Publicidad

Actualizado hace 0 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
04:56 PM / 01/10/2018
Aquí te mostramos lo que debes hacer si te muerde un animal tóxico
Redacción web
0
Agencias

En ocasiones, las picaduras por insectos pueden ser atendidas en los hogares, pero existen casos “críticos” como las punciones por escorpiones, abejas y serpientes que necesitan asistencia médica, debido a las complicaciones de salud que pueda desarrollar el paciente por el veneno.

Aunque es obligatorio ir a un centro de salud, se pueden realizar remedios o medidas preventivas que ayuden a calmar, proteger y disminuir los efectos del tóxico en el organismo del sujeto. Según Mejor Con Salud propone:

Picaduras de abejas, avispas y hormigas:

Este tipo de picadura provoca – por lo general – enrojecimiento, formación de ampollas, picos y molestias, pero las personas alérgicas pueden desarrollar malestar general, inflamación y dificultad para respirar.

Tras la picada, lo primero es tranquilizar a la persona y aplicar compresas o pañitos de agua fría sobre la zona afectada para disminuir la molestia y la hinchazón. Pero en el caso de las abejas, se deberá extraer el aguijón con una pinza u otro instrumento con bode afilado.

Picaduras de escorpión

Sus síntomas se caracterizan por un dolor intenso, inflamación, calambres y finalmente el estado en shock.

Para esta picadura se debe llamar inmediatamente a los especialistas y colocar sobre la herida compresas de agua fría hasta la llegada de los médicos. 

Mordeduras de serpientes

Este es el caso más común y el más peligroso por los niveles de toxicidad en algunas especies. Tras la mordedura, es ideal tranquilizar a la persona para disminuir la velocidad de absorción del veneno, luego despejar la zona quitando prendas de ropas o accesorios que puedan dificultar el tratamiento. Si es posible, se deberá lavar la lesión con agua y jabón sin apretar.

Si los servicios médicos tardan en llegar y los síntomas se vuelven severos, se procederá a la succión del veneno ponzoñoso. Para ello, se realizarán punciones en torno a la herida con la ayuda de una aguja estéril y así chupar el líquido que supure la mordedura.

Tras la succión, lo ideal es comprimir la zona con una venda apretada que no interrumpa totalmente la circulación y que no deberá ser aflojada hasta la llegada del equipo médico.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS