Síguenos...
Facetas
Te explicamos cómo se logra el proceso de adaptación
08:30 AM / 25/10/2018 Arminda García (Profesora titular universitaria)
Agencias

El ser humano, vive diversas etapas en su vida y durante ellas experimentan muchas vivencias, que representan la base de su desarrollo como persona. Algunas, pueden significar aprendizajes  positivos, pero otras no tanto. Por esta razón, para lograr un equilibrio emocional que brinde bienestar, es necesario desarrollar  la aceptación, como una manera de evitar que esa armonía se vea afectada. También, es importante apreciarnos a nosotros mismos, y darnos cuenta de la relevancia de nuestra existencia.

 

 

Todos, en alguna medida hemos deseado, vivir una realidad  totalmente diferente,  en especial, si se ha cometido algún error, si el entorno no es favorable, o si estamos estancados en algún tipo de crisis. Ante cualquier situación, que pueda estar generando malestar, es importante analizar si es posible cambiarla, pero, en caso que no sea probable, lo mejor es aceptarla, pues luchar contra  algo que es inamovible, resulta desgastador.

 

 

Sólo la aceptación, permitirá seguir adelante, tratando que ese escenario no haga daño o afecte lo menos posible, evitando gastar energía inútilmente. En términos generales, representa esa acción que realizan los individuos de forma voluntaria con respecto a un hecho, a un objeto, a una noticia, a alguna situación particular del entorno o desde el punto de vista personal como individuo.

 

 

Por otro lado,   también se considera lo mismo que el término “aprobación”, cuando las personas quieren demostrar conformidad con respecto a determinado asunto. Esto, no significa resignarse, pero ayuda a comprender lo que sucede, hacerse consiente de la realidad, con el fin de transformarla, dejando la queja a un lado, cerrando las puertas a esa situación, para abrirlas hacia  la transformación.

 

 

Aceptar un escenario determinado,  no significa que nos guste, pero  permite tomar medidas y actuar al respecto. Es una habilidad, orientada a tolerar esa realidad, con el fin de cambiar la actitud y de enfocar la atención en seguir adelante superándonos, buscando otras vías. Consiste, en analizar lo que hay para avanzar en la vida, luchando por las metas propuestas.

 

 

Es oportuno entender, que el momento actual  es una oportunidad única en la vida  para tomar acción y aprovechar las diferentes posibilidades que se presentan en el camino.  En nuestras manos está, reorientar el rumbo que decidimos asumir, dando el gran paso hacia la transformación que deseamos.

 

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios