Publicidad

Actualizado hace 151 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:30 AM / 16/06/2017
Propaganda blanca, gris y negra
Lenín Tremont Franco Periodista, docente @lenin_tremont
0

 La palabra, la imagen, la escritura y los gestos son hechos comunicativos de connotación o significados, que a través de los códigos compartidos y contextualizados en la cultura, llevan a cabo acciones y enseñanzas formales e informales.
Los hechos comunicativos no son neutros y se valen de recursos como el símil para comparar o la metáfora para hacer analogías entre elementos que comparten alguna similitud de significado en el ideario colectivo.
El símil y la metáfora son usados, en ocasiones, de forma intencional con connotaciones racistas, por ejemplo la palabras blanco y el negro son muy diferentes en su significados, la primera es sinónimo de atributos positivos, como puro, honesto, bello y salvífico, por el contrario, el segunda se identifica con lo impuro, atemorizante, malévolo, oscuro e incluso es generador de mala suerte.
Existen expresiones idiomáticas que reproducen esas connotaciones racistas y que son extrapoladas al ámbito de la propaganda política, las campañas electorales y sus estrategias comunicacionales, como por ejemplo la propaganda blanca, gris y negra.
La propaganda blanca es aquella que tiene la intención de crear una matriz opinión sana o transparente, impulsada por una fuente plenamente identificada, el mensaje puede ser emitido de un modo oficial, con intereses evidentes.
La propaganda blanca es la más común, usa métodos suaves de persuasión, se desarrolla cuando se quiere actuar, frontalmente, en contra de un adversario, sin dudas de quien lanzó el mensaje o es la fuente. 
La propaganda gris, tiene argumentos unidireccionales, no tiene fuente o emisor identificable, se presenta como neutral, pero es de un adversario y transmite información falsa. Con una investigación exhaustiva o análisis del comentario o denuncia, se puede precisar el origen y el autor. 
La propaganda negra se desarrolla en ambientes bajo operaciones psicológicas encubiertas, su naturaleza, objetivos, origen y fuente son confusos, anónimos e imprecisables, el receptor es influido por un mensaje, una percepción o una sensación emitida por alguien distinto al que se cree. 
La propaganda negra es utilizada para distorsionar, lesionar o perjudicar al adversario, para lograr ese objetivo se usurpa su rol de emisor, es eficaz para desmoralizar y devastar reputaciones, cuya carga negativa puede facilitar invasiones militares, guerras civiles, golpes de Estados o la derrota electoral.
Durante la campaña electoral de 1973 por la presidencia de la República de Venezuela, se difundió el eslogan: “Con el asesino no camino” contra el candidato adeco Carlos Andrés Pérez, quien entre sus lemas tenía: “Ese hombre si camina”, pero el aspirante contaba con una fama de represor gana cuando estuvo frente a la cartera del Ministerio de Relaciones Interiores. También se corrió el rumor que CAP había nacido en Colombia y difundieron otro mensaje: “Vota venezolano” con la intención de influir en el voto a favor del postulado copeyano que si era un “compatriota”.
Al candidato copeyano Lorenzo Fernández se le comenzó a apodar “bobenzo” para marcarlo como una persona con capacidades cognoscitivas disminuidas, además se difundió el rumor que había sufrido un infarto, el cual buscaba influir sobre el voto por su presunta condición de salud crítica, a diferencia de CAP que se mostraba ágil y lleno de vida. 
Cuando se trate de propaganda con énfasis en la política, busque a profesionales que le permitan influir en la percepción de sus electores, con las tácticas y estrategias, en el ataque y el contra ataque necesario para lograr sus objetivos.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEOpinión
Ver más