Síguenos...
Facetas
Secretos que te harán lucir un maquillaje y peinado inolvidable
02:00 PM / 04/11/2018 Gabriela Trujillo Prado
Agencias

Una boda resulta un día muy especial para la pareja y todo tiene que estar perfectos. Sin embargo, es la novia la gran protagonista de una boda, y en ese día debe procurar lucir su mejor presencia. El peinado y el tratamiento de belleza o maquillaje son aspectos cuya elección es fundamental para que la reina de la ceremonia se presente en todo su esplendor.

 

Dado que no todas las peluquerías cuentan con especialistas en recogidos, resulta conveniente que cuando una mujer decide casarse y quiere ir ese día con un look especial, el recogido o moño constituye el complemento ideal.

 

Pero esta decisión le planteó -a un mes antes de casarse, hace dos años- a Karla Fernández, una arquitecta de 29 años, un importante problema y una serie de preguntas: “¿En mi peluquería habitual eran capaces de hacer un recogido de la manera que yo quería? ¿Estaban preparados para acudir a mi domicilio el día de mi boda? ¿Tenían una maquilladora entrenada para realizar un maquillaje perfecto y duradero? ¿Contaban con tocados y coronas para poder ver el resultado final? ¿Disponían de medios alternativos para lograr el resultado que yo deseaba?”.

 

Para solventar esas interrogantes buscó una peluquería con profesionales de la belleza especializados en novias para arreglarla durante esa noche. “Una vez que la chica haya visto y analizado en una o dos visitas la manera de trabajar, el ambiente y el trato que le dan, si ha quedado satisfecha, debe consultar acerca de la posibilidad de peinarse el día de su boda, precios, nombre del estilista que la atenderá, productos que emplean, fechas óptimas para la primera prueba y si cuentan con planes”, explica el profesional de la belleza Isidro Linares.

 

 

El maquillaje y el arreglo del moño deben elegirse y probarse con la antelación suficiente. Según el estilista Manuel Calichio, el peinado más habitual para la ceremonia nupcial es el recogido, con todas las variaciones posibles que tiene. “Sin embargo, hay que tener en cuenta que no a todas las mujeres les queda bien. Por eso, es recomendable que sea el propio estilista quién indique el tipo de peinado que más le favorezca”.

 

 

Hoy día se realizan sutiles moños adornados con diminutos accesorios, dibujando delicadas pinceladas blancas en el cabello e intensificando la imagen de misterio que tan atractivas hace a las novias.

 

Para decorar el cabello, algunas mujeres se decantan por flores naturales de pequeño tamaño, que deben ir a juego con el ramo. “Aunque, lo más novedoso en es la incorporación de pequeños detalles blancos, muy recomendable en vestidos sencillos y de corte clásico”.

 

 

Pero si la novia lo que quiere es cambiar de imagen y sorprender en el día de la boda, “deben hacerse las pruebas oportunas con los distintos modelos y elegir el que más le favorezca. Dos meses antes del matrimonio representa un buen momento para hacerse un moldeador o dejárselo liso”, asegura Yuly Niño, integrante del equipo de belleza de la peluquería Salvador.

 

 

 

El velo y el tocado

 

Una vez que hayas elegido el peinado conveniente llegó la hora de adaptar el velo y el tocado. “Un punto importante es que si este es corto puedes llevarlo en la parte baja de la nuca, pero si por el contrario es largo debe sujetarse en medio de la cabeza para que aguante hasta que la chica decida quitárselo”, explica Calichio.

 

 

Hay que tener en cuenta que existen multitud de tocados: plumas, flores, broches de colores, una tiara o una diadema menos extravagante. “El secreto está en que guarde el equilibrio con el peinado, el vestido y el ramo, para que vaya acorde con la personalidad”, señaló.

 

 

 

 

El maquillaje

 

Para muchos acicalar el rostro es el otro gran reto al que se enfrenta una novia en su objetivo de estar lo más deslumbrante posible el día de la ceremonia. “No resulta una elección que deba dejarse para última hora. Se recomienda hacer una prueba de maquillaje unos días antes para que el especialista vaya conociendo el rostro de la novia y sepa cómo sacarle el mejor partido a sus rasgos”, explicó Calichio.

 

 

 

 

Para presentar el mejor maquillaje hay que tener en cuenta varios elementos, entre ellos la iluminación. “No es lo mismo casarse una mañana de primavera que una tarde de otoño. La luz no es igual y por tanto modificará las tonalidades de color elegidas. Un buen maquillaje debe estar acorde con las exigencias fotográficas ya que las imágenes captadas durante todo el acto, constituirán el recuerdo gráfico de ese día y que además son irrepetibles; hay que evitar sombras demasiado marcadas, barras de labios brillantes, bases grasas y sombras nacaradas, ya que todos estos elementos en su encuentro con el flash producen brillos no deseados que estropean el resultado de la fotografía, al incidir negativamente en el resultado final”, advierte Isidro Linares.

 

 

Por ello los expertos aseguran que el maquillaje correcto debe ser ligero aunque muy trabajado, presentando un aspecto natural, fresco y sobre todo muy joven. “Hay que conseguir que el mismo permanezca estable durante muchas horas para lo que se deberá tener en cuenta la fijación, las lágrimas y roces que van a producirse inevitablemente. Para esto lo recomendable consiste en que la novia lleve una barra de labios similar a la que el maquillador le ha puesto así como una borla con polvos sueltos”, dice Calichio.

 

 

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios