Publicidad

Actualizado hace 22 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
10:04 AM / 18/08/2017
A terapia con caballos sin salir de Maracaibo
Mariana Tello
0
Julio Ramírez

Lucas y Bella unos caballos dóciles y nobles todas las tardes se disponen a darle un paseo de 30 minutos  a los niños  y adultos que acuden a las inmediaciones de la avenida La Limpia, en Maracaibo para disfrutar los beneficios médicos que brindan los animales a través de la equinoterapia o hipoterapia.

Conocida desde el tiempo de los griegos, la equinoterapia es una alternativa terapéutica basada en el estímulo de los músculos y las articulaciones del paciente a través del movimiento tridimensional del caballo, así como el contacto con el animal que ayuda a mejorar los niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad de quienes aquejada por una enfermedad o una discapacidad.

 


 

 

Bajo las premisa de las bondades del contacto con los caballos para mejorar la vida de personas con diferentes tipos de condiciones y tras el diagnostico de una sobrina con autismo, los esposos Alioska Alvarado y Juan Caraballo decidieron emprender la tarea de favorecer a la comunidad Marabina con la aplicación de la equinoterapia sin necesidad de salir de la ciudad.

De lunes a sábado de 3:00 a 5:00 de la tarde y por un costo de 8 mil bolívares,  Juan, equinoterapista  y Alioska,  médico reciben en el solar ubicado en el sector Panamaricano, específicamente en la avenida 74-B a niños y adultos que tras una evaluación médica son aptos para recibir la rehabilitación con los dóciles animales.

“Nuestra área la denominamos solar, ahí trabajamos con la frescura de los árboles que nos rodean. Quienes llegan en carro cuentan con un cómodo estacionamiento, área de espera, seguridad y baños; los requerimientos básicos para el tiempo de la terapia”, precisó Caraballo.

 

 

Explica la doctora Alvarado que la terapia es recomendada para toda persona que tenga déficit cognitivo, intelectual o psicomotor. Que presenten secuelas de hipoxia cerebral al nacer, parálisis cerebral, tétanos, convulsiones o epilepsia.

Para lograr la conexión de los animales con las personas, desde hace un año Lucas de 3 años y Bella de 5 años cuentan con una rutina muy particular supervisada por el veterinario Homero Villasmil.

“En primera instancia es importante que las población sepa que los caballos utilizados para las terapias son mansos, sin mañas de morder, patear o tirar la cabeza”, precisó el veterianario.

 

 

Diariamente los animales se despiertan a las 5:30 de la mañana en ese momento se les coloca una paca de eno con la que comen hasta las 7:00 de la mañana.

Posteriormente a las 7:30 de la mañana un montador se encarga de entrenarlos en cuanto a el paso, trote, cabalgata, hacerle lomo con caricias y mimos así como sensibilizarlo con el uso de los ula ula, pelotas, bates y artículos que se utilizan en la terapia para evitar que sientan algún miedo.

A las 11:00 de la mañana se refrescan con un baño de agua y se le da media paca de eno. Posteriormente se les da su alimento concentrado y pasan al baño con champú y jabón especial y quedan listos a las 2:00 de la tarde para recibir a los pacientes.

 

 

Con respecto al cuidado médico Villasmil destaca que “todos los meses se les realiza hematología completa, semestralmente se le colocan las vacunas reglamentarias y se mantiene un seguimiento de su tracto gastrointestinal, de igual manera se mantiene una observación continua que no posean raspones o heridas, de tenerlas se le aplica un champú especial dermatológico con la finalidad de evitar garrapatas”.

En cuanto a la terapia la doctora Alioska explicó que existen dos tipos de equinoterapia: la primera es la pasiva, donde el  instructor se monta en el caballo con el paciente y un auxiliar lleva las riendas del animal. También existe la equinoterapia activa donde el niño empieza a tomar las riendas del caballo y con un terapeuta al lado realiza el recorrido”.

 

 

De los caballos se recibe transmisión de calor, manejan una temperatura superior al hombre, entre 40 y 41 grados centígrados para lograr este beneficio las terapias se trabajan con cobija o alfombra para aprovechar el calor que irradia el caballo.

Transmisión de movimiento musculo esquelético que le envía al cerebro la señal de movimiento.

 “El caballo con sus patas traseras transmiten el mismo movimiento de caminar del ser humano;  en los niños con algún problema cuando están sentados su cerebro recibe que ya están caminando eso hace más fácil poner andar las piernas,  con los que ya caminan con dificultar que han hecho terapias, el andar a caballo un paso es beneficioso. Por otra parte los neurólogos están recomendando la equinoterapia para ir reduciendo los episodios convulsivos”, explicó la doctora.

 

 

“Me encanta venir, montarme en el caballo porque me siento libre, me da alegría y mejoro en el equilibrio y control de mi cuerpo”  dijo la niña Dana Canelón de 8 años.

Por su parte, Lorena Toro, madre de Andrés, un niño de 9 años diagnosticado con autismo leve destaca que la equinoterapia llegó a su vida como una bendición y un apoyo para el desarrollo del niño.

“Desde hace 4 meses Andrés participa de las terapias y el desarrollo del niño en su comunicación verbal, en su contacto físico con otros ha sido impresionante, además su caminar es más firme y seguro. Me abraza, conversa conmigo, es más comunicativo y disfruta cada terapia. Estoy muy feliz y agradecida por esta alternativa que ayuda a mi hijo y en sí a toda mi familia”, aseguró Lorena Toro.

 

 

Durante 30 minutos los niños realizan actividades de ensamble, reconocimiento del animal, motricidad y actividad física para trabajar los músculos, el equilibrio y la fuerza además del paseo en caminata sobre el animal.

“El lazo afectivo que se crea entre los caballos y el ser humano es maravilloso, tienes que vivirlo para entenderlo. Estar en el caballo energiza, optimiza y te relaja”, explicó la experta.

“Desde aquí nuestro propósito es ayudar o prestarles el mejor apoyo a personas con condiciones para reinsertarlos a la sociedad y darles mejor calidad de vida”, destacó Juan Caraballo.

La terapia está contraindicada a personas que padecen de espina bífida, malformaciones en columna vertebral, posean prótesis fijas en rodillas, caderas, osteoporosis, retardo mental severo.

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS