Publicidad

Actualizado hace 14 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
09:00 AM / 14/08/2017
“El mundo digital es indetenible”: emprendedora Lily Ciric
Rafael Gómez Torres
0
Max Guybert

La emprendedora y ‘gurú’ de las plataformas digitales, Lily Ciric Hoffmann, conversó con PANORAMA sobre la conversión de los medios tradicionales y el mundo intangible de los bits. “La tecnología cambia tan rápido que no da tiempo para que se establezcan reglas”, enfatizó.

Rafael Gómez Torres
rafaelgomeztorres@gmail.com 

Lily Ciric Hoffmann podría ser un holograma, pero esa tecnología aún no ha llegado. Ella respira, transciende y convive en el mundo digital para la difusión de contenido a través de una pantalla. 

Su mayor pasión: enseñar a quienes, como ella, buscan transmitir un mensaje innovador basado en las bondades multimedia. 

Esta periodista, desarrolladora web y productora de origen serbio llegó en el 2001 a los Estados Unidos para formarse en la Arizona State University y ayudar a otros a entender cómo la tecnología, lejos de ser complicada, puede ser una herramienta para cambiar vidas.

La emprendedora integró el equipo del periódico East Valley Tribune en Tempe, Arizona, que se alzó con el premio Pulitzer en 2009 en la categoría Periodismo Local. 

Amante de los viajes y la cocina, Ciric Hoffmann, no repara en atender a quien se le acerque para consultarle sobre nuevos proyectos y apuestas editoriales.  

“No se trata de montar una estación de televisión o crear una página web, se trata de cómo te comunicas con las personas”, afirmó a esta casa editorial desde su residencia en el estado de Maryland.

¿Cuál es su valoración del mundo digital, no solo el de las noticias? ¿Cree que es un proceso de renovación constante?

—El mundo digital y sus plataformas se encuentran en un estado de fluidez, lo que significa que se mantienen en movimiento, cambiando y evolucionando. La tecnología cambia tan rápido que no da tiempo para que se establezcan reglas, no hay nada establecido que les permita a los competidores seguir un camino y obtener resultados. Todos están probando cosas diferentes porque es muy difícil definir estándares, eso debido a que los usuarios están consumiendo información de diferentes formas.  Creo que la etapa en la que se daban cambios ‘lentos’ la hemos dejado atrás, estos cambios serán cada vez más fluidos. Lo digital es indetenible.

¿Los medios de comunicación están preparados para esto o no?

—No, los medios no han estado preparados para esto porque simplemente, desde hace mucho tiempo, han funcionado bajo estándares ya establecidos y los cambios siempre son fuertes. En estos casos los cambios tienen que darse desde la raíz, hay que cambiarlo todo, no se trata de enmascarar los cambios o maquillarlos y pretender decir ‘ahora soy digital’. Las personas consumen información completamente diferente a como lo hacían hace 20 años. Es muy importante que los medios de comunicación lo reconozcan porque esto es algo que no dará marcha atrás. Hay que aceptar los cambios y adaptarse. Siempre escucho a personas nostálgicas  decir: ‘ojalá pudiéramos regresar a esos días’ pero no hay que mirar hacia atrás, hay que mirar hacia adelante para aprovechar todas las oportunidades y llegar a las audiencias. 

Hace 20 años se multiplicó el uso de la world wide web (www) y los medios impresos aún se ven afectados ¿Estamos ahora en el inicio de una caída de los medios televisivos?

—Es cierto. Los medios tradicionales mantienen una lucha por seguir adelante mientras que otras compañías sacan provecho de las nuevas tecnologías. Hay que tener claro que esto llegó para quedarse y cada vez será más usado. Estamos viviendo una época de realidad virtual, inteligencia artificial y del aprendizaje de máquinas, lo que significa que muchas cosas serán automatizadas. Sin embargo, hay cosas que no pueden ser automatizadas como las fundamentalmente humanas. Es nuestro trabajo mantener ese carácter humano y contar historias que otras personas quieran escuchar. Nosotros podemos automatizar cosas, pero elementos como la ética o qué historias elegir para ser contadas necesitan ser manejados por humanos. Los canales de televisión todavía piensan que tienen audiencia, pero esa audiencia va envejeciendo. Hay una generación, que no es necesariamente los “millennials”, sino nativos digitales que nacieron con la tecnología y consumen información muy diferente a como lo puedo hacer yo o mis padres o abuelos. Esas brechas son realmente grandes. Negar la tecnología no es la vía correcta. Tenemos que adaptarnos mucho más rápido en comparación a cómo lo han hecho los medios tradicionales.

Cada año los usuarios ven menos televisión tradicional y pasan más tiempo en internet…

—Es el final de lo que hasta ahora conocemos o cómo lo consumimos. Ahora con un dispositivo móvil o con nuestro teléfono podemos ver televisión, leer las noticias y escuchar podcasts (archivo multimedia de corta duración). Los medios tradicionales atienden a las audiencias de más edad, pero si realmente quieren atraer audiencias más jóvenes tienen que cambiar el formato, tienen que cambiar la forma de producir contenido. Las personas ya no esperan frente al televisor el inicio de su programa favorito, eligen cuándo verlo, cómo verlo y dónde quieren verlo. Son medios de comunicación ‘on demand’ (televisión a la carta) y eso no va retroceder. 

Se trata de un usuario más empoderado ¿Hasta dónde tiene el control el consumidor de información?

—Ahora va mucho más allá con el internet de las cosas. Ahora mismo se le puede hablar a dispositivos como Alexa (Amazon) y preguntarle cuáles son las noticias de hoy. Todo está cada vez más digitalizado. La tendencia es que los usuarios no malgasten el tiempo, ya no se trata de pasar horas frente al televisor, lo que para muchos es un lujo. También es un asunto de eficiencia ya que cada miembro de la familia puede ver lo que quiera, el tema se ha individualizado.

Estas plataformas han sido usadas también para aspectos negativos como las noticias falsas ¿Cómo controlarlo?

—Uno aprende en el proceso. Los periodistas deben estar al tanto de lo que sucede y mucho mejor si se tiene una fuente en quien confiar. El detectar noticias falsas no es algo que se pueda programar, se necesitan personas para leer esas noticias, mirar lo videos y corroborar de dónde vienen, quien lo compartió en las redes sociales, si es auténtico, de qué año es, de dónde viene. Es una función de las personas y no de máquinas hacer un doble chequeo. También hay historias que deben ser contadas y no aparecen en los grandes medios de comunicación. Hay cosas que nunca van a cambiar como una buena historia y la forma de contarla.

En los grandes medios internacionales las historias locales rara vez son difundidas ¿Qué opciones tienen las comunidades?

—En estos medios no hay espacio para ellos. A pesar de eso, nada detiene a estas personas o a los comunicadores ya que estas historias no solo son importantes para determinadas comunidades, sino también para el mundo. Cada quien debe estar enfocado y ver qué se puede hacer para ayudar a las comunidades y difundir sus historias. La tecnología puede ayudar y se pueden realizar trabajos muy positivos. 

¿Cree que el poder de los medios de comunicación y el de los gobiernos son irreconciliables?

—Conozco esa lucha ya que yo nací en Serbia en donde los medios eran crucificados o puestos de cabeza. He visto también protestas en los Estados Unidos. Creo que es importante que las voces de cada quien sean escuchadas, pero es más importante lo que podamos hacer individualmente para seguir comunicando historias o noticias. Hay que enfocarse en nuestro trabajo porque a veces, cuando empleamos tanta energía en algo diferente, nos damos cuenta que no vamos a ningún lado. Tiene mayor efectividad el poder contar historias que ser activista. Es una línea muy delgada, pero ¿o somos narradores de historias o somos activistas? No podemos ser ambos.

Google y Facebook destronaron a los generadores de contenidos ¿Qué mirada le da a esta ‘guerra’?

—No puedo culparlos. Si eso es lo que la gente está usando, hay que usar esas plataformas. Es decir, lo importante es mantenerte comunicado con tu audiencia no importa cuál plataforma uses. No es que están sacando provecho, es solo otra herramienta para la comunicación. Si las personas las están usando, debes estar ahí también porque de lo contrario no podrán ver o escuchar lo que haces. No se trata de montar una estación de televisión o crear una página web, se trata de cómo te comunicas con las personas y buscar las formas más efectivas para lograrlo. 

¿Qué esperar para los próximos años de esta mezcla de tecnología de la información, periodismo y redes sociales?

—Se acercan grandes cambios. Creo que la inteligencia artificial y la realidad virtual generarán una disrupción incluso de lo que hacemos ahora. Pienso que muchas cosas serán automatizadas, los robots realizarán ciertas tareas. Necesitamos reevaluar las habilidades y el conocimiento que tenemos ahora y que les enseñamos a los más jóvenes. Hoy en día es Facebook, pero mañana es otra cosa. No podemos decir ‘si aprendes a usar esta plataforma la podrás usar por 10 o 20 años, ya eso no aplica’. Sin embargo, hay cosas que nunca cambiarán como el tratamiento ético de las noticias y las historias por contar, son funciones humanas que necesitan ser controladas por nosotros”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS