Publicidad

Actualizado hace 125 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:11 AM / 17/10/2018
La fisicromía de Carlos Cruz Diez, por Beatrice Sansó de Ramírez
Beatrice Sansó de Ramírez Abogada UCAB
0

La fisicromía de Carlos Criz Diez a doble faz en homenaje a don Andrés Bello: Soporte para un hermoso acontecimiento cromático en la Paza Venezuela.

Los artistas, buscan trasladar a otros su mundo interior y entregarnos su espíritu, a través de piezas tangibles que, en el caso de Carlos Cruz Diez, las fusiona con el espectador, para compartirlas.

Ya no se trata, de perseguir el movimiento, como en el caso de Alejandro Otero, entre otros, sino de identificar los efectos ópticos del color, de concebirlo como una realidad independiente en el tiempo y en el espacio, sin necesidad de estructura alguna que le dé soporte.

Cruz Diez busca inducir en la retina la saturación del color, para que el mismo persista en ella y, por tanto, permanezca en el tiempo y espacio, y se haga autónomo. En nuestro caso, tal intención del artista, se encuentra con el espacio y el color de nuestros paisajes, de nuestros mares, de nuestros cielos y de nuestros atardeceres, también, de los de la calidez de nuestra gente y de la sonrisa de nuestros niños. ¡Por eso, somos afortunados!

Todo ello, es para los venezolanos (y hoy más que nunca es necesario decirlo), armónico y también intenso, y es por eso que, no es casualidad que hayan sido nuestros artistas, precursores de movimientos plásticos de avanzada, como éste, el de la abstracción cromática.

Cruz Diez expresa su búsqueda, mediante 8 trabajos de investigación que quieren identificar el comportamiento del color, a uno de los cuales denomina ¨Fisicromías¨, caracterizadas por la presencia de líneas rigurosamente continuas y programadas en módulos de acontecimientos cromáticos que dán soporte al color.

Pero también, y dado su fuerte apego a lo social, que lo lleva a ser catalogado en alguna época como parte de la ¨Escuela Muralista¨, Cruz Diez promueve la incorporación del arte en el espacio público, para que sea disfrutado por todos.

De allí que, los colores de nuestros paisajes, mares, cielos y atardeceres, volvieran a los paisajes de nuestros espacios públicos donde el mismo quiso sembrar sus obras, y que los de las sonrisas se encontraran nuevamente con los rostros de la gente que en ellos camina, intercambia, juega, disfruta.

Por eso, Cruz Diez considera, que el arte en la calle, el urbanismo artístico, las intervenciones urbanas, para el peatón; y, su placer visual, son un instrumento para que recordemos que somos seres que estamos vivos e interactuamos con el color, el espacio y el tiempo.

Así, y con la convicción de generar identidad y comportamiento ciudadano con el arte urbano, y los espacios para el deleite, en nuestro carácter de Presidenta Fundadora de PDVSA La Estancia, entregamos en 2007, a la ciudad de Caracas, luego de haberla encontrado totalmente destruida, la obra ¨Fisicromía a Doble Faz en Homenaje a Don Andrés Bello¨, maestro del Libertador, insigne jurista, cuyo legado material lo encontramos en el Código Civil Chileno, para regular justamente la vida cívica (personal y en comunidad) de las personas.

La indicada pieza, creada en 1960 por Carlos Cruz Diez, fue colocada más tarde en la Plaza Venezuela, a la que ¨es necesario volver¨, y que hoy conforma uno de los Complejos Urbanísticos Artísticos más importante de Latinoamérica, en conjunto con El ¨Abra Solar¨ de Alejandro Otero, ¨Pariata 57¨ de Omar Carreño y la Fuente de Plaza Venezuela de Santos Michelena, todas rehabilitadas por PDVSA La Estancia.

Conformada a su vez por dos ¨Fisicromías¨, la oval y la circular, expresión del ¨cromatismo físico¨ o perceptible, las mismas son representativas de su proyecto del ¨artista en la ciudad¨ de 1973, que se puso de manifiesto en sus rayados peatonales, en sus dibujos de los autobuses de transporte público, en las laderas del río Guaire, y en obras de la trascendencia y simbolismo como la ubicada en el ¨hall¨ del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía.

La pieza (monumental) contó con la proyección originaria del arquitecto Manuel Silveira, de estructura rectangular de 3 metros de alto por 76 metros de ancho, realizada con cerámica y aluminio anodizado.

Consta de dos paneles semicirculares dispuestos en forma cóncava, donde el autor dispuso con varillas de aluminio negro, blanco y tricromo, series de colores, que, con el efecto de la luz, generan tonos que sólo el espectador puede dilucidar en una experiencia personal.

Tiene un pedestal de concreto, que es una estructura metálica compuesta por vigas de 16 por 7,50 cts.; dos paredes curvas; dos puertas elaboradas en láminas de hierro; 660 perfiles de aluminio anodizado; 330 aletas rectangulares; 660 suplementos de aluminio; 5.280 tornillos de acero inoxidable; 330 ganchos de hierro; y, 300 metros cuadrados de baldosas cerámicas.

Como consecuencia del tiempo y los efectos del medio ambiente, la contaminación y, sobre todo, el movimiento de una ciudad ya no equiparable en tráfico a aquella en la que la ¨Fisicromía¨ se construyera, la misma, se había destruido y, sobre todo, se habían caído sus baldosas y sus módulos de color, los cuales, fueran paradójicamente los motivos de su creación, por ser los que generan la deseada percepción cromática.

De tal forma, procedimos a realizar la rehabilitación de la ¨Fisicromía¨, en 4 etapas, con el rigor metodológico, artístico, científico, sociológico y humanístico que caracterizó a PDVSA La Estancia en sus intervenciones.

La primera (enero a marzo 2007), la de la investigación, que implicó el análisis jurídico, de antecedentes, planos, documentos, elaboración de diagnósticos e informes, así como, el levantamiento digital del área.

La segunda (abril a julio 2007), relacionada con el acondicionamiento del galpón para su reconstrucción, la fabricación de prototipos de las baldosas y el levantamiento de la información planimétrica de todos los elementos de aluminio y hierro.

La siguiente, la etapa de ensamblaje de la obra, en la que se fabricaron las piezas de aluminio: perfiles, aletas, platinas, ganchos de hierro y ¨tortillería¨; se elaboraron 4 prototipos de cerámicas hasta lograr el ideal, lo cual duró dos meses; se realizó la entrega del prototipo ideal; el anodizado de piezas metalúrgicas; la elaboración de cerámicas en serie; la fabricación de los elementos constitutivos de la ¨Fisicromía¨; la supervisión de los procesos de elaboración de baldosas; fabricación de perfilería y aletas de aluminio, de ganchos de sujeción en hierro, de las baldosas policromas y de la reja lateral de acceso a las instalaciones del Metro de Caracas.

Y la última (octubre a marzo de 2007), el período de montaje: coordinación, supervisión y producción; limpieza, desmalezamiento y acondicionamiento del espacio para iniciar los trabajos ¨in situ¨; limpieza y ajuste de la estructura de hierro ( desoxidación y protección), limpieza del zócalo de concreto, reconstrucción del pedestal, instalación de puerta metálica faltante, remoción y colocación de acabado de granito, traslados de los elementos constitutivos de la obra a la Plaza Venezuela, colocación de perfiles, limpieza general y mantenimiento.

De la cerámica teníamos sólo un ¨testigo¨ o pieza, además con sus colores desvaídos, descoloridos por el paso del tiempo. La llevamos a la ciudad de Valencia, donde fue originariamente fabricada, pero con una técnica que tenía 10 años de obsolescencia. Se rehabilitó una máquina que estaba en desuso y se ubicó al único experto (que estaba ya jubilado), para que hiciera las nuevas baldosas con una técnica parecida a la de las serigrafías, no de construcción ni laminación en serie, ésto es, artesanalmente, casi a mano.

Tardábamos 7 días para lograr dar con cada color. Todo fue un trabajo muy preciso de arqueología.

Se agregó, como siempre hicimos en las rehabilitaciones realizadas por PDVSA La Estancia, un sistema de iluminación ¨LED¨, y un bello trabajo de jardinería.

Lo más importante y la mayor fortuna, fue haber encontrado a los personajes adecuados, que tuvieron que ver con la rehabilitación, y que se relacionaron con ella desde su creación.

Así, José Nanín, pupilo de Cruz Diez, que trabajara con él por más de 15 años, acompañado de un excelente equipo: Ana Babic, Albano Sánchez, Oswaldo Galíndez, y por el Taller Cruz Diez, el hijo del artista José Cruz y José Ramón Moreno. Se contó con el apoyo, del profesor Raúl Colters, experto en ingeniería de materiales, y por supuesto, con el excelente equipo de PDVSA La Estancia, con su gran sentido de la entrega, profesionalismo y pasión.

Como siempre hicimos el trabajo ¨in situ¨, para invitar a las comunidades a su cuido y al disfrute de los espacios que la circundan, a través de nuestra programación cultural ¨continua, gratuita y de altísima calidad¨.

Con ello, buscamos orientar el poder creador hacia la siembra de conciencia, en torno a la valorización, empoderamiento y el uso responsable de joyas patrimoniales, para que las mismas perduren por siempre, como testigos vivientes de nuestra identidad.

La entrega de esta obra formó parte del proceso de rehabilitación de la Plaza Venezuela, ¨donde confluye el amor por Caracas¨, y como una onda expansiva, del eje que la misma conforma con el muy querido Bulevar de Sabana Grande, lugar generoso, irrepetible, icónico, donde hoy pueden reencontrarse las esencias de la pluralidad caraqueña, también rehabilitado por nosotros, y de cuyo complejo e inédito proceso

hablaremos en posteriores entregas.

A través de la sistemática recuperación de nuestra memoria colectiva y la humanización de nuestro espacio urbano vital, PDVSA La Estancia puso al alcance de la gente el disfrute del patrimonio y la cultura, gracias igualmente a la confianza de todos, ante su trabajo diligente y la estrecha colaboración con la ciudadanía.

El amor por nuestro patrimonio tiene que quedar en el inconsciente colectivo, debemos educar para el arte, para el cuido, el cual debe participar de manera alegre, activa, y nunca ser inerte o pasivo hacia lo extraordinario que es el arte, y que, al ser público, puede ser contemplado por todos, sin discriminación, y expresarse en el día a día de quienes lo encuentran en su paso por nuestra querida Plaza Venezuela.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS