Síguenos...
Facetas
¡Cuidado! No le pidas a tu pareja que rebaje
08:50 AM / 02/11/2018 Agencias
Agencias

¿Te has sentido tentada (o) a hablar con tu pareja sobre sus malo hábitos alimenticios? Bueno, pues ten cuidado porque, además de ofenderla (o), podrías incluso empeorar el problema.

 

Cuando una persona es estimulada por su pareja a hacer dieta, ésta es más propensa a emplear estrategias de control de peso poco saludables tales como saltar comidas, utilizar píldoras para rebajar, o darse atracones para luego vomitar, según un estudio de la American Journal of Health Promotion reseñado por la revista Women’s Health.

 

De acuerdo con el estudio, investigadores les preguntaron a 1, 294 adultos con pareja si su compañera (o) llevaba alguna dieta o si los estimulaba a ella (o)s a hacer dieta. Los resultados revelaron que el 47% de los participantes eran presionados por sus parejas para que hicieran dieta. Y, mientras más presión recibían, más inclinados estaban a adoptar conductas alimentarias no saludables o peligrosas.

 

Aunque las mujeres eran las más propensas a ceder a estas presiones e incurrir en prácticas dietéticas riesgosas, los hombres también recibieron el impacto. De hecho, en el estudio más hombres informaron haber sido presionados por sus parejas para que comieran menos.

 

 

Entonces, ¿qué hacer si realmente estás preocupada (o) por la salud de tu pareja?

“Si alguien está genuinamente preocupado por el peso de su pareja, la recomendación es discutirlo enfatizando en la salud más que en la apariencia y enfocarse en adoptar un estilo de vida saludable a largo plazo en lugar de una dieta temporera”, explicó la autora del estudio, Marla Eisenberg, profesora asociada de la Universidad de Minnesota.

En lugar de llamarle la atención a tu pareja por los jeans le aprietan, sugiérele cambiar el happy hour por una hora de entrenamiento en el gym o algo por el estilo.

¿ Te gustó la nota ?
1 Comentarios

1

domador antiopositores 02/11/2018 09:44 AM

Depende, no todas. Las suecas como ejemplo: Le aconsejas rebajar, y ella engorda, la mandas comer y rebaja. Te invitan a comer, y olvidan la cartera.