Publicidad

Actualizado hace 58 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Espectáculos
11:27 AM / 17/02/2017
Película chilena Una Mujer Fantástica es definida como “un acto de amor cinematográfico”
AFP
0
Captura de Pantalla

BERLÍN, 17 Feb 2017 (AFP) - "Un acto de amor cinematográfico". Así define el director chileno Sebastián Lelio una "Mujer fantástica", un retrato íntimo de una transexual y una de las películas favoritas al Oso de Oro de la Berlinale que se anunciará el sábado.

  Lelio habla pausadamente, con semblante reflexivo. Todavía está "digiriendo" la crítica entusiasta del festival. "No hay nadie más ciego que el director antes de sacar una película", dijo en entrevista con un pequeño grupo de periodistas.

  La actriz transexual Daniela Vega da vida a Marina, un personaje tan heroico como conmovedor que Lelio explora desde todos los ángulos, componiendo un retrato profundamente humano.

  Marina se enfrenta a la muerte repentina de su compañero Orlando (Francisco Reyes), un duelo que ni la familia de este ni las instituciones le dejarán vivir en paz. Blanco de reproches, prejuicios y violencia, la joven resistirá dignamente contra viento y marea.

Complicar lo sencillo

"La intención es tomar a alguien rechazado, indeseado por la sociedad y filmarlo de la forma más elegante y entrañable posible. Es un acto de amor cinematográfico", dijo Lelio.

  En el fondo, es una reflexión sobre "por qué complicamos lo que es tan sencillo" y se inscribe en "este proceso actual de saber si queremos levantar muros, poner etiquetas, o abrazar la complejidad y punto".

  Aunque es un drama, Lelio coloca con delicadeza pinceladas de humor allí donde el espectador podría echarse a llorar. "Lo liviano pesa más que lo solemne, pero es más difícil de lograr", dijo el director, de 42 años.

  La película está nominada al máximo galardón de la Berlinale, cuatro años después de haberse llevado un Oso de Plata a la mejor actriz (Paulina García) por "Gloria".

  Está producida por otro director chileno de trayectoria ascendente, Pablo Larraín, - cuya última película "Jackie" está nominada en los Óscar -, y por su hermano Juan de Dios Larraín.

  Lelio tenía su punto de partida: ¿qué pasa cuando la persona que quieres se muere en tus brazos - "el peor sitio" -, y tienes que ser tú el que informe a los demás cuando eres la oveja negra?

  Más tarde decidió que esta persona sería transexual. "Quería conocer a gente, porque no tenía ningún amigo así. En Santiago conocí a Daniela. Al principio quería que fuera mi consejera y acabé pidiéndole que interpretara a Marina".

La caída de tabúes

Vega es una cantante y actriz, que ha actuado principalmente en obras de teatro, y su interpretación en el filme fue ovacionada por la crítica del festival.

  Lelio nunca se planteó contratar a una actriz no transexual. "Hubiera sido una aberración estética, como cuando los blancos se pintaban la cara porque los negros no podían salir en las películas".

  Mientras trabajaba en su filme, el foco de la actualidad se posó sobre la transexualidad, con un debate que está tumbando prejuicios.

  Empezó a mediados de 2015 cuando la revista estadounidense Variety publicó en su portada una imagen de Caitlyn Jenner, anteriormente Bruce, un excampeón olímpico.

  "De repente, la transexualidad pasó a formar parte de la cultura popular, como parte de un proceso global", dijo Lelio.

  También National Geographic publicó en diciembre una foto de una niña transexual en su portada y la revista Vogue París dedicó esta semana la suya a la modelo brasileña Valentina Sampaio, que nació varón.

  "Es una buena señal de que esta realidad está aquí para quedarse", dijo Lelio.

  Muchos críticos emplearon el adjetivo del título para alabar su largometraje.

  Uno de los testimonios "más resonantes y empáticos" en torno a una figura transexual desde "Boys Don't Cry" (Kimberly Peirce, 1999), dijo la revista Variety.

  "Una mujer fantástica" es "una extraordinaria exploración de la soledad femenina, de la sexualidad", escribió "Hollywood Reporter".

  ¿El cine chileno está de moda? "Pablo (Larraín) y yo hemos venido trabajando muy duro. El éxito no es repentino", dijo el director con una sonrisa reivindicativa.

  "Ambos presentamos nuestra primera película en el 2006 con un par de meses de diferencia. Ha sido un largo camino".

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS