Publicidad

Actualizado hace 115 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:36 AM / 03/11/2018
Mirada Wayuu a la Chinita
Rubia Luzardo Polanco Articulista [email protected]
0

El pasado sábado 27 de octubre fue el día de la bajada de la Chinita y quiero hacer algunos comentarios sobre nuestra Patrona.


 Según los especialistas en antropología cultural, el proceso de invención, re-creación y negociación de las identidades es dinámico y se lleva a cabo de acuerdo a esa misma dinámica social colectiva que rige lo social, y la intersubjetividad de los propios actores. 
Particularmente, en el caso de los wayuu se observa que la creación y recreación de la identidad que han hecho estos en su relación con el marabino, está presente el aspecto religioso manifestado en la fe y veneración a la virgen del Rosario de Chiquinquirá conocidas por todos como la virgen morena o Chinita. 
Partiendo del criterio de qué en las sociedades humanas, la conducta y práctica diaria de sus miembros, está condicionada por la socialización y las enseñanzas, en el caso particular de los hombres y mujeres wayuu aceptan como normales pautas y patrones culturales aprendidos con el “alijuna” (no wayuu).  Proceso en el cual comparan tales pautas-patrones y escogen a conveniencia alguna de las dos o ambas en ese encuentro vivido.
Por su carácter oral la sociedad wayuu transmite de forma permanente su riqueza y diversidad cultural, cubriendo no sólo relaciones de familia, sino sus más significativos símbolos de existencia cultural. En esta dinámica se muestran las creencias propias de la cultura como el respeto a los sueños, la creencia en el demiurgo Ma’leiwa, la cosmovisión, el desentierro y segundo velorio de los muertos, entre otras manifestaciones como la religiosa y fe mariana por la virgen chinita a la cual subjetivizan con una característica étnica wayuu. Los especialistas lo describen como el sincretismo religioso. 
. Recordemos que la virgen del Rosario de Chiquinquirá de Colombia, se les apareció a los indígenas Chibchas y ello reafirma la creencia en la figura de la virgen por parte de nuestros pueblos. Por ello el 27 de octubre la mirada de los wayuu estuvo posada en esa madre protectora de los humildes de corazón, conocida y aclamada en el canto gaitero como Chinita y quien durante toda esta semana visitó los municipios indígenas de Mara, Guajira y Padilla, siendo aclamada por los pueblos originarios quienes se identifican con ella.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS