Publicidad

Actualizado hace 4 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
06:45 AM / 08/10/2016
Con cantos y oraciones dieron el último adiós a las siamesas zulianas
Keila Vílchez Boscán / Maracaibo
0
Panorama
Mónica Guevara

“Ellas fueron una hermosa historia de amor para todos nosotros. Gracias por todo hijas lindas”. Estas fueron las palabras de despedida de Ana María Ugarte, mamá de las siamesas, a quienes —este sábado— le dieron el último adiós.

Con cantos y oraciones despidieron a las princesas bendecidas: María Gracia y María de los Ángeles. En el cementerio El Edén, familiares y amigos le dieron el último adiós a estas pequeñas, que se robaron el corazón de todos los zulianos.

El Salmo 23: “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. Este fue leído por el pastor, Germán Nuñez, frente a todos los presentes, entre los que estaban tíos, primos, abuelos.

Las niñas fallecieron el pasado miércoles, a las 9:45 pm, en el Hospital de Especialidades Pediátricas debido a complicaciones respiratorias ocasionadas por compartir el mismo corazón.  

Llena de la fortaleza que le pidió a Dios, Ana María les dijo a todos los presentes con voz serena y conmovida: “terminó una hermosa historia en la tierra, pero comienza la de la vida eterna en el cielo”. 

Tal como cantó su familia, mientras la urna descendía, “no es un adiós, sino un hasta luego”, así precisó su madre, quien en medio de abrazos comentó que el cortejo fúnebre pasó frente a su casa, en Sabaneta, donde la familia Parra-Ugarte vivió los mejores cinco años de su vida, como ella misma lo describió a través del Instagram. “Ellas ya eran un milagro de Dios en la tierra, y el milagro de Dios nos demostró que todos pudimos contagiarnos de su amor y dulzura (...) Ante todo pronóstico médico, que le daban poco tiempo de vida, el Señor decidió su tiempo”, dijo Ana María, el pasado jueves, a un lado de la urna blanca donde estaban los cuerpecitos de las niñas, con sus muñecas favoritas Ana y Elsa, de la película Frozen.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS