masa manipulada  y engañada,   incapaz de pensar por sí misma y que ha sido envenenada por los golpistas y terroristas y  por los que quieren mantener a los pobres en la miseria.

¿Qué democracia es esta que  ha impedido groseramente las elecciones contempladas en la Constitución y utiliza  todo el poder y recursos del Estado y recurre a la represión y el uso cada vez más brutal de la fuerza  para imponer una constituyente anticonstitucional, inoportuna  y rechazada por la mayoría del pueblo, que si lograran imponer, acabaría definitivamente con la democracia y nos acercaría a  dictaduras  al estilo de los soviets, la China de Mao,  la  Cuba de los Castro o, peor aún, con  Corea del Norte?

La democracia implica separación de poderes, elecciones justas, en igualdad de condiciones, y respeto total a los resultados.   Pero la democracia va mucho más allá pues es una forma de organización y de vida fundamentada en el respeto, la honestidad, la libertad  y la igualdad.

La genuina democracia debe garantizar los derechos fundamentales de todos en seguridad, educación, vivienda, salud, alimentación  y capacidad de pensar por sí mismo sin miedo. Es  triste ver cómo se utiliza la mentira, las amenazas y  la miseria del pueblo para mantenerse en el poder. El pueblo y sus necesidades no importan realmente: importa el poder. Pero el poder, sobre todo el poder absoluto,  produce esclerosis y miopía: Lo que debería ser medio, se convierte en fin: mantenerse en el poder como sea.

Por ello, el próximo domingo, yo como ciudadano libre y responsable,  me acercaré a un punto soberano a respaldar la Consulta Popular que contempla el artículo 70 de la Constitución y manifestaré mi firme voluntad contra la constituyente que, sin consultarme,  tratan de imponerme. 

]]>
<![CDATA[La economía post-petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-economia-post-petrolera-20170714-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-economia-post-petrolera-20170714-0007.html Blagdimir Labrador Mendoza / Articulista

... Definir claramente la coexistencia del estado propietario de la riqueza petrolera con las nuevas relaciones de propiedad existente: privada, mixta, social y comunal.

La economía venezolana caracterizada por ser mono productora y mono exportadora, desde el siglo XVI con el cacao-café y a partir de 1914 el capitalismo rentístico petrolero que colapsó, ahora en el marco de la constituyente se plantea un debate para construir la nueva economía post petrolera, entre los principales temas petroleros sugerimos:

1.- Cambiar la visión cortoplacista petrolera por una nacionalista de largo plazo porque somos y seguiremos siendo un país signado por el petrolero, ya que tenemos reservas probadas por más de 200 años, en el peor de los casos nos pasaría como el carbón que después de un siglo sigue siendo la principal o segunda fuente de energía mundial.

2.- Definir claramente la coexistencia del estado propietario de la riqueza petrolera con las nuevas relaciones de propiedad existente: privada, mixta, social directa e indirecta y comunal, en cada uno de los proceso de exploración, explotación, industrialización y distribución de sus productos y derivados en el mercado nacional e internacional.

3.- Configurar una nueva geopolítica petrolera en el mercado internacional ya que los precios petroleros  no solo están determinado por el principio económico de la oferta y demanda sino por otros factores como el financiero donde corporaciones manejan el mercado a futuro y especulativos, las diferencias religiosos, el desarrollo de nuevas tecnología, los ahorros de los grandes fondos soberanos de inversión y el reacomodo de la nueva geopolítica del poder mundial como EE UU, China, India y Rusia, lo que nos permitirá planificar en esos escenarios volátiles.

4.- Establecer el tipo de cambio dual entre el petrolero y no petrolero que resuelva el dilema de la sobrevaluación o devaluación de nuestra moneda, presente hoy desde 1936 con la visión devaluacionista de  Alberto Adriani para tener un tipo de cambio que estimule la producción y exportación diferentes al petróleo o como afirmó Vicente Lecuna que debería tener una moneda sobrevaluada para atraer mas dólares por los inversionista extranjero, nos preguntamos ¿es posible un tipo de cambio dual que sea transparente, evite las distorsiones y corrupción entre los burócratas con el comerciante importador?

5.- Desarrollar una  política económica fundamentada en el desarrollo industrial con énfasis en ciencias y tecnologías, infraestructura de puertos, carreteras, servicios básicos, zonas industriales, incentivos fiscales para la diversificación de la economía hacia las exportaciones que se inicie por  Petrocaribe, se expanda a Mercosur y luego consolidarse en el resto del mundo.

6.- Distribuir la renta petrolera como lo ha hecho la revolución Bolivariana en los últimos 12 años donde logró a través de la política social y misiones mejorar los niveles de desarrollo humano reconocido por Naciones Unidas.  
7.- Crea el Fondo de Ahorro Intergeneracional de los Trabajadores como el Fondo Petrolero Noruego, para que apalanque el desarrollo del país y resolver un problema estructurar de las fuentes de financiamiento a largo plazo en petróleo, petroquímica, industrias básicas, hoteles, viviendas y agroindustria, para que los venezolanos en dos décadas seamos dueños de nuestra riqueza y garanticemos oportunidades a las futuras generaciones.

Es imperioso e urgente el debate petrolero para la nueva economía post petrolera.

]]>
<![CDATA[Plebiscito]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-20170714-0005.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-20170714-0005.html Roberto Malaver / Articulista / @robertomalaver

¡El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra! ¡Dos veces! No joda, nosotros nos hemos dado coñazos que jode con esa piedra, y nadie la quita del camino todavía.

Allí donde nos dicen que hay un error, allí corremos nosotros a lanzarnos de cabeza para cometerlo de frente, y eso sí, después no reconocemos un carajo. Allí está el plebiscito, cuando tenemos a los social terroristas en la calle quemando, asesinando, destrozando, puputeando, ahora salimos con un plebiscito, o plesbicito, como dijo el compañero Embajada Radonski  en las elecciones a gobernadores y nos dieron palo que jode. Bueno, tenemos el plebiscito, que ahora no es plebiscito, porque alguno de esos asesores carísimos que tenemos nosotros, dijo que era mejor consulta popular, porque eso sí es  vinculante, y el plebiscito no lo es, qué bolas, lo que sí sabemos es que es un error más, un fracaso más, una pendejada más, porque no es serio este cementerio de opositores que somos nosotros que nos queremos tanto o más o menos.

Y ocurre, acontece, dicen los finos, que va a votar hasta el gato, según Embajada Radonski, y de bola que sí, porque quién carajo dice que el gato no votó, si esa vaina es para levantar la mano primero y pasar vergüenza después. Nadie en su pleno juicio sale a votar en una vaina que no tiene ningún sentido, aunque Luis Vicente —Datólago— León dijo que eso era simbólico, como para darle un justificativo lingüístico a la vaina, semántico, hubiese dicho el ecologista, Humberto Eco adormecido.

Entonces nos encontramos con que el domingo 16, día del niño, niño al que nosotros hemos puesto a manifestar en la calle con una cuerda de… mejor no le echamos más candela al asunto, ese domingo hay dos simulacros. Un simulacro verdadero, que es el que va a hacer el CNE, gente seria, para que los venezolanos sepan cómo van a votar, y pondrán 2000 máquinas en todo el país y listo, y el otro simulacro es el nuestro, que es más falso que Ismael —Talanquera— García hablando de justicia social. Allí no hay un carajo, nadie se atreve a ser testigo de esa vaina, solo Monseñor donde digo digo es Diego Padrón, dijo que era la sociedad civil la que organizaba eso y por lo tanto la iglesia… y púyalo que vas en bajada.

El papá de Margot, viendo twitter en la computadora venezolana que le compró a un chavista, empezó a comentar: “Ahora este pendejo dice que no llamemos plebiscito a la vaina del domingo, que le digamos consulta popular, es que perdimos la vergüenza hace mucho tiempo, y quedamos como unos verdaderos sinvergüenzas”.

Se puso de pie y fue al cuarto, y antes de darle el coñazo a la puerta, dijo: “Fracaso es como debemos llamar esa vaina”. Y el vecino gritó: “Hasta cuándo, carajo”.
- Perdámonos.- Me canta Margot

]]>
<![CDATA[De la violencia a la coexistencia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-la-violencia-a-la-coexistencia-20170713-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-la-violencia-a-la-coexistencia-20170713-0022.html Leopoldo Puchi / Exsecretario general del MAS / elepuchi@gmail.com

...Se hacen habituales episodios de violencia como el ocurrido en la Asamblea Nacional o las trancas que impiden por la fuerza que los ciudadanos puedan decidir si salen o no de sus viviendas. 

El clima de violencia crónica que se ha instalado en el país a lo largo de las últimas semanas puede prolongarse por mucho tiempo como un fenómeno que se va convirtiendo en algo cotidiano. Se hacen habituales episodios de violencia como el ocurrido en la Asamblea Nacional o las trancas que impiden por la fuerza que los ciudadanos puedan decidir si salen o no de sus viviendas. A nadie le sorprende ver a grupos encapuchados, partidarios del gobierno o de la oposición, que amenazan o agreden. 

Vehículos incendiados, cauchos quemados obstruyendo las vías, escombros, enfrentamientos, disturbios, represión policial se han hecho parte del paisaje urbano. Una realidad que corresponde a uno de los escenarios posibles previstos por el Centro de Estrategias y Estudios Internacionales (Csis, siglas en inglés), con sede en Washington, y denominado “El conflicto civil y el colapso nacional”, que sería el resultado de la combinación de diversas modalidades de intervención y presión externa con la erosión interna de la capacidad del Estado para mantener la gobernabilidad del país.

El desarrollo de los acontecimientos en este escenario es visualizado en el marco más amplio de un deterioro continuo de la economía, que tendría como expresión una mayor caída del Producto Interno Bruto, una altísima inflación y grandes dificultades para que la población pueda adquirir alimentos y medicinas. 

El plano de la conflictividad social abarcaría todos los sectores del país, tanto en las zonas urbanas como las poblaciones rurales, y daría lugar a saqueos y a enfrentamientos entre grupos de civiles armados de Gobierno y oposición.

Un escenario de esta naturaleza pudiera derivar hacia otras opciones no menos peligrosas, como un derrocamiento o un golpe militar de imprevisible destino, de modo que de continuarse avanzando por el sendero que transitamos en la actualidad vamos a quedar pronto atrapados en una encrucijada de calles ciegas. 

Para zafarnos de esta fatalidad, lo razonable es proceder a despejar otra ruta con las maquinarias apropiadas: la negociación para la coexistencia, un escenario que de manera absurda no contempla, ni siquiera como hipótesis el Csis, pero que es el escenario más conveniente para Venezuela y el más realista en la situación de hoy.
Un hecho del que hay que partir es que ninguna de las fuerzas en pugna dispone de la fuerza necesaria para establecer su modelo programático político, económico y social, por lo que hay que adoptar un modelo de sociedad “intermedio”, aunque no satisfaga la visión ideológica de uno u otro factor.  

Tampoco ningún sector dispone de la fuerza para ocupar todas las palancas de poder, por lo que hay que compartir, vía negociación, los espacios institucionales  y acordar las condiciones de convivencia. 

En lugar de una capitulación o de una transición, deben establecerse acuerdos en los términos de un tratado de paz, en el que cada sector detente porciones del poder. En fin, un escenario de coexistencia, superior al de una guerra civil o un golpe de Estado.

]]>
<![CDATA[Uribistas piden matar a Maduro]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Uribistas-piden-matar-a-Maduro-20170713-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Uribistas-piden-matar-a-Maduro-20170713-0020.html Yldefonso Finol / Articulista / caciquenigale@yahoo.es

Antes, Pat Robertson y otros fanáticos sionistas, así como Uribe y Pacho Santos, hicieron llamados similares contra el Presidente Chávez.

Es gente acostumbrada a matar, o, mejor dicho, mandar a matar. Siempre consiguen matones entre sus peones. 

Tienen un perfil común: sus antepasados fueron esclavistas, hicieron fortunas delinquiendo, y siguieron delinquiendo para conservar sus privilegios. La derecha más derechista de la derecha. 

Son los beneficiarios de la narcoeconomía transnacional con sede en ese lugar de donde es un cura próximo a beatificar que —según me dice doña Gloria— fue uno de los que mandaron a matar a Gaitán.

Abelardo de la Espriella se llama el elegante sicario comunicacional que el domingo 9 de julio publicó en El Heraldo de Colombia su metralla encorbatada: 

“Los venezolanos de bien y la comunidad internacional en pleno deben entender que la muerte de Nicolás Maduro se hace necesaria para garantizar la supervivencia de la República. No se trataría de un asesinato común, sino de un acto patriótico que está amparado por la constitución venezolana y que resulta, por demás, moralmente irreprochable”. (SIC)

¡Miren que legalista este jurista santanderista! 

Cómo interpreta nuestra Constitución el profesor de derecho penal de la misma universidad que acogió de catedrático a Pedro Carmona Estanga y es asidua patrocinante de CNN. 

Si de este tenor son los asesores legales externos de la MUD, se entiende entonces las alocadas “salidas”, “elecciones generales anticipadas” y “plebiscitos” que han sacado del sombrero de copa de la Sergio Arboleda.
Ahora resulta que el magnicidio es un “derecho constitucional”, extraño por demás, que puede ser invocado por un extranjero.

¡Saque su nariz del pote de cocaína, señor abogado, que le estallaron sus circuitos nerviosos los excesos sabatinos!

Ya sus tutelados opositores venezolanos comenzaron la matazón: cien muertos en cien días de perturbadas protestas sin propuestas. Todos por la insensible e irresponsable ambición del pitiyanquismo.

Antes, Pat Robertson y otros fanáticos sionistas, así como Uribe y Pacho Santos, hicieron llamados similares contra el Presidente Chávez.

Nada peor que los descuidos y perdones cuando se tiene por enemigos a tipos de semejante calaña.

]]>
<![CDATA[Tampoco estado de conciencia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tampoco-estado-de-conciencia-20170713-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tampoco-estado-de-conciencia-20170713-0019.html Oscar Morales / Articulista / omoralesrodriguez@gmail.com

Hasta ahora es bien sabido que los estados de conciencia no pueden agruparse en patrones con códigos modificables. Quiere decir, no es posible hoy programar una máquina para que pueda sentir emociones por voluntad propia o tener autoconciencia de su conducta los robots, pues, los dispositivos o instrumentos tecnológicos están sujetos a una programación con sus códigos y su lenguaje, no poseen un ‘sistema nervioso’, no hay nada parecido a ‘piezas’ biológicas que permitan a las maquinarias actuar motu proprio. 

Considerado esto, me pregunto: ¿Será que tampoco existe algún mecanismo que le ayude a conectarse con las realidades y el sentido común a los miembros del Poder Ejecutivo por ser precisamente autómatas?
Vueltas y vueltas buscando una ilustración formal para justificar los desmanes y no hay explicaciones. Ya sabemos que no existe estado de derecho —aunque dependiendo de la luna a veces quieran jugar un poco a eso—. También es conocido que algunas palabras están demonizadas y la cohabitación o coexistencia es infidelidad para ambos sectores. 

Ahora bien, debemos creer en algún mecanismo de resolución de crisis porque el estómago cruje y quien no come no tienes fuerzas para elegir. No podemos estar discutiendo sobre la cuadratura del círculo en el mismo instante que el país pierde el tren del futuro. Y  la esperanza no puede ser estrategia si el futuro es como el radar de defensa aérea del país: no detecta, es inexistente. No podemos vender perspectivas si está amañada con sumisión forzosa. 

Se distingue en cualquier rincón del país que el ‘aura’ del sistema de protección social construido en estos años se evaporó y hoy lo que gruñe es desamparo e indignación. Las condiciones son delirantes y se requiere un proceso agudo de ingeniería social para recobrar la asistencia a los más vulnerables, porque se nota el fallecimiento de esa ilusión de ‘progreso’ que reflejaron las políticas insostenibles de los últimos años, y ahora vamos retrocediendo a niveles inferiores a aquello que se procuró superar. Es decir, el frágil mejoramiento de las condiciones socioeconómicas  produjo un hundimiento mayor al que padecíamos décadas atrás. Ese es el costo de las fantasías populistas: regresar en poco tiempo a carencias más profundas. 

Todos los días nos alejamos del ideal ejercicio del “gobierno de las leyes”. Y es riesgoso, porque en estos tiempos ya no tiene fanaticada el sometimiento de la vida personal a los designios de un dictador. Deben estar nerviosos y ese estado intranquilo no es buen consejero, porque se pierde la moralidad y no queda ni una pizca de remordimiento.

Aunque a decir verdad, todo apunta a que nos estamos quedando sin ese sentimiento de arrepentimiento y sobre todo sin estado de conciencia. ¡Qué quilombo, pues!

]]>
<![CDATA[Venezuela en positivo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-en-positivo-20170713-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-en-positivo-20170713-0017.html Hugo Hernandez Raffalli / Ex Director de Pdvsa

Los precios del petróleo están dependiendo de los inventarios de Estados Unidos, México y demás productores de petróleo, así como de la  entrada de la producción de Irak y Libia.

El negocio petrolero ha tenido un fuerte impacto en los mercados financieros. Es un bien transable sujeto a la especulación, sobre todo a la manipulación de la venta de los barriles a futuro.

Venezuela se ha venido posesionando de mercados como el de China, que cada día demanda más el tipo de crudo que produce Venezuela. De hecho, se puso en marcha el proyecto de una nueva refinería, en suelo chino, que servirá para procesar el tipo de crudo pesado producido en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Pdvsa ha iniciado una serie de reuniones de trabajo con algunas organizaciones empresariales, con el fin de vincularlos en los planes de desarrollo que tiene la Industria. Sugerimos que se amplíen la base real de los empresarios interesados en participar.

Esas iniciativas no permean al común empresarios interesados y en capacidad de poder participar. El sector privado petrolero tiene interés en participar en los proyectos que lleva y llevará adelante la Industria. 

Los precios del petróleo repuntarán, de manera consistente, en los próximos días. Se ajustarán los inventarios y los acuerdos de la Opep y los no Opep, surtirán los efectos de estabilidad de los precios. Estamos en verano donde la demanda no será tan exigente, aún cuando los precios se ajustarían hacia el alza en el último cuatrimestre del año.

En fin, para Venezuela es importante la estabilidad de los precios en $ 50 por barril. Venezuela tiene la necesidad de aumentar el potencial y el crecimiento en la producción. Hay márgenes importantes para crecer.

Hacen falta inversiones para ese crecimiento y consolidación de la producción. Pdvsa ha venido haciendo acuerdos con las empresas extranjeras socias en las empresas mixtas para financiar crecimiento en producción.

Se hacen gestiones ante los organismos y entes internacionales, en el mundo financiarlo, para financiar proyectos de alta rentabilidad, estableciendo la emisión de papeles comprometiendo parte de la nueva producción como forma de pago a los inversionistas. Son mecanismos de financiamientos probados en el mundo petrolero y financiero. En conclusión, Venezuela no está perdida. Tenemos problemas puntuales. Saldremos de la crisis y uno de los principales puntales será el petróleo y el gas.

]]>
<![CDATA[Este domingo: Consulta Popular]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Este-domingo--Consulta-Popular-20170712-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Este-domingo--Consulta-Popular-20170712-0038.html En los momentos de mayores dificultades de un pueblo, cuando la crisis se agudiza, no hay mejor solución que consultar a los ciudadanos el camino a recorrer. Esto sería así sí respetáramos los principios republicanos y democráticos. Pero ya todos, dentro y fuera de Venezuela, sabemos que no hay intención alguna de darle un cause institucional a esta crisis generada desde el mismo poder. En este momento lo que buscan los dictadores es cómo modificar la Constitución para poder gobernar en minoría, lo cual terminaría siendo el descalabro de este país y lo cual estamos obligados a no permitir.

 

En los últimos meses, Maduro y las instituciones que controla, se han negado a consultar a la ciudadanía en procesos que son totalmente constitucionales. En mis cuentas son cinco elecciones que negaron a los venezolanos: Impidieron el referéndum revocatorio presidencial y la elección que sin duda vendría después de ese referéndum que era la designación de un nuevo presidente de la república. Se negaron a realizar las elecciones de gobernadores. Y al convocar esa Constituyente espuria, se saltaron a la torera la consulta al pueblo a ver si él convocaba y la consulta para la aprobación de las bases comiciales para la selección de los constituyentistas.

 

Ante esa situación, y como una demostración de que lo que buscamos es que el pueblo se pronuncie, los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática, avalados por la Asamblea Nacional decidimos realizar, este domingo 16 de julio, una consulta popular para demostrar la profunda vocación democrática de los ciudadanos de Venezuela. Lo que queremos en este país es que haya elecciones claras y transparentes. No puede haber otro mecanismo para resolver esta gravísima situación. 

 

La consulta popular está avalada por el artículo 70 constitucional que la establece como uno de los medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía. Pero esa consulta es también un acto de desobediencia civil, de resistencia pacífica, por tanto está avalada también por los artículo 333 y 350 de nuestra Constitución. A través de ella vamos a demostrar dónde está la inmensa mayoría de este país, enfrentada a un pequeño grupo de asaltantes del poder a quienes les importa muy poco el destino de la patria, mientras puedan seguir abusando del poder. 

 

La organización de la consulta del domingo está en manos de los partidos políticos y de la sociedad civil. En ambos sectores se ha demostrado el interés de participar y el compromiso de llevar adelante una jornada sería y responsable que permita que nuestra verdad sea asumida dentro y fuera de Venezuela. 

 

Así que este domingo tendremos esa consulta popular. Pueden acudir a los centros de votación seleccionados para esta jornada, cédula o pasaporte en mano,  todos los venezolanos mayores de 18 años. No estamos exigiendo la inscripción en el registro electoral, porque en este acto de desobediencia, estamos también reivindicando a los electores jóvenes a quienes el Consejo Nacional Electoral ha negado la inscripción en el registro electoral. La votación será de 7 de la mañana a 4 de la tarde, a menos que haya electores en cola. Será manual, inclusive el escrutinio, mientras que la totalizacion será automatizada con el objetivo de tener el resultado el mismo día. A cada ciudadano le haremos tres preguntas, referidas al rechazo a la Constituyente, el papel de la Fuerza Armada y la posibilidad de renovación de los poderes públicos, así como la realización de elecciones y la conformación de un gobierno de unidad nacional. 

 

En su obsesión por confrontar, el Psuv y su CNE han decidido realizar, ese mismo día, un simulacro de la farsa constituyente. Eso antes de amedrentarnos, servirá para que se vea el contraste que es evidente en la Venezuela de hoy: Una dictadura con muy escaso apoyo y una mayoría ciudadana exigiendo democracia y libertad. 
 

]]>
<![CDATA[La dictadura en fotos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-dictadura-en-fotos-20170712-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-dictadura-en-fotos-20170712-0040.html Paula está tirada en el asfalto. No puede levantarse porque la bota del guardia le presiona por la espalda. Éste la empuja contra el borde del soporte de concreto. Delante de ella está una botella de vidrio partida y a los lados, esparcidos, trozos de restos de otros pedazos de objetos filosos y cortantes.

 

   En otra imagen que tomó el fotógrafo Miguel Gutiérrez de la agencia EFE, a Paula la rodean poco más de 20 militares, todos en motocicletas y fuertemente armados. A ella se la ve, desde que está en el suelo, solo con una bandera de Venezuela cubriendo parte de su rostro. 


   Paula es menor de edad, apenas tiene 17 años, y es estudiante de Derecho en la Universidad Central de Venezuela. La joven fue capturada y llevada detenida. Al caerse se cortó una de sus manos y le suturaron con 7 puntos. 


   Otra imagen, captada por el fotoperiodista Fernando Oduber, muestra a un anciano corriendo por una acera en San Antonio de los Altos, con su nieto en brazos, mientras detrás, muy cerca, un guardia lo persigue y no es, precisamente, para saludarle.


   Las imágenes de la represión en la Venezuela de la Resistencia, que sobrepasa los cien días en protestas, están registrando lo más escabroso, dantesco y sádico de una dictadura.


   En esta escalada represiva las imágenes que los reporteros gráficos han captado van dibujando un escenario desde todo punto de vista, digno de una temporada en el Infierno. Pero eso ocurre en la Venezuela del llamado socialismo Siglo XXI. Donde el Estado, por acción, incapacidad u omisión, se niega a aceptar la ayuda humanitaria de organizaciones internacionales, como Cáritas. Permitiendo que la desnutrición aumente hasta los bordes del 9,45% en la población infantil. O impidiendo el suministro de insumos médicos para patologías extremas, como VIH, insulinodependientes, o en personas trasplantadas, o para diálisis o cáncer.


   Las imágenes de la represión en Venezuela escandalizan a la opinión pública mundial. El holocausto tropical se está viviendo también en el silencio de los centros de reclusión psiquiátricos, hospitales, asilos para ancianos y cárceles venezolanas. Las imágenes de esa violencia son escabrosas. Muchas de ellas casi imposibles de digerir. Producen náusea y repulsión. 


   Si la fotografía de Paula genera rechazo y rabia, al ver a una joven rodeada por más de 20 militares que la humillan. La atrapan. La manosean. Y finalmente la someten. Las imágenes de enfermos dementes, en claroscuros, donde apenas se ven sombras, es lo que produce escalofrío y duele. Es un dolor al centro del pecho que nos conmueve hasta las lágrimas.


    
 Los fotógrafos somos los ojos de los ciudadanos que reclaman su derecho a vivir en libertad.

]]>
<![CDATA[Nacionalidad y constitución]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nacionalidad-y-constitucion-20170712-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nacionalidad-y-constitucion-20170712-0036.html La normativa para elección de candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente exige como primer requisito: “Ser venezolano o venezolana por nacimiento, sin otra nacionalidad”.¿Por qué?   Dice el Evangelio que nadie puede servir a dos patronos. Establece nuestra Ley que nadie puede estar casado con dos o más mujeres,  la lógica que nadie puede participar en un match jugando a la vez por los dos equipos, y la ética que nadie debe estar inscrito al mismo tiempo en dos partidos antagónicos.

 

    Sin embargo, en 1999 el constituyente Allan Randolph Brewer Carías –sí, el mismo que apoyó el Decreto de Carmona y legitimó el golpe de Estado de 2002 invocando la Carta Democrática de la OEA- logró incluir en la Constitución de la República Bolivariana el artículo  34, según el cual  “La nacionalidad venezolana no se pierde al optar o adquirir otra nacionalidad”. Por iniciativa de Brewer, los artículos del 34 al 36 de la Carta Magna permiten así la doble nacionalidad y por lo tanto posibilitan que un ciudadano esté sometido al mismo tiempo a la lealtad a dos o más Estados, lo cual pudiera resultar contradictorio.

 

    No criticamos a quienes por cualquier razón se han acogido a este régimen. Los apegos culturales a los sitios de origen son legítimos. Pero una afinidad intelectual o sentimental no es un vínculo jurídico.  Traten de alegarla para que les otorguen entrada, residencia y plenitud de derechos en cualquiera de los países hegemónicos. Acogemos fraternalmente a quien se nos una, porque a veces el vínculo que se elige es más fuerte que aquél con el cual se nace. Pero por eso mismo, implica una elección.

 

    La nacionalidad es, en principio, una relación exclusiva y excluyente de un ciudadano con el cuerpo político al cual pertenece, e implica derechos y deberes especiales que no pueden ser compartidos. Imaginemos que las dos patrias de un ciudadano que alegue “doble nacionalidad” entran en conflicto. Para justificar este insólito régimen, la Exposición de Motivos indica: “Por otra parte, siguiendo las orientaciones de los ordenamientos constitucionales contemporáneos, se admite la doble nacionalidad y el carácter renunciable de la nacionalidad venezolana, todo ello con el objeto de facilitar a la República la suscripción de tratados internacionales en la materia”. Ambos argumentos son falaces. No se puede subordinar la soberana norma constitucional de Venezuela a las hipotéticas y futuras “orientaciones de los ordenamientos constitucionales contemporáneos” o “tratados internacionales en la materia”, de otros países, de los cuales no se menciona por cierto ninguno.

 

    Por otra parte, dichos ordenamientos contemporáneos  son en su mayoría estrictos en cuanto a la prohibición de la doble nacionalidad. Ni Estados Unidos, ni Inglaterra, ni Alemania ni Cuba la admiten. De manera muy excepcional, la toleran aquellos países de los cuales han salido grandes masas migratorias  con las cuales quieren mantener vínculos, como España e Italia, o un país como Francia en el cual es decisiva la presencia de talentos artísticos e intelectuales extranjeros. Ninguna de las dos hipótesis se da en Venezuela.    Nuestros constituyentes sin otra nacionalidad, cuya lealtad exclusiva es para Venezuela, deberían sancionar normas que resolvieran tales disyuntivas teniendo en miras el soberano interés nacional.

]]>
<![CDATA[La semana que pasó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-semana-que-paso-20170712-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-semana-que-paso-20170712-0031.html La graduación y el relanzamiento de la Misión Robinson, en sus 14 años de labor abriendo las puertas del saber a millones de venezolanos y venezolanas; el despliegue vibrante de los y las brigadistas del Movimiento Somos Venezuela y su visita amorosa casa por casa a los registrados en el Carnet de la Patria; la respuesta de confianza y esperanza en la Revolución Bolivariana de 300 mil jóvenes que se registraron en el programa Chamba Juvenil; la demostración de lealtad, anhelo de paz y reafirmación de nuestra Independencia en el marco de las conmemoraciones por los 206 años de nuestra Independencia; marcaron el inicio de este mes.

 

Frente a la agenda de caotización del país desarrollada por la MUD, emerge una agenda de trabajo, paz, esperanza y reconciliación proyectada hacia el futuro inmediato.

 

¿A quién conviene? preguntaba un amigo y camarada de luchas, por allá en los años 90, cuando se planteaba una acción política o de defensa popular. Argumentaba el amigo, con razón, que uno siempre debe valorar cuál va ser el impacto de cada acción, positivo o negativo, para la táctica y la estrategia revolucionaria.  

 

Traigo a colación estos recuerdos a propósito de la lamentable trifulca que se desarrolló en el Palacio Federal Legislativo el pasado 5 de julio, con el triste saldo de personas lesionadas y heridas de ambos grupos que se enfrentaron. El más grave de ellos el joven revolucionario Cristian Palma, quien fue herido de gravedad, con explosivos lanzados por los esbirros de la extinta Disip, que hoy sirven de custodia a los diputados opositores. 

 

Yo puedo comprender, aun cuando no justifico, a los militantes de los movimientos populares que están hartos de 90 días de violencia, odio, desprecio y sobre todo de la impunidad generada por la inacción cómplice de la Fiscal General de la República. Sin embargo, tengo que dirigirme a quienes promueven este tipo de acciones y hacerle la pregunta de mi antiguo compañero ¿A quién convino esta riña?, ¿Cuál fue el saldo positivo para la estrategia revolucionaria en el frente interno e internacional? Que cada quien se responda.

 

El foquismo violento del fascismo no puede ser combatido con foquismo revolucionario, ninguna vanguardia puede sustituir la acción del pueblo organizado y consciente que milita en el Chavismo. El pueblo en ejercicio de su derecho al voto elegirá el próximo 30 de julio a los y las constituyentes con el mandato de transformar al Estado, incluyendo al auto ilegalizado Poder Legislativo que hoy tenemos. Sólo el pueblo en ejercicio constitucional de su Poder Originario puede hacerlo.

 

Con el Comandante Chávez digo ”Ni pacto con la burguesía, ni desenfreno revolucionario”.

 

Arresto domiciliario. Corría el año 2010, se planteó desde el Poder Judicial el arresto domiciliario para los privados de libertad por la colocación, en el año 2002,  de explosivos en la Embajada de España y el Consulado de Colombia, todos vinculados a la ya tristemente celebre Plaza Altamira. Se dio un debate en el seno de la Dirección Política de la revolución, debate que fue saldado con la opinión del Comandante Chávez, palabras más, palabras menos, nos dijo que las sociedades no pueden vivir ancladas en rencores, que necesario es superar las situaciones pasadas para poder avanzar en lo estratégico y que si la medida correspondía legalmente, él estaba de acuerdo.

 

El viernes 7 de julio, se le dictó una medida sustitutiva al responsable de los hechos de violencia ocurridos en el año 2014, conocidos como “La Salida”, que dejó un saldo de muertos, heridos y destrucción de bienes públicos y privados. Solo resta decir que como ciudadanos, acatamos la decisión de la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia.

 

Esperamos que esta acción judicial, no sea tomada por la oposición como una muestra de debilidad por parte del Estado. Ojalá la asuman como un mensaje para detener el derramamiento de sangre y recuperar la paz y la tranquilidad para todas las familias venezolanas.

 

Reitero nuestro compromiso indeclinable con los familiares de las víctimas mortales y de los y las sobrevivientes de la violencia desatada por la MUD, en distintas etapas. Habrá verdad, justicia, reparación y reconciliación. Dios mediante así será.    

  

Comienza la campaña constituyente. Inicia la segunda semana del mes de julio y  más de 6 mil candidatos y candidatas recorren desde este 14 de julio los barrios, fábricas, urbanismos, centros de estudios y de trabajo con sus ideas, con sus propuestas para garantizar la Independencia y la paz, para cambiar todo lo malo que se esté haciendo, para rectificar las desviaciones reformistas y las corruptelas que tanto daño hacen a  nuestra revolución y  a nuestro pueblo, para profundizar el Poder Popular a través de la Misiones y Grandes Misiones, las Comunas, los consejos comunales, las empresas de propiedad social y comunal, el protagonismo del pueblo y para dejar abierta una ventana al futuro de nuestra juventud.  Somos Venezuela y vamos a Constituyente.
 

]]>
<![CDATA[Urge un diálogo incluyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Urge-un-dialogo-incluyente-20170711-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Urge-un-dialogo-incluyente-20170711-0009.html La decisión de la cúpula del Gobierno-Psuv de avanzar hacia la elección de una ANC monopartidista el 30 de julio, y la convocatoria al margen del CNE por la cúpula de la MUD, 15 días antes de esa fecha, de un plebiscito para pedirle al pueblo su aval para conformar un “gobierno de unión nacional”...

 

Nos coloca en la antesala de una situación de ingobernabilidad y polarización extrema que podría desembocar en una guerra civil con consecuencias impredecibles.


Al concretarse ambos eventos, se crearía una dinámica en la que se confrontarían un “gobierno paralelo” inconstitucional versus un gobierno constitucional autoinvestido con “poderes supraconstitucionales”. Esto ocurriría en un contexto geopolítico en el que EE UU, China y Rusia compiten por el control de los recursos estratégicos de la región, siendo Venezuela la joya de la corona, remember Libia.

 

La elección de la ANC carece de legitimidad de origen, vulnera la representación proporcional y la simetría del derecho al sufragio. Además, como el Gobierno-Psuv jugará solo, no habrá una contraparte que valide las auditorías y el proceso de votación, por lo que la credibilidad de los resultados quedará en entredicho, horadando aún más esa “representación nacional”.

 

Hay que recordar que la confiabilidad del sistema electoral venezolano, elogiado por Jimmy Carter como “el mejor del mundo”, depende de que exista un contrapeso político efectivo. A ello se suma el anuncio del Gobierno-Psuv de que esa ANC tendrá “poderes supraconstitucionales”, pudiendo por ejemplo disolver la AN y asumir sus funciones, concentrando todo el poder por tiempo indefinido para gobernar fuera del marco constitucional. En ese caso, estaríamos frente a una ruptura continuada del hilo constitucional, porque la Constitución solo pierde vigencia cuando se promulga una nueva.

 

La gran mayoría de los venezolanos no cree que la Constituyente va a mejorar la situación económica y social y al menos 45% no se siente expresado en el liderazgo de la MUD y del Gobierno-Psuv. Mucho menos quiere una guerra entre hermanos. Saldremos del atolladero si se retoma la vigencia de la Constitución y se adelanta un diálogo nacional que incluya a quienes están fuera de la polarización. Todavía hay tiempo para que se imponga la sensatez y se retome la senda constitucional y electoral para derrotar la violencia.

 

]]>
<![CDATA[Plebiscito simbólico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-simbolico-20170711-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plebiscito-simbolico-20170711-0007.html ¿Con qué registro electoral se va a realizar el plebiscito que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó para el domingo próximo? ¿Habrá cuadernos de votación validados y codificados? ¿El voto será manual o electrónico? En Venezuela la ley que rige los procesos electorales ordena que el acto del sufragio sea a través de un sistema automatizado, no manual.


¿Cómo se garantiza en ese plebiscito el secreto del voto y que un mismo elector vote una sola vez, es decir, el principio de que un ciudadano, un voto? ¿Cómo sabe uno en qué centro de votación le toca votar o uno va al que quiera, las veces que le dé la gana? ¿Habrá miembros de mesa? ¿Quién los seleccionó? ¿Fue al azar como manda la ley? ¿El Gobierno puede enviar sus testigos para observar el proceso y el acto de escrutinio?
Y eso es vital ¿cómo será el acto de escrutinio? ¿Habrá una caja para depositar las papeletas con los votos, supongo, luego se contarán manualmente pregunta por pregunta (son tres) y se llenará, manualmente, un acta de esas que llamaban “mata votos”? Porque, francamente, quién se va a poner a contar ese poco de papeles si ya todo el mundo sabe los resultados, además, imagino que finalizado el proceso las boletas y los cuadernos de votación serán utilizados como combustible en las guarimbas.


El último plebiscito propiamente dicho que hubo en Venezuela lo organizó Marcos Pérez Jiménez. Tampoco estaba previsto en la Constitución. Fue con unas tarjetas de colores. La azul por el dictador, la roja por la libertad. Aunque había un Consejo Supremo Electoral y se establecieron centros de votación en todo el país, no había realmente un registro electoral y aunque sólo podían votar los mayores de 21 años, nadie se tomaba la molestia de preguntarles la edad a los votantes y menos pedirle la cédula que, de paso, la mayoría no la tenía.
La abuela de mi hija Oriana me contaba que ella junto a otras muchachas de El Empedrao, Santa Lucía, fueron varias veces a todos los centros que pudieron. Los representantes de la dictadura les daban las dos tarjetas sin preguntarles nada y ellas muy tranquilas metían en el sobre la roja y se escondían la azul entre la blusa. Ese día hubo circulitos azules botados más no votados por toda Maracaibo y los chamos jugaban con las inusuales tarjeticas.


Todo el país sabía de antemano el resultado de aquel plebiscito. Era un sainete. Un mecanismo simbólico con el que Pérez Jiménez pretendía evitar lo que ya para 1957 era inevitable. Los plebiscitos, históricamente, los han organizado siempre los dictadores para perpetrarse en el poder. Ningún dictador ha caído por un plebiscito.
La MUD, después de más de 100 días de protestas en la calles, cuando la cifra de muertos se acerca al centenar, con miles de millones de bolívares en pérdidas materiales, se le está burlando en la cara a su gente al convocarla a esa zarzuela de segunda mano que pretenden montar el 16 de julio próximo.
Voceros de la MUD han insistido en que el fulano plebiscito es “simbólico” pero después de trancazos, trancones, plantones y la guarimba hereje ¿qué es lo que quieren simbolizar? Como le escuché decir a un oposicionista furioso “lo único simbólico aquí es que se quedaron sin bolas”.


Y el tipo tiene razón. Lleva 100 días guarimbeando, quemando, trancando, rompiendo aceras, tragando gas lacrimógeno y el humo de los cauchos y la basura en pila, ¡echándole un camión! porque ese, según la dirección de la MUD, era el único camino que les quedaba y ahora le dicen que no, que hay que votar pero simbólicamente. De retruque, el Gobierno mandó a Leopoldo López para su casa, “la cual aceptó”.


Si la MUD quería medirse y demostrar que son mayoría debió aceptar la convocatoria a Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Enfrentar a Maduro en su propia estrategia, con las formalidades del caso y evitarle al país 100 días de crispación y luto. Los buenos boxeadores demuestran su superioridad enfrentando cuerpo a cuerpo a su adversario en cada asalto. Ese “yo con yo” del plebiscito, ese desojar de margaritas de papel, sólo simboliza la errática actuación de esa compañía de opereta que es la dirigencia de la oposición.

]]>
<![CDATA[Negociación política en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Negociacion-politica-en-Venezuela-20170711-0005.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Negociacion-politica-en-Venezuela-20170711-0005.html Tras 100 días de protestas continuas en contra de la administración del presidente Maduro los sectores radicales han manifestado que no se puede negociar debido a los resultados de la mesa de diálogo de finales del año 2016 y el incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno; mientras que el ala sensata de la Mesa de la Unidad, así como algunos voceros del Gobierno han manifestado que una negociación con respeto en la que cada sector debe ceder es la medida más sensata para resolver la crisis, y si se analiza el escenario político actual ambos sectores necesitan llegar a acuerdos en el corto plazo. 


La MUD acompañada de la sociedad civil establecieron una agenda de calle la cual no ha logrado el principal objetivo, es decir, que el gobierno desista del llamado a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y convoque a unas elecciones generales; y el gobierno no ha logrado que sus opositores abandonen la lucha de calle y tampoco resolver la grave crisis económica que agobia a los venezolanos, de allí surge la necesidad de negociar.

 
Si la MUD en 100 días solo ha logrado animar al 6% de la población opositora para que los acompañen en todas las actividades convocadas, marchas, trancones, asambleas, vigilias y en el ámbito internacional de los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) hasta ahora solo 20 países con respaldo de sus gobiernos se han manifestado a favor de la MUD (Menos del 12% de los Gobiernos del Mundo). 


Y ahora la MUD decide convocar para el domingo 16 de julio de 2017 un plebiscito (Consulta Popular) para demostrar fuerza ya que este proceso no es vinculante para que el presidente deje sus funciones. Desde el 30 de marzo de 2017 la Fiscal General de la República acompañada de otros oficialistas se manifiestan en contra de la Constituyente, pero a pesar de todo, el gobierno se mantiene en Miraflores. 


Está claro que la oposición venezolana debe estudiar una nueva estrategia para lograr quebrar al gobierno o decidir si deben seguir negociando para conseguir medidas como la ocurrida con el líder más emblemático de la MUD, Leopoldo López, que a pesar de estar recibiendo señalamientos incomprensibles y egoístas por parte de los radicales (es bastante estúpido acusar a Leopoldo y a su esposa de traidores) logró obtener una medida cautelar de casa por cárcel. 


En este sentido, es importante analizar que Leopoldo es uno de los pocos políticos que se ha entregado al poder judicial venezolano sabiendo que los intereses políticos prevalecen por encima de la lógica jurídica. La medida de casa por cárcel, sin duda fue una decisión costosa para el gobierno que también enfrenta a sus radicales pero entiende que esa decisión le abre puertas; y mientras tanto, Leopoldo tendrá la oportunidad de buscar las maneras de no ser olvidado como le ha pasado al general Baduel, Antonio Ledezma, Ceballos, entre otros, que solo hablan de ellos sus familiares y amigos más cercanos. 


Para un político la cárcel (mientras esté en ella) puede ser usada como un elemento de marketing político para victimizarse y agarrar popularidad. 


El expresidente Rodríguez Zapatero avalado por el gobierno Español y la venia de Rusia, China y Cuba actuó en la liberación de Leopoldo López, y actualmente está trabajando junto a los hermanos Rodríguez y el defensor del pueblo en la liberación de otros presos políticos.


Las posibilidades de que el gobierno abandone su tarjeta de salvación (la ANC) para mantenerse en el poder por un tiempo más, depende en gran medida de un quiebre a lo interno de parte de las instituciones que lo respaldan de la mano de las Fuerzas Armadas, o una negociación que le permita sobrevivir hasta finales del año 2018. 


Como lo dijo Dana Weiss “Solo quien piense que negociar es una muestra de debilidad no comprende que negociar es una muestra de fortaleza para resolver conflictos”.  


 

]]>
<![CDATA[“Tú no sabes quién soy yo”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tu-no-sabes-quien-soy-yo-20170711-0003.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tu-no-sabes-quien-soy-yo-20170711-0003.html Era normal ver a un soldado en el estacionamiento del supermercado cargándoles las bolsas a una señora encopetada. Los soldados eran personal del servicio privado, “cachifos” pagados por el Estado. Así como pasaba con los soldados rasos, muchos oficiales también servían de carga bolsas a primeras damas y a primeras barraganas. Entonces la dignidad se pagaba con traslados a zonas hurriblis como Pto. Ayacucho o Guasdualito, donde pululan los zancudos y el restaurant de lujo más cercano queda en Caracas.

 

Con esa imagen de las Fuerzas Armadas crecimos en el Este, pero llegó Chávez y mandó a parar. De ahí la rabieta de tipos como Julio Borges, como Capriles, de adecos como Ramos Allup, y ni hablar de la de María Corina, una Ma-cha-do, que ahora se tienen que calar que un negro uniformado les hable de tú a tú y, peor, que se niegue a hacerles el mandado. Y el mandado es tumbar a Maduro, coño, y esos bichos no entienden. 

 

Por eso los ataques, los insultos, las molotov, los morteros, las balas, los frascos llenos de pupú, porque en la mente de un sifrino es inconcebible que un negrito se le alebreste sin que tenga que pagar por ello. Por eso las amenazas, que si La Haya, que si la DEA, que si “dónde te vas a meter”. Todo esto, y con la torpeza que los caracteriza, mientras tratan de convencer a esos mismos soldados que bañan en mierda, de que “se unan a su lucha”.

 

Cuán complicado es todo en estos días. Antes, cuando un pendejo cualquiera no quería obedecer, no tenían sino que decirle las palabras mágicas: “Tú no sabes quién soy yo”. Aquello bastaba. El “tú no sabes quién soy” yo se filtró en el tejido del sifrinaje de tal modo, que hasta los niños lo usaban como comodín cuando eran pillados en haciendo alguna trastada. Del “tú no sabes quién” soy yo no se salvaba ni siquiera los que también se suponía que éramos alguien”. 

 

Con esa cultura llega el sifrinaje, por fin en mayoría, y con mayor sed de venganza, a la Asamblea Nacional. Llegaron, desde el primer día a patotear al chavismo y al comando de la Guardia Nacional Bolivariana que hay en el Palacio legislativo. Así, con la ceguera que produce la soberbia, en medio de este nuevo intento (vano) del golpe de Estado que lleva ca si tres meses, tres meses de intensificación del odio dirigido a los militares que insisten en su apego a la soberanía y a la constitución; así, después de declarar públicamente que sabotearán las elecciones para la Constituyente, así, tratando de enturbiar lo que está clarito, los diputados antichavistas montan un show en el Palacio Legislativo, con una denuncia semilla de fake news, y una coñaza en patota, siempre en patota, y decenas de cámaras montando una historia que no pega con las imágenes que graban. 

 

En ese contexto llega Julio Borges a “poner en su sitio” al coronel que está al mando de la unidad; a exigirle que le permita hacer lo que le dé la gana, bravito, eso si, porque ahí hay una cámara que no es la de ellos, bravito porque puede grabar lo que Julio no quiere que se vea, bravito porque no puede volverse loco… Como una olla de presión, Borges se va cargando porque el coronel ese, ese negrito alebrestado, no le está haciendo caso. Julio, no puede, se le ve en la cara que no puede, se le ve cómo se le sube desde el colon, luego al estómago, hasta la garganta, a través de los dientes, silbando entre los labios tensos, como un peo que se te escapa en contravía, el incontinente, legendario, el hoy inútil, “tú no sabes quién soy yo”. 

 

“Yo soy en Presidente del La Asamblea Nacional” —dijo Borges, empinándose un poquito, sacando la barriga creyendo que era el pecho, subiendo la nariz para que se note que todo ahí le huele fo. “Y yo soy el comandante de esta unidad”—respondió el coronel que no es carga bolsas de nadie y agregó: “Usted puede ser presidente de lo que sea, pero le agradezco que se retire…” Julio, incrédulo porque las palabras mágicas no funcionaban ni siquiera en el Palacio Legislativo, preocupado porque no tenia a su patota consigo, metió la barriga, creyendo que era el pecho, tiró para atrás un poquito, como para que no se notara que quería salir corriendo. Él, el que se jacta de ser el contacto antichavista con los cuarteles, el que se tiene el respaldo de la cuarta flota de los EEUU, el que se dice líder de la invasión, perdón, la transición, no tuvo tiempo de contar ni siquiera hasta 22, antes de que el coronel Lugo, cumpliendo con su mandato constitucional, que no es otro que defender la soberanía, que no reside en Borges, por cierto, sino en el pueblo venezolano… Decía, así el coronel Lugo, de un solo empujón, puso a Julio Borges “en su sitio”. 

 

“¡Indignante!” — dijeron horrorizados voceros antichavistas que no tienen ni idea de lo que es la dignidad. “Violentaron la majestad de su cargo”, se quejaron otros que aplauden cada vez que alguien le menta la madre a Maduro. “¡Cuánta violencia!” —chillaban, al mismísimo tiempo que tenía sus esperanzas puestas en un terrorista en helicóptero que lanzaba granadas sobre el Centro de Caracas. Bravísimos todos porque, ooootra vez, un soldado carepueblo no les dejaba hacer lo que les da la perra gana. “Tú no sabes quién soy yo”… Lo sabemos y por eso es que no volverán.

]]>
<![CDATA[Disfuncionalidad política y chantaje, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Disfuncionalidad-politica-y-chantaje-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170707-0133.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Disfuncionalidad-politica-y-chantaje-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170707-0133.html El desarrollo de la crisis política nos ha llevado a un punto de disfuncionalidad que compromete principios y posiciones. Pareciera que estamos ante un cambio cualitativo en la conducción de nuestros asuntos. Los sectores de la oposición han tomado el camino del todo o nada, de la violencia, el chantaje de la guarimba.

Lo hemos dicho, una revolución pacífica es una de las maneras más difíciles de conducir un proceso de transformaciones políticas, sociales y económicas, si se trata de una revolución verdadera. Si este proceso intenta superar al Capitalismo y construir el Socialismo, entonces el esfuerzo es supremo.

El Comandante Chávez, luego del 4F, se planteó la estrategia política de conducir una Revolución pacífica en nuestro país, consciente de las dificultades que ésto acarrea por las características de la cultura política de la IV República. Fue un reto que asumió seguro como estaba de que su coherencia, integridad y liderazgo le permitiría imponerse sobre la práctica de la negociación, los acuerdos a espaldas del pueblo, la incoherencia en el discurso, que al final de cuentas se traduciría en una eterna riña política donde nada cambia en la sustancia. Había que construir nuevas instituciones y una nueva ética política, apegada a la ley y al respeto de los derechos humanos. 

Hasta el advenimiento de la Revolución Bolivariana, la izquierda todavía estaba sacudida por la trágica experiencia de la Revolución Chilena, como la vía pacífica al Socialismo. La muerte del Presidente Allende en la Moneda y la secuela de muertos, desaparecidos y encarcelados que dejó la cruenta represión fascista y la dictadura de Pinochet, sepultaron esta vía como una opción por muchos años. De esta experiencia se ha hablado por mucho tiempo, los que finalmente renunciaron a una posibilidad revolucionaria señalan como una de las razones de su fracaso la actuación de grupos “extremistas” de izquierda, sobre todo la del MIR Chileno.

Resulta que, al desclasificarse muchos años después los documentos de la inteligencia norteamericana y de la Casa Blanca, se confirmó un elemento que siempre fue una presunción: el Gobierno de Nixon, había dado la orden de derrocar al Presidente Allende desde el mismo día de la victoria electoral de la Unidad Popular. Buena parte de lo que sucedió durante su gobierno tuvo que ver con la decisión y determinación del Gobierno Norteamericano. Cualquier error político se pagó muy caro.

¿Quién puede poner en duda que la misma decisión no la tomó el Gobierno Norteamericano respecto al Comandante Chávez y la Revolución Bolivariana? ¿Es que acaso cambió la naturaleza de la Política Exterior Norteamericana o de sus Gobiernos? ¿Ha cambiado su condición de país imperialista, injerencista y su visión geopolítica de que nuestra región es su patio trasero? ¿No es evidente que la Política Norteamericana convirtió el Medio Oriente en una zona de matanza y desestabilización? ¿Tendremos que esperar muchos años más a que se desclasifiquen documentos para confirmar las agresiones norteamericanas contra nuestro país? Irak, Siria, Libia están allí como un triste recordatorio de que el Imperialismo existe y actúa de manera sistemática para lograr sus objetivos estratégicos.

Tengo en la memoria nuestra última visita con el Comandante Chávez a Trípoli, a la Libia de Muamar el Gadafi. Me correspondió estar en las reuniones con el Líder Africano quien meses después sería vilmente asesinado. Confieso que al ver Trípoli quedé sorprendido, independientemente de cualquier diferencia con el tipo de Gobierno, de los avances sociales y económicos del Pueblo Libio, la inversión en infraestructura que siempre me hace reflexionar sobre el uso dado a la renta petrolera.

Aunque estábamos tres meses del inicio de la “Primavera Árabe” se sentía un alto grado de confianza del Líder Libio en la situación interna del país, había grandes carteles que reflejaban su amistad con los líderes Europeos. Conversando con el Comandante Chávez, Gadafi le confesaba que todas las reservas del país, si mal no recuerdo cerca de 280 Mil millones de dólares, estaban en bancos Europeos y que los líderes de esos países eran asiduos visitantes (allí están las fotos para la historia de la infamia política) que le pedían que depositara esos fondos en sus bancos o que les dieran más concesiones petroleras. Así lo hizo el Coronel Gadafi, además de colaborar en aspectos de seguridad, en la lucha contra el islamismo y de entregar sus armas estratégicas como parte de una “normalización” de sus relaciones con las potencias occidentales. Pareciera haber cometido un error político estratégico.

Lo asesinaron, desmembraron al país, hoy está en manos de milicias extremistas, se quedaron con el petróleo (aunque ahora solo producen 300 Mil barriles día, tienen importantes reservas de crudo liviano y gas) y se robaron las reservas depositadas en los bancos Europeos. Cuando revisábamos la situación de Libia en el Consejo de Seguridad siempre preguntaba ¿Dónde están las reservas de Libia? Era una pregunta incómoda, siempre evadían la respuesta, hasta que un día el enviado especial de la ONU para Libia dijo: “las reservas se consumieron en la guerra y el pago a las milicias”. Se robaron el dinero del Pueblo Libio. No quedó nada, es el saqueo y la destrucción de un país. Ahora los líderes Europeos que participaron de ese desastre impiden por cualquier medio que los migrantes africanos, que se lanzan desesperados por miles al Mediterráneo (han muerto más de 6000 en los últimos dos años) pasen de Italia.

También recuerdo nuestro último viaje a Siria con el Comandante Chávez, conocí un país en paz, próspero, sin intolerancia religiosa, sin extremismos. Un presidente joven y popular (pude compartir la mesa con el Comandante Chávez y el Presidente Bashar al-Asad, en un restaurante abierto, familiar). Una hermosa ciudad, Damasco, con un pueblo amistoso, tolerante y muy culto.

A los meses, se desató el conflicto en las calles y de inmediato la actuación de potencias extranjeras, países vecinos y de la región, armaron, equiparon a toda clase de grupos extremistas, violentos, les dieron propaganda y dinero, crearon el Frente Al-Nusra y luego el ISIS, convirtieron ese bello país en una zona de matanza y su pueblo es víctima de la violencia irracional que ha cobrado más de 300 mil vidas en una guerra que no termina. ¿Se cometieron errores políticos?, no lo sabría decir. Lo que sí es cierto es que el Ejercito Árabe Sirio ha impedido que su país y su pueblo caigan bajo control del terrorismo extremista, ha impedido que flamee la bandera negra del ISIS en Damasco.

Desde el Consejo de Seguridad actuamos junto a Rusia y China para impedir una intervención abierta contra Siria y trabajar en una solución política al conflicto que ha desangrado y destruído a este hermano país.

Por eso es que no podemos darnos el lujo de cometer errores, estamos en un escenario internacional agresivo, cruento y cada vez hay más incertidumbre respecto al comportamiento y visión de la administración norteamericana en relación a nuestra región y en particular a nuestro país, nos están cazando.

Por eso escribo, porque tengo moral para hacerlo, lo puedo hacer sin que se me acuse de enemigo de la Revolución, sin caer en el chantaje y la acción permanente de división y fraccionamiento que la derecha y sus agentes políticos ejercen contra las fuerzas Chavistas, para mantenernos inmóviles, que perdamos nuestra capacidad crítica de alertar y actuar sobre los peligros que nos acechan.

El valor de la palabra es mucho mayor, cuando la misma está acompañada de una historia clara y transparente que mostrar. Tener una conducta coherente y  honesta en lo político y lo personal. Mis posiciones dan fe de dónde vengo y quién soy, me honra la confianza que depositó en mí el Comandante Chávez, como persona y como compañero de trabajo haciendo patria por más de doce años consecutivos, los años de batalla y construcción de nuestra Revolución.

No es cualquier cosa, estoy obligado por el resto de mi vida a honrar esa lealtad y confianza que me otorgó hasta las últimas horas de su luminosa vida, la vida como Jefe de nuestra Revolución y de nuestro Pueblo. Me puso en la historia y eso lo asumo con humildad.

Para mí resulta difícil estar lejos de mi Patria, de mi querida Nueva PDVSA, de nuestros trabajadores y Pueblo. Lejos de la posibilidad de contribuir en la economía, en la resolución de los problemas concretos, en la batalla diaria. Desde acá, en la ONU, desde esta importante posición de política internacional, hemos defendido a nuestro país y nuestros principios Chavistas y Bolivarianos. Lo he hecho con honestidad y lealtad. Sí, debo confesar que he tenido que ver con tristeza y molestia como se ha pretendido horadar mi nombre y borrar mis aportes a la construcción de nuestra Revolución. Ahora, de la nada, abundan los críticos y cobardes que nos atacan, la extrema derecha que nos insultó como quiso, los del odio y el fascismo, todo con un silencio incomprensible de los que compartieron conmigo años al lado del Comandante Chávez. A veces, más que los principios, se impone el cálculo político.

Cada quien vive su propio desierto, pero en verdad les digo: no se pueden cometer errores. La oposición no puede gobernar este país. No tiene cómo, no tiene ideas, es absolutamente irresponsable, criminal, manipuladora. No podemos dejar que tengan el control de los asuntos de la Patria, porque la van a destrozar a niveles impensables, la van a entregar al saqueo de nuestros recursos, de nuestro futuro, van a barrer con los avances de nuestra revolución. Van a desatar un periodo de odio y confrontación como nunca antes lo vivimos.

Arreglaremos lo que tengamos que arreglar en el campo de la Revolución, en el Chavismo, pero este país no puede ser entregado al fascismo violento y criminal, alimentado por el odio, amparados en la impunidad, el anonimato de las redes sociales y el respaldo de los más reaccionarios y derechistas sectores políticos y económicos del extranjero, los enemigos históricos de nuestro pueblo.

La disfuncionalidad política solo le interesa a la oposición violenta, es su objetivo. La violencia es su chantaje, por hay que condenarla venga de donde venga.

Las acciones de violencia en el interior de la Asamblea Nacional deben ser investigadas, los linchamientos y golpizas en las calles, la quema de seres humanos es inaceptable, la incitación a la violencia y el golpe de Estado que hacen los voceros de la derecha, los llamados de la oposición a un Plebiscito en desconocimiento a la autoridad del Estado, es intolerable.

Por mucho menos de lo que ha hecho la oposición, Rómulo Betancourt, les levantó la inmunidad a los diputados del PCV y el MIR, encarceló e ilegalizó a esos partidos.

No puede haber disfuncionalidad política, ni del Estado. El gobierno tiene que trabajar eficazmente en resolver los problemas del pueblo, en protegerlo, en proteger el trabajo, la producción, debemos resolver el tema económico, la crisis institucional que se ha causado. El Partido debe convocar, unificar, revisar, corregir y avanzar.

Por eso también escribo sobre economía, hay tiempo para tomar decisiones. Tengo mis propias opiniones siempre las he dado donde me corresponde, tengo la experiencia al lado de Chávez, sé algunas cosas, muchas las aprendí a su lado, las trabajamos por más de doce años, como un equipo en la conducción de una economía tan particular como la nuestra.

Los sectores económicos del capitalismo son hegemónicos en áreas estratégicas como la banca, finanzas, importaciones, producción y distribución de alimentos, medicamentos, insumos. Actúan motivados políticamente, es una complicación. No nos escudemos en el precio del petróleo, bajó, es cierto, pero a nosotros nos tocó combatir también con precios entre 20-26 dólares el barril. No todo es petróleo. Los problemas con la inflación, el paralelo, la especulación, la producción de alimentos e insumos, están erosionando las condiciones materiales de vida de la población y creando una molestia que esta allí, subyacente. Como dice un viejo sabio, “lo más peligroso en política es lo que no se ve”.

Tenemos un país, al que Chávez le dio una posibilidad de futuro, que está harto de la violencia, que no cree en esa oposición irresponsable. Que espera más de nosotros.

Yo no quiero que los jóvenes se vayan, que cunda la desesperanza, que cometamos errores, que devoremos a nuestros propios compañeros. Queremos, necesitamos tener siempre presente la palabra y la acción del Comandante Chávez, sus enseñanzas, el confió en nosotros, el Pueblo confía en Chávez. ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Reivindicar la política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Reivindicar-la-politica-20170707-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Reivindicar-la-politica-20170707-0034.html Alfonso Hernández Ortíz / Politólogo / @PuenteSnFco

...Desde mi óptica politológica no es el verdadero problema del país, ya que ciertamente podrán elegir a sus Constituyentitas, lo que sí no podrán hacer, es resolver la grave crisis económica...

Como Cientista de la Política, tengo el deber y la responsabilidad de abordar un tema que seguramente, algunos colegas o especialistas en asuntos políticos, prefieren evadir o no tocar fondo, ya que puede crear fricciones o generar susceptibilidades: Ante escenarios planteados, creados con falsas expectativas y un crisol de esperanzas que se dispersan en el tiempo, ante una realidad que la mayoría se niega a reconocer; el fracaso de la clase política.

Si bien es cierto, Aristóteles definió la política, hace ya más de dos milenios, como el arte de lo posible, la realidad política que se vive día a día en Venezuela se distancia de cualquier posibilidad de cambio. Mostrar el descontento de la ciudadanía tanto con el oficialismo como con la oposición ya no es un asunto importante. Las promesas incumplidas en sueños de revolución y las convocatorias a marchas para salir del gobierno, se confunden entre lo incierto e imaginable, hasta lograr el cansancio de la gente, resumiendo que son más de lo mismo.

El nivel de frustración ante el luto que embarga a tantos hogares venezolanos, por los caídos durante los últimos tres meses de protestas de quienes han asumido la resistencia, a un régimen sordo y opresor, supera los niveles de la irracionalidad política, evidencia la negación de la diplomacia y exacerba el llamado a la guerra desigual, ya que al no haber posibilidades de diálogo, se ha optado por la batalla campal, donde siguen muriendo jóvenes inocentes en su lucha quijotesca de cambiar el futuro del país. Sin embargo lamento escribir que por esa vía, la ecuación seguirá siendo la misma: más muertos y el gobierno avanzando en su cruzada por mantenerse en el poder.

Ciertamente, debe reconocerse, que se han dado las batallas para poner en jaque al régimen, sin embargo es necesario aclarar que la forma de hacer política en Venezuela cambió, no puede pretenderse seguir implementándose estrategias que no han resultado en el pasado y mucho menos serán efectivas en estos tiempos. Las  guarimbas, plantones y ahora trancazos, pueden ser mecanismos de catarsis colectiva ante la impotencia de la gente, pero solo llegan hasta allí, al contrario, por esos caminos los perjudicados inmediatos son los ciudadanos de a pie, ya que ante el descontrol, reina la anarquía, asume el hampa y genera un nivel de frustración superior que se convierte en desmoralización cívica. 

Ante estas variables, la política comienza a convertirse en un asunto asqueado para la sociedad. Las nuevas generaciones buscan desesperadamente salir del país, el término democracia ya comienza a tener matices bastante confusos y complejos, el autoritarismo bajo la bota militar pareciera que termina de imponerse como sistema de gobierno, la incertidumbre sobre el futuro ante un proceso Constituyente agota los sueños y agrava la situación de calle durante los próximos días. Y desde mi óptica politológica no es el verdadero problema del país, ya que ciertamente podrán elegir a sus Constituyentitas, lo que sí no podrán hacer, es resolver la grave crisis económica, ya que el buen gobierno no es un asunto para mediocres.

Muchos me han preguntado ¿qué debe hacerse entonces? y mi respuesta es sencilla, cada proceso político tiene sus tiempos y cada gobierno su fin, por ejemplo en el Siglo XX, Juan Vicente Gómez se instaló por 27 años, reformándose la Constitución en siete oportunidades, para garantizar su permanencia en el poder, luego de su muerte su segundo sucesor Medina Angarita, fue depuesto por un golpe de Estado. Marcos Pérez Jiménez, fue proclamado Presidente Constitucional por la Asamblea Nacional Constituyente de 1953 y fue depuesto igualmente por sectores descontentos dentro de las Fuerzas Armadas el 23 de enero de 1958. Hoy en Venezuela el Gomecismo y el Perejimenizmo son historia.

Por lo tanto, puedo dilucidar que en pleno Siglo XXI ningún Presidente podrá permanecer mucho tiempo en el poder, si no logra atender los problemas estructurales de la ciudadanía, es decir la economía, el desempleo, la inseguridad, la capacidad de ofrecer gobernanza, no hay fuerza que pueda superar al pueblo, al final siempre se impondrá  la institucionalidad democrática y llegará el tiempo de reivindicar la política.  

]]>
<![CDATA[Hasta siempre Kurt]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hasta-siempre-Kurt-20170707-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hasta-siempre-Kurt-20170707-0032.html Julio Portillo / Articulista

Ha muerto uno de nuestros grandes: Kurt Nagel von Jess Lossada, que prestó a la historia, el derecho, la administración pública, la diplomacia, la docencia universitaria, genealogía y a nuestra ciudad Maracaibo como coleccionista de fotografías y como Cronista, un servicio inmenso.

Se equivocan quienes creen que la muerte es un factor de disminución, de fracaso o del comienzo del olvido. Para los que al partir dejan una huella imperecedera, la muerte es el tránsito a la inmortalidad y para los cristianos el día de la muerte, es la fecha de nacimiento.

El hombre se construye su propia eternidad, es el escultor de su verdadera vida y Kurt sometido a varias vicisitudes supo derrotar la intriga, el secuestro, la perdida de sus documentos personales, el desprecio por la índole de su otra nacionalidad, en una palabra pudiéramos decir que fue un campeón de la adversidad, que no le bajaron el ánimo para seguir siempre adelante sabiendo empinarse hasta el más alto laurel gracias a sus méritos personales.

Kurt Nagel supo siempre reunir en su persona una unanimidad de afectos que le presentaban a los ojos de todos como un hombre cordial dispuesto siempre a ayudar las empresas nobles, no fue un hombre que se aburrió al final de su vida.

En la encrucijada que vive hoy Venezuela, la desaparición física de uno de nuestros grandes, nos ofrece extraordinaria oportunidad para volver a levantar el estandarte contra el centralismo asfixiante y reafirmar como una vez dijera el Académico Hercolino Adrianza Álvarez “en el Zulia de que hay valores, los hay”. Kurt Nagel, las dos veces Presidente de la Academia de Historia del Zulia, ha sido uno de ellos.

No podemos seguir elogiando nuestro gentilicio solamente para el amor local. El Zulia ha sido una cantera de notables en la literatura, periodismo, medicina, comercio, el derecho, educación, historia y en el clero. Por eso bien hemos hecho en crear un Panteón Regional, nuestras propias Academias y el Premio de Historia Juan Besson, entregarlo post mortem por su talla científica y dimensión humana a Kurt Nagel.

Cuánta fuerza ética y moral nos ha dejado Kurt Nagel hasta el último minuto de tu existencia, para no capitular ante los homicidas de nuestros estudiantes, ni transigir con los verdugos de la República.

Gracias Kurt por tu amor a Maracaibo, por tus aportes a la Historia del Zulia, a la Sociología, aquí quedamos tus amigos de siempre, como una tropa ferviente para seguir fraguando la memoria de la tierra que nos vio nacer.

Y como dijera una vez Cecilio Acosta en memoria de un amigo ausente diremos:: Yo no sé lo que siento, conmovidos estamos con tu partida y mientras lo grande sea grande y las virtudes se estimen como dignas, el nombre de Kurt Nagel von Jess Lossada resplandecerá en el Zulia con luces inmortales.

]]>
<![CDATA[No a la intolerancia y la venganza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-a-la-intolerancia-y-la-venganza-20170707-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-a-la-intolerancia-y-la-venganza-20170707-0027.html Antonio Pérez Esclarín / pesclarin@gmail.com / @pesclarin   

...No podemos dejarnos dominar por la tentación del odio y la venganza. Debemos tener bien amarrados los impulsos   e impedir que afloren nuestros demonios.

Pareciera que el gobierno está apostando a la violencia y la guerra. En vez de bajar el tono y posibilitar el diálogo y la negociación para salir del caos, utiliza un lenguaje amenazante y guerrerista, y proclama que si la revolución no se logra mantener con votos, la defenderán con armas.  

Lo peor es que las palabras van acompañadas de acciones cada vez más represivas que siembran muerte, rabia y odio.  Y cada día temo más que esta larga crisis desemboque en una orgía de sangre y de venganza. Uno entiende que los ánimos estén caldeados y  que la gente se sienta muy desesperada al palpar que los caminos pacíficos  emprendidos por la inmensa mayoría  pareciera que no hacen ninguna mella en los que se aferran al poder a como dé lugar,  y parecen indiferentes  ante la prepotencia de los delincuentes que aprovechan la situación para robar y saquear.

 Pero no podemos dejarnos dominar por la tentación del odio y la venganza. Debemos tener bien amarrados los impulsos negativos e impedir que afloren nuestros peores demonios.

Para ello, necesitamos calmarnos, orar mucho y recordar que la violencia sólo engendra mayor violencia  y que con ella será imposible construir la paz y enrumbar a Venezuela por los caminos de la reconciliación, la paz  y la prosperidad.

Necesitamos, en breve, una larga cura de silencio. Silencio para ir a la raíz de nuestros sentimientos y anhelos más profundos y apaciguar los corazones.  En consecuencia, hay que aislar a los violentos y quitarles todo tipo de protagonismo. Los genuinos políticos, si buscan un mejor destino para Venezuela,  deben denunciar sin titubeos su conducta y separarse radicalmente de su forma de  actuar, aunque en estos momentos ello les suponga perder popularidad.  

No podemos utilizar las mismas armas o métodos que criticamos en los violentos que adversamos.  Debemos derrotarles a base de una resistencia paciente, firme y no-violenta, profundamente  ética y moral y demostrarles con las palabras y los hechos que no compartimos su conducta  ni sus acciones inmorales.   

No es posible que la gente sea maltratada, golpeada o linchada  simplemente por ser chavista, o que los militares deban vestir de civil en los sitios públicos para no ser pitados o abucheados.

Dentro del chavismo, sobre todo entre el pueblo sencillo, hay mucha gente generosa y buena que se aferraron al sueño de una sociedad próspera e igualitaria que les vendió Chávez y no se resignan a abandonar ese sueño. Y sin duda que hay muchos militares honorables que deben estar sufriendo  en carne propia la situación que vivimos y hacen todo lo posible por evitar un mayor enfrentamiento violento o incluso una  guerra civil, como amenaza el Presidente si no se realiza la constituyente.  

La salida de la crisis no puede desembocar en una feroz persecución de  los adversarios. Debemos recordar que todos somos venezolanos, con derecho a pensar de un modo distinto, y que incluso somos hermanos. 

En consecuencia, debemos estar abiertos no sólo a la justicia, sino también al perdón. Perdonar no es olvidar: es recordar sin amargura, sin dolor. Si no perdonamos seguimos encadenados al odio y al deseo de venganza. En palabras de Lacordaire: “¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona”. 
 

]]>
<![CDATA[Desfile]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desfile-20170707-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desfile-20170707-0024.html Roberto Malaver / Articulista / @robertomalaver

¡Por la boca muere el pez! Cómo carajo se te ocurre a ti, Embajada Radonski, decir que el desfile del 5 de julio no iba, qué bolas. Además, para meter la pata hasta más allá de donde dice no pise la grama, aseguraste que venían unos pronunciamientos.

Y carajo, ni Adriana Azzi en Navidad. Y uno no sabe qué estarías pensando cuando el General Clap Bernal se paró allí a decir y proclamar que seremos libres para siempre, y aquel gentío en esos Próceres, que según dicen fueron más de 10 mil personas allí, y tú hablando pendejadas.

También salieron unos pendejos por allí a decir que el General Clap Bernal tenía una bandera de Cuba, no joda, no somos más bolsas porque no tenemos tamaño. Era una condecoración del General Zamora que le habían dado, y ya los nuestros, los que están pendiente de joder al chavismo para que después el chavismo nos joda a nosotros, salieron con esa bolsería. Es que tenemos cabeza pa piojo, como decía mi vieja, mi querida vieja.

Y ese mismo día se presentó el peo de la Asamblea Nacional. Y está bien que denunciemos esa vaina, porque eso no se puede permitir, es verdad, a esos chavistas que jodieron el salón elíptico, hay que caerles encima, porque además, unos diputados salieron heridos y a un chavista le dispararon en una pierna y tongo le dio a borondongo.

Está bien, salimos todos a denunciar ese ataque, y El País de España fue el primero en denunciar, y todos nuestros aliados, que algún día tendrán que cobrarnos esa ayuda. Pero, qué pasó con el ataque a la base militar de La Carlota, allí no decimos un  carajo, porque son los nuestros los que tumban la reja y lanzan bombas molotov, y qué pasó con el Bolívar del aire que disparó sobre el Tribunal Supremo y el Ministerio de Interior y Justicia, allí nos comieron la lengua los ratones, no decimos un carajo, porque ese es un héroe de la patria.

Allí también teníamos que denunciar esas vainas, porque ya este pueblo no es bolsa. Hasta cuando carajo vamos a seguir creyendo que la mayoría del pueblo es bolsa y van a creer nuestras vainas. Allí está Embajada Radonski, que todavía piensa que está en primaria, donde les puede meter embustes a sus amiguitos porque él tiene plata y al que tiene plata se le cree cualquier pendejada.

El papá de Margot llegó del desfile diciendo: "¡Pónganse a creerle a Capriles. Los van a llamar pendejos! Yo creo que ese fue el desfile más grande que he visto. Hasta Bernal apareció montado en un tanque, y yo creía que iba a repartir las cajas del Clap, pero no, el hombre se largó con un discurso del carajo” Y se fue para el cuarto y le metió aquel coñazo a la puerta tan duro que el vecino gritó: “Al fin carajo, nos están invadiendo”.
- Déjame que te cuente, limeño.- Me canta Margot.

]]>
<![CDATA[Motivaciones para votar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Motivaciones-para-votar-20170706-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Motivaciones-para-votar-20170706-0029.html Yldefonso Finol / Articulista

Enemigos muy poderosos, astutos e inescrupulosos se confabularon desde hace casi dos décadas para impedir el éxito de la Revolución Bolivariana.

También se suman graves errores político-ideológicos, éticos y de política económica de nuestra parte, cuyos efectos no se han balanceado autocríticamente, y que pesan más de lo meramente gubernamental.

Hay problemas culturales serios que no se trabajaron adecuadamente estos 17 años, y al contrario, se fue permisivos y hasta reproductores de antivalores típicos de la decadencia moral burguesa.

Sin embargo, ni el ideal socialista de igualdad y fraternidad, ni la Doctrina Bolivariana -más vigentes que nunca- son los culpables de las fallas y malas prácticas señaladas; por no atender esas fuentes espirituales de nuestra causa es que tales falencias fueron posibles.

Pese a ello, la razón histórica sigue de nuestro lado, y no está planteado claudicar ni traicionar los principios que abrazamos con Chávez como jefe inspirador del nuevo humanismo altruísta y la emancipación nacional. Por estas razones de logros, amor y futuro, vamos a votar constituyente:

1) La Democracia. En Venezuela votar es un derecho y no es obligado, pero a la vez es un deber para con el país, por tanto, es un privilegio sencillo de participación pulcra y digna que no debemos despreciar. Votar es construir ciudadanía. 2) La Paz. Por oposición al disturbio y el terrorismo que nos agobia y enluta, el voto voluntario es un acto de protesta contra la guerra que algunos sectores mezquinos quisieran imponer. 

3) La Soberanía Nacional. La venezolanidad connota heroísmos libertarios que son reconocidos mundialmente. Honrar esa herencia sagrada que nos da Patria, es aportar nuestra actitud solidaria y comprometida con la pervivencia de la República Bolivariana de Venezuela como nación indepenfiente. 4) La Garantía de los DDHH. La Crbv es un excelente instrumento de Derechos. No hay dudas sobre la profundización de los mismos, toda vez que su carácter progresivo e indivisible

5) Estabilidad Laboral y Prestaciones Sociales. Estas conquistas del funcionariado corren grave peligro de llegar a imponerse la opción anti ANC. 6) Jubilaciones y Pensiones. Esta ANC tiene la especial particularidad que por primera vez en la historia, la clase trabajadora tendrá una significativa representación directa, más un grupo de compatriotas que ya gozan de la digna condición de jubilados y pensionados.

]]>
<![CDATA[La fase de negociación]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fase-de-negociacion-20170706-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fase-de-negociacion-20170706-0028.html Leopoldo Puchi / Articulista

En el transcurso de las últimas semanas se ha instalado como algo crónico el ciclo de la conflictividad, los disturbios, las acciones de violencia en las calles y la represión de los cuerpos de seguridad. 

Esta dinámica es el resultado de la combinación de las denominadas condiciones objetivas, es decir malestar social por el desabastecimiento y el elevado precio de los bienes de primera necesidad, y de la estrategia formulada por el actual centro de dirección de la oposición que se corresponde con los métodos de las llamadas “primaveras” organizadas en otras partes del mundo, basados en una violencia de baja o mediana intensidad, que escala hasta resquebrajar las altas esferas de los poderes públicos y busca expresarse finalmente en el interior de las fuerzas armadas. 

El episodio del helicóptero del Cicpc encuentra su explicación dentro de estos parámetros en los que se mueve la política venezolana y puede considerársele como una antesala o señal de otros eventos que pueden tener lugar en las próximas semanas. 

Como imagen de este tipo de acontecimientos de “propaganda armada” pudiera recordarse el secuestro y sobrevuelo en los cielos de Caracas de un aeroplano desde el que se lanzaban volantes con propaganda y mensajes contra el gobierno de entonces, el de Rómulo Betancourt, hecho que precedió en semanas al alzamiento militar de Carúpano de 1962. Son acciones que algunos estudiosos de estos asuntos consideran como fríamente calculadas  y parte de un guion, pero que bien pudieran obedecer a movimientos que son generados en determinadas circunstancias por su propia fatalidad y constituyen una secuencia intrínseca de los golpes de Estado. 

Pero, como se sabe, no necesariamente la secuencia que precede a los alzamientos militares conduce a la fase siguiente, ni los conatos, asonadas o golpes definitivos son necesariamente exitosos. 

De modo que el clima de violencia crónica que se ha instalado en el país a lo largo de las últimas semanas puede prolongarse por mucho tiempo como un fenómeno que se hace cotidiano, hasta que los sentimientos involucrados, frustración y rabia, de lado y lado, den paso a la aceptación de una realidad caracterizada por el equilibrio de fuerzas de los sectores en pugna, en la que ninguno de ellos está en condiciones de imponerse completamente, de modo que estarán en la obligación de pasar a la fase de negociación, hecho que puede tener lugar en lo inmediato o luego de un prolongado periodo de confrontación y violencia, en el que nadie gana y el país pierde.

En este sentido, son de una gran utilidad todas las iniciativas que se realicen en función del inicio, lo más pronto posible, de negociaciones. Una de ellas es la propuesta de incorporación a la mediación de  cuatro países, invitados de mutuo acuerdo, que junto con El Vaticano pudieran retomar las conversaciones entre las partes, para construir un escenario de entendimiento negociado, de coexistencia, sin vencedores ni vencidos. Hay que salir de la fase de la violencia.

]]>
<![CDATA[Para dominar no se improvisa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Para-dominar-no-se-improvisa-20170706-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Para-dominar-no-se-improvisa-20170706-0027.html Oscar Morales / Articulista / omoralesrodriguez@gmail.com

Una de las formas más comunes de evaluar la ejecución de los planes, programas y proyectos, es determinando si se procedió conforme al propósito original que se persigue. Es decir, sin importar los medios -y ni siquiera valorar si la intención de sus objetivos es moral o perversa- se estima la efectividad, evaluando si los objetivos propuestos se van consiguiendo. Por ejemplo, una vez consumados los hechos de un proyecto político cualquiera, que se empeñó en perfilar un orden económico profundizador de la dependencia estatal de sus ciudadanos, no es adecuado analizarlo a través de consideraciones valóricas personales sobre si es provechoso o perjudicial para esa sociedad esas intenciones, sino al contrario, lo correcto sería preguntarse si finalmente ha logrado supeditar a esa población a los designios del Estado o se frustró la idea original.

En concreto, si realizamos un diagnóstico del plan gubernamental actual bajo la lógica de este razonamiento, podríamos deducir que han sido altamente efectivos en la consecución de sus aspiraciones y/o propósitos fundamentales. Pues, su modelo económico socialista –siempre proclamado sin cortapisas- se ha estado construyendo bajo las premisas que han pretendido: centralización, opresivos controles en todos los ámbitos, altas cargas genéticas de colectivismo prehistórico, omnipresencia del Estado que ‘hiperregula’ todas las relaciones de la vida nacional, y en definitiva la imposición de una visión de la sociedad que implica la subordinación del individuo  a los órganos estatales paulatinamente sin detenerse en componentes morales. 

Sus deseos están bien definidos. El método de organización sociopolítica que intentan incrustarnos hasta el último tejido social no es improvisado. El sistema económico que pretenden enquistarnos no son desatinos ingenuos, aún más, decir que es un disparate sus proposiciones no sirve de nada o declarar que sus decisiones son actos alucinados mucho menos, puesto que su propuesta programática la están alcanzado –con locura o sin ella-, y están poniendo en marcha uno a uno los objetivos concebidos con sus respectivos cálculos de las consecuencias. 

El sostenimiento de esta  trama es ejecutada premeditadamente, de tal manera que propician, mantienen y defienden las condiciones para desaparecer el Estado de Derecho. No se plantea nada que huela a economía moderna o competitiva porque su idea esencial es el primitivismo económico. No está en su hoja de ruta despertar un flujo de conciencia moral y ética porque –aunque se lea absurdo hoy- a donde apuntan es hacia la anulación del libre albedrío y/o la pérdida del valor moral de la libertad para aterrizarnos en el “caserío” de la simple sumisión ciudadana obediente y controlada. A la luz de los hechos, ni los intentos de predicciones provocan reflexión de los efectos mediatos e inmediatos, porque el menú para la preservación del poder ya está firmado y sellado. Aunque se adviertan barbaridades en sus decisiones, ese accionar guarda su precisión. Créanlo, no hay improvisación cuando se quiere dominar.

]]>
<![CDATA[Luisa en manos de “Dios”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Luisa-en-manos-de-Dios-20170706-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Luisa-en-manos-de-Dios-20170706-0026.html Edward Rodríguez / Periodista / @edwardr74

...Doctora Luisa Ortega, y disculpe que la tutee, por los vientos que soplan usted no correrá con la misma suerte del “hombre fuerte de Hugo Chávez” hasta el 2002

Definitivamente la fiscal Luisa Ortega Díaz, debió pensar mucho el paso trascendental y justo que dio cuando aquella mañana del viernes 31 de marzo de 2017 anunció que se había roto el hilo constitucional en Venezuela. 

El 16 de junio escribí sobre la funcionaria, y hoy nuevamente vuelvo a hacerlo pues es la noticia del momento, le toca  enfrentar el antejuicio de mérito que los magistrados de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia abrieron en su contra porque según ellos, no sabemos basados en qué, cometió “faltas graves”.

La fiscal General de la República se enfrenta a su propia justicia, pero aún así salió a dar la batalla quizás motivada por la deuda moral con el país. 

En su última rueda de prensa ratificó la ruptura del hilo constitucional, o lo que es lo mismo, el golpe de Estado dado por el TSJ; habló del proceso de desmontaje del Ministerio Público, volvió a desconocer las sentencias 155 y 156, regañó a los diputados a quienes les recordó que no están en desacato; y prometió defender con su vida la Constitución. Una semana crucial e histórica. 

Luisa está en manos de “Dios”; pero no ese Dios omnipresente y omnipotente que tiene nombre según sea la religión con la que se le adore; sino en las del “Dios” del Gobierno, ese que no puede estar presente en ningún sitio fuera de Venezuela, pero sí omnipotente por el poder que ostenta; ese, el del mazo horrible y con caspa que pone delante de él todas las semanas. En manos de ese “Dios” está.

La saña es tal que, antes de su comparecencia en el TSJ, a la doctora Ortega Díaz le prohibieron salir del país, le congelaron las cuentas bancarias, así como también le prohibieron vender sus propiedades; lo único que les faltó fue emitir la sentencia firme, sin apelación y con la cantidad de años de arresto en el Inof, recinto carcelario donde la jueza María Lourdes Afiuni estuvo casi cinco años presa por la misma justicia que enfrenta hoy la Fiscal General.

La solicitud que hizo Pedrito (Carreño), que seguramente se la redactaron en la misma Sala Plena del TSJ para que no tuviese errores como la de la insania mental, ha puesto a Luisa contra las cuerdas, muchos dirían: a probar una cucharada de su propia medicina.

Por cierto, y valga un inciso, a Pedrito siempre lo dejaban en una salita bien retirado del “Comandante eterno” cuando visitaba la famosa casa Macondo de Miguel Henrique Otero; mientras el hoy difunto Presidente Hugo Chávez, se mecía en la hamaca de la casa y echaba los mil y un cuento. 

El antejuicio de mérito contra Luisa Ortega, no es nada parecido al del difunto Luis Miquelena, cuando el entonces Fiscal General, Javier Elechiguerra, lo solicitó ante el TSJ; pues había la presunción de que el presidente de la Comisión Legislativa de la Asamblea Nacional había cometido el delito de tráfico de influencias, malversación específica o sobregiros presupuestarios y falsedad en la declaración jurada de patrimonio,  por aquella famosa contratación de una empresa para imprimir un millón de ejemplares del proyecto de Constitución. En aquel momento hasta el mismo Chávez se alegró de la independencia de poderes.

Doctora Luisa Ortega, y disculpe que la tutee, por los vientos que soplan usted no correrá con la misma suerte del “hombre fuerte de Hugo Chávez” hasta el 2002; dicen que los hombres son del tamaño de sus adversidades, así que queda de su parte seguir demostrando que su defensa por la Constitución es hasta las últimas consecuencias.

Lo que no midió fue que el Gobierno sería tan rápido, y no le dio chance de solicitar el antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro, por ejemplo; u ordenar investigaciones contra los oficiales responsables de las muertes y la represión hoy resumidos al “éxito” del coronel Lugo, quien con un empujón y tres gritos al presidente de la Asamblea Nacional es la estrella del momento. 

Finalmente, doctora, aún y cuando el Cardenal Urosa Sabino, como máximo representante de la Iglesia en Venezuela, la respalda; definitivamente y sin duda alguna, usted está en manos del “Dios”.

]]>
<![CDATA[El rostro de la bestia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rostro-de-la-bestia-20170705-0057.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rostro-de-la-bestia-20170705-0057.html Juan Guerrero

La imagen es lapidaria. Mientras el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Sr. Julio Borges, se voltea para retirarse del despacho del militar, éste le empuja por la espalda. La fotografía muestra el medio rostro del militar, coronel Lugo, en semioscuridad mientras la mano extiende sus cinco dedos como tratando de atrapar al diputado.

Quizá de entrada la imagen no dice mucho para quienes padecen de cerca las dramáticas y espantosas atrocidades que ejecuta el régimen del dictador Maduro. Pero un breve análisis semiológico a esa fotografía nos resume parte de la historia venezolana, sometida en la actualidad a una brutal represión de Estado que estaría por desembocar, para finales de julio, en el llamado Estado comunal.   Y uno de los soportes de este nuevo país recaería en personajes militares, como el de esa triste y oscura fotografía. La mano que empuja la civilidad es la mentalidad militarista que pisotea la voz del pueblo. Una mano fascista, abiertamente arbitraria que se escuda en la fuerza de las armas y la brutalidad de la represión.

Ciertamente que no son todos los militares venezolanos quienes actúan de esta aberrante manera, pero llama poderosamente la atención que pasados más de tres meses y con más de cien asesinados, decenas de heridos y miles de secuestrados, no se han pronunciado para denunciar estos atropellos contra la condición humana de la población venezolana.   La mano de este militar es escandalosamente insolente, ofende la moral republicana y agrede la tradición democrática de los ciudadanos. Representa lo más bajo y tenebroso de la mentalidad militarista que cercena la libertad y reprime los derechos humanos de los ciudadanos.

Es posible que el representante del Legislativo pudo enfrentarse con mayor ahínco al agresor de la civilidad. ¿Pero qué se puede hacer cuando se está rodeado de fusiles y bayonetas, mientras te acechan como fieras esperando la orden de atacar?

Hemos indicado en otros escritos la grave permanencia de militares, bien en funciones o retirados, cumpliendo funciones en la administración del Estado. Los estudios indican que existe una presencia militar cercana al 40% en las diferentes estructuras político-administrativas del Estado. Desde gobernadores, ministros, alcaldes, presidentes de institutos autónomos, embajadores, entre otros cargos. Además de su natural presencia en las jefaturas militares.

]]>
<![CDATA[De estos tiempos oscuros y de la esperanza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-estos-tiempos-oscuros-y-de-la-esperanza-20170705-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-estos-tiempos-oscuros-y-de-la-esperanza-20170705-0055.html Juan Pablo Guanipa

En rueda de prensa, acompañado de todos los factores políticos y sociales de la Unidad Democrática, Julio Borges, Presidente de la Asamblea Nacional, informó al país de un Gran Acuerdo Nacional cuyo lema fundamental es “¡Que sea el pueblo quien decida!”.

Los aspectos operativos más importantes de ese acuerdo, son los siguientes: 1. La realización, el día 16 de julio, de un plebiscito que, de acuerdo con el ártículo 71 de la Constitución será convocado por la Asamblea Nacional, en el que los ciudadanos decidiremos si estamos o no de acuerdo con la Asamblea Nacional Constituyente, con la permanencia de Maduro en la conducción dictatorial del país y con el rol que debe jugar la Fuerza Armada nacional. 2. La aprobación en la Asamblea Nacional del nombramiento de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. 3. La aprobación parlamentaria de la designación de los rectores del Consejo Nacional Electoral. 4. La intensificación de la protesta de calle y, luego de la consulta del 16J, la activación de la Hora Cero y la presencia indefinida del pueblo en la calle para hacer respetar la decisión popular. 5. La conformación de un gobierno de Unidad Nacional.

Como vemos, la decisión de la Unidad venezolana es restearse con Venezuela, es echar el resto para impedir esta Constituyente contra el pueblo. Pero más allá de eso, busca la Unidad que por la vía constitucional, termine el gobierno dictatorial de Maduro que tanto daño ha hecho en lo político, en lo social, en lo económico, en lo cultural, en lo ético y en lo institucional. No hay un mecanismo que no sea la protesta de calle para lograr el resultado que nuestro pueblo mayoritariamente aspira.

La protesta no es un fin en sí mismo. Es un instrumento constitucional para ejercer la presión necesaria para que se produzcan los cambios que exige el país. Esa protesta, legítima, constitucional y necesaria, es utilizada, en algunos casos, por factores delincuenciales amparados por el gobierno y por el Psuv, para saquear, cobrar vacunas o peajes, robar y cometer cualquier tipo de fechorías. 

No discuten la raíz, la razón, la causa de la protesta. Saben que se han volado todas las barreras normativas, que le han dado un golpe mortal a la democracia y a la misma república, pero tratan de justificar su acción con los daños que terceros, insisto, amparados por ellos, ocasionan a la colectividad. Por eso, quienes ejercemos el derecho a la protesta, debemos actuar cada día con más organización y disciplina, respetando los parámetros establecidos por la conducción de la MUD y debemos exigir que quienes aprovechen la situación para delinquir y sus hechos sean demostrados, sean detenidos y sus procedimientos judiciales llevados adelante.

Las razones para protestar no sólo están intactas sino que día a día se profundizan con decisiones tan haladas por los cabellos como el antejuicio de mérito a la Fiscal General de la República. Los poderes ejecutivo, judicial, electoral y parte del ciudadano han llegado a un nivel tal de degradación que han acabado con cualquier posibilidad de que este país tenga viabilidad mientras esos poderes sigan en manos de irresponsables que se burlan de la Constitución y de la inteligencia de los venezolanos.

Este momento tan oscuro de la historia de nuestro país va a ser superado por la acción de un pueblo en la calle que va a lograr detener esta locura del poder y va a lograr que volvamos a someternos a la sensatez y a la cordura de la ley. Nunca perderé la esperanza de ver a mi patria libre y democrática. Siempre mantendré en alto el sueño de tener un país próspero y lleno de oportunidades. Va cediendo esta oscuridad. ¡Pronto veremos la luz!

]]>
<![CDATA[Se avecina el tiempo constituyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-avecina-el-tiempo-constituyente-20170705-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-avecina-el-tiempo-constituyente-20170705-0054.html Elías Jaua

Faltan menos de 30 días para elegir a las y los constituyentes del 2017 e iniciar el necesario proceso de transformación del Estado, con la finalidad de recuperar la corresponsabilidad y cooperación de los Poderes Públicos como garantía de la seguridad ciudadana, la paz de la República, la aplicación de la justicia, sin distinción de inmunidades ilegalmente utilizadas. Se avecina un tiempo para la recuperación de la tranquilidad nacional.

Pero más allá de la coyuntura, el tiempo constituyente será también un gran espacio para el debate crítico, autocrítico de lo que está mal hecho, de las desviaciones generadas por las corruptelas de todo pelaje para generar desde el Poder Originario del Pueblo un gran movimiento de rectificación y cambio, de todo lo que tenga que ser cambiado para despejar el horizonte revolucionario de la Patria.

Desde la futura Asamblea Nacional Constituyente,  hay que generar una gran discusión de cómo hacer esos cambios y transformaciones revolucionarias que nos permitan consolidar, dentro de nuestro proyecto socialista bolivariano, la consolidación y expansión de un modelo de economía mixta productiva y de distribución transparente y justa para toda la población. Para ello, requerimos avanzar en mecanismos que permitan desatar el desarrollo de las fuerzas productivas y en una nueva cultura de la administración ética y eficaz de los recursos, insumos y productos necesarios para consolidar el nuevo sistema económico que nos garantice prosperidad para todos y todas.

En el proceso popular constituyente en marcha, perseguimos hacer irreversible los derechos sociales y políticos conquistados por nuestro pueblo, para que nunca nadie se atreva a quitarle el carácter de derecho humano a la educación, la salud, la recreación, al acceso a las tecnologías de información, a la vivienda, a la alimentación y a la participación y protagonismo del pueblo. Vamos a dejar sembrado en la Constitución Bolivariana la espiga del Poder Popular, como garantía del porvenir.

El proceso popular constituyente de 2017 quiere dejar, para siempre, una puerta abierta a lo más preciado de un pueblo, su juventud. Incluir un capitulo constitucional sobre derechos de los y las jóvenes, es el más sentido legado que podemos dejar los revolucionarios y revolucionarias de este tiempo, para empinarnos como sociedad hacia las décadas venideras.

El 30 de julio habrá elecciones, votaremos con valentía frente al chantaje y la amenaza de los violentos, la dirigencia de la MUD será responsable del terrorismo que se intente contra los y las votantes y los centros electorales, nosotros no lo permitiremos. El fascismo no nos quitará el derecho a elegir y a ser elegidos, que nos hemos ganado como pueblo.

El Poder Originario del bravo pueblo hará valer su derecho a ejercer la democracia para abrir anchos horizontes para Venezuela. Dios mediante, poder del pueblo mediante así será.

]]>
<![CDATA[Cómo borrar el Alca de la Constitución]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Como-borrar-el-Alca-de-la-Constitucion-20170705-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Como-borrar-el-Alca-de-la-Constitucion-20170705-0053.html Luis Britto García

Diecinueve años cumple el gobierno bolivariano luchando contra la imposición del libre comercio por un tratado llamado Alca,...

Diecinueve años cumple atado por una norma que contrabandea el Alca en la Constitución. Leamos el artículo 301 de la Carta Fundamental: "El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades económicas de las empresas nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a personas, empresas u organismos extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional". Esto es el Alca en trece palabras. Si las condiciones son idénticas para la inversión foránea y la criolla, el Estado no podrá proteger la última. Si la producción nacional es desprotegida, será arruinada por la extranjera de las grandes potencias, que sí defienden a sus empresas. Sin proteger la industria nacional tampoco hay integración. Venezuela se salió de la Comunidad Andina de Naciones porque una de ellas firmó un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. La redacción actual del artículo es más lesiva para Venezuela que un Tratado de Libre Comercio. Le impide defenderse donde todos atacan.

¿Cómo en una Asamblea Nacional Constituyente dominada por tres centenares y medio de bolivarianos, un ínfimo puñado de conservadores, entre los cuales se contaban Herman Escarrá, Jorge Olavarría y Allan Randolph Brewer Carías, pudo imponer una Carta Magna neoliberal? O no sabían lo que era el neoliberalismo, o no se leyeron lo que aprobaban. Sería oportuno que no eligiéramos de nuevo constituyentes tan descuidados. Para borrar el Alca de la Constitución, hay que tachar de una vez y para siempre las nefastas trece palabras: "La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional".

2

Para defender las empresas nacionales hay que conservarlas. Dispone el artículo 303 de la Constitución que "Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando las de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S.A." Esta excepción mata la regla. Si se permite que las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otro ente que cree Pdvsa no estén sujetas a su control accionario, ésta podría desintegrarse en multitud de filiales dominadas por intereses distintos de los de la República.

Tal situación contradice lo previsto en las Ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana de la V República, dirigidas por el Comandante Hugo Chávez Frías a la Soberanísima Asamblea Nacional Constituyente en septiembre de 1999. Para evitar que Pdvsa se convierta en un cascarón vacío, reformemos el artículo 303 así: "La Nación o el ente a través del cual ésta ejerza la industria de los hidrocarburos conservará la totalidad de las acciones en las filiales de éste, y la mayoría accionaria decisiva que permita el control y dirección en las asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra persona jurídica que se haya constituido o se constituyere para realizar dicha industria".

3

El artículo 313 establece que "la administración económica y financiera del Estado se regirá por un presupuesto aprobado anualmente por ley". Para impedir que dicho Presupuesto sea un cheque en blanco, y lograr que sirva de instrumento para cumplir con los propósitos fijados en la planificación macroeconómica, es preciso añadir que el presupuesto "incorporará los programas, metas y objetivos a ser cumplidos mediante la ejecución de los gastos autorizados". A fin de lograr el cumplimiento de las metas y posibilitar la contraloría, tanto pública como social, es indispensable añadir al fin del artículo que "los fines especificados en los programas, objetivos y metas del Presupuesto son de obligatorio cumplimiento, y su incumplimiento injustificado genera responsabilidad civil y administrativa".

4

Se dice que en Venezuela nadie paga sus impuestos. En parte es cierto: en virtud de los Infames "Tratados contra la Doble Tributación", las transnacionales y los nacionales de unos cuarenta países dejan de pagar unos 17.500 millones de dólares sobre las ganancias que obtienen anualmente en Venezuela. Con esa suma se resolvería la crisis fiscal. En virtud del principio de progresividad, según el cual quienes más ganan más deben tributar, y del de protección de la economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población, resulta inaudito, insensato y contradictorio que justamente sean transnacionales foráneas y ciudadanos extranjeros quienes no pagan impuestos en nuestro país. Ahora bien, entre los principios del sistema tributario, este artículo 316 debe incluir el de "territorialidad de la renta, de acuerdo con el cual los tributos se cancelan en el Estado en el cual se obtienen los beneficios". Sin ello seguiremos encadenados al "Consenso de Washington", que quiere imponer a nuestros países el principio de que las empresas extranjeras pagan sus tributos en su país de origen, y no en aquél donde obtienen los beneficios.  Para evitar que tratados violatorios de nuestras leyes exoneren de pagar impuestos a los extranjeros que justamente tienen con qué cancelarlos, ese principio debe ser acogido en la Constitución. Los defensores de las transnacionales se opondrán encarnizadamente a ello. Hay que elegir entre la Patria y los Imperios Extranjeros. Quien esté a favor de éstos no debería ser constituyente, ni venezolano.

]]>
<![CDATA[Echar el resto, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Echar-el-resto-por-Jose-Vicente-Rangel-20170630-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Echar-el-resto-por-Jose-Vicente-Rangel-20170630-0103.html     1) Para el momento en que se publique esta columna faltarán tan solo 28 días para que se realice el evento electoral —convocado por el presidente Nicolás Maduro de acuerdo con lo pautado en la Constitución Bolivariana y en la fecha fijada por el CNE— para la escogencia de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

Se trata de días de gran tensión. Con un cuadro en el que la dirección de la oposición se niega a participar en el acto, es decir, se abstiene, y va más allá al anunciar que lo impedirá de forma activa, recurriendo seguramente a la violencia, como hasta ahora lo viene haciendo.
      2) ¿Qué se deduce de esta situación, tal y como está planteada? Por una parte que tanto el gobierno nacional como el chavismo tienen que estar conscientes que el tiempo que falta para la realización del acto electoral del 30/J está plagado de peligrosos obstáculos. Sobre todo, de graves amenazas a la estabilidad institucional que configura una situación de emergencia. La otra parte, el liderazgo opositor, se encuentra ante una difícil circunstancia: no cuenta con una política para encarar el desafío que tiene por delante. Participa en la etapa terminal de un proceso en el que, prácticamente, ha perdido la capacidad de conducción. La cual ha pasado a manos de los más violentos, sobre los que es imposible ejercer control. El episodio del helicóptero lo confirma: ¡desesperación!
       3) ¿Qué se vislumbra para los próximos días? Sin duda que un incremento de las tensiones. O para ponerlo de otra manera —en lenguaje coloquial—, echar el resto. Lo que significa que el gobierno y el chavismo están obligados a defender a fondo, con todos los recursos que poseen, las iniciativas que reclama la política nacional. Hay medidas previstas en la Constitución —y en general en el ordenamiento legal del país—, destinadas a garantizar la defensa del Estado sin quebrantar principios fundamentales. En la Carta Magna, por ejemplo, en el Título VIII, Capítulo I, se establece lo relativo a la protección de la Constitución, y en el Capítulo II, sobre los estados de excepción, se califican expresamente las circunstancias de orden social, político, natural o ecológico que afectan en un momento dado la seguridad de la nación.
       4) Los dirigentes de la oposición no tienen otra alternativa que perseverar en el desconocimiento del gobierno de Maduro. ¿Por qué razón? Porque es la única línea que les permite combinar lo cívico con factores de la violencia que controlan la calle. La determinación, hasta ahora, de la cúpula opositora de no deslindar con los violentos, aún a sabiendas de que éstos le ocasionan daños irreparables y le restan apoyo, es porque no tienen otra salida. Sin el componente violencia carecen de la proyección mediática que les da fuerza y los promueve, ya que su capacidad estrictamente movilizadora es cada día menor. Para cohabitar con los radicales tienen que hacer concesiones. Una de ellas consiste en compartir las provocaciones a la Fanb. Por eso guardan silencio ante hechos que los mandos castrenses rechazan con vehemencia, como es el caso del ataque  y acoso a instalaciones militares —La Carlota y otros—, combinados con el empleo de equipos de combate y la afectación total del orden público.
      5) El gobierno y el chavismo cuentan con importantes ventajas. Tienen el poder y la experiencia acumulada. Tienen una férrea unidad de los mandos. Cuentan con recursos legales y con los organismos encargados de aplicarlos. Están asistidos por un amplio consenso favorable al diálogo y la paz, y disponen de una organización política y social superior a la de la oposición. Por si fuera poco, están abocados a obtener la mayoría en el “poder constituyente originario” como lo define la Constitución, mientras que la oposición estará ausente de ese poder.  Fragmentada, sin política, sin dirección, se dispone a echar el resto con la extraña alianza que ha forjado. Cree que incrementando la violencia podrá desencadenar el caos hasta que se dé una reacción militar para restablecer el principio de autoridad, la ley y el orden. Vana esperanza. Porque la  oposición, hoy por hoy, representa todo lo contrario. Quienes la dirigen no son confiables. Ni siquiera para sus propios adeptos. Veintiocho días es lo que falta para despejar incógnitas y dudas.

Claves secretas
•    NINGUNA REJA protectora de una instalación militar vale la vida de un ser humano. Sartre decía algo parecido refiriéndose a la catedral de Chartres. Porque la vida de una persona está por encima de cualquier otra consideración. Pero también es cierto que la vida no se puede exponer irresponsablemente. Bien porque hacerlo sea una decisión personal o porque haya sido inducida deliberadamente. La Carlota es una base militar y existen numerosas disposiciones legales que preservan su seguridad. Atacarla, asediarla, es delito, y, además, una provocación. Lamentablemente un joven murió en una acción temeraria contra esa base aérea, cuando violaba la ley. Y una situación similar se repitió, esta vez de forma masiva, con la destrucción de la valla protectora y la penetración de un grupo de encapuchados provisto con armamento no convencional a la instalación militar, lo cual pudo acarrear terribles consecuencias. ¿Qué inspira tales actos?...
•  HASTA AHORA la dirección opositora había optado por guardar silencio ante las acciones terroristas consumadas por encapuchados, en las que coinciden elementos radicalizados de la MUD, paramilitares y el hampa. Pero la nueva agresión a La Carlota los obligó, por primera vez, a deslindar. ¿Suficiente la aclaratoria? ¿Significa que acaso pondrán orden en sus filas e impedirán que se repitan las acciones terroristas?...
•  OJALA, PERO tengo mis dudas. Ya que por otra parte dirigentes destacados de la MUD anuncian una escalada violenta para impedir la realización de las elecciones el 30/J de la Asamblea Nacional Constituyente…
•  ADEMAS, SECTORES de la oposición que colaboran con la logística, con influencia en las redes sociales, en la difusión de información desestabilizadora, diseñaron e impulsan una ofensiva contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, contra sus mandos, contra el historial glorioso de la institución, sus símbolos y personajes. Una campaña que busca quebrar su unidad interna y desacreditarla ante la ciudadanía…
•  AL MISMO tiempo, la campaña consiste en llamar a la Fanb al desconocimiento de las autoridades legítimas y al derrocamiento del presidente Nicolás Maduro. En la iniciativa está presente la intención de ubicar al estamento castrense en el escenario de la política, a partir de la convicción que hay en el sector del fracaso del liderazgo civil. La impresión en los análisis que se hacen es de que existe la pretensión de segmentar a la Fanb hasta lograr la confrontación interna que pudiera desembocar en el estallido de una guerra civil que justificaría la intervención armada extranjera…
•  ¿LUBRACIONES? probablemente. Mas en una situación como la que vive hoy Venezuela, nada debe ser descartado. Hay que profundizar en los análisis. La temeridad que representa convertir a la Fanb en blanco predilecto en las actuales circunstancias, atacar sus instalaciones y agredir a sus líderes, es algo que no se había visto en la política del país.  Alerta: hay una siniestra colocación del tema en el desarrollo del proceso de rebelión armada de la derecha que avanza a través de diversas formas de lucha...
•  PUNTO DE VISTA: La fuerza pública no puede salir a la calle a matar; y los manifestantes no pueden salir a la calle a saquear, incendiar dependencias oficiales, impedir el tránsito y atacar a la fuerza pública…*DA LA impresión que el signo del momento es la proliferación de la traición.-
 

]]>
<![CDATA[¡Tambores y humos de guerra!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tambores-y-humos-de-guerra-20170703-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tambores-y-humos-de-guerra-20170703-0008.html Félix Cordero Peraza / Articulista

La historia universal está llena de juicios terribles y nada honrosos de aquellos que propiciaron la guerra entre hermanos.  Devastaron poblaciones y generaron muertes, lutos y sufrimientos. Crimen de inocentes y delitos de lesa humanidad. ¡Nada justifica la guerra entre hermanos! Ni siquiera las Guerras Santas, que se hacen por objetivos religiosos.  Detrás de ellas siempre aparece la correlación con la política e ideología.  Benjamín Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, expresaría “Jamás hubo una guerra buena o una paz mala”.  Y Simón Bolívar, el más grande hombre de América Latina y líder de la guerra de la independencia de cinco naciones, dijo “De la paz se debe esperar todo, de la guerra nada más que desastres”. Quizás, la única guerra justificada es precisamente la guerra por la independencia de pueblos y naciones. 

¿Hay probabilidad  de conflagración entre hermanos venezolanos? En esta perspectiva de belicismo interno solo veo un horizonte de penumbra y turbación.  Oportunidad por la existencia de condiciones políticas y sociales repletas de descontento generalizado y de perversas actitudes de agresividad, intolerancia y odio. Contingencia que hace retrotraer a los tiempos iníciales de la Guerra Civil Española (1935-1939) con 500 mil muertos,  o a la misma Guerra Federal (1848.1853) con más de 100 mil muertos. En ambas había dos minorías radicalizadas, ausencia de un ambiente de coexistencia democrática y posturas ideológicas aparentemente diferentes.  Irrespeto entre contendores. Ambos contendientes poseían armas. 

En Venezuela, y esto abona a la paz solo un contendor posee  armas. Lo cual le da una gran responsabilidad de respetar los derechos humanos, proteger a los ciudadanos y defender la soberanía de la república. Mientras el gobierno y oposición luchan con sus estrategias políticas los hombres de armas deberán amparar las protestas pacíficas y honrar las leyes y normas. 

¿Estamos cerca o lejos de una guerra civil? Por los trazos que pinta la situación pareciera que aún estamos lejos. Sin embargo, hay que revalidar dicha apariencia con políticas y decisiones que mejoren la actual y compleja dinámica de conflicto antagónico. Aquí, el mayor compromiso lo tienen quienes gobiernan. ¡Nunca será demasiado tarde para una estrategia de diálogo! 

No obstante, lo que vemos son flechas afiladas y humo surcando los cielos al son de los tambores que invocan cantos y señales de batalla.  Mientras el gobierno impone a trocha y moche su Constituyente, la oposición se prepara para boicotearla en pleno acto de votación. ¡Esto constituye simplemente una declaración de guerra!  Esta terrible y compleja realidad pudiera ser superada por un proceso de entendimiento y negociación política, que tengo entendido se desarrolla tímidamente detrás de bambalinas. A escondida de los grupos radicales que protagonizan la violencia. Amalaya, impere la sensatez y la sabiduría regrese a la actividad política. 

]]>
<![CDATA[Usurpación golpista]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Usurpacion-golpista-20170703-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Usurpacion-golpista-20170703-0007.html Omar Barboza Gutiérrez / Diputado / barbozaomar@yahoo.com

Cuando un Presidente de la República, quien por tanto representa uno de los poderes constituidos, pretende desconocer al poder Constituyente originario su derecho exclusivo a convocar una Asamblea Nacional Constituyente de conformidad con lo dispuesto en el Artículo 347 de la Constitución vigente, haciéndolo mediante un procedimiento que niega la universalidad del sufragio establecido también en la Carta Magna, desconociendo igualmente el principio de la igualdad del valor del voto de cada ciudadano cualquiera sea el lugar del país donde se emita, y todo lo hace para quedarse en el poder en contra de la voluntad de la inmensa mayoría de ciudadanos que lo rechazan, evidentemente, estamos ante el intento de una usurpación golpista del poder.

Aun cuando la pequeña cúpula que hoy gobierna a nuestro país dice que el propósito principal de esa iniciativa es la paz, nadie entiende cómo se pueda construir un clima de paz imponiendo por la fuerza y violando la Constitución, un proyecto de una minoría a una mayoría que no la quiere. Se nota que no han entendido a Benito Juárez cuando sabiamente afirmó: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

Tampoco tomaron en cuenta que una propuesta de Constituyente, debe estar acompañada de un gran consenso social para que tenga justificación histórica y política. El pueblo de Venezuela lo que está esperando son propuestas que solucionen sus principales problemas, como lo son el alto costo de la vida, la escasez de alimentos y de medicinas, la inseguridad ciudadana, la corrupción, y el narcotráfico.

Todos los venezolanos sabemos que sin la unidad nacional necesaria que rectifique a fondo las causas de la crisis que vivimos, no será posible salir adelante, y esta propuesta de Constituyente lo que se convierte es en un gran obstáculo para lograrlo, ya que le agrega un peligroso factor de mayor confrontación y división en el seno de nuestra sociedad.

La cúpula gubernamental, ante la falta de argumentos para justificar esta maniobra que pretende prolongar la permanencia en el poder de quienes son los verdaderos responsables de la crisis, lo que se les ha ocurrido es el uso de la persecución política y la represión criminal para tratar de imponer por la fuerza el proyecto totalitario que han tratado de disfrazar de una supuesta Constituyente. Y otra vez el pueblo de Venezuela encabezado por su juventud, se ha visto forzado a regar con sangre el árbol de la libertad.

Estamos presenciando cómo la ambición del poder y la necesidad de impunidad no tienen límites éticos entre quienes gobiernan hoy a Venezuela; no les ha importado y han tratado de descalificar los actos heroicos de los jóvenes que han muerto defendiendo derechos humanos establecidos en la Constitución. Esas muertes son razones adicionales obligantes para que nuestros jóvenes con todo el pueblo a su lado, sigan luchando por tener una patria libre, donde puedan construir su futuro con verdadera paz y en libertad. Ellos no quieren la paz de los sepulcros sino la de la vida sin miedo.

Cada día crece más la duda, sobre si las decisiones en relación a la crisis venezolana se están tomando en el país o si están dirigidas desde Cuba para mantener en el poder a quienes garantizan financiar con nuestros recursos al fracasado proyecto de la revolución cubana.

La saña y el odio con el que actúan los policías y guardias nacionales que ejecutan la represión incrementan esas dudas. Nos da la impresión de que sí son venezolanos los que están ejecutando esos actos criminales, están adoctrinados para imponer la Constituyente a través del terror y nos hacen recordar al Che Guevara en la Tricontinental comunista de 1967 en la Habana, cuando dijo: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así...”

Al pueblo de Venezuela en su propósito de ser libre, no lo va a detener el miedo. El gobierno no ha comprendido que la decisión en favor del cambio ya está instalada, sin retorno, en el corazón y las mentes de las mayorías nacionales, y que a lo que más le teme el pueblo es a que Maduro y su camarilla lo siga gobernando.
El camino hacia la paz es el respeto a la Constitución. Si Maduro quisiera promover un diálogo serio, debe comenzar por retirar ese proyecto de Constituyente. El pueblo seguirá luchando en la calles, o en cualquier espacio, para evitar que esa usurpación se concrete, y si se impone por la fuerza, desconocerá lo que de allí surja en ejercicio de sus legítimos derechos, incluyendo los de vivir, comer, tener salud, pensar, y elegir.

]]>
<![CDATA[El paralelo y el helicóptero, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-paralelo-y-el-helicoptero-por-Rafael-Ramirez-20170630-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-paralelo-y-el-helicoptero-por-Rafael-Ramirez-20170630-0104.html  

El efecto que ha tenido el alza especulativa del dólar paralelo en nuestra economía y en nuestra revolución ha sido devastador. La desestabilización, violencia e injerencia extranjera ha buscado en lo económico su argumento. Sabemos que solo son justificaciones, porque los desestabilizadores iniciaron su accionar desde el triunfo del Comandante Chávez.

Hemos sufrido una permanente confrontación que varía en intensidad en  proporción a los avances de la Revolución Bolivariana, pero también a los aciertos o errores en su conducción. La estrategia de la revolución siempre ha sido obtener las victorias políticas en base al desempeño del gobierno, a los avances políticos, económicos y sociales de nuestro pueblo, la movilización popular, siempre en el marco de nuestra Constitución y Leyes. Al observar lo sucedido en otros países, cuando un golpe de Estado fracasa, se puede valorar la actuación del Comandante Chávez, no tenemos en nuestra conciencia ningún crimen, ninguna injusticia.

Sería una tragedia para nuestro pueblo perder lo conquistado y, en el caso de volver la oligarquía y el imperialismo a someter a nuestro país, no tendremos ni paz, ni gobernabilidad, ni futuro por muchos años.

No se pueden cometer errores, sin el Comandante Chávez, no nos podemos dar el lujo de ensayar. Él no lo permitiría, los que trabajamos a su lado, sabemos lo riguroso que era en el trabajo, en el estudio, análisis, en la política, en el discurso, hasta en los gestos y mensajes, si fueron bien interpretados, o entendidos por el país, o si la idea es correcta o no. Él se sometía a la discusión y al cuestionamiento de la marcha de los asuntos del Estado, con preguntas provocadoras, cuestionadoras o reflexiones que nos hacía en cualquier momento. Cuando lo hacía, quería decir que era una idea matriz que estaba desarrollando y la estaba contrastando o pedía ayuda para desarrollarla.

Escribo esto, con el propósito de animar la discusión, la reflexión y la acción en el campo Bolivariano, para avanzar en el camino trazado por nuestro Comandante Chávez y por el Pueblo. Hay mucha confusión, debe tenerse cuidado con las descalificaciones, acusaciones y señalamientos. Es momento de escuchar, revisar, rectificar y, siempre desde el campo de la revolución, trabajar en avanzar. Tenemos una gran responsabilidad con el país. Debemos ser capaces de escuchar cualquier voz Chavista o Bolivariana que muestre opiniones diferentes, por muy incómodas que sean. Actuar al mejor estilo Chavista de hacer política, con P mayúscula.

 

Seguimos sacudidos por la violencia, la cuenta de muertos y heridos es trágica, la oposición sigue actuando con impunidad en sus llamados a Golpe de Estado, injerencia extranjera, intervención militar, el discurso del todo o nada, la intolerancia y el crimen político, la incitación a la violencia. Se han cometido excesos de las fuerzas del orden público en el uso de armas de fuego que deben ser sancionados severamente, tal como lo ha señalado el General en Jefe Padrino López, ningún crimen es justificable.

 

Ha levantado vuelo un helicóptero, en un incidente todavía confuso, se lanzan granadas y se dispara desde el aire y la oposición no se desliga de este hecho extremo e irresponsable.

 

La oposición nunca se desmarca de la violencia, así en las guarimbas se quemen seres humanos o se ejecuten personas vinculadas al Chavismo ellos no asumen su responsabilidad política. Incluso usar y alentar la participación de niños, es criminal.

 

La derecha llama a un golpe de Estado. Dirigen sus ataques y odio contra los soldados y oficiales de nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, los insultan, amenazan y ofenden, pero por otra parte les piden abiertamente que salgan de sus cuarteles a derrocar al Gobierno Constitucional y manchar sus armas con sangre del pueblo. No entienden que nuestras Fuerzas Armadas están guiadas por la doctrina Bolivariana y Chavista. Seguro seguiremos contando con las actitudes dignas y valientes de oficiales y soldados patriotas cuando se trate de poner en su sitio a los instigadores de la violencia.

 

Pero mientras esta situación avanza en el tiempo, cosa que no le conviene para nada al país, la economía sigue deteriorándose. Hay que tomar decisiones para aliviar la situación económica y disminuir la conflictividad o el apoyo de algunos sectores sociales a la misma.

 

El tema cambiario tiene mucha influencia en el proceso inflacionario, la manipulación de precios, la especulación, el deterioro de la economía y su funcionamiento, esta debilidad nos expone al ataque de cualquier agente o sicario económico que quiera hacer ganancias fabulosas, acompañándola con la desestabilización política que provoca.

 

Ya en los últimos años del gobierno del Presidente Chávez, la presión sobre nuestra moneda era muy fuerte. En aquel momento el equipo económico, Ministerio Finanzas, PDVSA,  trabajábamos junto al Banco Central en distintos mecanismos para defender el tipo de cambio. Evidentemente, existía mucha presión sobre nuestra moneda, porque es una manera de apropiarse de la renta.

 

Cuando el Presidente Chávez vuelve a La Habana para su operación después del triunfo electoral de octubre de 2012, era evidente que el tipo de cambio que teníamos en ese momento era insostenible, que probablemente habría que pensar otro esquema para impedir una devaluación de facto con el paralelo y los terribles efectos sobre la economía, la inflación y la distorsión de precios.

Falleció el Comandante y tuvimos elecciones, la oposición golpista llamó a desconocer el triunfo del Presidente Maduro y tuvimos la primera fase de la confrontación llamada “La salida” con su secuela de muertes y paralización del país. Lo único que seguía andando inexorablemente era el mercado, los agentes especuladores, bancos y sector financiero, presionando constantemente al alza del llamado dólar paralelo.

Cuando nos tocó asumir la Vicepresidencia del área económica en octubre de 2014, uno de los puntos de la agenda para aprobación del Presidente y desarrollo de una ofensiva que tenía en una primera etapa el objetivo de estabilizar los indicadores económicos del país, era una nueva política cambiaria.  Restablecer la confianza de los agentes económicos internacionales, con todos los elementos que teníamos a mano: Fonden, Bandes, Fondo Chino, PDVSA, Banco Central y un precio del petróleo, que aunque daba señales de debilidad, todavía teníamos un margen de un año antes de una caída pronunciada del mismo.

La idea era mostrar un Plan coherente con nuestra actuación económica durante el Gobierno del Comandante Chávez, lo cual era una excelente referencia internacional, puesto que habíamos sorteado coyunturas como estas con éxito, sin sacrificar nuestros elementos de soberanía económica, petrolera y nuestras conquistas sociales.

En el tema cambiario, se aprobó iniciar un proceso de “convergencia” de los tipos de cambio, que tuviese racionalidad económica y la posibilidad de soportarlo en el tiempo. Establecimos como herramienta de trabajo el Presupuesto de Divisas, que se usa en PDVSA, para saber nuestros grados de libertad, quién aportaba divisas, cuánto y en qué se empleaban. Por supuesto, casi el único oferente de divisas era PDVSA, con un estimado de 43 mil millones de dólares para ese año 2014, el sector privado y las otras empresas del sector público apenas llegaban a dos mil millones de dólares.

Luego la planificación del gasto de divisas. Comenzamos a encontrarnos con esquemas de funcionamiento del país que no se sostenían. Por ejemplo, el tema del dólar viajero: ¡llegó a la cifra de 8 mil millones de dólares al año! ¿Quién dijo que el Estado debía subsidiar los viajes al exterior de sus ciudadanos y además darle un cupo para sus gastos? Luego, las remesas a otros países,  los proyectos contratados en el exterior, la deuda tanto pública como privada y las importaciones que hacía el país.

Cada lunes informábamos los avances del Plan, los puntos discutidos y aprobados con el Presidente, quien es el Jefe de la Hacienda Pública. Comenzaron las críticas y las presiones, de los mismos actores que hoy llaman a la violencia y los agentes económicos que sabían que comenzábamos a tocar temas más sensibles.

Claro, una política monetaria necesita un monto de reservas apropiado, por eso se dio la instrucción de unificar todos los fondos del Estado en el exterior en la cuenta de reservas del BCV. En la Junta Directiva de PDVSA, analizamos, como siempre hacíamos, como ayudar al Estado. Es la diferencia entre una empresa Nacional del Estado Venezolano, comprometida con la revolución y cualquier otra entidad económica, pública o privada, capturada por el interés transnacional o que crea que, si al país le va mal, eso es problema de otros.

Resolvimos hacer otro esfuerzo para entregar más divisas al BCV y poder desarrollar una política cambiaria adecuada a la circunstancia y cumplir con el objetivo de la convergencia del cambio hacia la baja hasta una banda que pudiese fluctuar y que detuviera o contrarrestara los efectos en inflación y especulación financiera. Estimando un precio promedio del petróleo a 87$/barril y considerando nuestro consumo interno y compromisos internacionales, podríamos aportar al BCV solo 33 mil millones de dólares. Por ello decidimos hacer una emisión de bonos por el orden de 11 mil millones de dólares, para acercarnos a la cifra de aportes estimada en el presupuesto de divisas.

Esta emisión nos permitiría sostener en el tiempo el esquema del SICAD II, donde el BCV haría subastas de divisas a un precio que iría fluctuando a la baja en la medida que el requirente de divisas tuviese la seguridad de que se iba a mantener la oferta y no haría falta recurrir al paralelo. Por eso dijimos que íbamos a “pulverizar al paralelo”, había como hacerlo. Faltó apoyo y comprensión política sobre este tema.

El paralelo, que estaba en ese momento a 93 Bolívares por dólar, bajó en base a esta política, a un cambio de 53 Bolívares por dólar. Esos números están registrados y eran un buen indicador. La otra propuesta era que la banda fluctuara entre 20-25 bolívares por dólar, el cual era el precio de indiferencia, de acuerdo a los cálculos del BCV, para que los productos no los sacaran de contrabando a Colombia. Por otra parte, PDVSA recibiría más bolívares por los dólares que entregaba al BCV, y así poder pagar a los proveedores que facturaban o hacían sus cálculos de costos y gastos al dólar paralelo.

Allí nos topamos con una discusión, que debe darse, donde algunos piensan que mantener un cambio fijo, anclado muy bajo es una medida revolucionaria. Yo pienso, y lo dije en su momento, donde me correspondía discutir esto, que al contrario, un dólar muy barato, lo convierte en la mercancía más buscada por todos los operadores económicos e incluso la población. ¿Qué importador no va a querer un dólar a 6 bolívares o a 10 bolívares si lo puede vender a miles de bolívares en el paralelo? Lo mismo pasa con los productos nacionales, son divisas en productos que intercambian al paralelo en el contrabando o en el bachaqueo.

Dejar el tipo de cambio fijo no tiene nada que ver con un precepto revolucionario, el Estado debe proteger al pueblo defendiendo la economía nacional, más en un Estado como el nuestro que es, y seguirá siendo, el administrador y dueño de PDVSA y del Petróleo.

Siempre se ha temido, y con razón, a las consecuencias políticas y sociales de las decisiones económicas, pero lamentablemente ya se ha causado un daño a la población, porque son los especuladores los que han mantenido la ofensiva en estos últimos años. El sistema de importaciones, la producción nacional, la dependencia de la divisa, la especulación financiera, la producción de petróleo, son temas donde el sistema cambiario tiene una gran influencia.

Todo esto se puede resolver, hay que sentarse, discutir y echar a andar en el camino trazado por el Comandante Chávez. Ahora está el imperativo de la paz y de mantener el poder en manos del Pueblo, la estabilidad del país. Pero hay que atajar el tema económico. El dólar paralelo esta como el helicóptero terrorista, nadie sabe cómo, por qué, llegó tan alto, ni da vueltas lanzando granadas y disparando contra nuestras instituciones. Es el momento de la unidad, del pensamiento y la acción. Siempre con Chávez, ¡Venceremos!

 

 

 

]]>
<![CDATA[El paralelo y el helicóptero, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-paralelo-y-el-helicoptero-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170630-0114.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-paralelo-y-el-helicoptero-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170630-0114.html El efecto que ha tenido el alza especulativa del dólar paralelo en nuestra economía y en nuestra revolución ha sido devastador. La desestabilización, violencia e injerencia extranjera ha buscado en lo económico su argumento. Sabemos que solo son justificaciones, porque los desestabilizadores iniciaron su accionar desde el triunfo del Comandante Chávez.

Hemos sufrido una permanente confrontación que varía en intensidad en  proporción a los avances de la Revolución Bolivariana, pero también a los aciertos o errores en su conducción. La estrategia de la revolución siempre ha sido obtener las victorias políticas en base al desempeño del gobierno, a los avances políticos, económicos y sociales de nuestro pueblo, la movilización popular, siempre en el marco de nuestra Constitución y Leyes. Al observar lo sucedido en otros países, cuando un golpe de Estado fracasa, se puede valorar la actuación del Comandante Chávez, no tenemos en nuestra conciencia ningún crimen, ninguna injusticia.

Sería una tragedia para nuestro pueblo perder lo conquistado y, en el caso de volver la oligarquía y el imperialismo a someter a nuestro país, no tendremos ni paz, ni gobernabilidad, ni futuro por muchos años.

No se pueden cometer errores, sin el Comandante Chávez, no nos podemos dar el lujo de ensayar. Él no lo permitiría, los que trabajamos a su lado, sabemos lo riguroso que era en el trabajo, en el estudio, análisis, en la política, en el discurso, hasta en los gestos y mensajes, si fueron bien interpretados, o entendidos por el país, o si la idea es correcta o no. Él se sometía a la discusión y al cuestionamiento de la marcha de los asuntos del Estado, con preguntas provocadoras, cuestionadoras o reflexiones que nos hacía en cualquier momento. Cuando lo hacía, quería decir que era una idea matriz que estaba desarrollando y la estaba contrastando o pedía ayuda para desarrollarla.

Escribo esto, con el propósito de animar la discusión, la reflexión y la acción en el campo Bolivariano, para avanzar en el camino trazado por nuestro Comandante Chávez y por el Pueblo. Hay mucha confusión, debe tenerse cuidado con las descalificaciones, acusaciones y señalamientos. Es momento de escuchar, revisar, rectificar y, siempre desde el campo de la revolución, trabajar en avanzar. Tenemos una gran responsabilidad con el país. Debemos ser capaces de escuchar cualquier voz Chavista o Bolivariana que muestre opiniones diferentes, por muy incómodas que sean. Actuar al mejor estilo Chavista de hacer política, con P mayúscula.

Seguimos sacudidos por la violencia, la cuenta de muertos y heridos es trágica, la oposición sigue actuando con impunidad en sus llamados a Golpe de Estado, injerencia extranjera, intervención militar, el discurso del todo o nada, la intolerancia y el crimen político, la incitación a la violencia. Se han cometido excesos de las fuerzas del orden público en el uso de armas de fuego que deben ser sancionados severamente, tal como lo ha señalado el General en Jefe Padrino López, ningún crimen es justificable.

Ha levantado vuelo un helicóptero, en un incidente todavía confuso, se lanzan granadas y se dispara desde el aire y la oposición no se desliga de este hecho extremo e irresponsable.

La oposición nunca se desmarca de la violencia, así en las guarimbas se quemen seres humanos o se ejecuten personas vinculadas al Chavismo ellos no asumen su responsabilidad política. Incluso usar y alentar la participación de niños, es criminal.

La derecha llama a un golpe de Estado. Dirigen sus ataques y odio contra los soldados y oficiales de nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, los insultan, amenazan y ofenden, pero por otra parte les piden abiertamente que salgan de sus cuarteles a derrocar al Gobierno Constitucional y manchar sus armas con sangre del pueblo. No entienden que nuestras Fuerzas Armadas están guiadas por la doctrina Bolivariana y Chavista. Seguro seguiremos contando con las actitudes dignas y valientes de oficiales y soldados patriotas cuando se trate de poner en su sitio a los instigadores de la violencia.

Pero mientras esta situación avanza en el tiempo, cosa que no le conviene para nada al país, la economía sigue deteriorándose. Hay que tomar decisiones para aliviar la situación económica y disminuir la conflictividad o el apoyo de algunos sectores sociales a la misma.

El tema cambiario tiene mucha influencia en el proceso inflacionario, la manipulación de precios, la especulación, el deterioro de la economía y su funcionamiento, esta debilidad nos expone al ataque de cualquier agente o sicario económico que quiera hacer ganancias fabulosas, acompañándola con la desestabilización política que provoca.

Ya en los últimos años del gobierno del Presidente Chávez, la presión sobre nuestra moneda era muy fuerte. En aquel momento el equipo económico, Ministerio Finanzas, PDVSA,  trabajábamos junto al Banco Central en distintos mecanismos para defender el tipo de cambio. Evidentemente, existía mucha presión sobre nuestra moneda, porque es una manera de apropiarse de la renta.

Cuando el Presidente Chávez vuelve a La Habana para su operación después del triunfo electoral de octubre de 2012, era evidente que el tipo de cambio que teníamos en ese momento era insostenible, que probablemente habría que pensar otro esquema para impedir una devaluación de facto con el paralelo y los terribles efectos sobre la economía, la inflación y la distorsión de precios.

Falleció el Comandante y tuvimos elecciones, la oposición golpista llamó a desconocer el triunfo del Presidente Maduro y tuvimos la primera fase de la confrontación llamada “La salida” con su secuela de muertes y paralización del país. Lo único que seguía andando inexorablemente era el mercado, los agentes especuladores, bancos y sector financiero, presionando constantemente al alza del llamado dólar paralelo.

Cuando nos tocó asumir la Vicepresidencia del área económica en octubre de 2014, uno de los puntos de la agenda para aprobación del Presidente y desarrollo de una ofensiva que tenía en una primera etapa el objetivo de estabilizar los indicadores económicos del país, era una nueva política cambiaria.  Restablecer la confianza de los agentes económicos internacionales, con todos los elementos que teníamos a mano: Fonden, Bandes, Fondo Chino, PDVSA, Banco Central y un precio del petróleo, que aunque daba señales de debilidad, todavía teníamos un margen de un año antes de una caída pronunciada del mismo.

La idea era mostrar un Plan coherente con nuestra actuación económica durante el Gobierno del Comandante Chávez, lo cual era una excelente referencia internacional, puesto que habíamos sorteado coyunturas como estas con éxito, sin sacrificar nuestros elementos de soberanía económica, petrolera y nuestras conquistas sociales.

En el tema cambiario, se aprobó iniciar un proceso de “convergencia” de los tipos de cambio, que tuviese racionalidad económica y la posibilidad de soportarlo en el tiempo. Establecimos como herramienta de trabajo el Presupuesto de Divisas, que se usa en PDVSA, para saber nuestros grados de libertad, quién aportaba divisas, cuánto y en qué se empleaban. Por supuesto, casi el único oferente de divisas era PDVSA, con un estimado de 43 mil millones de dólares para ese año 2014, el sector privado y las otras empresas del sector público apenas llegaban a dos mil millones de dólares.

Luego la planificación del gasto de divisas. Comenzamos a encontrarnos con esquemas de funcionamiento del país que no se sostenían. Por ejemplo, el tema del dólar viajero: ¡llegó a la cifra de 8 mil millones de dólares al año! ¿Quién dijo que el Estado debía subsidiar los viajes al exterior de sus ciudadanos y además darle un cupo para sus gastos? Luego, las remesas a otros países,  los proyectos contratados en el exterior, la deuda tanto pública como privada y las importaciones que hacía el país.

Cada lunes informábamos los avances del Plan, los puntos discutidos y aprobados con el Presidente, quien es el Jefe de la Hacienda Pública. Comenzaron las críticas y las presiones, de los mismos actores que hoy llaman a la violencia y los agentes económicos que sabían que comenzábamos a tocar temas más sensibles.

Claro, una política monetaria necesita un monto de reservas apropiado, por eso se dio la instrucción de unificar todos los fondos del Estado en el exterior en la cuenta de reservas del BCV. En la Junta Directiva de PDVSA, analizamos, como siempre hacíamos, como ayudar al Estado. Es la diferencia entre una empresa Nacional del Estado Venezolano, comprometida con la revolución y cualquier otra entidad económica, pública o privada, capturada por el interés transnacional o que crea que, si al país le va mal, eso es problema de otros.

Resolvimos hacer otro esfuerzo para entregar más divisas al BCV y poder desarrollar una política cambiaria adecuada a la circunstancia y cumplir con el objetivo de la convergencia del cambio hacia la baja hasta una banda que pudiese fluctuar y que detuviera o contrarrestara los efectos en inflación y especulación financiera. Estimando un precio promedio del petróleo a 87$/barril y considerando nuestro consumo interno y compromisos internacionales, podríamos aportar al BCV solo 33 mil millones de dólares. Por ello decidimos hacer una emisión de bonos por el orden de 11 mil millones de dólares, para acercarnos a la cifra de aportes estimada en el presupuesto de divisas.

Esta emisión nos permitiría sostener en el tiempo el esquema del SICAD II, donde el BCV haría subastas de divisas a un precio que iría fluctuando a la baja en la medida que el requirente de divisas tuviese la seguridad de que se iba a mantener la oferta y no haría falta recurrir al paralelo. Por eso dijimos que íbamos a “pulverizar al paralelo”, había como hacerlo. Faltó apoyo y comprensión política sobre este tema.

El paralelo, que estaba en ese momento a 93 Bolívares por dólar, bajó en base a esta política, a un cambio de 53 Bolívares por dólar. Esos números están registrados y eran un buen indicador. La otra propuesta era que la banda fluctuara entre 20-25 bolívares por dólar, el cual era el precio de indiferencia, de acuerdo a los cálculos del BCV, para que los productos no los sacaran de contrabando a Colombia. Por otra parte, PDVSA recibiría más bolívares por los dólares que entregaba al BCV, y así poder pagar a los proveedores que facturaban o hacían sus cálculos de costos y gastos al dólar paralelo.

Allí nos topamos con una discusión, que debe darse, donde algunos piensan que mantener un cambio fijo, anclado muy bajo es una medida revolucionaria. Yo pienso, y lo dije en su momento, donde me correspondía discutir esto, que al contrario, un dólar muy barato, lo convierte en la mercancía más buscada por todos los operadores económicos e incluso la población. ¿Qué importador no va a querer un dólar a 6 bolívares o a 10 bolívares si lo puede vender a miles de bolívares en el paralelo? Lo mismo pasa con los productos nacionales, son divisas en productos que intercambian al paralelo en el contrabando o en el bachaqueo.

Dejar el tipo de cambio fijo no tiene nada que ver con un precepto revolucionario, el Estado debe proteger al pueblo defendiendo la economía nacional, más en un Estado como el nuestro que es, y seguirá siendo, el administrador y dueño de PDVSA y del Petróleo.

Siempre se ha temido, y con razón, a las consecuencias políticas y sociales de las decisiones económicas, pero lamentablemente ya se ha causado un daño a la población, porque son los especuladores los que han mantenido la ofensiva en estos últimos años. El sistema de importaciones, la producción nacional, la dependencia de la divisa, la especulación financiera, la producción de petróleo, son temas donde el sistema cambiario tiene una gran influencia.

Todo esto se puede resolver, hay que sentarse, discutir y echar a andar en el camino trazado por el Comandante Chávez. Ahora está el imperativo de la paz y de mantener el poder en manos del Pueblo, la estabilidad del país. Pero hay que atajar el tema económico. El dólar paralelo esta como el helicóptero terrorista, nadie sabe cómo, por qué, llegó tan alto, ni da vueltas lanzando granadas y disparando contra nuestras instituciones. Es el momento de la unidad, del pensamiento y la acción. Siempre con Chávez, ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Pompeyo, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pompeyo-por-Eduardo-Fernandez-20170630-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pompeyo-por-Eduardo-Fernandez-20170630-0102.html Pompeyo Márquez será recordado como uno de los venezolanos más importantes y más interesantes de su tiempo. Yo estudiaba educación media cuando oí hablar por primera vez de él y de su nombre de combate: Santos Yorme.

El 23 de enero de 1958, cuando cayó la dictadura de Pérez Jiménez apareció como figura estelar de la resistencia civil contra aquel régimen el nombre de Pompeyo Márquez. Ya para entonces era una figura legendaria. Había sido secretario general del Partido Comunista de Venezuela en los años de la clandestinidad.

Pompeyo tuvo la habilidad y la suerte de atravesar aquellas circunstancias sin que la dictadura pudiera apresarlo.
Durante esos años ocurrió un acontecimiento singular que merece ser recordado. Pompeyo asistió al XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética. Ese fue el Congreso en el que Nikita Kruschev denuncio los crímenes de Stalin. Aquello fue un hecho que sacudió al mundo comunista. Stalin era una especie de dios en la iglesia bolchevique. Para Pompeyo, el discurso de Kruschev tuvo que haber sido un sacudimiento muy fuerte.
Con los años, tuve el privilegio de hacerme su amigo. Conversamos en muchas oportunidades. Siempre fue un gran conversador. Un hombre de muchas lecturas, de mucho pensamiento y de muchas aventuras.

Era un gran gusto conversar con él. Además, fue un apasionado del periodismo escrito. Hasta sus últimos días mantuvo la batalla de la opinión pública en su lucha por la libertad, por la justicia social y por la democracia. En la denuncia de los atropellos contra la Constitución y contra los derechos humanos.

Los años tormentosos en los que el Partido Comunista venezolano cometió el error histórico de abrazar la vía de la violencia contra la naciente democracia venezolana, le permitieron dar testimonio de su coraje para la acción pero, también, de su coraje para la rectificación. En el otoño de su existencia llegó a ocupar una responsabilidad importante en el gabinete del presidente Rafael Caldera. Ministro de Fronteras.

Recuerdo con inmensa gratitud las invitaciones que entonces me hizo para visitar aquellas remotas regiones y para conocer de primera mano la pasión venezolana de ese formidable compatriota.

La Fundación Gual y España, que él presidía, y la Fundación Arístides Calvani, que tengo el honor de presidir, hicimos trabajos juntos. Yo siempre le tomaba el pelo diciéndole que él había bautizado a su fundación con los nombres de Gual y España para honrar la memoria de dos de sus condiscípulos.

Me parece estar viendo su amplia sonrisa y su testimonio de gran venezolano. ¡Paz a sus restos!

]]>
<![CDATA[¿Qué va a pasar?, por Luis Vicente león]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-va-a-pasar-por-Luis-Vicente-leon-20170630-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-va-a-pasar-por-Luis-Vicente-leon-20170630-0101.html Diría que hay tres escenarios: 1) Que el gobierno logre preservar el poder, aunque el país siga por el barranco.  En este escenario, la crisis y la convuslsión continuan, pero el gobierno esta dispuesto a hacer lo que sea por mantenerse en pie.

La represión se acentua e incluso puede incorporar otros componenetes de la Fuerza Armada. Este sector militar logra sostener una relativa unidad.  El tiempo deteriora la economía pero también desgasta a la oposición, quien se muestra agotada.
 Sin liderazgo concreto, la protesta no termina de masificarse.  El gobierno atraviesa el vendaval y pasa la constituyente, usándola para desfenestrar a las instituciones y modificar los métodos de elección de autoridades. 


El segundo escenario es la implosión con negociación tutelada. Hay tres condiciones para elevar la probabilidad de cambio.
   La primera es que se destaque un liderazgo que supere a los demás y  canaliza la energía hacia la masificación de la protesta. Esa masificación es la segunda condición. Que el país completo se muestre irreverente al poder y entonces no hay tanquetas, ni lacrimógenas ni colectivos, ni fusiles suficientes. Se genera la ingobernabilidad por protesta pacífica y eso conduce a la tercera condición. La fractura del chavismo.

A diferencia de la propuesta ilusa de “sacar al pueblo a la calle, detrás de Juana de Arco desnuda por la calle, extasiada por un pueblo que la adora y la sigue a Miraflores aunque muera a su paso”,  esta acción pacífica sí entra en Miraflores y en la Defensoria y el TSJ y los Cuarteles, pero no físicamente, sino a través de la división interna que aflora disidentes que luchan ahora desde adentro. Entonces se produce la dinámica de un cambio negociado. 


Los militares presionan el cambio para rescatar la estabilidad. Las negociaciones de salida se dan para preservar la integridad de los actotes salientes. Se negocia la reestructuración de las instituciones, pero se preservan cuotas de poder chavista y militar para cohabitar de manera integrada. Y se decanta la negociación por un gobierno de transición en el que no veremos a los líderes convencionales de la oposición, aunque se les abra la oportunidad en el futuro.
Al primer escenario le otorgo un 45% de probabilidad de ocurrencia y al segundo un 40% más. Ninguno de estos números es bajo e indica el nivel de incertidumbre en el que estamos. 


Y usted dirá, pero ¿dónde está el otro 15%?   Esa es la probabilidad de que en el medio de todo este desastre que está viviendo el país, con un gobierno que no responde a las necesidades del pueblo y una oposición formal que a veces se muestra perdida y sin claridad sobre su propio objetivo y forma de lucha, se concrete alguno de los movimientos conspiradores que suponemos (porque no sabemos) existen en el entorno militar venezolano.  Y entonces, para poner la guinda a la torta del primitivismo en el que nos hemos sumido, se produce una ruptura y un cambio, pero por la vía de un golpe de Estado militar, sin negociación ni contemplación. 


Algunos dicen que tal como esta la cosa, cualquier cambio es positivo. Son por cierto los mismos que decían en el pasado que no había nada peor que los adecos, que los copeyanos y después, obviamente que Chávez. 

    
 

]]>
<![CDATA[Hacerse vida en todo, por Víctor Corcoba Herrero]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Hacerse--vida-en-todo-por--Victor-Corcoba-Herrero-20170630-0098.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Hacerse--vida-en-todo-por--Victor-Corcoba-Herrero-20170630-0098.html  Mientras la vida se realiza injertando vida y luego viviéndola, estando bien atento a no caer en la tentación de la pereza, pues por propia naturaleza somos almas en permanente búsqueda, lo mismo ha de suceder con nuestro modo de vivir, de remar como una piña, sin buscar la vanagloria personal; y, en cambio, si la verdad y la deferencia entre todos. 


Por desgracia, hace tiempo que en lugar de educar la conciencia de las gentes, se ha pasado a desvirtuar lo íntegro, pensando que lo trascendente es alcanzar el poder para pisar más fuerte en lugar de servir mejor. Fruto de este descontrol educativo en el mundo, ahí está la creciente radicalización ciudadana, debido a una educación inadecuada y sin esencia alguna. La evidencia nos demuestra que invertir en los seres más vulnerables no es sólo lo correcto, sino también lo más sensato, porque nuestro destino es abrazar la luz para divisar el horizonte, espacio que forma parte de nuestra innata existencia. 

 A mi juicio, hay que hacerse vida en todo y para todos, despojándose de aquello que impida embellecer nuestro camino. Allá donde se conviva, en el estado de crecimiento en el que uno se halle, hay que tomar una actitud de compasión siempre, de entrega y generosidad hacia al análogo. Menos armas y más alma, más corazón es lo que hay que llevar consigo.

Lástima que la necedad nos domine. Algo tan de sentido común, como que el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, se convierta en ley aún no ha sido posible. Un total de 180 naciones lo han firmado, de las cuales 164 lo han ratificado, incluidos tres Estados con poder nuclear: Francia, Rusia y el Reino Unido. Pero, otros 44 que poseen estas tecnologías deben aún firmarlo y ratificarlo para que el Tratado entre en vigor. Estos incluyen a China, Egipto, India, Irán, Israel, Corea del Norte, Pakistán y Estados Unidos. Seguramente todos deberíamos recapacitar, ser más conciliadores, más ferverosos de lo armónico, sin intención de convencer a nadie, sino haciendo de nuestra propia vida un mero deseo de asistencia para los que nos piden auxilio. No olvidemos que los grupos extremistas no conocen fronteras.

 Indudablemente es la vida la que nos dona vida, y nosotros hemos de ser donantes de sueños. Esta es la cuestión. Nuestra generación está llamada a predicar menos y a ser más rompedora. El testimonio de Colombia de haber completado la dejación de armas, es un buen referente para construir puentes, para acercarnos unos a otros. No olvidemos que somos ante todo, y sobre todo: constructores, no destructores. Hace mucha falta, por consiguiente, testimoniar el valor de la gratuidad en un mundo en el que privan los beneficios, el lucro sobre todo lo demás. Me asustan los que se apropian de todo, inclusive de vidas que no les pertenecen. 

 El amor que todo lo justifica y ampara, ha de activarse hoy más que nunca para no enfermar. El virus de la indiferencia nos está dejando sin espíritu. Además, si en certeza queremos dejar intacto este paraíso viviente para las generaciones venideras, hemos de cultivar el respeto por todo aquello que nos rodea. A lo mejor tenemos que gritar menos y amar más, cuando menos para reducir tantas tensiones inútiles y para entablar conversaciones políticas sustantivas.

La ayuda humanitaria se ha hecho imprescindible por doquier, hasta en lugares pacíficos se necesita de ese acompañamiento que nos dignifique como gentes de sentimientos y valores.
 La tutela de la vida y la creación de condiciones para una existencia en libertad, deberían estar en el centro de todos los gobiernos y jurisdicciones, a fin de fortalecer el vínculo entre desarme y desarrollo. Ojalá, todas las personas, todos los pueblos, también la Comunidad Internacional, hagamos lo posible, por muy imposible que nos parezca, para accionar otros lenguajes menos usureros, basados en el diálogo y en la comprensión, por el bien de toda la especie humana. Que la vida se hizo para vivirla, no para matarnos unos a otros. Por cierto, la misma sociedad está obligada a hacérnosla radiante. Toca resucitar, pues, una nueva época que nos hermane. Manos y coraje para la faena, ¡qué no falte!.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: “Escrachar (cacerolear)”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Escrachar-cacerolear-20170630-0097.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Escrachar-cacerolear-20170630-0097.html  Hay formas de actuaciones colectivas que, por transformarse en costumbres, comienzan a tener su propia designación, adquiriendo un nombre con un significado gramatical específico, como lo es el título del presente artículo.

Con el verbo “escrachar” se alude a la acción de los grupos que, por razones ideológicas en general, deciden manifestar colectivamente su aversión hacia otros sujetos o personas, haciéndolo en forma escandalosa a fin de colocar a los afectados ante el desprecio colectivo. Entre nosotros, la manera originaria de manifestar esta postura es el llamado “cacerolazo”, que consiste en producir sonidos metalizados golpeando ollas y otros objetos ruidosos, dirigidos a un sujeto o grupo, para informar del desprecio que se mantiene hacia los mismos, e impedirles su permanencia donde la actuación se realiza.

 El cacerolazo es manejado normalmente por activistas, que, a su antojo, pueden ordenar que a cualquier hora u oportunidad, preferiblemente en la noche, se rompa el silencio en un momento específico, para que imperen solo las cacerolas y, hacer con ello del conocimiento general su desprecio a una medida o a un sujeto. Se cuenta entre nosotros, el caso de los cacerolazos con los cuales se recibió en un restaurante caraqueño, a un exministro que no gozaba de la simpatía de un grupo, el cual tuvo que soportar toda la crueldad de la afrenta, acompañado de los miembros de su familia.

 El “escrachar” es una forma específica de manifestar la  intolerancia, es decir, de no soportar lo que otros significan o hacen y, menos aún, de la razón de su conducta. Escrachar va dirigido directamente en contra de la libertad que la Constitución nos reconoce al libre desarrollo de la personalidad, a la autónoma escogencia de las ideas, de las tesis, de los conceptos, de las valoraciones éticas o estéticas que más nos atraigan.

Cuando se ejerce el escrache se está atentando contra del derecho que todos tenemos a ser como somos y a creer en lo que creemos y a actuar (legítimamente) en lo que consideramos valedero. El escrache significa elevar el desprecio individual a la calidad de desprecio colectivo; significa, hacer notoria nuestra inconformidad con  un sujeto o con un grupo de sujetos a los cuales objetamos sus tendencias ideológicas o su conducta y, en tal forma, lo que se hace es atentar contra la intimidad de nuestros semejantes, abochornándolos, generalmente, ante su familia y sus allegados.

 Cuando estas actuaciones se imponen en la sociedad, de inmediato los estudiosos le buscan el origen etimológico. Es así como “escrache” es señalado como un término de uso político en Argentina, que expresaba la conducta de las personas ante la impunidad de los genocidas, en vista del indulto que les fuera concedido por  Carlos Menen. En España, el escrache se inició en las protestas que efectuaban los afectados por las medidas de desalojo (desahucio de inmuebles hipotecados). Se ha dicho por otra parte que, en realidad, la palabra deriva del italiano y se vincula con el término “escupir”, en dicho idioma, sobre todo, en los dialectos del norte de Italia, que se han extendido a otras regiones.

 Indudablemente que el término, en la acepción en que nosotros lo conocemos, está utilizado para aludir al rechazo que se manifiesta contra una persona o grupo que tiene determinadas ideologías, destinándose su realización a prolongar al máximo, el tormento de la víctima. Es una forma de violencia colectiva que, atenta contra los derechos humanos, por lo cual, no debería ser ni propiciada, ni aceptada, sino por el contrario, repudiada, por cuanto al enemigo no se debe atacar con humillaciones, sino de frente con ideas, con ejemplo, con altura.
 

]]>
<![CDATA[Calidad de la cartera de créditos, por José Grasso Vecchio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Calidad-de-la-cartera-de-creditos-por-Jose-Grasso-Vecchio-20170630-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Calidad-de-la-cartera-de-creditos-por-Jose-Grasso-Vecchio-20170630-0095.html  

Los datos de la morosidad (créditos con problemas) al cierre de mayo, refleja la calidad de la cartera de créditos de la banca Venezolana, ya que los niveles de morosidad se encuentran en su porcentaje histórico más bajo. Lo que este dato refleja es que los venezolanos están cumpliendo sin mayores retrasos con los pagos de sus créditos sin mora.

 

Un crédito se considera moroso cuando se ha producido un retraso de más de tres meses en el pago de la deuda, la cual incluye amortización de capital y pago de intereses por parte del cliente. Por ello, un bajo índice de morosidad se interpreta como un síntoma de buena salud tanto de las empresas y las familias que adquieren créditos, como del propio sistema bancario.

 

La baja situación de morosidad en la banca venezolana, que se sitúa según este indicador entre las mejores cuatro de América Latina, es una demostración de que el pueblo de Venezuela es buen pagador.

El mérito, no es sólo para el sector de las empresas, industrias, comercios y sectores de servicios, que representan buena parte del universo que se financia por medio de la banca, sino también para el cada vez más amplio número de venezolanos que recurren al microcrédito por medio de las diferentes opciones de banca popular o comunitaria. En estos sectores populares se registran niveles de morosidad tan o más bajos que los de la banca universal o comercial.

 

La noticia es positiva, porque con índices tan bajos de morosidad se estimula el crédito en general y, por tanto, se vigorizan la productividad y el crecimiento económico.  Solemos dar recomendaciones acerca de cómo manejar asertivamente el crédito y cómo servirnos del financiamiento de la manera más efectiva. Casi siempre, este tipo de recomendación tiene mucho que ver con el pago puntual de las cuotas para evitar los recargos con intereses moratorios, para lo cual hay que estar atento a las fechas de facturación, de corte y de pago. Sin embargo vemos, a la luz de las cifras que publica Sudeban, que los venezolanos están más que al día con sus obligaciones.

 

Así que, una vez aprendida esta lección, es bueno recordar además que el buen crédito es una cualidad que se va construyendo y haciendo más firme con el tiempo, y puede llegar a convertirse en una muy poderosa herramienta de superación tanto en los negocios como en lo personal. Mantenerse al día con los pagos y cumplir con los créditos ayuda a construir un historial que servirá más adelante, no sólo para tener acceso a nuevos créditos, sino para obtener buenas referencias comerciales que abren puertas en muchos ámbitos, no sólo en el bancario.

 

Por ejemplo, será más fácil contratar seguros si se tiene un buen historial. Hay empresas en los sectores de la construcción, venta de vehículos o en el propio comercio al detal, que ofrecen financiamiento para adquirir sus productos, para lo que exigen buenas referencias. En el comercio electrónico es indispensable contar con tarjetas de crédito confiables. Lo más importante de todo: disponer de buena reputación crediticia es el mejor aval cuando se presentan las situaciones de emergencia.

]]>
<![CDATA[Ya no es posible callar, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ya-no-es-posible-callar-por-Antonio-Perez-Esclarin-20170629-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ya-no-es-posible-callar-por-Antonio-Perez-Esclarin-20170629-0082.html  El presidente insiste en su llamado al diálogo, pero no muestra el menor indicio de voluntad de rectificar o de cumplir alguno de los acuerdos establecidos en las mesas de diálogo con la oposición hace ya unos meses.  Más bien, sigue empeñado en imponer por la fuerza, contra el clamor de la inmensa mayoría, una constituyente  inconveniente, fraudulenta y anticonstitucional. Repite que la constituyente es el camino a la paz, pero es un camino que sólo está trayendo rabia, impotencia, dolor y muerte. ¿Qué legitimidad y garantías de éxito puede tener una  constitución que surgiría,  si se lograra imponer,  de la violación de la actual? 


Mientras tanto, pasan los días, se multiplican las marchas y plantones,  y el país sigue rodando al abismo. Aumenta la escasez, la inseguridad, la inflación, la falta de medicinas y el hambre. Si Venezuela era un país que recibía oleadas de extranjeros que venían  en busca de una mejor vida, hoy millones de venezolanos han salido del país o quieren hacerlo por no ver aquí futuro para ellos o para sus hijos.  ¿Acaso no le duele al gobierno esta sangría de talentos, esta descapitalización del recurso humano?


No entiendo la ceguera y terquedad de los que nos gobiernan que siguen  empeñados en mantener o profundizar unas políticas económicas y sociales que han destruido al país y han hecho el antimilagro de convertirlo en el más miserable de América cuando era el más próspero.  Si Einstein decía que no hay prueba de mayor estupidez que esperar resultados distintos haciendo  lo mismo, ¿por qué no se quitan los lentes de una  ideología fracasada que les impide ver  la terrible realidad que nos toca vivir a las mayorías, especialmente a los más vulnerables y pobres? Sin duda, porque a ellos no les falta la comida ni las medicinas, y tienen  acceso a dólares baratos con los que pueden vivir y darse lujos de verdaderos oligarcas. ¿Cómo es posible que sigan negados a permitir un  corredor humanitario que evitaría las muertes de venezolanos por hambre, desesperación  o falta de medicinas? 


Cualquier gobierno medianamente democrático habría  renunciado o llamado a elecciones generales ante escándalos con los de los narcosobrinos, las marchas multitudinarias que demuestran que las mayorías les han retirado el apoyo, la muerte de marchistas desarmados, los escándalos de corrupción,  o el fracaso de las políticas económicas y sociales, que han destruido el aparato productivo y llevado a niveles intolerables la inflación y la inseguridad.  ¿Para qué se aferran al poder si han perdido toda legitimidad, son incapaces de gobernar y no sólo no han resuelto ninguno de los problemas esenciales, sino que los han agudizado todos?


 A finales de la década de los 60, el filósofo marxista francés Roger Garaudy, al palpar los abusos del régimen soviético que estaba aplastando por la fuerza las ansias de libertad de pueblos enteros,  escribió el libro “Ya no es posible callar”, que le valió la expulsión del partido comunista francés. Me imagino que algo semejante le habrá sucedido a la fiscal Luisa Ortega Díaz al comprender que no podía avalar con su silencio tantas atrocidades. Lo que no entiendo es cómo todavía  personas pensantes, honestas  y con compromiso social, siguen calladas sin  levantar sus voces contra este desastre. 

]]>
<![CDATA[En opinión, La rebelión de los pobres]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-rebelion-de-los-pobres-20170629-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-rebelion-de-los-pobres-20170629-0084.html Ante la pregunta que me han realizado como consultor político y profesor de Ciencias Políticas, sobre la situación
 de crisis política en Venezuela...

Me remito a evaluar a nivel de Política Comparada escenarios ocurridos con eventos similares en otros países latinoamericanos, como Chile, Argentina y Paraguay,  bajo escenarios totalmente distintos al contexto que vive la sociedad venezolana, sin embargo con variables análogas que pueden tomarse como referencia desde la Psicología Política, permitiendo identificar la ruptura del orden social, producto de la impunidad como recurso de gobernabilidad, las violaciones de los derechos humanos, las corrupción, el exceso de represión y militarismos, el debilitamiento genuflexo del sistema de justicia y el ajustes del texto normativo en detrimento de la democracia y el favorecimiento de los gobernantes para mantener el control político.


En los países estudiados el conflicto político ha estado dentro de su proceso de desarrollo y conformación de la estructura y estabilidad de las instituciones del Estado y de la ciudadanía, es decir en la historia de cada país existen cenizas y fragmentos de conflictos políticos producto de regímenes autoritarios y desenlaces frustrantes, arropados de luchas sociales que dejaron heridas profundas en la construcción de la ciudadanía, permitiendo en el presente la profundización y ampliación de los espacios democráticos, derivados de procesos de reconciliación política, enmarcados en los dilemas entre la verdad y la justicia y la reparación de la impunidad política sobre las violaciones de los derechos humanos.


Desde la Psicología Política, se ha logrado interpretar la realidad política contemporánea de dichos países, considerando las variables en los procesos de cambio; la transición política y la crisis de gobernabilidad, tal como ocurre actualmente en Venezuela, tomando como referencia de análisis la presión ciudadana y la crisis de legitimidad del Estado, como elementos para predecir las conductas colectivas que podrán incidir en el desenlace del proceso político venezolano. 


Particularmente al estudiar el caso venezolano, puede notarse que el detonante de la presión social no solamente está circunscrito a las condiciones políticas o debilitamiento del sistema democrático, el mayor punto de ruptura que pone en jaque la permanencia del régimen, son las condiciones económicas que sufre la ciudadanía, derivados de la imposibilidad de poder paliar la crisis alimentaria y el hambre que hoy padece el pueblo.


Ciertamente, los elementos políticos han conllevado a la presión de calle, sin embargo las manifestaciones populares que se han evidenciado últimamente están relacionadas directamente con la dificultad que tiene la gente para poder alimentarse, dada la incapacidad del gobierno de resolver la depresión económica que vive el país, por lo tanto no está siendo la ilegitimidad política la que está socavando al régimen, es la economía que forma parte del sistema político en su conjunto.  


Los estudios de opinión pública han señalado que mientras los estratos más bajos de la sociedad vean insatisfechas sus aspiraciones y observan cómo se desmorona las esperanzas creadas por el Comandante Chávez al vender al Socialismo Bolivariano del Siglo XXI como alternativa al modelo salvaje del capitalismo y con ello asegurar la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad para el pueblo”, el nivel de apoyo y conexión con la “revolución”, cada día se desvanece, ya que la paciencia es superada por el hambre y apelan a la calle como reacción de desespero al verse abandonados, decepcionados y engañados ante las promesas hechas, derivando el punto de quiebre del gobierno, ante su incapacidad de poder responder ante las variables económicas que no pueden resolverse con decretos leyes ni bayonetas.

En tal sentido, puede afirmarse que la incapacidad del régimen para atender el tema económico y mitigar las condiciones de hambre y de pobreza de un pueblo desesperado y el enriquecimiento de una pequeña elite que pregona el socialismo como sistema político que brinda la mayor felicidad posible, pero a la vez se desnuda como una oligarquía política – militar, con ambiciones de convertirse en una tiranía comunista, puede terminar en una rebelión social, en palabras Alexis de Tocqueville “solo quienes no tienen nada que perder se rebelan”.
 

]]>
<![CDATA[Crecimiento de la producción petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Crecimiento-de-la-produccion-petrolera-20170628-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Crecimiento-de-la-produccion-petrolera-20170628-0091.html Los precios del petróleo tienen una tendencia a la baja, teniendo en cuenta la sobre oferta producto de la entrada en el mercado de la producción de Irak y de Libia. Hay excesos de casi 2 millones de barriles diarios. 
Esa fue una de las causas y razones por la que los países productores y exportadores de petróleo, tanto de la Opep y no Opep, tomaron la decisión de reducir la producción de petróleo y con ello, la oferta del mismo. 


El ajuste de los precios del petróleo, alrededor de los $ 40 por barril no es el resultado de lo esperado por la Opep y no Opep. Se estimaba que tomada la decisión de reducir, el precio del petróleo escalaría hasta los $ 60 por barril. No ha sido así.
Ante estos acontecimientos, los Estados Unidos de Norteamérica siguen aumentando sus inventarios de petróleo y de productos terminados. De igual manera, han incorporado nuevas áreas de explotación, trayendo como consecuencia aumentos de su producción, lo cual, a su vez, aumenta la oferta y con ello, los precios del petróleo.


En la asignaciones de las cuotas de producción para los países  de la Opep, Arabia Saudita continúa produciendo petróleo por encima de la cuota asignada. Allí se incrementa la oferta y conspira en contra del fortalecimiento de los precios. 
La entrada al mercado de la cuota de Irak, en más de un millón y medio de petróleo, también ofrece cantidades adicionales al mercado. Pareciera entonces, que la única manera de regularlo es ajustando las cuotas de producción, tanto de la Opep como las de no Opep o asumir que la demanda de hidricarburos caerá en el corto, mediano y largo plazo.


Uno de los factores adversos al fortalecimiento de los precios del petróleo, tiene que ver con el aumento del consumo. Es una apuesta basada en el fortalecimiento de las economías de los países con mayor consumo de petróleo. 
Países como Estados Unidos, Rusia, China, Japón y la Unión Europea, crecerán en sus economía y demandarán mayor cantidad de petróleo. Esperemos sea así, de lo contrario el precio del petróleo disminuirá sensiblemente.


En el caso de Venezuela, la cuota de producción asignada no será cubierta por la producción actual. Tenemos margen para crecer en la producción. Hay que hacer esfuerzos sostenidos en la explotación de las áreas de producción actúales y las por desarrollar. 
Nuestro futuro inmediato está centrado en la recuperación mejorada de producción diferida. Son áreas de explotación con potenciales de producción  adicionales, mediante técnicas probadas de estimulaciónes y de vapor, con costos de inversión muy bajos respecto a la inversión a realizar. 


Hay que tener firmeza y decisión en estas materias. Serían nuevos barriles que se incorporarían a los volúmenes de producción actual, garantizando su colocación en los diferentes mercados atendidos por Venezuela.
En el país existe la firme decisión de recuperar esa producción diferida, que forma parte de nuestras reservas. Las alianzas estratégicas con China, representando un mercado creciente, permitirán la colocación de los nuevos barriles, en condiciones óptimas.


Hay que seguir apostando a las inversiones de los socios internacionales de Pdvsa en las empresas mixtas. Se contemplan inversiones importantes en las áreas de explotación actual para aumentar los volúmenes de producción. Casos como los Chinos, la empresa española Repsol, Chevron, etc. han realizado importantes inversiones en las áreas de exploración de las emoresas mixtas.
Seguiremos confirmando y consolidando las áreas de explotación en beneficio de los intereses de Venezuela y de su población.


 

]]>
<![CDATA[Escenarios que excluyen coexistencia, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-que-excluyen-coexistencia-por-Leopoldo-Puchi-20170628-0093.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-que-excluyen-coexistencia-por-Leopoldo-Puchi-20170628-0093.html ...El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington, se contemplan cinco escenarios que sirven para describir la manera en que pudieran transcurrir los acontecimientos

Resulta sorprendente observar que las instituciones creadas en Estados Unidos para asesorar a los centros institucionales del poder político de ese país, los llamados tanques de pensamiento, descartan de los escenarios que elaboran sobre Venezuela la posibilidad de una evolución de la situación hacia acuerdos de coexistencia negociados entre el Gobierno y la oposición.
 Del mismo modo, resulta llamativo que de manera cada vez más frecuente se incluya un escenario que se consideraba excluido: el de una intervención militar extranjera en territorio nacional.


En un reciente informe elaborado por una de esas organizaciones, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington, se contemplan cinco escenarios que sirven para describir la manera en que pudieran transcurrir los acontecimientos, lo que vendría determinado por el grado de estabilidad interna y por el grado de presión externa.


El primer escenario, llamado Aterrizaje suave, no sería el resultado de una negociación Gobierno-oposición, sino que consistiría en el abandono del poder sin mayor resistencia por parte de quienes lo detentan en la actualidad. Esto sería el resultado tanto de acciones externas como de las realizadas en el país por la fuerzas de oposición, a lo que se le sumarían las defecciones en el campo gubernamental. 
Posteriormente se les brindaría cierta protección a los factores gubernamentales que contribuyeron al derrocamiento.


En un segundo escenario, el Gobierno estaría en capacidad de mantener el control de las palancas del Estado y de la situación social y evitaría así su desalojo del poder. Consideran los redactores del informe que en este caso el país marcharía hacia un modelo como el de Cuba. 
En un tercer escenario los militares cambiarían su lealtad al Gobierno y lo depondrían por medio de un golpe, que podría conducir a una etapa de transición y a la celebración de elecciones. El nuevo presidente emprendería una reforma institucional en el marco de una supervisión por factores internacionales.


El cuarto escenario descrito es el de una suerte de guerra civil, que se expresaría en disturbios y una confrontación de calle permanente en medio de severas dificultades económicas y un gran malestar social, lo que pudiera llevar a nuevas formas de lucha y a la organización de acciones armadas por parte de sectores de oposición. 


El quinto escenario, denominado Wild Card y considerado “menos probable”, es el de una invasión, para lo cual Estados Unidos, según el informe, invocaría el Tratado de Río y tendría que utilizar argumentos como el narcotráfico, presencia de grupos extremistas, ataque a un barco estadounidense o el peligro de la presencia de Rusia, China e Irán en el continente.


Como puede verse, en ninguno de estos cincos escenarios está el de un acuerdo de coexistencia negociado entre el Gobierno y la oposición. 
Un punto ciego inexplicable, a menos que por intereses políticos se haya acordado descartar esta opción hasta como hipótesis. ¿Cuáles intereses políticos? 

]]>
<![CDATA[Hay que parar, por Elías Jaua Milano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hay-que-parar-por-Elias-Jaua-Milano-20170627-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hay-que-parar-por-Elias-Jaua-Milano-20170627-0103.html En esta estrategia toda muerte suma al objetivo, toda muerte exacerba los dolores, los odios, los resentimientos, la sed de venganza, todas estas pulsiones humanas que conducen a la negación del otro y a la justificación de su aniquilamiento.

No es fácil escribir por estos días, la muerte duele, el llanto de las madres y los padres duele. La muerte entre hermanos de una misma Patria duele. 
Y no es tan fácil como decir que el que muere manipulando un explosivo, es culpable de su propia muerte, o que el efectivo de orden público que hizo uso ilegal de la fuerza, es responsable individualmente ante la justicia de sus actos. Me niego a la simpleza de esos juicios, sin mirar el contexto en el cual se han producido más de 70 muertes de venezolanos y venezolanas.

Más allá de las responsabilidades individuales de los que ejercen la violencia contra la sociedad y de los que intentando controlar el orden público y garantizar la paz se excedan en sus funciones, está la responsabilidad política de los dirigentes de la MUD que convocaron, promueven y ejecutan sin límites una agenda de odio y muerte como estrategia para fracturar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o producir un guerra civil que les permita asaltar el poder.

En esta estrategia toda muerte suma al objetivo, toda muerte exacerba los dolores, los odios, los resentimientos, la sed de venganza, todas estas pulsiones humanas que conducen a la negación del otro y a la justificación de su aniquilamiento. Es muy perverso esto y tiene que parar.

Nosotros venimos de esos dolores, sabemos lo que duele un compañero muerto, por centenas. Comprendimos también que desde la violencia callejera no se logra ningún objetivo político, hace 20 años el Comandante Chávez nos convocó a buscar un camino democrático, pacífico y electoral para evitar que  “Más sangre del pueblo fuese derramada por culpa de esta oligarquía”, autocríticamente debemos reconocer que hoy, no lo estamos logrando.

La cobarde dirigencia de la MUD no puede seguir criminalizando a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana y a la policía, buscando su quiebre moral e institucional, asuman su responsabilidad por la violencia que han instalado en Altamira; asumamos el llamado al diálogo que nos ha hecho, según versiones periodísticas, la madre del joven muerto en el asedio a la Base Militar de La Carlota, vamos a sentarnos para garantizar que nuestro pueblo decida de manera democrática y electoral, en un clima de estabilidad política, económica y social, cual es el modelo bajo el cual quiere vivir.

No buscamos clemencia de esta oligarquía asesina, queremos la paz para nuestra gente, creemos que la paz nace de la verdad, la justicia y el perdón. 
Estos tristes episodios que hoy vivimos, no pueden pasar como si nada, para la vida futura que debemos construir como hermanos y hermanas. Cada quien debe asumir su responsabilidad, por eso respaldamos con pasión la idea del Presidente Nicolás Maduro, de que todos los dirigentes políticos rindamos cuenta ante una Comisión por la verdad, la justicia, la reparación y el perdón.

La derrota del intervencionismo en la OEA, nos deja el espacio libre para que entre venezolanos y venezolanas paremos a tiempo. Llegó la hora de que los dirigentes de la MUD que quieren dialogar, den un paso al frente con valentía, sin dejarse chantajear, para buscarle un chance a la paz.

Quiero terminar este artículo con palabras de nuestro Comandante Chávez, para todas las madres de Venezuela, “Perdón por los dolores, perdón por las ausencias”. Ojalá, ¡Nunca más!

]]>
<![CDATA[330 y 350, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/330-y-350-por-Juan-Pablo-Guanipa--20170627-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/330-y-350-por-Juan-Pablo-Guanipa--20170627-0102.html Venezuela sufre de un desprecio a la constitucionalidad con precedentes. No es primera vez que un gobernante viola de manera grosera nuestra Constitución. No es primera vez que se intenta modificar o subvertir la Carta Magna con el único objetivo de perpetuarse en el poder, lo cual ya es bastante malo, sin contar con apoyo popular, lo cual es muchísimo peor. 
La Constitución vigente tiene varias disposiciones que debemos recordar si queremos defenderla a plenitud. Basta que leamos el preámbulo y el Titulo I, conformado por nueve artículos, en los que se contienen los principios fundamentales de nuestro documento fundamental. Allí queda en evidencia que ni Maduro ni quienes lo acompañan en la acción de destruir este país, respetan uno solo de los principios que allí se propugnan. 

La gran mayoría de los venezolanos estamos claros en las intenciones hegemónicas y totalitarias de quienes sabiendo que han perdido el apoyo popular han decidido arrebatar al pueblo su soberanía y destruir las instituciones, generando esta gran crisis de gobernabilidad que ha sometido a los ciudadanos a tener que calarnos a un gobierno ineficiente, corrupto y dictatorial. 

Los votantes nos hemos manifestado con el triunfo de la Unidad Democrática en las elecciones de la Asamblea Nacional. Tanto la Asamblea como otras instituciones, especialmente la Fiscalía General de la República y los mismos ciudadanos hemos acudido a los diversos poderes públicos para que se activen en la defensa de la Constitución y de los derechos ciudadanos. 
Ni el ejecutivo, ni el judicial, ni el electoral, ni parte del ciudadano encarnado en el Defensor del Pueblo, han respondido al clamor popular. Por el contrario, se han convertido en tontos -ellos se creen vivos- útiles del presidente devenido a dictador, en su esfuerzo por arrasar con toda la institucionalidad de nuestra patria.

Nos toca entonces hacer uso de nuestro derecho ciudadano. “Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos.” Así queda claramente establecido en el artículo 138 de nuestra Constitución. Y el siguiente tiene la misma contundencia: El ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso o desviación de poder o por violación de esta Constitución o de la ley.

Y ese derecho se traduce en la aplicación de los artículos 333 y 350 constitucionales. El 350  nos compromete a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos. 
El 333 transcribe la primera parte del artículo 250 de la Constitución de 1961 y nos impone el deber, a todos los ciudadanos, investidos o no de autoridad, de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.

Así que la resistencia, desobediencia civil, rebelión, no son solo derechos, sino deberes de los venezolanos en momentos como los que hoy vivimos. 
En base a estas disposiciones constitucionales, la mayoría de los venezolanos hemos decidido desconocer el régimen de Nicolás Maduro, así como la írrita convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, restituir el orden constitucional, nombrar nuevos poderes públicos y llamar a elecciones libres para un nuevo gobierno.

Convocamos a todo el pueblo de Venezuela a profundizar la protesta pacífica y constitucional en la calle, a intensificarla y convertirla en permanente hasta lograr el cambio del régimen dictatorial y la restitución del orden constitucional. Asimismo, invitamos a todos los vecinos a constituir un  Comité por el Rescate de la Democracia -crdvenezuela.com- en cada una de las comunidades, barrios, conjuntos residenciales y urbanizaciones. Que a través de esos CRD organicemos la protesta focalizada y creativa y nos sumemos a los llamados nacionales a protestar contra el fraude constituyente y por la formación de un nuevo gobierno en Venezuela. Estamos a tiempo de frenar esta locura y de rescatar el país. La tarea es de todos.
 

]]>
<![CDATA[Constitución contra corrupción, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Constitucion--contra-corrupcion-por-Luis-Britto-Garcia-20170627-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Constitucion--contra-corrupcion-por-Luis-Britto-Garcia-20170627-0101.html Incumplimiento de planes administrativos, corrupción e impunidad son problemas reales que pueden ser combatidos con normas constitucionales. Veamos cómo.

1.-Presupuesto por programas y metas específicas. 
La antigua Ley Orgánica de la Hacienda Nacional preveía la especialización cualitativa del gasto público por “objeto del gasto”, vale decir, por destinos específicos de la erogación (por ejemplo: personal, adquisiciones de activos, alquileres y otros). Este sistema fue sustituido por el llamado “Presupuesto por Programas”, que asigna los gastos por objetivos a cumplir. Sin embargo, el proceso de especificación de esos objetivos, y sobre todo la determinación de los efectos en caso de no cumplimiento de las metas y  objetivos y previstos quedaron sin culminar. Es indispensable la instauración de una norma constitucional que obligue a especificar detalladamente en el Presupuesto las metas y objetivos a ser cumplidos, y la responsabilidad civil, administrativa y en algunos casos penal de los administradores que efectúen las erogaciones sin obtener injustificadamente  los resultados previstos.


2.-Control previo de la ejecución del presupuesto.
Hasta 1977, la Ley Orgánica de la Hacienda Pública Nacional de la época  establecía un Control Previo de la ejecución presupuestaria, vale decir, una verificación anterior a la ordenación del gasto en el sentido de que existía la partida presupuestaria y de que la erogación se realizaba para cancelar una contraprestación o derecho efectivamente existentes. A partir de esa fecha, las nuevas Ley Orgánica de la Hacienda Pública Nacional y Ley Orgánica de la Contraloría General de la República dejaron sin efecto tal control, abriendo la posibilidad de que las metas y objetivos de la Planificación incorporadas al Presupuesto fueran ignoradas, y de que se realizaran gastos para finalidades distintas de las planificadas. Dichos controles deberían ser instaurados de nuevo, en la norma constitucional, para que no sean ignorados.

3.-Control posterior de la ejecución del presupuesto. 
Las nuevas normas citadas asimismo permitían que el control posterior de la ejecución del Presupuesto fuera selectivo, vale decir, que se controlaran o examinaran solo algunas muestras de la ejecución y de las cuentas rendidas sobre éstas, quedando las mismas legitimadas si no se efectuaban reparos en un breve plazo. Ello abre la posibilidad de que un gran número de infracciones sean soslayadas o queden legitimadas sin ningún tipo de objeción. Procedería que la Constitución reimplantara el control integral de la ejecución, o estableciera métodos de muestreo lo suficientemente precisos como para que se convierta en insignificante la posibilidad de que pasen inadvertidas las infracciones.

4.-Control integral del gasto público. 
Debemos añadir que las normas de control de la ejecución presupuestaria se aplican con algún rigor en lo relativo a la ejecución presupuestaria de la Administración Central, pero que devienen progresivamente laxas o inexistentes a medida que se pasa a Institutos Autónomos, Fundaciones, Empresas del Estado, Empresas en las cuales tienen acciones los entes públicos y entes en los cuales se aplican regímenes especiales de autonomía, como algunas de las Universidades, Misiones, Consejos Comunales y otros. Ello abre la posibilidad de que el gasto público, o el de caudales que provienen del erario, se aplique en objetivos distintos de los previstos en la Planificación. Una norma constitucional debe imponer  mecanismos integrales de control, aplicables tanto a la administración estatal como a la regional, a la centralizada como a la descentralizada,  capaces de medir los resultados administrativos concretos y de adjudicar responsabilidades por su incumplimiento.

]]>
<![CDATA[Vete, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vete-por-Asdrubal-Aguiar-20170627-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vete-por-Asdrubal-Aguiar-20170627-0017.html ...Hay al acecho una fecha mefistofélica, el 30 de julio, y un mal absoluto cuyas tinieblas y ciénagas, con sus decenas de muertos y miles de víctimas horadadas en su integridad o privadas de libertad, comprimen los espacios del inframundo madurista.

En mi precedente columna: “IDEA y la OEA, ante una amenaza de la historia” hablo de la misma historia para traer hasta el presente lo fatalmente olvidado por las generaciones del presente, a saber, la denuncia que hace el presidente Rómulo Betancourt en 1964, para dar cuenta de la voraz maldad, de la soberbia codicia del régimen cubano de los Castro. 
Desde entonces medra éste interesado en la conquista de Venezuela, y la logra. Busca desde entonces sujetarla como perro de presa y disponerla a su servicio, a la manera de un puente, para expandir, usando de su petróleo y dineros, la revolución marxista y divisora de voluntades que cubre a buena parte del continente después de 1999. 
Desde México, los ex Jefes de Estado y de Gobierno de Iniciativa Democrática de España y las Américas subrayan lo más penoso y obligante en el caso venezolano, a saber, que tras el remozado y engañoso molde Castro-cubano con su pórtico socialista del siglo XXI, emerge ahora su esencia, el constructo, que no es otra cosa que una suerte de perro de Hades, un Can Cerbero que cuida con sus tres cabezas las puertas del infierno venezolano.
Cerbero ayer se ocupa de las puertas del inframundo griego para que los muertos no salgan y los vivos no entren. Hoy lo hace para impedir que, en el inframundo de Venezuela, ni los dueños ni los beneficiarios directos o indirectos del cártel que conducen Nicolás Maduro, sus ministros, sus jueces, sus rectoras electorales, puedan abandonarlo una vez llegados al hartazgo, y para evitar que los denunciantes de sus muchos crímenes de lesa humanidad, anunciadores de un tiempo de civilidad distinto de la barbarie, puedan romper con sus luces el círculo de oscuridad dominante.
Ese Can Cerbero, sin lugar a dudas y sin dudas de ningún género o especie, es la para-constituyente imaginada por esa triple alianza, el eje La Habana-Caracas-Bogotá, con la que intentan blindar de un modo definitivo y bajo desesperación el negocio del mal que los ata; para alejar todo peligro que los amenace hacia el porvenir, como el que le significa antes la derrota de los acuerdos envenenados de las Farc – orientados a asegurar el dominio final del narcotráfico sobre la política en la patria de Santander, centro de producción – y el que le significa, en la hora actual, la desestabilización de su centro de gestión y distribución más importante, sito en la patria de Bolívar y fuente de estabilidad para el taimado gobierno cubano.
No por azar Maduro, a quien algunos de sus observadores tachan de torpe y por su proverbial incultura, afirma, sin ocultar su hilaridad, que los puntos cardinales son cinco. 
¡Y es que a los cuatro conocidos – el norte o la ayuda humanitaria de las víctimas del hambre, el sur o la libertad de los presos políticos, el este o el respeto a la voluntad popular sita en la Asamblea Nacional, y el oeste o las elecciones generales como destino para la renovación de la vida democrática en el país - le agrega a propósito ese cardinal quinto dominante, su narco-para-constituyente!
¡Y es que cree, él mismo, a pie juntillas, que de lograrla e instalarla, e imponerla contando con la fuerza de la violencia sistemática y generalizada que ejerce con sus “tonton macoute” – guardias nacionales y paramilitares - todo lo prometido en la espuria mesa de diálogo que regentaran Zapatero y Samper, y que da lugar al reclamo severo del Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Papa Francisco, será pronto letra muerta, cosa del pasado, olvidada!
La narco-para constituyente es la asamblea de accionistas del cártel de Maduro. Y ella purgará a los suyos, a quienes les pierda la confianza, incluidos quienes se le opongan, señalándoles a todos de “enemigos del pueblo”, como ocurriera en la extinta Unión Soviética; les llevará a manicomios como lo pide Pedro Carreño y lo practicara la República Federativa Socialista de Yugoeslavia. No habrá más presos políticos y tampoco necesitados de ayuda humanitaria, pues los políticos y quienes protesten por sufrir de hambre o carecer de medicinas, serán declarados judicialmente dementes. 
No habrá, pues, necesidad de diputados y tampoco de un Ministerio Público. Y las elecciones, por burguesas y antiguallas representativas, quedaran como cuestión superada. El orden será otro, muy distinto, si lo logran. 
Hay al acecho una fecha mefistofélica, el 30 de julio, y un mal absoluto cuyas tinieblas y ciénagas, con sus decenas de muertos y miles de víctimas horadadas en su integridad o privadas de libertad, comprimen los espacios del inframundo madurista. Es casualidad o un signo providencial que el Vaticano, al apenas iniciarse la tragedia de Venezuela y para América Latina, en 1999, haya hecho imprimir en cuero rojo y presente actualizado el Manual del Exorcista. Tiene apenas 84 páginas. Contiene un rito lapidario que inicia y concluye lapidariamente: “Satán, te ordeno….Vete, Satán”.

]]>
<![CDATA[En opinión: Tortura colectiva]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Tortura-colectiva-20170627-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Tortura-colectiva-20170627-0019.html La tortura es el acto de infligir dolor físico o psicológico por parte de una autoridad pública o de alguien amparado por ella. En la Venezuela de hoy la sociedad se encuentra en una tortura permanente debido al deterioro de la calidad de vida que provoca una espiral de miedo. 
Y en este sentido, sin pretender llevar las cosas al paroxismo, preguntémonos: ¿no es una tortura el no tener cómo alimentar a la familia?, no lograr conseguir medicamentos, ser víctima de la delincuencia, ser extorsionado hasta para sacar una solvencia, ser asesinados por miembros de los cuerpos de seguridad, ser cercenado el derecho a la manifestación pública, salir a buscar un repuesto y debas pagar mucho más del valor que costó el bien al momento de ser adquirido, que para recibir un beneficio de una política pública social o programa social debas pertenecer a una organización política y hacer proselitismo. 
Y a la par, que el país cuente apenas con el 20% de la capacidad productiva, que el 37% del parque automotor industrial se encuentre paralizado, que el ingreso devengado por un salario no cubra la canasta básica, que 600 establecimientos hayan tenido que cerrar debido al vandalismo desatado en los últimos tres meses; que hasta para darle sepultura a un ciudadano los costos son de infarto. Acaso no es tortura bañarse con un balde de agua; tomar agua de botellón; que el servicio eléctrico sea de tan bajo nivel; que el transporte público además de costoso sea muy malo; que no se recolecte el aseo urbano; que los gobernantes y dirigentes políticos estén más preocupados por sus pretensiones personales que por el bienestar colectivo; que para comprar un pollo, un kilo de arroz, 5 plátanos, un litro de aceite se necesiten treinta y seis mil bolívares (hoy, mañana puede ser el doble). Sin duda se está viviendo una tortura colectiva. 
El éxodo de venezolanos sigue en ascenso, la desesperanza está invadiendo al colectivo debido a que después de más de 80 días de protestas continuas los ciudadanos no ven resultados tangibles lo que desanima a la sociedad civil, mientras los voceros de la oposición política necesitan explicar cómo se aplica el artículo 333 y 350 de la Constitución. 
El colectivo desconoce cómo se aplican esos artículos. En tanto, se debe humanizar la protesta, iniciar un proceso que conlleve la realización de actividades en zonas populares para intentar conquistar a parte del 20% que todavía apoya al gobierno. Si los sectores políticos en conflicto se empeñan en no buscar puntos de entendimiento, encontrar la manera de llegar a acuerdos y ceder espacios, cuando el desabastecimiento se incremente al igual que el precio paralelo de la divisa extranjera y los productos que se encuentre en los anaqueles no puedan ser adquiridos y el hambre sea colectiva la sociedad civil se verá obligada en buscar diferentes caminos de solución que la sociedad política no pudo resolver. 
Como lo dijo Doris Valenzuela “Si quieres vencer a tu adversario nunca lo confrontes en el escenario en donde es más fuerte busca enfrentarlo en donde es más débil sino siempre te vencerá”.


 

]]>
<![CDATA[Maidán tropical, un artículo de Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Maidan-tropical-un-articulo-de-Carola-Chavez-20170627-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Maidan-tropical-un-articulo-de-Carola-Chavez-20170627-0018.html “Seguid el ejemplo que Ucrania dio” es el mantra de quienes quieren imponernos una guerra civil, muchos de ellos, los más pendejos, los títeres, los que salen a las mismas cuatro esquinas del este del Este a montar su Maidán, de Ucrania solo saben lo que CNN les mostró.

  Se beben las fotos de jóvenes de allá entre fuego y banderas y posan para hacerse unas igualitas aquí. “Si Ucrania pudo…” dicen inspirados, sin imaginar el reguero de sangre que Ucrania supone. Sueñan con una guerra civil sin pensar que su sueño es una pesadilla. La generación Playstation que cree en las guerras la sangre no mancha, las balas no matan y si te matan, siempre tienes otras vidas. Chamos que creen que las guerras se apagan cuando hay un partido de la Champions, o cuando tienen ganas de rumbear. Muchachos inyectados de ignorancia y odio que se dejan lanzar a las calles por delincuentes políticos que sí saben lo que es una guerra y por eso la dirigen a control remoto, con su green card en el bolsillo y sus hijos a buen resguardo.

Salen amenazantes a arrebatarte tu espacio, tu tiempo y tu paz. Salen, equipados para su Maidán, salen a imponer la guerra, y dicen que salen en son de paz. Van con sus cámaras carísimas pegadas en la frente para grabar su “gesta libertaria”.

Cientos de fotógrafos de cientos de medios los acompañan, cada uno buscando un Pulitzer. Miles de imágenes documentan delitos que ya sus medios aliados no saben cómo maquillar. Ataques a los efectivos de Guardia Nacional Bolivariana, y a la Policía Nacional, destrozos a bienes públicos y privados, asedios a hospitales y colegios, incendios, linchamientos, amenazas a los mismos periodistas que intentan venderle al mundo que su lucha es pacífica, robo, extorsión, saqueos, ataques sistemáticos a bases militares… Y hay que llamarlos “manifestantes pacíficos” porque hacen todo esto “para tener un país mejor”. Pues, no, manifestantes pacíficos son los que, el otro día, hicieron yoga sin quemar nada, sin intentar matar a nadie.

Más allá de esas cuatro esquinas que pretenden ser un Maidán tropical, los venezolanos insistimos en seguir viviendo en paz y lo logramos, a pesar de la angustia de ver cómo mueren muchachos que se prestan para tratar de imponer una guerra que no es suya, creyendo que la guerra es un video juego.

]]>
<![CDATA[En opinión: Periodismo sin verdades]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Periodismo-sin-verdades-20170627-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Periodismo-sin-verdades-20170627-0027.html Hay temas que, francamente, preferiría no tocar pero resulta que hoy es martes y 27 de junio y como tampoco puedo pasar agachado –al fin y al cabo soy el CNP 11.499- ni se trata de escurrir el bulto termino por pisar este peine del calendario.
Me hubiera gustado más escribir sobre una noticia insólita que nadie parece notar. La Fiscal, el Contralor, el Defensor y el presidente accidental de la Asamblea Nacional hablan de la aplicación o no del artículo 350 de la Constitución como si desconocieran la sentencia que al respecto emitió el Tribunal Supremo de Justicia en el año 2003 a través del expediente 02-1559 con ponencia del juez Iván Rincón.
O sobre por qué después de tres meses de vandalismo, de una violencia que ha cobrado la vida de casi un centenar de venezolanos, con la que se suponía iban a derrocar al presidente Nicolás Maduro, la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática llama cual plañideras a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ¡por twitter! para que terminen la tarea. Eso es como quien dice que va a hacer parrilla: prende los carbones, sancocha la yuca, pica el pico ’e gallo, pero la carne no aparece.
Pero más insólito que estas noticias es que el común de los periodistas parecen no verlas o no pueden comprenderlas y mientras repiten el ya calichoso cuento de los cándidos manifestantes y el régimen desalmado algunos colegas han estado a punto de ser quemados vivos por quienes ellos llaman “héroes”, “pacíficos”, y otros han sido atracados, golpeados y agredidos verbalmente.
Desde hace muchísimo tiempo a los medios no les interesa la realidad porque creen que como pueden editarla pueden imponerla, pero cuando a los periodistas ya no les interesa la verdad entonces todo parece estar perdido. Antes uno podía justificar la cosa culpando a los dueños de los medios, pero es evidente que la cuestión ahora está en que a los periodistas ya no les interesa el periodismo.
El Código de Ética del periodista venezolano dice que nuestro compromiso es con la verdad pero ¿con cuál de ellas? La única verdad absoluta que parece quedar en pie es la que asegura que la verdad no es absoluta, ni universal y cuidado si en verdad existe.

Los científicos y filósofos que dicen estar más allá de la modernidad occidental aseguran que la verdad científica –referente de objetividad para la verdad periodística- es un acuerdo entre los científicos que parecen estar atrapados por una especie de bucle lingüístico.
¿Cómo modifica eso nuestras ideas sobre el periodismo? Aún más ¿cómo toca eso a la democracia que tiene en la prensa libre y, en consecuencia, en el ejercicio del periodismo uno de sus fundamentos?
Si la verdad es por naturaleza huidiza, camaleónica, el trabajo real de los periodistas esta en crear acuerdos, en promover el diálogo, en buscar la intersubjetividad más que la objetividad, pero eso no depende sólo del periodista sino de la sociedad toda.
Algunos periodistas se jactan de que cubren las dos versiones, pero eso puede que no sea más que una forma de maquillarse de imparcial u objetivo, de quedar bien con Dios y con el Diablo o de evitarse problemas ulteriores. Un periodista puede dar las famosas dos versiones y aun así no decir la verdad. Además, ¿de dónde sacaron que sólo son dos?
Algunos colegas quizás me cuestionen ¿por qué no critico a los periodistas que trabajan para los medios del Estado? Y los que trabajan para el Estado quizás me cuestionen ¿Por qué no soy lo suficientemente chavista en torno a estas cuestiones? Las preguntas, como todas ellas, portan en sí mismas las formas en que predeterminamos la realidad que cuestionamos. No hay cabida para la reflexión, ni para la autocrítica, aunque sea el 27 de junio.
Es ese pretendido periodismo al que le importa bien poco la opinión del otro, que no dialoga, que no pregunta para conocer sino para tratar, incluso, con el ardid de preguntas traídas por los pelos, que el otro diga algo que lo descoloque de su postura, que lo haga quedar mal. O, por el contrario, que está dispuesto a aceptar cualquier respuesta sí parece coincidir con lo que el periodista piensa. Un periodismo que pretende una confesión o una delación sacada con los viejos métodos del Inquisidor en vez de una conversación respetuosa y franca no tiene mucho hoy que celebrar.

]]>
<![CDATA[¿Provocará Trump una nueva crisis de los Misiles en Cuba?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Provocara-Trump-una-nueva-crisis-de-los-Misiles-en-Cuba-20170627-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Provocara-Trump-una-nueva-crisis-de-los-Misiles-en-Cuba-20170627-0013.html El cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, exigido por vigésimo quinto año consecutivo en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y aprobado de forma abrumadora por 191 votos a favor y 2 abstenciones ( EEUU e Israel).

reafirma la libertad de comercio y navegación ante un bloqueo anacrónico instaurado por Kennedy en 1.962 y que habría supuesto para la Isla unas pérdidas directas e indirectas estimadas en 110.000 millones $ según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y más de un Billón $ según el Gobierno cubano. Así, según Prensa Latina, entre mayo de 2012 y abril de 2013, las perdidas causadas por el bloqueo a la salud pública cubana serían de 39 millones $ debido a la imperiosa necesidad de adquirir medicamentos e instrumental en mercados lejanos.


Las medidas cosméticas tomadas por la Administración Obama en su Primer Mandato Presidencial siguiendo la estela de la Administración Clinton (relajación de las comunicaciones y el aumento del envío de remesas a la isla así como el inicio de una ronda de conversaciones sobre temas de inmigración), dejaban intacto al bloqueo y no cambian sustancialmente la política de Washington, aunque reflejaban el consenso de amplios sectores del pueblo norteamericano a favor de un cambio de política hacia la Isla auspiciado por la decisión del régimen cubano de terminar con el paternalismo estatal y permitir la libre iniciativa y el trabajo por cuenta propia.

Sin embargo, la renovación automática por parte de EE UU por un año más del embargo comercial a la isla atentarían contra el vigente sistema financiero y político internacional y podrían suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 50.000 millones de $, abocando al régimen de Raúl Castro a la asfixia económica. Así, Bergoglio habría participado discretamente en la secreta negociación llevada a cabo entre Cuba y EE UU para romper el deshielo entre ambos países mediante el intercambio de Alan Gross y un oficial estadounidense por tres miembros de “Los 5”, seguido de la desaparición de Cuba de la lista estadounidense de Países Terroristas y de la apertura de Embajadas con el objetivo último de instaurar las bases de una nueva doctrina “interpares” en las relaciones bilaterales EE UU-Cuba, siendo “perentorio” el finiquito de un bloqueo que dura ya 53 años y que corre el riesgo de convertirse en endémico, con las perniciosos efectos colaterales que ello podría conllevar.
La miopía geopolítica de Donald Trump
Donald Trump habría adoptado como leit motiv de su Presidencia eliminar todo vestigio del legado obamaniano. Así, tras el intento de finiquitar el Obamacare, el anuncio de revisión del Tratado Naft y la retirada de EE UU del Acuerdo de París contra el Cambio Climático, el siguiente paso será intentar deshacer los avances diplomáticos y comerciales alcanzados con Cuba bajo el mandato de Barack Obama. Los cambios propuestos por la administración Trump tienen como intención aumentar las regulaciones y la supervisión para dificultar a las empresas estadounidenses rubricar acuerdos con Cuba así como para que los estadounidenses continúen viajando al país y serían fruto de la extenuante presión de los destacados representantes cubano-americanos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, ambos republicanos. Según un estudio realizado por Engage Cuba , la nueva política “le costaría 6.600 millones de dólares a la economía estadounidense y afectaría a 12.295 empleos durante el primer mandato de Trump, que concluirá en enero de 2021 y los estados que serian mas golpeados por un cambio de política hacia Cuba serían los más cercanos al país caribeño como Florida, Louisiana, Texas, Alabama, Georgia y Mississippi”.

Moscú es actualmente el noveno socio comercial de La Habana con intercambios valorados en 224 millones de dólares en 2011 y y como prólogo a su visita, la Duma rusa habría ratificado la condonación de la deuda de Cuba con la URSS estimada en 35.200 millones $ y el resto (3.520 millones $ será abonado por Cuba en diez años y reinvertido por Rusia en la economía cubana. Putin se reunió con Raúl y Fidel Castro para abordar temas concernientes a la cooperación técnico-militar entre Moscú y La Habana y tratar asimismo temas como la cooperación energética, transporte, aviación, espacio y salud además de firmar varios acuerdos. Según rt.com, Rusia estaría negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela y Nicaragua con el objetivo inequívoco de ampliar el radio militar ruso, pues según el analista Lajos Szaszdi ”la apertura de la bases en el exterior es necesaria para la disuasión estratégica de Rusia, la inteligencia, así como para verificar los acuerdos del desarme y también determinar qué planes hay de parte del Pentágono en caso de operaciones o intervenciones en el extranjero" y tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría con EE UU, Putin ha empezado a mover las piezas para situarlas estratégicamente en el llamado “patio trasero” de EE UU. Así, en el supuesto de que Donald Trump mantenga intacto el anacrónico embargo sobre la Isla, surgirá el desapego afectivo del régimen cubano respecto a EE UU, vacío que será aprovechado por el hábil estratega geopolítico Putin para firmar un nuevo tratado de colaboración militar ruso-cubana  que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev
 

]]>
<![CDATA[Después del 30/J, ¿qué?, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Despues-del-30J-que-por-Jose-Vicente-Rangel-20170626-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Despues-del-30J-que-por-Jose-Vicente-Rangel-20170626-0040.html 1) El tiempo transcurre raudo y los dirigentes de la oposición --y aquellos gobiernos y sectores políticos que los apoyan desde el exterior con abundantes recursos económicos para estimular la violencia en el país--, pierden la esperanza de derrocar a Maduro, y de que no se realice la elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

La ofensiva subversiva en la calle se debilita, y se puede decir que fracasó. Lo que resta de esta experiencia es el componente violencia, cada día más agresivo, reforzado con la invocación del 350 de la Constitución, pero que al mismo tiempo aísla al movimiento y determina que pierda apoyo en importantes sectores sociales. Esta situación se refleja en las encuestas y la reconocen analistas independientes e, incluso, del campo opositor.


       2) Todo indica que la elección de la Constituyente será, como está pautado, el próximo 30 de julio. Es conveniente señalar que a medida que se acerca la fecha crece en la colectividad el interés por el evento. Los que no quieran ver lo que ocurre se exponen a una sorpresa. Hay un país --considero mayoritario hoy-- que se ha conectado a la convocatoria del presidente Maduro y a la fecha fijada por el CNE, que da crecientes demostraciones de querer participar, pese a la campaña adversa. A las amenazas de la oposición de recurrir  a acciones violentas el día de la votación.                   
       3) La posibilidad de que el próximo 30 de julio se efectúen los comicios para elegir a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente, es una realidad. ¿Qué puede impedirlo? Sólo el factor violencia que hasta ahora persiste, pero con evidentes signos de debilitamiento. Por una parte porque el Estado ha empleado los recursos de que dispone para conjurar la emergencia. Ha asestado golpes demoledores a sus promotores y los ha aislado. Por otra, porque el sentimiento democrático del venezolano y su reiterada vocación a sufragar para solventar situaciones de críticas, se ha reactivado. El mensaje consistente en la exaltación de la Constituyente como la opción para reformular el diálogo --en un escenario sin las perversiones que hasta ahora lo hicieron imposible--; así como única posibilidad para acceder a la paz, ha calado en la colectividad. Además, contrasta con el mensaje apocalíptico de los voceros de la oposición, los cuales cuestionan una alternativa consagrada en la Constitución Bolivariana.                  
     4) Lo cierto es que a estas alturas la oposición no tiene músculo suficiente para impedir que el pueblo venezolano vote el 30 de julio. Podrá hacer esfuerzos para impedirlo, pero fracasará en el intento. Como ya ocurrió durante los tres meses de la aventura insurreccional armada que vivió el país. Ha perdido la calle, ha desacreditado su causa al conectarse a grupos terroristas y carece de mensaje y de dirigentes confiables. En tanto que el chavismo se ha conectado al país real, ha  aprovechado las circunstancias para reorganizarse, y la institución militar --determinante en las actuales circunstancias--, refuerza su lealtad a la Constitución y al gobierno legítimo de Nicolás Maduro.
     5) ¿Qué puede hacer el liderazgo opositor? Lo cierto es que se ha metido en un callejón sin salida. Su irracional rechazo a participar en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente, inexplicable en un movimiento que se dice mayoría, le cierra la posibilidad de actuar en un escenario privilegiado, y, prácticamente, lo condena a quedar excluido. ¿Hacia dónde conducirá sus pasos tan pronto se instale la Constituyente? Pienso que, inevitablemente, radicalizará sus posiciones y optará por transitar la senda de la ilegalidad, como ha pasado con otros movimientos políticos durante diversos episodios de nuestra historia. ¿Cuál será el costo? Impredecible. Pero el error tiene sorprendentes desarrollos: o bien conduce a abismos insondables o determina rectificaciones positivas. Una reflexión final: ¿Quién iba a pensar que un movimiento opositor que venía en ascenso por la vía cívica, derrocharía el éxito alcanzado para retornar al atajo del fracaso? Los designios del 11 de abril son una maldición que no prescribe.

Claves secretas
•      Puedo entender que una persona discrepe, en un momento dado, de determinada línea política. Que cuestione tal o cual orientación, conducción o definición ante la situación por la que atraviesa el país. Lo entiendo. Pero de allí a colocarse al lado de aquellos que encarnaron posiciones diametralmente opuestas, responsables de infinidad de actos repudiados con justificada vehemencia, hay una distancia de carácter ético insalvable. Es algo inaceptable. Pero, en fin, que cada quien cargue con su responsabilidad.
•Frase: Un viejo luchador dijo una vez: “Lo único que se requiere para ser revolucionario es tener bien claro quién es el enemigo”.
•El inmenso poder de los EE.UU. revela, a cada instante, su precariedad. La actitud adoptada por el presidente Donald Trump respecto a Cuba, que revierte el proceso de normalización de las relaciones con La Habana, iniciado por Obama, lo confirma. Más pudo el lobby mayamero —cada día más reducido—, y la presión de un senador mafioso como Marco Rubio, que el amplio apoyo de la opinión publica y de la mayoría del Congreso norteamericano, a la hora de continuar con una política acertada, con amplio respaldo internacional. Definitivamente se trata de un poder secuestrado por las corporaciones, los halcones políticos, el Pentágono y los organismos de inteligencia, que el actual huésped de la Casa Blanca ejecuta con una arrogancia obscena.
•La canalla política se ha ensañado en Tarek William Saab. Las redes lo han destrozado, en los corrillos de la derecha se le agrade en forma despiadada, y, por si fuera poco, ahora le montaron una guarimba frente a la casa de su familia, en El Tigre, donde se hallaba su madre. El Defensor del Pueblo responsabiliza de la cobarde acción a un grupo de Primero Justicia. ¿Qué se pretende con tales vilezas? ¿Quebrarlo emocionalmente? No lo conocen. Porque Tarek es un curtido combatiente que nada lo amilana. Se equivocaron cuando lo presionaron para que desertara, y se vuelven a equivocar cuando persisten en agredirlo con la intención de que deje el cargo.
•Existe un Manual de Guerra no Convencional que define la planificación y realización de operaciones para el Ejército de los EE UU a través de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE). El basamento del Manual consiste en explotar las vulnerabilidades psicológicas, económicas, militares y políticas de un “país adversario”, para desarrollar y sostener las fuerzas de resistencia y cumplir los objetivos estratégicos de los EE UU.
 Además,  los esfuerzos buscan capacitar a un movimiento de resistencia o insurgencia que exige desarrollar una fuerza clandestina y de guerrillas (urbana o rural), así como proveerla con los medios necesarios. El conflicto incluye —señala el Manual— la realización de operaciones subversivas encaminadas a atacar y degradar la moral del adversario, su cohesión organizacional y efectividad operacional, o bien distanciar al adversario de la población. ¿Qué lectura tiene este material a la luz de lo que sucede en Venezuela? ¿Qué recomendaciones son acogidas  y aplicadas en los episodios que últimamente ha vivido el país?
•Los dirigentes de la oposición piensan echar el resto en los próximos días, estimulados por la desesperación y la presión exterior. Objetivo: impedir la realización de los comicios del 30 de julio. Sin embargo, la capacidad de convocatoria de calle se desinfla. Lo demostró la pobre movilización de la “toma de Caracas” del lunes 19. No obstante, hay que estar mosca.

]]>
<![CDATA[Asedio al diálogo, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Asedio-al-dialogo-por-Maryclen-Stelling-20170623-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Asedio-al-dialogo-por-Maryclen-Stelling-20170623-0103.html El diálogo, paradójicamente, se encuentra  bajo fuego cruzado y sometido a la estrategia del desgaste.  
Un conflicto o contienda doméstica con resonancia e injerencia internacional, que incluye presiones diplomáticas, económicas, mediáticas,  psicosociales.  Marchas y contramarchas; armas, destrucción y represión; involucramiento de la población civil en calidad de combatientes y víctimas;  linchamientos, crímenes y bajas humanas.   
En la procura de legitimidad, en ambos bandos se construyen narrativas en torno  a la confrontación y  la emergencia. Se producen marcos de “realidad” autoevidentes e  incuestionables, mediaciones simbólicas que no son procesadas críticamente. Se acude a la descalificación  del enemigo y  la interpretación de los hechos para beneficio de la propia causa. Estrategias adversas a cualquier intención de diálogo y convivencia.
La oferta del Gobierno –Asamblea Nacional Constituyente y elecciones regionales- como vías para la paz y la construcción colectiva- ha generado en ciertos sectores  políticos el efecto contrario.  En el ámbito oficial, el  apoyo firme a la convocatoria oficial convive con  críticas, deslindes y hasta deserciones.  En la oposición se potencia la confrontación y surgen nuevas formas de beligerancia en torno a una suerte de cruzada liberadora, con fines políticos e ideológicos, económicos, sociales y psicológicos.  Suerte de guerra “difusa” que desconcierta la reacción oficial.
El escalamiento de la confrontación conduce a “un estado de hostilidad socialmente extendido” y se borran fronteras, ámbitos y distinciones.   El fin último es la derrota del enemigo con miras a alcanzar un logro político, redefinir el orden social o configurar una nueva hegemonía política  ¿Quién lleva la iniciativa?  ¿Quién tiene el monopolio de la violencia? ¿Cómo se aborda el problema de la regulación de hostilidades y protección de las víctimas?
Cuando se demoniza al enemigo –a quien se  odia y teme-  se le despersonaliza y reconocen menos derechos y, en casos extremos,   se legitima su exterminio. ¿Dónde quedan las demandas morales de regulación del conflicto? 
En un contexto altamente vulnerable como el actual, el reconocimiento,  la convivencia,    la paz y la negociación  no escapan al  radicalismo irracional  y escalada de la violencia.  
Grave  situación de vulnerabilidad que se refleja en la vida cotidiana, en el ámbito privado y el público.  Suerte de condena a la que ni el diálogo parece escapar.


 

]]>
<![CDATA[Chávez: Economía y política petrolera (IV) Avanzar hacia el socialismo, por el embajador Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Chavez-Economia-y-politica-petrolera-IV-Avanzar-hacia-el-socialismo-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170624-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Chavez-Economia-y-politica-petrolera-IV-Avanzar-hacia-el-socialismo-por-el-embajador-Rafael-Ramirez-20170624-0023.html Hemos hablado de la renta petrolera, lo que significa y como seguirá siendo un factor clave de nuestra economía, que en vez de desconocerla o ignorar su existencia, debemos preservarla para beneficio de nuestro pueblo. Hay que defenderla de las transnacionales y de la oligraquia parasitaria. El Petróleo es del Pueblo.

Es la distribución de la renta lo que hace una política petrolera revolucionaria o no. En nuestro caso, a diferencia de lo que hicieron todos los gobiernos anteriores en cien años de historia petrolera, la Revolución Bolivariana, el Comandante Chávez, la distribuyó a favor del Pueblo y lo hizo de una manera radical, a pesar de la oposición del propio Estado, cuyas estructuras lo impedían de todas las formas posibles.

Primero nos tocó defender el precio, luego restablecer las regalías e impuestos petroleros, es decir, acabar con el saqueo de la nefasta apertura petrolera y luego, la distribución de la renta a favor del Pueblo. Fue una batalla permanente contra los mecanismos de control que había establecido la burguesía sobre la renta, las estructuras ministeriales que no estaban diseñadas para servir al pueblo, que no tenían capacidades operativas y donde era hegemónica una visión cuarto-republicana, no tenían una visión revolucionaria de sus funciones. El Comandante tenía la urgencia de redimir al Pueblo más pobre.

La primera manera de hacer una distribución masiva de la renta petrolera fueron las Misiones Sociales de la Revolución. No es casual que las mismas iniciaran en el 2003, ya habíamos derrotado el sabotaje petrolero y teníamos control de PDVSA, había nacido la Nueva PDVSA Roja Rojita. Nos tocó dirigir la Comisión Mixta Cuba-Venezuela y a partir de allí, en base al suministro de petróleo, desarrollamos la operación de solidaridad y cooperación más importante a favor del pueblo. Fue el ingenio, determinación y la pasión del Comandante Chávez y del Comandante Fidel quienes lo hicieron posible.

Comenzó Barrio Adentro, arribaron miles de médicos y cooperantes cubanos, venían cada uno con un morral de medicinas, con la misión de internarse a los barrios y zonas populares, en las condiciones más difíciles, donde el pueblo estaba absolutamente desasistido, se moría de pobre. Luego se activó la Misión Robinson con el método “Yo sí puedo” y el objetivo de declarar a Venezuela territorio libre de analfabetismo, lo cual se logró en el año 2005; seguidamente le tocó a la Misión Ribas, tuve el honor de ser su fundador y coordinador nacional, hasta el año 2014 graduamos 880 mil bachilleres integrales, hombres y mujeres que en su juventud abandonaron los liceos por razones económicas-sociales,  creamos un extraordinario equipo de trabajo de miles de facilitadores comprometidos con la Revolución; la Misión Sucre, con las Aldeas Universitarias y el objetivo de acabar con la exclusión; la Misión Identidad, dándole identificación a millones de excluidos, que ni siquiera podían ejercer sus derechos políticos, no podían votar, ¡porque no tenían documentos!; la Misión Alimentación atendiendo a los sectores más humildes del país, y así todas las misiones hasta la Gran Misión Vivienda Venezuela, donde también tuve el honor de ser el coordinador y entregar al pueblo, en 3 años de gestión, 550 mil viviendas. Todo esto fue petróleo, fue la distribución masiva de la renta petrolera a favor del pueblo, era la prioridad. Sus resultados fueron constatados por las agencias de las Naciones Unidas, nuestro país fue uno de los primeros en alcanzar las metas del milenio. El Pueblo lo sabe, fue el protagonista de su propia liberación.

La Revolución Bolivariana ponía así el centro de su acción en el ser humano. Ya se había proclamado el Socialismo como meta superior, ¡ese era el Comandante Chávez! Para eso usamos el petróleo y la renta petrolera que nos habían robado por casi 90 años. No podíamos seguir teniendo un país de excluidos, hombres y mujeres, sin salud, educación, trabajo, vivienda, dignidad. Cuando se activó la Misión Milagro, donde se operaron más de 2 millones 700 mil venezolanos que recuperaron su vista, recuerdo que el Comandante Fidel Castro nos comentaba: “qué clase de sociedad es esa donde la gente es ciega porque no tiene el dinero para una operación tan sencilla como esta”. Era un dilema ético, que por supuesto Chávez resolvió a favor del Pueblo. En un país como el nuestro, petrolero, y en una revolución, no podía actuarse de otra manera. ¡Ha sido el petróleo mejor invertido de nuestra historia!

Por supuesto que la derecha venezolana y la oligarquía que siempre se apropió de la renta se opusieron abiertamente a este uso del ingreso petrolero. Comenzaron por criticar el hecho de que la Nueva PDVSA se involucrara en el trabajo social y de allí en adelante, desconocer las Misiones y considerar que eran un derroche de dinero o, peor aún, dinero malgastado. Siempre me ha llamado la atención el absoluto desprecio de la oligarquía venezolana hacia el pueblo pobre. Hay mucho de racismo, prepotencia, desconexión con la realidad de nuestro país, con el alma nacional, nuestra historia, cultura, Pueblo. Es una oligarquía absolutamente anti-nacional y sus partidos de derecha, los que reaccionan así contra el pueblo y en general contra el Chavismo.

Además del tema social, el Comandante insistió en el desarrollo de infraestructura, empresas para fortalecer al sector estatal de la economía y proyectos para crear un sector propio de producción no petrolera, además de fortalecer nuestras capacidades en soberanía y defensa nacional.

Los países que disponen de renta petrolera se esfuerzan en el desarrollo de infraestructura, puesto que es una manera de utilizar los ingresos para el disfrute de todos. Se hicieron grandes obras de infraestructura educativa, de salud y culturales, obras estructurantes como puentes para conectar los vastos territorios del sur con el resto del país, centrales termoeléctricas, transporte público, trenes, teleféricos, metro cables, viviendas, vialidad, etc.

Si bien en las Misiones Sociales fuimos eficientes y exitosos, porque fueron programas desarrollados por estructuras y métodos revolucionarios, sobre todo con mucha participación popular, no se puede decir lo mismo del esfuerzo en el sector no petrolero de la economía. La razón fundamental es que intentamos avanzar de la mano del sector privado, de su sistema financiero, sus empresas, sus reglas, mecanismos y su habilidad para apropiarse de la renta petrolera.

Los privados han sido el brazo ejecutor de las obras de la revolución, es una contradicción. Es decir, el Estado, la administración pública, las empresas del Estado, contratan con las empresas privadas, incluso la ley obliga que sea así. Nos enfrentamos entonces a largos e intrincados procesos de contratación, cartelización de las empresas, los componentes en divisas o bolívares, los tiempos y calidad de ejecución, el compromiso con la obra y las limitadas capacidades nacionales. Llegamos al tope de las capacidades nacionales, en una lucha diaria con un sector que, con sus excepciones, que las hay, solo tienen el objetivo de obtener la mayor ganancia, retrasar los proyectos, obtener más contratos y un largo etc. de vicios y desviaciones que afectan tanto al sector público como al privado, desviaciones muchas veces derivadas de las propias complejidades y alcabalas creadas en cada proceso.

Otra complicación ha sido que el sector privado y sus agrupaciones gremiales  como Fedecámaras y Fedenaga, entre otros, fueron actores políticos fundamentales y notorios en todos los eventos de desestabilización: Golpe de Estado, Paro Patronal, Plaza Altamira, Sabotaje Petrolero.

Después de muchos tropiezos, la decisión estratégica del Estado fue buscar el apoyo de grandes empresas en el extranjero, en base a los acuerdos de cooperación establecidos con otros países de mayor capacidad industrial y tecnológica: China, Rusia, Irán, Brasil, Argentina, entre otros. También imperaba la lógica del capital con la única e importante diferencia, además de sus capacidades, que no estaban políticamente motivadas contra el gobierno venezolano.

La respuesta que dimos con la mejor orientación política hacia el esfuerzo del socialismo estuvo en fortalecer capacidades productivas propias del Estado y crear capacidades productivas con el Poder Popular.

En el caso de PDVSA, a partir de la caída del precio del petróleo en el 2009, nuestra cesta estaba a 35 $/Barril, y ante las amenazas de sanciones de EEUU, iniciamos el Plan de Soberanía Tecnológica. Identificamos los segmentos más costosos y estratégicos para la industria petrolera que pudiesen desarrollarse en el país. Compramos taladros Chinos y por primera vez en cien años, ensamblamos en nuestro país  taladros petroleros; constituimos la primera plataforma petrolera costa afuera en nuestra historia, está operando en el Delta, se llama 4F; reactivamos con PDVSA Industrial fábricas de tubos y construimos las tuberías de gran diámetro, tanto para los gasoductos desde Paria, como para los oleoductos que van al norte desde la Faja Petrolífera del Orinoco; establecimos fábricas de válvulas para nuestros sistemas de transporte; la primera fábrica de software  para la industria petrolera; fábrica de bombillos ahorradores, aerogeneradores y paneles solares en Paraguaná; fábrica de bloques, con una inmensa capacidad en Pariaguán. Por eso incorporamos al Poder Popular a la Gran Misión Vivienda Venezuela, el 60% de las viviendas se hicieron con brigadas de construcción del pueblo, suplíamos los diseños, especificaciones técnicas, materiales y supervisión. Allí están algunos ejemplos de una gestión revolucionaria, la calidad y la eficiencia de las nuevas posibilidades de producción en socialismo.  

El modelo rentista petrolero se caracteriza por la casi inexistente burguesía nacional, lo que se desarrolla es un sector terciario de la economía, importador, financiero, bancario, de servicios. Por lo que el país adolece de un robusto sector industrial, manufactura y tecnología. De allí que nuestra economía se caracteriza por un capitalismo dependiente e ineficiente. La matriz de que el sector privado es más eficiente que el púbico es falsa y nos podemos remitir a la prueba de lo que ha sido su desempeño en cien años de rentismo petrolero. Paradójicamente la empresa emblemática del sector privado es una que disfruta y abusa increíblemente de una posición de dominio, por tener el monopolio de la cadena de procesamiento agroindustrial.

Por otra parte, a partir del colapso de 1983, el privado no invierte en el país, de allí el deterioro acumulado en su propio sector, el único que invierte es el Estado Venezolano y las inversiones del sector petrolero. La burguesía venezolana tiene a buen resguardo el dinero en el exterior, ha convertido a nuestro país, prácticamente en una mina, donde hacen dinero, pero viven e invierten en el exterior. Los “milagros” económicos en países vecinos tienen mucho que ver con esta realidad.

De manera que, en términos de economía productiva no petrolera, si bien nosotros hemos cometidos errores, que pueden ser corregidos con las decisiones adecuadas, el sector privado, tiene un problema estructural, ha tenido un fracaso estruendoso, no han satisfecho nuestro mercado interno y se han dedicado a usufructuar la renta petrolera, al punto que cuando colapsa el precio del petróleo, ellos colapsan también. A cuenta de qué, el sector privado tiene que vivir de las divisas del sector público, el único que genera divisas en este país es el Estado, específicamente PDVSA con cerca del 94%. Es un tema sobre el que la población debe reflexionar y el sector privado asumir de una vez su responsabilidad en la realidad del país.

Nos falta discutir mucho más sobre economía, sobre todo en un país petrolero como el nuestro. Debemos debatir, por ejemplo, el tema cambiario, que tanto daño económico nos está haciendo, asociado estrechamente a la inflación, la especulación y el mercado paralelo, cuánto daño nos está haciendo en términos de conciencia. Convertir el dólar en una mercancía tan barata por el tipo de cambio, permite que los agentes económicos se dediquen al fraude y a la manipulación cambiaria que deterioran y atentan contra la economía y estabilidad de la Patria. Son temas que debemos discutir para resolver. Al fin de cuentas, de lo que se trata es de preservar la revolución y lo que tantas veces decía el Comandante Chávez: “la transición humanamente gratificante al Socialismo” ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Desacuerdos con Nicolás o acuerdos con el enemigo?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desacuerdos-con-Nicolas--o-acuerdos-con-el-enemigo-20170623-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desacuerdos-con-Nicolas--o-acuerdos-con-el-enemigo-20170623-0102.html  

 Siento la obligación moral de despejar esta incógnita, o, para ser más directo, resolver este (falso) dilema. Desde hace ratos difiero de la calificación “chavismo crítico”, que algunos se auto endilgan, y que otros señalan para acusar disidencias. Ambas posiciones son inexactas y manipuladoras.

Además, no aportan nada, no definen nada. Aunque si le han servido al enemigo del chavismo para intrigar. Y han puesto en escena egos y mediocridades realmente odiosas.
La difícil situación socioeconómica y su expresión en la crisis política que vive el país, han provocado recientes conversiones de personas que tienen o tuvieron importantes cuotas de poder en el aparato estatal, las cuales han marcado distancia del presidente Nicolás Maduro, acercándose al enfoque y la acción de los opositores clásicos.
Imposible para alguien que militó en el PRV-RUPTURA no recordar aquel libro tapa negra La Crisis y las Definiciones. O para quienes hemos manoseado la literatura marxista, la máxima de que "las crisis generan las ideas, no las ideas a las crisis". (Otra cosa dirían El Che y Paul Lafargue, pero ese debate es para otra ocasión)
Pido permiso para hablar en primera persona. 
He sido un crítico permanente de nuestro gobierno en diversas materias, de la conducción partidista por su desprecio hacia la formación ideológica, de las ineficacias u omisiones del Estado, de la falta de fuerza para transformar la cultura burocrática antiética y pequeño burguesa. 
Todo de cara al sol, públicamente, con ánino constructivo, a veces desesperado, frustrado por falta de oídos, asumiendo los costos íntegramente, consciente como estoy que a los de mi clase se les aparta y margina, porque el poder burocrático prefiere la lisonja y la adulancia, es su "naturaleza" por herencia colonial no curada.
Ahora recordemos (o descubramos) el concepto de Socialismo que nos legó el gran maracaibero Rafael María Baralt: "el socialismo es la protesta que hacen la libertad política y la igualdad social contra las instituciones y las leyes que ponen obstáculos al ejercicio de la una y al establecimiento de la otra”.
Nuestra lucha fundamental no es contra las formas, estilos o prácticas erradas de un gobierno que se precie de revolucionario (aunque pecase de reformista); nuestra verdadera lucha es contra un sistema-mundo opresor, criminal, fanático, injusto y asquerosamente cínico, que es el causante de las peores tragedias que hoy padece la humanidad, incluída la violencia fascista en Venezuela.
Ese sistema hegemónico es quien limita la libertad política de los pueblos y obstaculiza la igualdad social al género humano.
Ese enemigo de todo lo bello y sublime, esa aberración de la contemporaneidad, es el Imperialismo, y a Él sirven las fuerzas activadas para provocar una guerra civil en nuestra Patria.
Y afirmo, como estudioso y defensor de los Derechos Humanos, que en esta coyuntura internacional, el primer y prioritario derecho, sin el cual todos los demás se hacen inviables, es la Soberanía Nacional, ese inconmensurable derecho a tener Patria.

Nótese que no entro en valoraciones personales de quienes han optado por voltearse; quisiera sí, destacar, que los privilegios alcanzados fueron el resultado de métodos no revolucionarios, esos que permearon las instituciones de arribismos y oportunismos a granel, desde el alud electoral de 1998, hasta el momento que redacto estas reflexiones.
Es decir, sigo en la línea de la crítica y autocrítica que son herramientas típicas de la Revolución, las que no debemos menospreciar ni maquillar.
Entonces no busquen -les hablo a ustedes que nos han traicionado- pretextos leguleyos, ni excusas inexcusables. Sincérense.
Porque no es lo mismo estar en desacuerdo con Nicolás en determinadas cuestiones, manteniéndose dentro de la causa chavista, que haberse pasado al bando enemigo, olvidando que la última virtud a la que nunca renunciaría un bolivariano, ni en el trance de ofrendar la vida, es a la lealtad.


 

]]>
<![CDATA[Héroes, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Heroes-por-Antonio-Perez-Esclarin-20170623-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Heroes-por-Antonio-Perez-Esclarin-20170623-0011.html “La sangre de los mártires es semilla de nuevos libertadores”.  La frase está copiada de Tertuliano, que en el año 197 de nuestra era escribió: “La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”.  
Las feroces persecuciones contra los cristianos de los emperadores romanos  sólo lograron que muchos se convirtieran al cristianismo al palpar el heroísmo de los que se dejaban matar por su fe.  Algo semejante está pasando con el martirio de tantos jóvenes que están regando las calles de Venezuela con su sangre con la esperanza de que ella hará germinar la libertad.  ¿Cómo permanecer indiferentes ante tanto heroísmo, sacrificio y generosidad? Si Jesús dijo que “Nadie tiene más amor que el que da la vida por los hermanos”,  es evidente que nadie ama más  la República  que todas esas personas, en su mayoría jóvenes,  que  se juegan todos los días la vida y están dispuestos  a darla para que,  sobre Venezuela,  florezca la libertad. 


El año 1814 fue extremadamente difícil para la República. Boves y sus lanceros avanzaban  sembrando dolor y destrucción con sus banderas de muerte. Herido Boves en la batalla de La Puerta, ordenó a su segundo, Francisco Tomás Morales, que tomara La Victoria, para aislar a Bolívar que estaba en Valencia e impedir que acudiera a defender Caracas.  José Félix Ribas salió a  defender La Victoria, y como escaseaban los soldados, tuvo que improvisar un batallón de estudiantes de la Universidad Real  y del Seminario Santa Rosa de Lima. 
Algunos sólo tenían 12 años, pero un coraje y un valor invencibles, como muchos de esos jóvenes estudiantes, algunos menores de edad, que hoy están luchando por Venezuela.   Como escaseaban los uniformes, algunos de ellos combatieron con sus sotanas, como lo hacen hoy muchos de los jóvenes con sus improvisados escudos  con los que enfrentan los gases, las vallenas, los perdigones, las metras y las balas. Resistieron heroicamente nueve asaltos de las fuerzas de Morales. Nuestros jóvenes llevan  resistiendo casi ochenta días. Y no se rinden porque saben que la República, como en 1814, está en peligro. 
No termino de entender cómo el Gobierno sigue sordo a los clamores de un pueblo, que se ha volcado masivamente a las calles a pedir que se cumpla la Constitución. La marcha de la sal, emprendida por Gandhi, logró reunir a unas 60.000 personas que marcharon desde Karachi a Bombay. El ejército de la imperial Inglaterra se negó a disparar contra esa y otras marchas pacíficas y así la India logró su libertad. 
En la marcha sobre Washington emprendida por Martin Luther King para acabar con la segregación racial en Estados Unidos participaron unas 250.000 personas. ¿Por qué las masivas y prácticamente cotidianas marchas en Venezuela no logran ablandar el corazón de los que nos gobiernan? ¿Cómo es posible que sigan hablando en nombre del pueblo, cuando tratan de imponer a lo bravo una constituyente que rechaza la inmensa mayoría del pueblo? ¿Cómo es posible que contra todas las evidencias, sigan repitiendo que la constituyente es el único camino para la paz cuando sólo  ha traído desesperación y violencia?
En 1926 Diego Rivera pintó un fresco en la pared de la Universidad de Chapingo, México, titulado “La sangre de los mártires revolucionarios fertilizando la tierra”. Es lo que están logrando  nuestros jóvenes, revolucionarios de la libertad. 

]]>
<![CDATA[350, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/350-por-Roberto-Malaver-20170623-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/350-por-Roberto-Malaver-20170623-0013.html ¡El 6 se hizo en un 2X3! Así cree Julio –Matemático— Borges que vamos a salir del dictador Maduro, lo que pasa es que él no sabe multiplicar y 2x3 le da 350. 


   Y menos mal que todavía tenemos gente que apoya nuestras locuras, porque, carajo, nuestros líderes tienen esa cabeza llena de basura, porque todavía no encontramos argumentos para que alguien nos diga es verdad, tienen razón. Solo Almagrotesco ha creído fielmente en nosotros, y allí  está llevando palo cochinero en esa OEA, que cada vez que se reúnen a hablar de Venezuela, uno sabe que lo que nos viene encima es una parranda de derrotas que no las soporta nadie.

Pero volviendo a Matemático Borges, ese hombre le dio la vuelta al mundo implorando, por lo que más quieran, no apoyen a Venzuela para que Maduro caiga mansito en nuestras garras, y nada. Se toma fotos hasta con el portero del compañero Trump para decir que ya está cerquita del hombre más Superman del planeta. Y después de esa catajarria de fracasos, viene con su cara bien lavada y planchada a hablarnos de que lo único que nos queda es el 350, creo que es el artículo, porque no estoy muy seguro, como ustedes saben nosotros no apoyamos esa constitución, y llamamos a votar no, pero ahora parece que nos sirve. ¡Qué grandes bolsiclones somos!


Con tantas derrotas uno no sabe qué carajo sale a hacer al exterior todos los días Luis –Avión- Florido. Porque nos dieron coñazos en la OEA, y después, al ratico, apareció esa noticia de que en la ONU más de 50 países apoyaban a Venezuela, y es mejor que devuelvan los reales porque no están haciendo un carajo.

A estas alturas, cuando nos habían hecho creer que Maduro estaba en el suelo, como la múcura, vienen y zúas, zúas, zúas, nos dan por todas partes, y viene Matemático Borges y dice 350,  sin entender esa vaina, porque él piensa que el 350 es una licencia para matar, cuando en realidad ese artículo está ahí para que el pueblo, cuando considere que la vaina no va bien, asuma el peo y salga a pelear, pero mosca, es el pueblo el que está bien clarito ahí en el artículo, y Matemático Borges no representa ningún pueblo, es más, a Matemático le arrecha que lo llamen pueblo.


La vaina también es que viene la Constituyente y viene bailando el chachachá, y nosotros viéndonos las caras de bolsas desde la barrera, decimos que vamos a sabotear esa vaina, pero mosca, ese Plan República ya debe tenernos en la lista a  toditos. Así que mejor pensamos en las regionales, y lanzamos desde ya nuestros candidatos, no vaya a ser vaina que también quedemos fuera.
El papá de Margot abrió la puerta y pasó por la sala diciendo: “La chavista me aplicó el 350 por bolsa”. Y le metió un coñazo a la puerta tan fuerte, que el vecino gritó: “Bomba. Bomba”. - Tú me quieres dejar.- Me canta Margot
 

]]>
<![CDATA[La Constituyente: un Caballo de Troya]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Constituyente--un-Caballo-de-Troya-20170623-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Constituyente--un-Caballo-de-Troya-20170623-0010.html Puedo considerar que la intención del Gobierno persigue un solo objetivo: ganar tiempo y perpetuarse en el poder, siguiendo el modelo cubano, a través del cambio de las reglas del juego y la modificación de la Constitución.

 

A casi dos meses desde que se anunció la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente, se han incorporado en el proceso figuras representativas del partido de gobierno para asumir el trabajo proselitista de la campaña, la cual de manera solitaria se perfila el día de su elección el 30 de julio.
Puedo considerar que la intención del gobierno, persigue un solo objetivo: ganar tiempo y perpetuarse en el poder, siguiendo el modelo cubano, a través del cambio de las reglas del juego y la modificación de la Constitución, sin ofrecer soluciones a los problemas del país, ya que los mismos no son de carácter jurídico, son estructurales de un sistema político altamente centralizado, burocratizado, populista y corrompido, orientado a mantener a un grupo minoritario que ha perdido el apoyo popular y requiere implantar un subterfugio legalista, con unas bases de elección totalmente desiguales en detrimento de la Democracia.
Entre los aspectos planteados como justificación de esta convocatoria política, se citan lo siguiente, permitiéndome a la vez realizar varias interrogantes:
 I. Una Asamblea Nacional Constituyente, originaria, plenipotenciaria, constitucional, para enfrentar y encarar esta situación, y encausar una solución verdadera, democrática, libre y definitiva. ¿Esa no fue la intención y el propósito del proceso constituyente de 1999, impulsado por el Comandante Chávez y que dio como resultado nuestra actual Carta Magna, refrendada a través de elección popular por la mayoría del pueblo venezolano?
II. Permitirá acabar con los ataques terroristas que han sido propiciados durante los días del mes de abril por la oposición venezolana. ¿Serán terroristas jóvenes entre los 17 y 25, estudiantes, deportistas, músicos, que ante su descontento de no contar con un futuro cierto han decidido luchar por su país y de manera brutal son atacados  por quienes manejan el monopolio de las armas? 
III. Ampliar y perfeccionar el sistema económico venezolano, para dejar instalado un nuevo sistema económico post-petrolero. ¿Durante casi 18 años, los personajes que hoy piden Constituyente, no han tenido la oportunidad de construir un aparato productivo, que nos hubiese permitido tener un país próspero, cuántos ministro de planificación y economía han transitado, cuántos planes económicos han fracasado?
IV. Constitucionalizar todas las Misiones y Grandes Misiones creadas por el Comandante Chávez y la revolución. ¿Será necesario adherir a la Constitución las Misiones, para que sean eficientes y se mantenga vigentes en el tiempo, no han desaparecido por negligencia o corrupción o por el hecho de no estar plasmadas en la Constitución, vbrg. Pdval, Mercal?
V. Potenciar el Funcionamiento del Sistema de Justicia, Seguridad y Protección del Pueblo. ¿Realmente al plasmar constitucionalmente estos fundamentos, se logrará disminuir la impunidad, la corrupción policial, los pranes y la inseguridad en el país, funcione,  no será un problema de fondo y no de forma?
VI. Impulsar las Nuevas Formas de la Democracia Participativa y Protagónica. ¿Han sido realmente efectivos los Consejos Comunales en la solución de los problemas de las comunidades?
VII. Impulsar la Política Exterior Soberana de defensa de nuestra Integridad. ¿Realmente nuestra soberanía será protegida de intervencionismo extranjero o formalizará la Constituyente la intromisión de Cuba en Venezuela, la entrega de la Faja Petrolífera del Orinoco a China, la hipoteca de nuestras reservas internacionales a Rusia y la sumisión de nuestra Seguridad Nacional a Irán?
VIII. Impulsar la Identidad Cultural, la Nueva Venezolanidad. ¿Realmente quienes gobiernan han construido patria?
IX. La Garantía del Futuro para la juventud. ¿Podrá la Constituyente frenar el éxodo de jóvenes más grande que ha tenido nuestra historia?
X. El cambio climático, la supervivencia de la vida en el planeta. ¿ Venezuela está contribuyendo, cuando se está desforestando la Sierra de Perijá  para instalar plantas carbo eléctricas, mafias del oro bajo la mirada cómplice de las FFAA ?
Finalmente,  concluyo que la Asamblea Constituyente no tendrá apoyo electoral y aunque ha intentado timonear la opinión pública, es otra estratagema gubernamental, un engaño destructivo y que aunque ha tratado de venderse como un símbolo de paz, no es más que un ordinario Caballo de Troya que traerá consigo graves consecuencias para el país y para los venezolanos.

]]>
<![CDATA[En opinión: Un  oxímoron]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Un-oximoron-20170623-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Un-oximoron-20170623-0007.html  El oxímoron es una figura retórica donde se combinan dos palabras entre sí. Sería el caso de un silencio “estruendoso”, un cadáver andante, etc. Así ocurre en Venezuela de 2017 con la llamada constituyente. Se convoca a una asamblea sin consultar al poder originario si la cree necesaria y sin votar las bases comiciales. Sin ruborizarse, los promotores hablan que ésa es la vía para la paz. Se viola con esa propuesta no sólo la constitución de 1999, sino instituciones y conquistas anteriores como el voto universal, directo y secreto. Cuando escucho a algunos de sus promotores, los clasifico en varios grupos: uno, evidentemente formado por intelectuales que no creen en lo que dicen, mintiendo por dinero o por conservar los enormes privilegios (fortunas mal habidas, sueldos en dólares, fuentes de corrupción). Acá recuerdo la condena de Bolívar a quien tanto nombran: “El talento sin probidad es un azote”.


 Un segundo lote es de fanáticos que de verdad creen que Cuba y Corea del Norte son sociedades exitosas, modelos para Venezuela y que sienten que ha llegado el momento de arrojar a la basura la actual constitución, violada casi todos los días, pero que en su texto declara la separación de poderes, un régimen democrático y de libertades, la propiedad privada, etc. 
Acá podríamos incluir a miles que, como loros, repiten en la televisión y otros medios frases aprendidas de memoria. Da lo mismo en la Venezuela socialista de hoy, la Alemania de Hitler o la China de la revolución cultural. Son éstos zombies que creen que la culpa de la crisis de hoy es “la guerra económica” y “el imperio”. Les parece bien que en lugar de comprar alimentos y medicinas se sigan comprando aviones, helicópteros, tanquetas y bombas lacrimógenas.


 Hay también centenares de miles de personas que de buena fe simpatizaron con los ideales de Chávez y no entienden esto de la constituyente, o hasta la adversan íntimamente. Pues señoras y señores, hemos llegado a una encrucijada. Esta constituyente es inaceptable para cualquier demócrata. Quien la apoye contribuye a sepultar lo que nos resta de democracia y puede abrir paso a lo que ningún venezolano de bien puede desear: la violencia y la intervención armada. Regímenes despóticos como el de Irak, Libia o Siria así lo prefirieron. Otros, como López Contreras a la muerte de Gómez, el Rey y Adolfo Suárez al fallecer Franco o la mayor parte de los militares chilenos forzando a Pinochet, dieron paso a sociedades prósperas y democráticas.


 Algún historiador amigo del gobierno debería decirle que en 1857, (José Tadeo Monagas), 1982 (Andueza Palacios) las reformas constitucionales lejos de consolidarlos, precipitaron cambios de gobierno. En 1957 su incumplimiento por Pérez Jiménez también. Fueron flores de un día. Debe cancelarse tal proyecto y sentarse a negociar en serio un cambio radical en lo económico, cronograma electoral de 2017 y 2018, y unidad frente a los graves problemas del Esequibo (corte internacional de la Haya) y el Golfo. Ojalá así ocurriera.
 Las declaraciones del presidente Trump y las del vicepresidente responsabilizan al gobierno cubano de desestabilizar políticamente la región y en particular a Venezuela. Quizá en la negociación que los comunistas cubanos realicen para normalizar las relaciones con los Estados Unidos se desvinculen del proyecto constituyente y los poderes públicos venezolanos alcancen una solución.       

]]>
<![CDATA[De gobernadores a “la nada”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De--gobernadores--a-la-nada-20170621-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De--gobernadores--a-la-nada-20170621-0102.html No recuerdo exactamente el día ni el motivo, pero si al protagonista de aquella frase: “ustedes la oposición son la nada”, efectivamente se trataba del llamado comandante supremo Hugo Chávez; quien repitió una y otra vez ese enunciado para referirse a la otrora y “pírrica” oposición: “son la nada”.

Así tal cual, hoy siento que las palabras de Hugo le caen como anillo al dedo a los seis gobernantes regionales del Psuv que irresponsablemente dejaron sus cargos y aceptaron otros en el Ejecutivo nacional; para, por un lado, abandonar las entidades en las que fueron electos, y por el otro, para pasar a ser “nada”.
Ahora bien, demos un pequeño repaso de cómo los hombres y mujeres de la Revolución pasan, en cuestión de minutos, de ser poderosos e influyentes, a la “nada” como diría su líder, el hoy fallecido Hugo Rafael Chávez Frías. 
La historia nos demuestra que cuando Chávez gobernaba, premiaba a sus pupilos enviándolos de candidatos a gobernadores bajo la excusa de ser sus mejores hombres y mujeres, pero esa misma historia nos recuerda que el comandante supremo, hacía gala de esa carta bajo la manga para “salir” de ellos cuando se convertían en piezas incómodas o tenían muchos trompos enrollados.
Veamos el caso del profesor Luis Acuña, un día lo despertaron y le dijeron: te vas para Sucre; y el hombre se fue. Otro día, ya pasado su período como gobernador, lo llama el sucesor de Miraflores y le dice: te vas para no volver; el hombre se fue y no dejó nada, sólo mandar a sembrar tomates.
Con el negro Aristóbulo también ocurrió algo parecido, Tarek William Saab tenía mucho tiempo en Anzoátegui y había que sacarlo; por eso envían al “negro” como candidato, quien se alza con la gobernación gracias a su verbo encendido; pero un día lo llamaron y el negro se convirtió en Vicepresidente de la república, ¿qué más puede pedir un hombre?, Anzoátegui se quedó sin su negro y sin obras, pues no dejó nada para el recuerdo; y Aristóbulo de gobernador pasó a ser la “nada”.
Con Castro Soteldo recuerdo que, de ministro de Turismo, en realidad no sé qué hizo, pero lo enviaron a Portuguesa, como gobernador lo vimos en unos cuantos programas en Campo abierto, con vaquitas al fondo y uno que otro granero, todo, montaje para televisión. De pronto recibió la llamada, y se lo llevaron para el Ejecutivo nacional como ministro de Agricultura, vaya usted a saber cuál es su gran obra. De gobernador pasó a ser “la nada”.
De Erika Farías, vemos cómo de sus roles nacionales y de partido, la enviaron para Cojedes, la tierra de la Primera combatiente, seguro existe un afecto más allá de la camaradería, luego la llamaron y cual salida de Harvard se la llevaron al Gobierno nacional como ministra de Comunas, Cojedes se quedó sin gobernadora, ni obras. Ahora la enviaron a la Constituyente, y engrosa la lista de gobernadora a “la nada”.
Del “camarada” El Aissami, siempre es un misterio la aureola que lo cubre, como diría un político de Cabimas “con más casos o vinculaciones que El Chavo”. Vemos que del panorama nacional pasa al regional; se convierte en gobernador de Aragua, saca a Rafael Isea del camino, se instala, hace una que otra Expo Feria; pero al poco tiempo se lo llevan para la Vicepresidencia de la República.
Finalmente tenemos el reciente caso de Francisco Ameliach, gobernador de Carabobo; ya él mismo lo declaró su gestión “terminó”, sólo que le faltó aclarar que el CNE les dio una ñapa para que siguieran de gobernadores, ni tonto que fueran para salir a decir que no querían esa ñapa. Pasa de gobernador a aspirante a constituyentista.
Como vemos, estos “camaradas” dejaron de ser gobernadores para nada, seguro estoy que algunos piensan que con la Constituyente se vestirán de inmunidad, pero se quedarán como las guayaberas: por fuera; porque tal propuesta inconstitucional y fraudulenta, no va. En esta corrida se salvó Pancho.

]]>
<![CDATA[Las dos Venezuelas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-dos-Venezuelas-20170621-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-dos-Venezuelas-20170621-0100.html Tenemos dos Venezuela. Una que trabaja y lucha todos los días del año y otra que lucha por el poder político. Cada quien ha asumido un comportamiento de acuerdo con las circunstancias que rodean los intereses particulares de cada sector.

La lucha se ha reflejado a nivel internacional. La injerencia de la OEA, con el único y exclusivo objetivo de intervenir en la política interna con vista a un cambio de la conducción del país. Esto no lo ha logrado, ya que no ha conseguido el apoyo de la 2/3 partes de los miembros que la integran, pero sin duda, han hecho todo lo posible por alcanzarlo. 


La descalificación de Venezuela a nivel internacional es devastadora. Sin embargo, no logran bloquear a Venezuela ni financiera, ni económica, ni políticamente. Lamentablemente el hecho cierto es que el deterioro ha sido importante. Se ha impactado el suministro y distribución de alimentos necesarios para la población.
Cada quien debe asumir el compromiso que corresponda. Los trabajadores cumpliendo con sus jornadas de trabajo. Los empresarios  con la mayor productividad de sus empresas. La población en general con un comportamiento ciudadano. Los políticos asumiendo con decoro y honestidad lo que representan en bien del país.


El ingreso petrolero de Venezuela, aunque se considere apenas el 30% de los ingresos nacionales, no es menos cierto que constituye el 97% de los ingresos en divisas que se producen. Y eso es vital en estos momentos . La cesta venezolana está cerca de los $40 x barril. Si tomamos en cuenta los costos de producción promedio de las áreas  de explotación, cerca de $20x barril, Venezuela tendría unos ingresos de más de $ 20 mil millones de dólares anuales, mas ingresos de productos terminados. Con ello, se están cubriendo necesidades inaplazables en materias primas y productos finales para el consumo masivo de la población.

Sin embargo, se proyectan posiciones que se radicalizarán en los próximos días: Qué más tiene que ocurrir en Venezuela para que asumamos, cuanto antes, un diálogo con acuerdos específicos en beneficios de todos. Lo otro seria un enfrentamiento fratricida, mediante una guerra civil que nadir quiere, que nadie desea. Es necesaria la paz. Hay un país, compuesto por más del 85% que no desea la guerra ni el radicalismo. No es necesaria más sangre, mas muertos de muchachos que tienen una vida por delante. Hagamos un esfuerzo en imponer la cordura, la paz y la tranquilidad ciudadana. Hay momentos en donde no se sabe lo que quiere cada quien que radicaliza sus posiciones. 
El objetivo tiene que ser la paz y la normalización de las actividades fundamentales del país. Venezuela ha sido, a través del tiempo, pacífica y de gran apertura para recibir a los ciudadanos del mundo. Somos una sociedad de paz.
 

]]>