Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciencia y Tecnología
09:30 AM / 12/03/2016
Tres jóvenes representarán a Venezuela en mundial de programación en Tailandia
D. Bracho
0
Panorama
Cortesía

Para Mathías San Miguel (19) lo más interesante es crear y entender cómo funcionan las cosas en el área de computación. La curiosidad infinita de Rubmary Rojas (20) la llevó a adentrarse cada vez más el mundo de la programación. Crear juegos y explorar la rama de la inteligencia artificial es lo de Augusto Hidalgo (21).

La pasión de estos tres jóvenes estudiantes del sexto trimestre de ingeniería en computación de la Universidad Simón Bolívar, en Caracas, hizo que destacaran entre 2 mil 500 universidades en todo el mundo hasta lograr su clasificación, junto a otros 218 equipos, a la final de la Competición Internacional Universitaria ACM de Programación, patrocinada por la reconocida empresa de tecnología, IBM. Tendrá lugar en Tailandia, del 15 al 20 de mayo.

En el mundial de programación participan equipos conformados por un máximo de tres estudiantes universitarios. Rubmary, Mathías y Augusto forman el equipo RAM y, en la primera etapa se llevan a cabo varias competencias de clasificación locales, en las que el grupo se ubicó en noviembre en primer lugar en Venezuela y en segundo lugar en Suramérica. “Fue un momento muy emocionante y realmente inesperado, siempre nuestra meta fue clasificar al mundial el próximo año ya que competíamos con equipos que tenían mucho tiempo entrenando, pero nuestra dedicación se hizo notoria ese día con ese resultado tan agradable”, confesó Augusto, estudiante del sexto semestre, como sus otros dos compañeros.

 

Comenzar a entrenar es lo más difícil, reconoció, pero lo importante es tener las ganas, y una buena asesoría como la que brinda actualmente el profesor Ricardo Monascal, “tratamos de dedicarle como mínimo 5 horas durante el fin de semana, haciendo alguna competencia regional pasada en equipo, y luego durante la semana, en las noches pensar las soluciones a los problemas que no hayamos logrado”.

Sobre la experiencia de participar en los maratones,  Mathías afirmó que son muy interesantes “y de los que puedes aprender una infinidad de cosas útiles y geniales; hablo de temas de teoría de números, geometría, grafos, estructuras complejas y en fin, abstracción y problem-solving. Esta cantidad de cosas que aprender, si quieres aprenderlas todas, si crees poder seguir el ritmo y si lo intentas, consume muchísimo tiempo”.

Compaginar sus entrenamientos para la competencia, su vida universitaria y personal no es tan fácil, Rubmary reconoció “requiere de mucho esfuerzo, organización y sacrificio. Por ejemplo, al seguir por internet un campamento que se realizó en Brasil, Augusto y yo perdimos varias clases, que luego teníamos que recuperar estudiando por nuestra cuenta, no teníamos mucho tiempo para descansar, pero son sacrificios que valen la pena”.

Pasan la mayor parte de los días entrenando para las competencias, pero no todo es computación para estos jóvenes. “Me gusta mucho la música, y en mi tiempo libre toco violín o piano”, señaló Rubmary, mientras que Mathías es cinéfilo y fanático de las series de anime. También  escribe en su blog personal. Augusto se relaja en sus ratos libres leyendo, escuchando música o reuniéndose con sus amigos.

Destacar el talento venezolano en la programación es uno de los propósitos del Grupo RAM, sostuvo Augusto, “esperamos hacer lo mejor que podamos, dejando el nombre de la USB y de Venezuela lo más alto posible. Tratar de quedar lo más arriba a nivel mundial y romper el récord de problemas hechos por un equipo venezolano. También me gustaría que esto ayudase a crear mayor entusiasmo e interés en otros estudiantes y que se dedicasen más a estudiar para estas competencias ya que éstas requieren desarrollar ideas y dominar conocimientos en el área de algoritmos, estructuras de datos y matemática que son muy importantes para el estudio de las ciencias de la computación”.

Los universitarios necesitan apoyo para costear su viaje a Tailandia para la competición, por lo que encabezan una campaña de recolección de fondos, junto a este mensaje:

“Tailandia es un país que está muy lejos de Venezuela y no existen vuelos directos de Caracas a Phuket. Cualquier plan ronda los 3000$ por persona, y suelen tener 3 o 4 escalas. Actualmente en Venezuela se nos presentan serias dificultades para adquirir dólares y comprar nuestros boletos aéreos hacia la ACM-ICPC World Finals en Tailandia. Es por esta razón que requerimos su generosa ayuda.

 Necesitamos llegar a Phuket. Tenemos que estar presentes el día 15 de mayo para el registro de los equipos y hasta el día 20 de mayo para la competencia.

Nuestra delegación la conforman el equipo RAM (Rubmary, Augusto, Mathias), nuestro coach Ricardo y el representante de Venezuela de ACM-ICPC a nivel internacional Trino Gómez. Cualquier tipo de donación ayudaría a hacer posible el viaje y cumplir nuestra meta de representar a Venezuela y a nuestra universidad en esta gran competencia!”

https://www.generosity.com/education-fundraising/help-team-ram-compete-in-the-acm-icpc-world-finals

¿Te gustó la nota?
0
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
OTRAS NOTAS DE INTERÉS