Publicidad

Actualizado hace 17 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 03/11/2018
Hacerse amor es crear vida
Víctor Corcoba Herrero Escritor [email protected]
0

“Ojalá nos reencontremos cara a cara con los níveos latidos de nuestros predecesores, y podamos ser poetas, en ese momento del abrazo místico, en el que todo renace y resuena en bondad”.

No hemos venido al mundo para estar ausentes o pasivos. Despojémonos del miedo. Por naturaleza somos gente de acción y reacción, de camino y de sueños, de hacerse próximo con el prójimo y de volverse amor para crear vida. Bajo este exclusivo sello de especie pensante vivimos, nos movemos y coexistimos, hasta que la muerte nos abrace y nos invite a ser la rosa que perfume el viento en cada esquina, volviéndonos parte de la liturgia del tiempo, en la que los vivos hallan a sus difuntos, injertando una admirable asamblea de propósitos y enmiendas, que consolidan los vínculos de comunión, enraizándonos poéticamente entre unos y otros, en verdadera contemplación. De esto modo, con esta manera de obrar y ser, compartiremos una tranquilidad que el mundo no nos podrá impedir. Porque si la eternidad nos pertenece por la mística de la cruz, la glorificación de nuestro interior nos alcanza en comunidad, por la espiritualidad de lo que somos, verso en verbo.

 En efecto, somos ese poema interminable de gozosas aleluyas por el triunfo del amor, entonado por la métrica de la libertad, y vocalizado por el hondo silencio de los campos del versarse y ocuparse. La paz es posible, por tanto, encontrarla en la memoria de cualquier corazón andante o reposado, que se hubiese dejado cautivar por la estética del universo que le circunda, siempre armónica y siempre recreada de esperanza. La cuestión es acrecentar la vida con nuestros pasos y nuestros pulsos, sin endiosarse, sirviendo en la poética de la construcción. Al ser constructores, por amor de amar, nada se nos resiste. La destrucción es nuestra mayor ceguera.

Por eso, es importante que las inútiles guerras cesen, porque son todas destructivas. Ojalá nos reencontremos cara a cara con los níveos latidos de nuestros predecesores, y podamos ser poetas, en ese momento del abrazo místico, en el que todo renace y resuena en bondad; no en vano, se comenta que la muerte es un tránsito hacia ese todo que es el edén, un cambio de misión que nos trasciende y nos propaga hacia un manantial de pureza, hacia un poema habitado únicamente por el amor.  Tampoco perdamos el aliento a la hora de reivindicar el derecho al aire limpio, al agua potable, a los alimentos sanos, a un clima estable, a una biodiversidad próspera y a unos ecosistemas saludables, en  conjunción con todos los seres vivos, pues para hacerse amor, antes hay que practicar el corazón, y volverse a la poesía que ya fuimos en otros tiempos y en otros espacios más etéreos. Quizás tengamos que salir de nuestro círculo de avaricias para ser verdaderos donantes de existencias.   
 
   Verdaderamente en nosotros está impreso el sello del Jesús Amor, que nos da vida; del Dios Padre viviente, que nos pone en camino del encuentro; y del Espíritu encarnado en Santidad, que nos fortalece y nos hace inspiración.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS