Publicidad

Actualizado hace 3 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:20 AM / 11/09/2018
El derecho a decidir
Gustavo Márquez Marín articulista [email protected]
0

Mientras los venezolanos están concentrados en la dura lucha por sobrevivir y en descifrar el acertijo de cómo el gobierno logrará “déficit fiscal cero” creando más dinero inorgánico, el abogado Hermann Escarrá, coordinador en la ANC de la elaboración del proyecto de Constitución, anunció que su avance es de 80%.

 Dejó entrever que la ANC podría sancionar y promulgar pronto la nueva carta magna. Sin embargo, el presidente Maduro prometió que “La nueva Constitución saldrá a referendo consultivo para que sea el pueblo el que diga si está de acuerdo” ¿Cumplirá la palabra empeñada?

Más allá de los malabares y cabriolas jurídicas propias de una hermenéutica con dobleces inconfesable, la facultad del soberano de aprobar y cambiar su carta fundamental de convivencia, en Venezuela es un derecho histórico indelegable e incontrovertible, materializado en el referéndum consultivo que legitimó la carta magna vigente (1999), en la reforma y enmienda constitucional (2007) y garantizado en el artículo 19 de la misma que consagra la progresividad de los derechos. Ese ejercicio de la democracia directa y refrendaria es la máxima expresión de la soberanía, que tal como señala el artículo 15 de la misma “(…) reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejercerá directamente en la forma prevista en esta constitución, e indirectamente mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. (…)” y para no dejar resquicios vulnerables, el artículo 347 proclama que “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario (…)” y es ejerciendo ese poder originario que elige una ANC en la cual delega la misión de preparar el proyecto constitucional, que luego debe volver al soberano para su aprobación definitiva.

Si ésta ANC monocolor, ilegítima e inconstitucional, que se autoproclama “poder constituyente originario”, le niega al pueblo su derecho a votar en referéndum consultivo para decidir si quiere o no cambiar su Constitución, usurparía la soberanía popular. En ese caso, la inmensa mayoría de los venezolanos, independientemente de nuestras diferencias políticas e ideológicas, debemos converger en una unidad superior para hacer valer el derecho inalienable a decidir nuestro destino y para decirle no al autoritarismo, ratificando la Constitución Bolivariana en referéndum constitucional.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS