Facetas
Proyectar en tiempo de caos
10:45 AM / 15/08/2017-Julio Bevione (Periodista y conferencista)
Agencias

Comenzaremos a compartir en este espacio las respuestas a las preguntas recibidas para las Sesiones Live, como otra manera de aclararnos a partir de hechos reales de personas en nuestros paises.

 

Pregunta:

Creo que estoy pasando un período de caos, muchas crisis personales y se suma mi país. Vivo en Venezuela. La convivencia con mi madre es un infierno. Violencia, ambiente tóxico, malos tratos. Un ambiente de trabajo que tampoco es bueno. Quiero, anhelo, sueño con un cambio de vida. Irme del país como mi hijo, nueva vida, pero me da miedo. Ya sé que hay que afrontarlo, pero no sé cómo y no tengo fuerzas.

Respuesta:

Nada externo que se modifique va a cambiar lo que necesitamos cambiar internamente por nosotros mismos. Es decir, mudarte, que parece ser una solución, pueda que sea una promesa que terminará en desilusión si no haces los cambios internos antes de moverte. De alguna manera, el entorno va contigo donde quiera que tú vayas, no las personas, pero la forma es que vives tu relación con ellos.

 

Observa de qué manera más compasiva puedes conectarte con tu entorno. Y… ¡ojo! ‘manera compasiva’ no significa tolerarlo todo, significa saber poner orden a donde estás. Ahora que estás en tu país y estas cerca del caos, haz lo que tengas que hacer para irte libre de ese pendiente que a la distancia puede pesarte más, aunque ya no veas a las personas. Comienza con la gente que sientas muy tóxica y que tú sientes que no puedes manejar pon distancia. Continúa con las situaciones en que sientas que puedes tomar una decisión y generar algún cambio. Haz todo lo que tengas que hacer.

 

Ponte un nuevo plazo: “Me iré del país cuando ordene mi situación con mi entorno inmediato”. Ponte esa meta. Para que, al irte, te vayas libre y no con los mismos fantasmas a crear situaciones parecidas en otro lugar.

 

Lo segundo que dices es: “Mi sueño es también que mi hijo que tiene 14 años y que quiere ser futbolista profesional esté en Argentina o en España”. Entonces, este va a ser tu pasaporte para lo nuevo.

 

Primer paso, ordena lo que tienes que ordenar. Toma decisiones en este momento. Ordena tu espacio. Porque si no, nada nuevo va a suceder; quizás ni siquiera te puedas ir porque esto te drena y te va a quitar la energía que necesitas para el gran cambio que implica mudarse a otra sociedad, a otro país.

 

Pero lo más importante: Si tu hijo quiere ser un futbolista profesional, vete por tu hijo. Suma esa estrategia para encontrar la pasión que necesitas para dar este paso. No pienses en ti, piensa en él, porque allí siento que hay menos miedos. Si el mejor entorno para que él pueda crecer como una figura de fútbol es Argentina o España, empieza a planearlo y a acompañar a tu hijo en este nuevo desafío.

 

Siento que estás muy cargada y esto no te permite ver con claridad el cambio que quieres dar. Entonces, paralizada por los dos lados: “Porque tengo un presente terrible e imagino un futuro igual, entonces no me muevo”.

 

El presente ordénalo. No lo cambies, ordénalo. Y el futuro, empieza ya. Ya que tú no puedes visualizarlo con claridad, súmate al proyecto de tu hijo y acompáñalo. El amor de madre que tienes por tu hijo -y las ganas que tiene tu hijo de salir adelante- estoy seguro que ese proyecto te va a dar todo lo que necesitas. Primero el entusiasmo y después lo material (tiempo dinero papeleo, etc.)

 

Dices: “A veces creo que se trata de un capricho, pero lo que sí sé es que no me siento feliz con la vida que llevo”. Si fuera un capricho y si ese capricho te va llevar a estar más feliz, pues que sea un bendito capricho. No importa lo que sea. Pero que te mueva hacia nuevas decisiones.

 

“Sé que no hay garantías en la vida, pero me siento asfixiada en Venezuela y busco una salida, la escasez, el dinero no alcanza…” Entiendo claramente cómo te sientes. Lo he vivido de a pedacitos cuando he estado en tu país. Y entiendo perfectamente que, a veces, las ganas de irse del país no tienen que ver con el país sino con vivir una vida mejor. Es por eso que la discusión no pasa por abandonar o dejar el país, sino por la supervivencia.

 

Pero retomar tu poder personal, hará que el impacto de lo que sucede en tu entorno y las dificultades que puedan presentarse en la transición de tu mudanza, sean solo circunstancias que no te distraerán, porque tus miedos habrán perdido fuerzas. Pon orden con tu entorno, súmate al sueño de tu hijo, apoyándolo. Este será el puente a tu mejor vida.

 

 

@JulioBevione

@Bevione

Publicidad
Publicidad
2Comentarios

1

Pedro Reyes 22/05/2017 10:24 AM

Igual que el comentario anterior. No te van a hacer caso.


2

Pedro Reyes 30/04/2017 10:50 AM

Deben aprender a tener una visión segura de lo que es su propia realidad. En ese proceso el optimismo irritante juega de más. Si desea comerse al mundo, pues levante el trasero, váyase y regrese solo cuando lo haya logrado.


Más notas de Facetas
Ver mas