Síguenos...
Facetas
Cómo hacer frente a una ruptura amorosa
09:00 AM / 08/09/2018 Pablo Hernández
Agencias

Terminar una relación de pareja es una de las situaciones más traumáticas a las que una persona puede hacer frente durante su vida. Las primeras semanas tras la ruptura son las más complicadas, pero seguir unas pautas hará que se sobrelleve mejor.

No temas a la tristeza

Sentir una inmensa tristeza es completamente normal, e incluso sano. No debemos tener miedo a estos sentimientos, si no vivir estas emociones con la mayor normalidad y aprovechar para reflexionar.

Como dice este post, cada persona es un mundo y no todos afrontamos de la misma manera una separación. No obstante, la tristeza es inevitable y es necesario aprender a convivir con ella y soportarla.

Hay que tener valentía para asumir la realidad de lo que ha sucedido y aceptar que podremos superarlo. En el caso de sentir que hay algo que no hemos hecho bien, también es importante entendernos a nosotros mismos y, por supuesto, saber perdonarnos.

Aunque al inicio pueda parecer difícil, este tipo de crisis vital supone una oportunidad de oro para replantearnos todos los aspectos de nuestra vida: metas personales, objetivos o cuál es nuestra propia identidad fuera de la relación.

Romper el apego

Uno de los sentimientos más difíciles de asumir durante las primeras semanas es la ausencia de la otra persona. Esto es debido al apego, algo con lo que es necesario romper instaurando nuevas rutinas para evitar asociar los momentos del día a día a la otra persona.

Para afrontar estos primeros momentos es conveniente mantener la cabeza ocupada. Volcarse en algún proyecto profesional o personal que nos haga sentir que estamos creciendo en ese ámbito ayudará a llenar el vacío que sentimos por otro lado.

Esto es muy importante, ya que si seguimos manteniendo las mismas rutinas será mucho más difícil no echar de menos a la otra persona. Otro de los pensamientos que hay que evitar es la idealización, y para ello debemos ser objetivos y asumir que si la ruptura se ha producido es porque había elementos que no funcionaban en la relación.

Abrir círculos

En el momento en el que nos afrontamos una ruptura amorosa no suele apetece estar con gente, y mucho menos conocer a personas nuevas. No obstante, el esfuerzo merece la pena, pues conocer nuevas personas nos ayudará a abrir nuestra mente a nuevas experiencias y a ganar perspectiva.

Eso es muy importante en un momento en el que sentimos que el mundo se nos hunde, ya que podremos ver que este no se limita al estilo de vida que hasta ahora manteníamos, sino que existen otras muchas alternativas y oportunidades más allá.

Puedes llamar a ese amigo al que hace mucho que no ves, proponer a alguna persona de tu entorno hacer juntos algún plan, apuntarte a alguna actividad que te ayude a conocer gente nueva, como por ejemplo, un intercambio de idiomas.

En este tipo de ambientes podrás conocer a gente muy diferente y, además, centrar tu cabeza en hablar un nuevo idioma hará que te concentres en esto al máximo y, por lo tanto, tu mente olvide por unas horas el dolor de la ruptura.

Inicia nuevos proyectos

Una de las cosas que ganas cuando terminas con una pareja es tiempo. Seguro que hay muchos proyectos e ideas que tienes en mente y que nunca has llevado a cabo por falta de tiempo. Pues bien, ahora es el momento, ya que en una ruptura ganarás mucho tiempo libre.

Ponerse una meta puede ser una buena manera de empezar y de concentrarse en un nuevo objetivo: comenzar a hacer deporte, entrenar para alguna competición, iniciar algún proyecto profesional, apuntarte a clases de pintura, aprender a tocar algún instrumento…

Cualquier acción que te haga sentir que estás evolucionando te ayudará a dejar de tener la perspectiva de fracaso y orientarte hacia un nuevo comienzo. También te vendrá bien leer algunas frases que pueden ayudarte, sobre todo en momentos de soledad en los que no haya nadie cerca para escucharte.

Respecto a esto, si bien es importante rodearse de personas que nos apoyen en estos momentos, también lo es perder el miedo a enfrentarnos a la soledad y a nuestros propios miedos, pues habrá ocasiones en los que no haya una persona cerca físicamente para ayudarte.

La escritura suele ser una buena herramienta terapéutica. Escribir lo que piensas y sientes hará que consigas sacar de tu cabeza los pensamientos que te acechan y, en muchos casos, ponerles orden. Es, por lo tanto, una vía muy saludable para conseguir encontrar esa fuerza interior.

En conclusión, las rupturas sentimentales son una situación complicada por la que, probablemente, nos veamos obligados a pasar en algún momento de nuestra vida. No obstante, teniendo en cuenta estos consejos es posible superarla y sobrellevar mejor la separación.

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios