Publicidad

Actualizado hace 115 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:20 AM / 10/10/2018
¿Pagamos impuestos los venezolanos?, por Luis Britto García
Luis Britto García escritor http://luisbrittogarcia.blogspot.com
0

La justa alegría de saber que empresas y ciudadanos extranjeros no pagan impuestos en Venezuela no debe hacernos olvidar que cada bolívar que dejan de aportar ellos debemos cancelarlo los nacionales.

1 .- Impuesto, parte de nuestros haberes  retirado forzosamente por el Estado o con el consentimiento de éste. Eternamente nos cae a los venezolanos  el aguacerito según el cual no tenemos  cultura tributaria ni pagamos impuestos. Quizá la finalidad del regaño es hacernos olvidar que, gracias a los Infames Tratados contra la Doble Tributación,  nacionales y empresas de unos 40 países están exonerados de pagar magnitudes cercanas a los 17.800 millones de dólares anuales en impuestos por sus ganancias en Venezuela. El consuelo es pensar que generosamente regalamos esa magnitud a las tesorerías de los mismos queridos países imperiales que nos amenazan, nos agreden y nos sancionan para aniquilarlos. El desconsuelo es comprender que en realidad ese dinero que las transnacionales ahorran a costa nuestra en realidad va a parar a los Paraísos Fiscales, para no salir de ellos jamás.

2
Olvidemos también, aunque es difícil, que el artículo  22 de la Ley de Protección y Promoción de Inversiones Extranjeras pauta a favor de éstas las siguientes ventajas, (no extensivas a los venezolanos): “1. Desgravámenes. (…) 4. Bonificación en impuestos. 5. Exenciones arancelarias. 6. Exenciones tributarias”, así como “contratos de estabilidad tributaria” que  inmunizan contra alzas de tributos.  Como si no fuera suficiente el desangramiento fiscal que suponen los Infames Tratados contra la Doble Tributación, basta ser extranjero para no pagar impuestos venezolanos. Muy agradecidos por nuestra bondad y nuestra generosidad han de estar los grandes capitales foráneos: los mismos que nos embargan, hacen subir nuestro riesgo país, deterioran la moneda y nos bloquean.

3
Y tratemos de no recordar que el Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica disminuye aranceles de importación y exonera de pagar Impuesto Sobre la Renta (ISLR) a las empresas petroleras, incluidas las grandes transnacionales que operan en el país y en la Faja Petrolífera del Orinoco,  domiciliadas o no en Venezuela.

4
Pero no nos desviemos del tema. La justa alegría de saber que empresas y ciudadanos extranjeros no pagan impuestos en Venezuela no debe hacernos olvidar que cada bolívar que dejan de aportar ellos debemos cancelarlo los nacionales, para educarles y mantenerles saludables sus trabajadores, y para proporcionarles seguridad jurídica y servicios públicos subsidiados. En efecto, hasta hace no mucho la mayor tasa de impuesto sobre la Renta para los grandes capitales dedicados a actividades distintas de la explotación de recursos naturales era de 34%. Los ciudadanos de a pie pagamos algo así como un 16%, y otro 16% por el neoliberal IVA, que nadie sabe si es ingresado al Tesoro, y casi un 10% por derechos de frente, matrículas y otras parafiscalidades, que elevan la presión tributaria sobre el ciudadano común a un pesado 42%.

5
¿Y si incluimos otras cargas que cancelamos no por acción, sino por inacción del Estado? ¿Por ejemplo, el 10% de recargo en todos los precios que nos imponen los comerciantes para reponer lo que le cobran los bancos por servicios de tarjeta de crédito, y que los honrados empresarios nos clavan, aunque paguemos en efectivo, cheque conformable  o  tarjeta de débito? ¿El 200% con que nos pechan los comercios por emplear la susodicha tarjeta de débito y no el ilocalizable efectivo? ¿Y la inflación, que por disminuir nuestro patrimonio contra nuestra voluntad y por inoperancia del Estado, algunos críticos consideran un impuesto? Bien hondo es el hueco que dejan los extranjeros por los impuestos que no cancelan sobre sus ganancias en nuestro país, y bien pesada la faena que soportamos los nacionales para llenarlo. Constituyente, aparta de mí esta carga: haz pagar impuestos a los extranjeros.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS